SANA DOCTRINA - Ministerio de Difusión Bíblica
spurgeon

Introducción

 

“El Nuevo Testamento está escondido en el Antiguo Testamento”

(Agustín de Hipona,  “Doctor de la Gracia”)

 

A TRAVÉS DE LA BIBLIA tiene como propósito presentar una recopilación de mensajes seleccionados de Charles Haddon Spúrgeon. Ellos serán presentados siguiendo el orden y número de Libros divinamente inspirados que componen LAS SAGRADAS ESCRITURAS. Por ejemplo, en El ANTIGUO TESTAMENTO estarán sólo los Libros considerados como componentes del Canon Sagrado; es decir los llamados protocanónicos, en total 39. Con esta observación, se da por establecido que están excluidos los libros apócrifos contenidos en la versión griega de la septuaginta (LXX), aceptados por la iglesia católicoromana y ortodoxa bajo la designación de “deuterocanónicos”; o sea, añadidos con posterioridad al canon, argumento con el cual los han incorporados en sus distintas versiones bíblicas. No obstante, cualquiera sea la fundamentación, no justifica sus inclusiones dentro del Canon, puesto que para que así sea, sus Autores debieron ser reconocidos como divinamente inspirados. Tal consideración tiene su razón basado en LAS SAGRADAS ESCRITURAS que dice de Sí misma: Toda la Escritura es inspirada por Dios…” (2° Timoteo 3. 16); pues cada uno de aquellos escritores testificaron que todo lo que expresaron nunca provino de ellos mismos sino que lo recibieron como revelación de parte de Jehová Dios, cosa que no manifestaron los escritores incluidos en la versión griega. Más aún, algunas de sus “declaraciones”, aceptadas como “inspiradas” contradicen la voluntad expresa de DIOS y fueron tomadas como “dogmas”; cuando en realidad, el mismo Señor dejó explícitamente aclarado en SU PALABRA, que Él no puede contradecirse; pues, dice por medio de Moisés: Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?(Números 23. 19). De manera que el principio básico de fe que debe tener un verdadero creyente, es creer que la verdadera PALABRA DE DIOS ES UNA, EXPLÍCITA Y LITERAL. Por tal motivo, los únicos manuscritos aceptados y transliterados como divinamente inspirados son los de Sus Escritores y Profetas escogidos que fielmente testificaron en sus idiomas originales; la mayoría en  hebreo y algunos en arameo.

 

Dichos escritos se encuentran sólo en algunas Biblias evangélicas y en la Biblia hebrea; aunque sus Libros, siendo los mismos, o sea los protocanónicos, se encuentran en distinto orden y agrupados en 24 Libros con el nombre de  Biblia Hebrea o Tanaj, acrónimo de la palabra hebrea (Tanakh) que deriva de los nombres de los tres grupos que la conforman: Torá (La Ley), Neviínm (Los profetas) y Ketuvím (Los escritos). Dicho orden fue establecido  por un grupo de sabios rabinos en el siglo II después de Cristo. Aun cuando mucho antes, el mismo Señor Jesucristo, al referirse al ANTIGUO TESTAMENTO, ya lo había hecho según ese orden.                

 

EN EL NUEVO TESTAMENTO está registrado un pasaje que relata el momento en el que el Señor Jesucristo, en Su predicación pública del evangelio se expresa, diciendo: “Escudriñad las Escrituras (A.T.); porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.” (Juan 5. 39). Luego, en otra oportunidad, después de Su resurrección, les vuelve a decir lo mismo; pero sólo a Sus discípulos (los que creyeron a Dios a la manera de Abraham y a los que habrían de creer de la misma manera por las palabras de ellos (Génesis 15. 6); (Juan 17. 20); (Romanos 4. 3).

 

Lucas en su evangelio relata que el Señor Jesús djo: “Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en  la ley de Moisés(Torá), en los profetas(Neviínm) y en los salmos(Ketuvím).” (Lucas 24. 44). De manera que tan sólo con esas dos declaraciones, son más que suficientes para confirmar que todo lo que había acontecido acerca de Su persona ya estaba escrito proféticamente; por tal motivo, es que cita a los únicos testigos divinamente calificados como garantes; es decir sólo a todos los  escritores  y Profetas del ANTIGUO PACTO.

 

Ahora bien, ¿Qué es lo que lo que revelaron a través de sus profecías los escritores del ANTIGUO TESTAMENTO acerca de Su Persona, y que fuera tan importante tanto para Israel en primer lugar, como para todos los hombres de la Tierra? Fundamentalmente que el lugar de Su nacimiento sería la señal que lo confirmaría como el Mesías de Jehová Dios, promesa revelada por boca del Profeta Miqueas, “Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.” (Miqueas 5. 2); También profetizaron que Su nacimiento en Belén sería como un niño, siendo Dios el Hijo Eterno: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isaías 9. 6). También anunciaron que esta milagrosa realidad cuyo acto fue pregonado por Sus Ángeles con gran gozo en los cielos fue cumplida, tal como lo dice Juan en su evangelio citando el ANTIGUO PACTO: ¿No dice la Escritura que del linaje de David, y de la aldea de Belén, de donde era David, ha de venir el Cristo?” (Juan 7. 42), profecías que están en (2 Samuel 7. 12-17) y (Miqueas 5. 2). También profetizaron que cada uno de Sus actos, sin faltar ninguno de ellos, sería cumplido conforme a la Ley. Que Su muerte consumada en el “madero” (la Cruz), y Su resurrección sería conforme a LAS ESCRITURAS. Sucesos que fueron fielmente cumplidos según EL PLAN PREDETERMINADO EN LA ETERNIDAD PASADA. Más aún, también verificaron Sus discípulos, y de la misma manera que hoy puede hacerlo cada uno de nosotros que de corazón busque a Jesús (Yeshuah) como el verdadero y único salvador, que el ANTIGUO TESTAMENTO nos revela que todos esos sucesos escritos y acontecidos fielmente a lo largo de mucho tiempo, fueron conforme a las promesas de Jehová Dios hecha al Patriarca Abram mediante un maravilloso PACTO DE GRACIA. Y que dicho Pacto, sería efectivo basado en la fe de Abram. Ese pacto le fue revelado después de haberle cambiado el nombre de Abram“Padre excelso” por el de Abraham “padre de muchedumbre de gente” (Génesis 17. 5), Asegurándole que serían bendecidos: él, su esposa, y toda su simiente; sólo aquella que le sería dada únicamente por la intervención del poder de Su Gracia y no por voluntad humana. También le reveló; y éstas son ¡LAS BUENAS NUEVAS! ¡LA ESCENCIA DEL EVANGELIO! Que también, por medio de su simiente y a Su tiempo, serían bendecidas, todas las familias de la tierra” (Génesis 12. 3), tanto en lo material como fundamentalmente en lo espiritual.

 

Y así fue como según la promesa, después de 400 años de silencio, llegó el tiempo de Su cumplimiento. JEHOVÁ DIOS nos envió a través de la descendencia de Abraham a SU HIJO ETERNO cómo SU UNGIDO, o Mesías (Mashíaj en hebreo) o Cristo (Christós en griego) cuya misión consumada fue salvar a Su Pueblo. Nación que el mismo Señor Jesucristo edificaría para Sí, según Su elección (Mateo 16. 18), siendo compuesta por algunos judíos apartados de entre judíos, y algunos gentiles apartados de entre gentiles.

 

El Profeta Isaías en su Libro (conocido también como “el quinto evangelio”), en el Capítulo 53 dice que ese “Varón de dolores, experimentado en quebrantos, vino a este mundo para que, mediante Su Persona y Su obra pudiera reconciliar a todos los pecadores consigo mismo por medio de Su acto más glorioso consumado en la Cruz del Calvario. Allí, en ese madero de maldición y vergüenza, murió “como cordero” en forma vicaria, derramando Su sangre preciosa y pura, para la redención de Su pueblo y expiación  de sus pecados. Y también dice: Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.” (Isaías 53. 11). Y así es como, en estrecha unión y armonía, EL NUEVO PACTO (También revelado por Santa inspiración) es el cumplimiento en Cristo de lo que había sido anunciado en el ANTIGUO PACTO dándolo a su vez, por invalidado, porque lo que fue sombra dio lugar a la sustancia misma de Su Persona. (Hebreos 10. 1).

 

Por consiguiente, los que creemos que LA BIBLIA fue escrita por inspiración divina, confiamos en la promesa de Jehová Dios cuando dijo en el ANTIGUO TESTAMENTO: Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.” (Jeremías 31. 33). Y así es como aquellos días tuvieron  Su confirmación en Cristo (Yeshuah) cuando dijo: Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” (Juan 14. 26).

 

Por tanto, esta verdad: “Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Sólo es revelada a los verdaderos creyentes que sólo el Señor conoce como suyos; tal como el Apóstol lo dice en LA ESCRITURA: Conoce el Señor a los que son suyos” (2 Timoteo 2. 19). De manera que este verdadero milagro es una verdad incuestionable aceptada por fe sólo por aquellos que mediante la intervención del Espíritu Santo, volvieron a vivir cuando estaban muertos en delitos y pecados; y ese acto de regeneración es el nuevo nacimiento, el cual produce arrepentimiento y fe en Cristo como único y suficiente salvador. Sólo bajo esa nueva naturaleza (nacidos del Espíritu) (Juan 3. 5-7), condición que no depende de la voluntad humana mediante el libre albedrío, sino por El Espíritu que es el que produce la convicción de aceptar SU PALABRA y sujetarse a ella como la única autoridad de fe; aunque también sabemos, y mejor que nadie, que SU SANTA PALABRA, fue escrita por “hombres”, argumento que comúnmente emplean los impíos para descalificarla, rechazándola como excusa y sin fundamentos. Pues en realidad, el verdadero motivo de su desprecio es porque aman más las tinieblas que la Luz, la cual pone en evidencia la real condición del hombre y su destino de perdición eterna por causa del pecado, dura verdad que no gusta. ¡Por eso, LA BIBLIA siendo el Libro más leído en el mundo, a su vez es el más rechazado!

 

De manera que, con respecto a este último tema; de que LAS ESCRITURAS fue “escrita por hombres”, la ocasión exige hacer una aclaración muy importante (y ésta es especialmente para aquellos que la menoscaban diciendo livianamente que LA BIBLIA fue escrita por hombres” denigrándola a nivel de cualquier otro libro). Es cierto que LAS SAGRADAS ESCRITURAS fue escrita por hombres: pero no cualquier hombre, sino hombres escogidos por Dios, a quienes por medio de Santa inspiración les transmitió Su Palabra para que hablasen en Su Santo Nombre. Por eso dijo: El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová” (Jeremías 23. 28).

 

Las evidencias son contundentes e irrebatibles.

) ¿Qué otro libro “escrito por hombres” existe en el mundo que  tenga las cualidades y características únicas que posee LA BIBLIA? ¿Qué otro libro fue escrito a través de aproximadamente 1.400 años por más de cuarenta escritores distintos? Escritores de diversas culturas e idiomas sin vocación de escritores, tales como: pastores, sacerdotes, reyes, pescadores y médico. Más aún, muchos de ellos con cultura básica y sin conocerse entre sí por ser de distintos lugares y generaciones que hablaron en sus respectivos idiomas, como hebreo, arameo y griego; pero que escribieron fielmente lo que les fue dado por medio del Espíritu Santo a cada uno.

 

Tal es la perfecta armonía y continuidad del mensaje entre los Libros que la componen, 66 en total, que demuestran tres verdades innegables:

 

a) Que Su mensaje es único, claro, ordenado y armonioso; que cada uno de sus Libros son como piezas de un rompecabezas que al unirlos encastran perfectamente unos con otros dando una imagen clara y sin contradicciones de Dios y del hombre. Y esto es sólo por una causa; porque en realidad, el escritor fue uno y su mensaje provino de arriba: “del Padre de las luces”, Dios. Siendo Su deseo que todos los hombres conozcan Su Persona, Su Ley, Sus decretos, Sus mandamientos, Su Justicia, y los cumplan (Deuteronomio 29. 29). Pero además, que también todos los hombres reconozcan que no deben vivir engañados por sí mismos y tengan la oportunidad de conocerse tal como son y su triste condición de pecadores cuyo destino final es la perdición eterna.

 

b) Que Su mensaje nos revela que lo dicho anteriormente no fue sólo Su propósito de demostrarnos que a causa de nuestra condición pecaminosa, Dios podría aplicar Su Justicia Soberana y condenarnos a todos sin excepción, sino que también sepamos que, como único y soberano Señor, también es amor, gracia, misericordia y perdón. Que Su soberana voluntad no es condenarnos sino salvarnos por gracia por medio de la fe y no por obras. Que está dispuesto a redimirnos no por méritos propios que podamos aportar, sino para la Gloria de Su nombre; y que ha puesto delante de todos, sin excepción, la opción de elegir entre la vida y la muerte. De manera que depende de la voluntad personal el de elegir entre ser salvos o condenados, creer o no creer, optar entre cielo o infierno. Esa decisión fue delegada al hombre bajo su única y exclusiva responsabilidad insoslayable según el atributo volitivo (libre voluntad) que le fue dado desde la creación del mundo diferenciándolo de todos los otros seres vivientes cuando “sopló Su Espíritu”. Así que, esta oportunidad de elegir sólo entre dos opciones eternas es en esta vida, y depende 100 x 100% de cada hombre. Si elige la muerte, será bajo su responsabilidad, por causa de su rebeldía 100 x 100%; y si elige la vida deberá ser por medio de la obediente humillación que exige el reconocimiento de ser un pecador que debe arrepentirse de todo pecado y confiar con fe en Jesucristo como el único y suficiente salvador dado a todos los hombres, entonces la responsabilidad de su salvación es 100 x 100% de Dios quien actuará a favor del pecador por medio de SU LIBRE GRACIA SOBERANA.

 

c) ¿Qué otro libro “escrito por hombres” tiene la autoridad de plantear tal problema sin dobleces, en forma explícita y literal ofreciendo la única solución por gracia y sin precio? ¿Qué otro Libro “escrito por hombres” convierte el alma y conoce los pensamientos y las intenciones de cada corazón? ¿Qué otro Libro es capaz de ofrecer promesas eternas, más allá de esta vida. ¡Ninguno! Sólo UN ÚNICO LIBRO agrupados en una Biblioteca Divina que llamamos BIBLIA.

 

) Por último, este segundo argumento es para confirmar que todo lo expuesto anteriormente, es porque no existe ni existirá en el mundo ningún otro libro que formado por un conjunto de libros individuales, escritos por diversos “hombres”, de distintas culturas y generaciones; al unirlos, formen un solo libro como si fuera el resultado de un solo escritor, por más “intelectuales y sabios” que sean y se reúnan para ponerse de acuerdo con el fin de lograr un único mensaje sin que haya contradicciones.

Además, ¿que otro libro, aparte de LA BIBLIA, puede ser “escrito por hombres”, sin que su fin fundamental (explícita o implícitamente) no sea el de exaltar sus propios egos en forma individual con sus limitaciones e imperfecciones, en vez de enviar un mensaje de amor, misericordia y esperanza segura y confiable como lo hace LA BIBLIA con soberana e incomparable autoridad? Repito ¡Ninguno! Comparar LA BIBLIA con cualquier otro libro, no hace más que confirmar lo que dijo el Señor: ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?

 

Después de esta introducción acerca de LA BIBLIA, el propósito de esta página es organizar los mensajes de Spúrgeon para presentarlos en orden Bíblico desde Génesis al Apocalipsis con el fin de confirmar que toda LA ESCRITURA (Antiguo Testamento y Nuevo Testamento) es CRISTOCÉNTRICA. De manera que cada uno de estos  mensajes escogidos de este siervo de Dios, a quien ha dotado de un don particular, pueda ayudarnos a encontrar en cada una de sus prédicas, un rayo de luz desde el principio al fin, que nos conduzca hacia la persona del Señor Jesucristo para aceptarle como nuestro único Señor y suficiente salvador predeterminado como EL CORDERO DE DIOS, desde antes de la creación del mundo, mediante LA LIBRE Y SOBERANA DISPOSICIÓN DEL TRINO DIOS, según EL PACTO DE GRACIA, para quitar todo pecado de una vez y para siempre a todo aquel que le acepte como Señor y salvador.

 

 

Domingo Antonio Fernández

 

ÍNDICE BIBLICO

 

ANTIGUO TESTAMENTO O ANTIGUO PACTO

Génesis

(3. 8-9)

Como Dios viene al hombre

como Dios viene al hombre

(3. 9)

Las primeras palabras de Dios al primer pecador

las primeras palabras de Dios al primer pecador

(3.15)

Cristo el vencedor de satanás

Cristo el vencedor de satanás

(4. 9)

¿Soy yo acaso el guarda de mi hermano?                   

pdf

(7. 15)

La parábola del arca

pdf

(17. 1,2)

Consagración a Dios

pdf

(24. 5-8)

No debemos claudicar

pdf

(32. 9-12)

La oración modelo de Jacob

pdf

(33. 9.11)

Tengo bastante

pdf

Éxodo

(11. 7)

Separando lo precioso de lo vil

pdf

(12. 21-27)

La sangre rociada y los niños

pdf

(16. 4)

Lecciones del maná

pdf

(17. 9)

La lucha por la verdad

pdf

(21. 5-6)

La oreja horadada con una lezna

pdf

(29. 33)

Comerán del sacrificio

pdf

(33. 19)

La elección no desalienta a las almas que buscan la salvación

pdf

Levítico

(1. 4,5)

La mano puesta sobre la cabeza del holocausto

pdf

(1. 5)

El becerro degollado

pdf

(4. 6,7)

La sangre rociada del sacrificio

pdf

(4. 27-31)

Ofrenda por el pecado para uno del pueblo

pdf

(5. 17,18)

Pecados cometidos por ignorancia

pdf

Números

(21. 9) La serpiente de bronce levantada pdf
(23. 10) La deseable postrimería de los rectos (*) pdf

(24. 17)

Saldrá ESTRELLA de Jacob

pdf

Deuteronomio

(8. 3)

Vivir de la palabra

pdf

(29. 4)

Hombres sin corazón, sin vista y sin oídos

pdf

(30. 11-14)

Un evangelio sencillo para gente sencilla

pdf

(32. 29)

Recuerda que morirás

pdf

(32. 39)

La prerrogativa real

pdf

(33. 16)

Una extraordinaria bendición

pdf

Josué

(6. 2,3) Jericó capturada pdf
(7. 3;8. 1) Toda la gente ha de trabajar para Jesús pdf
(17. 18) Arrojando al cananeo y sus carros herrados pdf

Jueces

(16. 20,21) Sansón vencido pdf

(16. 22)

Rapado, esquilado, pero aún esperanzado

pdf

Ruth

(1. 16) Decidir por Dios pdf

(2. 15)

Recolección espiritual           

pdf

1° de Samuel

(7. 12)

¡Eben-ezer!

pdf

(16.12) Quienes son los elegidos pdf

(20. 27)

El asiento vacío

pdf

2° de Samuel

(1. 26)

El amor de Jonatán y el amor de Jesús

pdf

(7. 27)

Oración encontrada en el corazón

pdf

1° de Reyes

(8. 38-40) la plaga del corazón pdf

(19. 12,13)

El silbo apacible

pdf

2° de Reyes

(4. 6)

El aceite y las vasijas

pdf

(7. 2) Guárdense de la incredulidad pdf

(13. 18,19)

¿Tres saetas o seis?

pdf

1° de Crónicas

(4. 10)

La oración de Jabes

pdf

2° de Crónicas

(2. 11) Un Rey enviado en amor pdf

(12. 14)

Roboam el no preparado

pdf

Esdras

(4. 14)

Buena causa para gran celo

pdf

Nehemías

(3. 8) El muro ancho pdf

(9. 17)

Un Dios listo para perdonar

pdf

Ester

(4. 13,14) La exaltación de Ester pdf

(9. 1)

Providencia, como se ve en el Libro de Ester

pdf

Job

(1. 8)

Satanás considerando a los santos

pdf

(1. 20-22)

La resignación de Job

pdf

(7. 21)

¿Por qué no son perdonados algunos pecadores?

pdf

(9.20) Un golpe a la justicia propia (*) pdf

(23. 3,4)

Orden y argumento de la oración

pdf

(34. 29)

Dios todo en todo

pdf

(34. 31,32)

Para el enfermo y el afligido

pdf

(36. 2)

Razones en defensa de Dios

pdf

(37. 7)

La mano sellada

pdf

(40. 3,4)

El pecado que habita en nosotros

pdf

Salmos

(9. 14)

El gozo en la salvación

pdf

(16. 8)

El secreto de una vida feliz

pdf

(19. 7)

Revelación y conversión

pdf

(19. 12)

Pecados secretos

pdf

(22. 1)

Palabras desde la cruz

pdf

(24. 3)

La subida al monte

pdf

(31. 15)

En tu mano están mis tiempos

pdf

(34. 5)

Mirando a Jesús

pdf

(36. 6)

Insondables

pdf

(37. 4)

Luz de gozo en el corazón

pdf

(39. 6-8)

Las vanidades de la tierra y las verdades del cielo

pdf

(40. 9-11)

Un hito memorable

pdf

(50. 15)

El texto de Robinson Crusoe

pdf

(62. 2)

Dios solamente es la salvación de su pueblo

pdf

(72. 17)

El nombre eterno

pdf

(73. 17-18)

El fin del pecador

pdf

(74. 20)

El Pacto argumentado

pdf

(88. 7)

Para los atribulados

pdf

(104. 34)

Lo dulce y lo que imparte dulzura

pdf

(106. 4)

Un ruego excelente

pdf

(106. 8)

¿Por qué son salvados los hombres?

pdf

(110. 3) Un pueblo dispuesto y un Líder inmutable pdf

(111. 5)

El Pacto

pdf

(113. 7,8)

Del muladar al trono

pdf

(118. 15,16)

La dicha de los hogares santos

pdf

(119. 50)

Mi consuelo en la aflicción

pdf

(119. 103)

El mejor banquete de navidad

pdf

(139. 17)

Los pensamientos de Dios

pdf

(146. 7-9)

Los famosos títulos del Señor

pdf

Proverbios

(6. 22) El libro que habla pdf
(16. 2) Comercio espiritual malsano (*) pdf

(31. 6,7)

El licor del evangelio

pdf

Eclesiastés

(8. 4)

La palabra de un Rey                     

pdf

Cantares

(1. 2)

“Mejor que el vino”

pdf

(1. 7)

El amor a Jesús

pdf

(2. 16,17) El cantar de mi Amado pdf

(5. 16)

Todo Él codiciable

pdf

Isaías

(1. 18)

La trompeta de plata

pdf

(1. 20)

La infabilidad de la Escritura

pdf

(7. 14,15)

El nacimiento de Cristo

pdf

(28. 12)

Advertencia a quienes rechazan el evangelio

pdf

(42. 7)

Victorioso Emanuel emancipador

pdf

(42. 16)

Gozosas transformaciones

pdf

(43. 25)

Dios no se acordará del pecado

pdf

(45. 22)

Soberanía y salvación

pdf

(46. 4)

El Dios de los ancianos

pdf

(49. 8)

Cristo en el Pacto

pdf

(53. 5) El remedio universal pdf

(53. 6)

El pecado cargado sobre Jesús

pdf

(55. 3)

El propio llamado del evangelio

pdf

(55. 13)

Transformaciones espirituales

pdf

(63. 1)

Un extraordinario salvador

pdf

(66. 2)

Temblando a la Palabra de Dios

pdf

Jeremías

(8. 6)

¿Qué he hecho?

pdf

(29. 13)

Los buscadores, encaminados y alentados

pdf

(31. 3)

Las cuerdas de amor

pdf

(31. 18) El lamento de Efraín pdf

(31. 33)

Dios en el Pacto

pdf

(31. 33)

La ley escrita en el corazón

pdf

(32. 40)

Perseverancia en santidad

pdf

Lamentaciones

(1. 12) ¿No es nada para ti?  pdf

(3. 27)

La mejor carga para unos hombros jóvenes           

pdf

Ezequiel

(36. 26)

El corazón de piedra cambiado

pdf

(36. 26)

El corazón nuevo

pdf

(36. 27)

La necesidad de la obra del Espíritu

pdf

(36. 27)

El Espíritu Santo en el Pacto

pdf

(36.27)

Una promesa del evangelio

pdf

Daniel

(3. 25) Consolación en el horno pdf
(9. 23) Los albores del avivamiento

pdf

Oseas

(8. 12) La Biblia pdf

(14. 4)

Gracia abundante

pdf

Joel

(2. 8) El orden es la primera Ley del cielo pdf

(2. 32)

Una promesa de gracia gratuita                    

pdf

Amós

(3. 3) Comunión con Cristo pdf

(6.12)

Arar en una peña

pdf

Abdías

(1. 17)

Posesión de posesiones

pdf

Jonás

(1. 12,13)

Trabajo en vano

pdf

(2. 9)

La salvación es de Jehová

pdf

Miqueas

(5. 2) La encarnación y el nacimiento de Cristo pdf

(6. 8)

El mensaje de Miqueas para hoy

pdf

Nahúm

(1. 7)

La fortaleza

pdf

Habacuc

(2. 4) Un sermón de Lutero en el tabernáculo pdf

(3. 2)

Avivamiento espiritual

pdf

Sofonías

(3. 2)

Una acusación con cuatro cargos

pdf

Hageo

(2. 19)

¡Un día tres veces feliz!

pdf

Zacarías

(4. 10)

Aliento para los deprimidos                      

pdf

Malaquías

(3. 6) La inmutabilidad de Dios pdf
(4. 2) El Sol naciente

pdf

CUATROCIENTOS AÑOS DE SILENCIO

NUEVO TESTAMENTO O NUEVO PACTO

Evangelio según San Mateo

(1. 21)

Jesús

pdf

(1. 23)

Dios con nosotros

pdf

(2. 1-4)

Los lejanos cercanos, los cercanos lejanos

pdf

(2. 2)

Los magos, la estrella y el salvador

pdf

(5. 1-12)

Las Bienaventuranzas

pdf

(5. 3)

La Primera Bienaventuranza

pdf

(5. 4-5)

La Segunda y Tercera Bienaventuranza

pdf

(5. 6)

La Cuarta Bienaventuranza

pdf

(5. 7)

La Quinta Bienaventuranza

pdf

(5. 8)

La Sexta Bienaventuranza

pdf

(5. 9,10)

La Séptima y Octava Bienaventuranza

pdf

(6. 13)

No nos metas en tentación

pdf

(8. 11,12)

El cielo y el infierno

pdf

(9. 10)

Cristo recibe a los pecadores

pdf

(10. 22)

Perseverando hasta el fin

pdf

(10. 30)

Vuestros cabellos están todos contados

pdf

(11. 28)

El viejo evangelio para el nuevo siglo

pdf

(12. 3-7)

Cómo leer la Biblia

pdf

(13. 12)

Más y más, o menos y menos

pdf

(14. 31;15. 28)

Poca fe y gran fe

pdf

(15. 19)

El corazón: una guarida del mal

pdf

(20. 15)

La soberanía divina

pdf

(20. 28)

La redención particular

pdf

(21. 5)

La entrada triunfal en Jerusalén

pdf

(21. 10)

Una pregunta apasionante

pdf

(21. 17-20)

La higuera marchita

pdf

(22. 5)

Menospreciar a Cristo

pdf

(23. 27)

Lo que Jesús quiere hacer

pdf

(24. 24)

La sana doctrina y sus efectos

pdf

(25. 22,23)

Los dos talentos

pdf

(25. 31-36)

El galardón de los justos

pdf

(26. 26)

Tomad, comed

pdf

(26. 28)

La sangre derramada por muchos

pdf

(26. 39)

Resignación cristiana

pdf

(27. 29)

Escarnecido por los soldados

pdf

(27. 43)

Líbrele ahora

pdf

(27. 45)

Las tres horas de tinieblas

pdf

(27. 46)

¿Lama Sabactani?

pdf

(28. 2)

La piedra rodada

pdf

(28. 18-20)

El poder del Salvador resucitado

pdf

Evangelio según San Marcos

(1. 15)

La fe y el arrepentimiento son inseparables

pdf

(1. 40-42)

El Señor y el leproso

pdf

(2. 12)

La cosa inesperada

pdf

(10. 49)

El evangelio para los inconversos

pdf

(11. 24)

Verdadera oración, verdadero poder

pdf

(16. 15,16)

La regeneración bautismal

pdf

(16. 20)

Cristo y sus colaboradores

pdf

Evangelio según San Lucas

(1. 46,47)

El cántico de María

pdf

(1. 78)

La entrañable misericordia de Dios

pdf

(2. 7)

No habia lugar para Cisto en el mesón

pdf

(2. 10)

El grandioso cumpleaños

pdf

(2. 10-12)

El gozo nacido en Belén

pdf

(2. 17-20)

Una santa labor para Navidad

pdf

(2. 34)

Cristo: caída y levantamiento de muchos

pdf

(3. 16)

Desatar la correa de su calzado

pdf

(5. 8)

La oración de Pedro

pdf

(5. 16-26)

Cargado por cuatro

pdf

(5. 17)

El poder de sanar del evangelio

pdf

(7. 50;18. 42)

Fe salvadora

pdf

(8. 4-8)

La parábola del sembrador

pdf

(8. 12)

Diligencia, poder y propósito de satanás

pdf

(11. 27,28)

El linaje verdadero

pdf

(14. 23)

Fuérzalos a entrar

pdf

(15. 4)

“Hasta encontrarla”

pdf

(15. 20)

El retorno

pdf

(17. 5)

El crecimiento en la fe

pdf

(18. 13)

Un sermón para el hombre más malo de la tierra

pdf

(19. 5)

El llamamiento eficaz

pdf

(21. 33)

La perpetuidad del evangelio

pdf

(22. 44)

Getsemaní

pdf

(22. 44)

La agonía en Getsemaní

pdf

(22. 47,48)

La traición

pdf

(22. 63-65)

La Majestad abatida

pdf

(23. 8,9)

Nuestro Señor ante Herodes

pdf

(23. 42,43)

El ladrón que creyó

pdf

(24. 5,6)

Ha resucitado el Señor verdaderamente

pdf

Evangelio según San Juan

(1. 11)

La ingratitud del hombre

pdf

(3. 3)

La regeneración

pdf

(3. 7)

La necesidad de todo ser humano

pdf

(3. 16)

Amor sin medida

pdf

(3. 18)

La esencia del evangelio

pdf

(4. 23,24)

El hacha puesta a la raíz

pdf

(5. 28,29)

La resurrección venidera

pdf

(5. 40)

El libre albedrío un esclavo

pdf

(6. 37)

Bienvenidos todos los que vengan a Cristo

pdf

(6. 53-56)

Comer en verdad la carne de Jesús

pdf

(11. 3)

Amado y, sin embargo afligido

pdf

(11. 43,44)

La resurrección espiritual

pdf

(13. 1)

Amor más fuerte que la muerte

pdf

(14. 6)

Jesús el camino

pdf

(14. 24-26)

El Guía privado

pdf

(14. 24-26)

El Tutor privado

pdf

(14. 27)

Paz espiritual

pdf

(15. 5)

La autosuficiencia eliminada

pdf

(15. 7)

El secreto del poder de la oración

pdf

(15. 22)

La responsabilidad humana

pdf

(15. 25) Odio sin causa (*) pdf

(16. 7)

La excelencia superlativa del Espíritu Santo

pdf

(16. 14,15)

El oficio primordial del Espíritu Santo

pdf

(16. 14,15)

¡Miel en la boca!

pdf

(16. 20-22)

La tristeza de la cruz convertida en gozo

pdf

(16. 31,32)

Solo pero no solo

pdf

(16. 33)

Cristo el vencedor del mundo

pdf

(17. 9,10)

La oración de Cristo por Su pueblo

pdf

(17. 20,21)

La unidad en Cristo

pdf

(18. 1,2)

Jesús en Getsemaní

pdf

(18. 24)

El Cristo atado

pdf

(18. 37)

Jesús, el rey de la verdad

pdf

(19. 16)

La procesión del dolor

pdf

(19. 30)

La palabra de Cristo agonizante para Su Iglesia

pdf

(19. 31-37)

Muerto en la cruz

pdf

(19. 32-37)

El corazón traspasado de Jesús

pdf

(19. 38-42)

Un funeral de Rey

pdf

(21. 16)

¿Me amas?

pdf

Hechos de los Apóstoles

(8. 30-33)

¿Entiendes lo que lees?

pdf

(10. 42,43)

El mediador, juez y salvador

pdf

(11. 18)

Arrepentimiento para vida

pdf

(20. 19)

Humildad

pdf

(24. 15)

La resurrección de los muertos

pdf

Romanos

(2. 16) El juicio venidero de los secretos de los hombres pdf

(3. 24)

La justificación es por gracia

pdf

(4. 19-21)

Una fe inconmovible

pdf

(4. 24,25)

Los dos pilares de la salvación

pdf

(5. 6)

El evangelio que no muere para un año que muere

pdf

(5. 6)

La vieja, vieja historia

pdf

(5. 6; 5. 18)

¿Quiénes necesitan el evangelio?

pdf

(5. 20)

Gracia abundante sobre abundante pecado

pdf

(6. 3,4)

El bautismo una sepultura

pdf

(6. 14,15)

Las doctrinas de la gracia no conducen a pecar

pdf

(7. 22,23)

 ¿Por qué soy así?

pdf

(7. 23)

La naturaleza dual y el duelo interior

pdf

(7. 24,25)

El guerrero desfalleciente

pdf

(8. 7)

La mente puesta en la carne es enemiga de Dios

pdf

(8. 29)

Una gloriosa predestinación

pdf

(8. 30)

Predestinación y llamamiento

pdf

(8. 34)

Jesús el sustito de Su pueblo

pdf

(8. 37)

Más que vencedores

pdf

(9. 13) Jacob y esaú (*) pdf

(10. 4)

Cristo: el fin de la Ley

pdf

(10. 9)

Boca y corazón

pdf

(10. 10)

Confesión con la boca

pdf

(10. 10)

Creyendo con el corazón

pdf

(10. 14,15)

Toda la maquinaria de la salvación

pdf

(10. 16)

La desobediencia al evangelio

pdf

(11. 36) 

Laus Deo

pdf

(15. 13)

El poder del Espíritu Santo

pdf

1° Corintios

(1. 23,24)

Cristo crucificado

pdf

(1. 26-29)

La extraña selección de Dios

pdf

(2. 2)

El hombre de un solo tema

pdf

(9. 16)

Predicar el evangelio

pdf

(11. 24)

El doble no-me-olviden

pdf

(13. 12)

Ahora y entonces

pdf

(15. 12-19)

Si no hay resurrección

pdf

(15. 19)

“Ay de nosotros”

pdf

2° Corintios

(2. 15,16)

Los dos efecto del evangelio

pdf

(4. 3)

Por qué el evangelio está encubierto

pdf

(4. 3,4)

El verdadero evangelio no es un evangelio encubierto

pdf

(5. 10)

El juicio final

pdf

(5. 17)

Cristo: el que hace nueva todas las cosas

pdf

(5. 17)

¿Es necesaria la conversión?

pdf

(5. 20,21)

El corazón del evangelio

pdf

(8. 5)

Ser miembro de la iglesia

pdf

(9. 7)

Dios ama al dador alegre

pdf

Gálatas

(1. 11)

Nuestro manifiesto

pdf

(2. 20)

Cristo y yo

pdf

(2. 21)

Salvación por obras, una doctrina criminal

pdf

(3. 10) Un llamado a los inconversos pdf

(3. 19)

Los usos de La Ley

pdf

(3. 20)

Un mediador

pdf

(4. 24) Las alegorías de Sara y Agar pdf

(5. 6)

La fe que obra por el amor (*)

pdf

Efesios

(1. 7)

El tesoro de la gracia

pdf

(2. 1)

Resurrección espiritual

pdf

(2. 1)

Vida de entre los muertos

pdf

(2. 4,5)

La resurrección con Cristo

pdf

(2. 8)

Solamente por gracia

pdf

(2. 9) No jactancia, sino confianza pdf

(3. 8)

Las inescrutables riquezas de Cristo

pdf

(4. 30)

No contristéis al Espíritu Santo

pdf

(5. 30)

Miembros de Cristo

pdf

Filipenses

(2. 12)

Vuestra salvación

pdf

(4. 19)

Un deseo de año nuevo

pdf

Colosenses

(1. 19)

Toda plenitud en Cristo

pdf

(2. 15)

Cristo triunfante

pdf

(3. 1,2)

Siguiendo al Cristo resucitado

pdf

1° Tesalonicenses

(1. 5-10) El evangelio nos llegó en poder pdf

(5. 6)

¡Despierten! ¡Despierten!

pdf

2° Tesalonicenses

(2. 13,14)

La elección

pdf

1° Timoteo

(1. 13)

Yo era

pdf

(1. 15)

Todo el evangelio en solo versículo

pdf

(1. 15-17)

Un gran evangelio para grandes pecadores

pdf

2° Timoteo

(1. 12)

Garantizada seguridad en Cristo

pdf

(2. 15)

El uso preciso de la Palabra de Verdad

pdf

(4. 6)

Una última advertencia

pdf

Tito

(2. 14)

Buenas obras

pdf

Filemón

(1. 15)

La historia de un esclavo fugitivo

pdf

Hebreos

(1. 2,3)

Profundidades y alturas

pdf

(2. 15)

El temor de la muerte

pdf

(2. 16) Los hombres elegidos, los Ángeles caidos rechazados pdf

(3. 14)

Un acicate para la firmeza

pdf

(4. 12)

La Palabra una espada

pdf

(4. 16)

“El Trono de la Gracia”

pdf

(6. 4-6)

La perseverancia final

pdf

(6. 9)

Cosas que acompañan a la salvación

pdf

(7. 4)

El hombre Cristo Jesús

pdf

(7. 25)

Salvación perpetua

pdf

(8. 19)

El portentoso Pacto

pdf

(9. 22)

Una Ley inalterable

pdf

(9. 27,28)

Los dos advenimientos de Cristo

pdf

(10. 19,20)

El velo rasgado

pdf

(11. 6)

La fe

pdf

(12. 23)

La iglesia de los Primogénitos

pdf

(12. 24)

La sangre de Abel y la sangre de Jesús

pdf

(13. 5)

¡Nunca! ¡Nunca! ¡Nunca!

pdf

(13. 8)

Jesucristo es inmutable

pdf

(13. 20,21)

La sangre del Pacto

pdf

Santiago

(1. 22-25)

Dos clases de oidores

pdf

1° Pedro

(1. 23-25)

La obra de marchitamiento del Espíritu

pdf

(2. 5)

El sacerdocio de los creyentes

pdf

(5. 10)

Una bendición de Año Nuevo

pdf

2° Pedro

(3. 18)

Un Salmo para año Nuevo       

pdf

1° Juan

(3. 2) La visión beatífica pdf

(3. 16)

La muerte de Cristo por Su Pueblo

pdf

(3. 22-24)

Las condiciones del poder en la oración

pdf

(3. 23)

El fundamento de la fe

pdf

(4. 19)

La lógica del amor

pdf

(5. 13)

La bendición de la plena certidumbre

pdf

2° Juan

(1. 2)

Por amor a la verdad

pdf

3° Juan

(1. 4)

El gozo del progenitor y el pastor

pdf

Judas

(1. 20)

Orando en el Espíritu Santo

pdf

Apocalipsis

(1. 7)

Viene con las nubes

pdf

(3. 14)

El Amén

pdf

(5. 9,10)

Jesús, el deleite del cielo

pdf

(19. 7,8)

Las Bodas del Cordero

pdf

(20. 11)

El Gran Trono blanco

pdf

(20. 11)

Un contraste sobrecogedor

pdf

 

NOTA:

 

1) El propósito de esta página es ir agregando paulatinamente, más Sermones escogidos de acuerdo al orden Bíblico.

 

2) Los sermones marcados con (*) son nuevos.

 

conthtlm contpdf

 

  volver