SANA DOCTRINA - Ministerio de Difusión Bíblica

 

dialogandosembrador

Dialogando con el lector

 

El propósito de este Ministerio es esparcir la buena semilla. Creemos que el Espíritu Santo será quien la haga germinar cuando caiga en “buena tierra”.

 

Si  a usted ha llegado la semilla de la SANA DOCTRINA por medio de este sitio y todavía no ha recibido al Señor Jesucristo como su único y suficiente salvador personal, medite en lo que esta parábola le quiere revelar. Si se encuentra en el lugar que la parábola llama “buena tierra”, la buena semilla brotará en su alma sin lugar a ninguna duda; simplemente, porque así lo determinó Dios.

Ahora bien, si desea saber qué debe hacer para que este portentoso milagro sea confirmado en su persona para alcanzar la salvación, preste atención. La Biblia dice que cuando escuche el mensaje de Su Palabra; es decir, el puro evangelio, sentirá un profundo quebrantamiento y el deseo de orar a Dios. ¿Qué debe pedirle? Suplicar que le sea propicio, que ayude a su incredulidad dándole espíritu de arrepentimiento; y entonces, recién entonces, conforme a su promesa de amor y según el designio de su buena voluntad, sin que tenga que hacer méritos para merecerla; el Señor, en su soberanía, le concederá la gracia de recibir a Cristo Jesús como su salvador. Medite, si ha sido capaz de buscar a Dios, es porque Él lo busco primero y le dio vida para que pueda buscarlo, arrepentirse de sus pecados y creer en Cristo como su salvador, aun siendo pecador. El Señor vino a buscar y salvar pecadores que creen en Él. Esta verdad doctrinal ha sido confirmada por su propia persona cuando dijo: “el que a mi viene no le hecho fuera” y Su Palabra dice: “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo”. ¡Así de simple!

 

En cambio, si cree que ya ha recibido al Señor, asegúrese de que es realmente salvo, que efectivamente ha “obedecido a la fe”, que tomó por el camino angosto y encontró la puerta estrecha; pero fundamentalmente, que entró por ella. Porque si esto no ha sido así, si efectivamente no entró; déjeme decirle que usted, como muchos otros que la buscan y no la encuentran, o habiendo tenido la oportunidad de dar con ella tampoco entran rechazando la gracia, no tendrá ninguna posibilidad de alcanzar la salvación.

 

Le invito a que lea y medite cada uno de los temas que serán presentados en estas páginas, porque si verdaderamente ha re-nacido a una nueva vida, deberá sentir el deseo de nutrirse con Su Palabra para “crecer en la gracia y el conocimiento del Señor Jesucristo; ya que Él, siendo “el Pan de vida”, es el único e indispensable sustento para un alma que ha sido genuinamente salvada. Porque un espíritu que ha vuelto a la vida, además de alimentarse, debe sentir el deseo incontenible de consumir sus energías dando testimonio con dichos y hechos de, “frutos dignos de arrepentimiento para la gloria de Dios”.

 

De una u otra manera, cualquiera sea su condición frente a Dios, si tiene alguna duda al respecto y desea más información; o tiene algún comentario no dude en ponerse en contacto. Para ello diríjase por correo electrónico a:

 

 

DOMINGO ANTONIO FERNÁNDEZ

mdb@sanadoctrina.org

 

 

Acerca de las donaciones y ofrendas:

Estimado lector, el propósito de esta página, es presentar a la luz de las Escrituras, un asunto de vital importancia como es la pura y verdadera SANA DOCTRINA.También, porque es nuestro deseo poder satisfacer, conforme a la Palabra de Dios, cualquier tipo de preguntas o inquietudes; sean éstas de tipo doctrinales o religiosas.

 

Por tanto, este MINISTERO, de ninguna manera tendrá la intención de sugerir o pedirle en nombre de “LA SANA DOCTRINA”: “donaciones”, “ofrendas”, “diezmos” o cualquier otro tipo de colaboración económica; ya sea, mediante “suscripciones”, “adhesiones” o campañas como las llamadas “cruzadas de fe” o “maratones de fe”. El motivo es muy simple, queremos ser coherentes con el mensaje del evangelio y dar un testimonio irreprensible como lo hicieron el Señor Jesús y sus Apóstoles.

Así que, a través de las páginas de este ministerio podrá verificar cinco razones del porque no solicitamos ningún tipo de ofrendas:

 

1. Porque creemos que con el verdadero evangelio no se lucra; pues, no tiene precio.

 

2. Porque sencillamente este es un mensaje cuyo único propósito es proclamar las buenas noticias. El evangelio o buenas nuevas dice que Dios tiene sólo un deseo para con los hombres: salvarlos por pura gracia. Es decir, en cierta manera Dios quiere que los hombres le ofrenden ¡sí!, pero no dinero sino sus almas para salvarlas. Pues Él dice: “Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos” (Proverbios 23. 26).

 

3. Porque Dios no necesita nada material que el hombre le pueda dar; pues, todo lo creado bajo el cielo es suyo y lo dispone como le place, Dijo el Señor: “Todo lo que hay bajo el cielo es mío”. (Job 41. 11) y también: “¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío?” (Mateo 20.25).

 

4. Porque la ofrenda, cuando se hace debe ser voluntaria y está reservada como un privilegio, según Las Escrituras, solamente para los miembros que componen la única IGLESIA UNIVERSAL Y TRIUNFANTE cuya cabeza es el Señor Jesús. Es decir que es para todas aquellas personas que ya son salvas y son conscientes de ser simples administradores de la gracia.

 

5. Porque confiamos en la buena voluntad de nuestro Señor para satisfacer todo tipo de necesidad que pueda requerir este ministerio. ÉL ES NUESTRA PROVISIÓN.

 

Acerca de las colaboraciones:

No obstante, si después de haber leído este mensaje de salvación y para usted ha sido de bendición espiritual, aceptaríamos con mucho gusto su colaboración. Ella consiste solamente en difundir el verdadero evangelio. Esto puede ser a través de mails, invitando a visitar las páginas del ministerio “sanadoctrina.org”. Copiando y compartiendo estos estudios, pero siempre acompañados con LA BIBLIA, tanto en el grupo familiar, como en la iglesia o entre amigos.

 

No olvide:

“El fruto del justo es árbol de vida, y el que gana almas es sabio” (Proverbios 11. 30)

 

 

**********

 

 

Algunos títulos publicados en este sitio

bibliotecauno EL VERDADERO EVANGELIO EL CAMINO DE LA SALVACIÓN LA IGLESIA DEL SEÑOR JESUCRISTO EL DIEZMO ¿QUÉ DICE LA BIBLIA?
bibliotecados RESPUESTAS DIVINAS A UN CORAZÓN INCRÉDULO DOS INTERPRETACIONES BÍBLICAS EL BAUTISMO Y LA SANTA CENA EL CREDO DE LOS APÓSTOLES LOS CÁNONES DE DORT SERMONES SELECTOS EL LUGAR DE LA MUJER EN LA IGLESIA MEDITACIONES

 

  volver