SANA DOCTRINA - Ministerio de Difusión Bíblica
botonestratados LOS CÁNONES DE DORTEL LUGAR DE LA MUJER EN LA IGLESIAEL BAUTISMO Y LA SANTA CENADOS INTERPRETACIONES BÍBLICAS RESPUESTAS DIVINAS A UN CORAZÓN INCRÉDULO  

 El Credo de los Apóstoles

Cuando usted confiesa su fe en Dios rezando el Credo de los Apóstoles. ¿Sabe realmente lo que cree? Entérese de esta verdad doctrinal por medio de La Palabra de Dios: La Santa Biblia.

 

* Introducción:

El Credo de los Apóstoles o fundamento Apostólico es una declaración de fe resumida cuyo propósito es, desde el principio de la iglesia cristiana, testificar someramente sobre puntos básicos que abarcan la pureza de la Doctrina del Padre. Fue revelada por Su Hijo el Señor Jesucristo durante Su ministerio. Luego, con el advenimiento del Espíritu Santo fue dada a cuatro evangelistas y a los Apóstoles mediante inspiración divina; quienes, afirmándose en la Ley, las profecías y los Salmos, escribieron los evangelios para el mundo y las epístolas para la iglesia. De manera que, según Las Escrituras, tanto el Antiguo Testamento, como el Nuevo Testamento legitiman plenamente este CREDO.

 

Es importante destacar que no es un “rezo”, sino la explícita confesión de fe de un proyecto divino cuyo fundamento se pronuncia en doce artículos. Dicha doctrina, expresa lo que fue determinado por anticipado Consejo en la eternidad pasada. Por lo cual, fiel a tal revelación, creemos que en esta dispensación, es la única declaración de fe dada a la Iglesia que el Señor está edificando. Es tal la naturaleza de su divino contenido que carece de cualquier tipo de vínculo o relación con dogmas “creados” por iglesias tradicionales o reformadas. Así que, toda congregación que dice ser cristiana y aspire a ser parte de la única Iglesia que el Señor está edificando, deberá adecuar su doctrina a los fundamentos del Credo de los Apóstoles.

 

El Credo, además de ser una declaración doctrinal, fue enseñado desde los primeros siglos del cristianismo a los creyentes que recibían el evangelio como mensaje de fe para la salvación de sus almas; de tal manera que, con conocimiento y discernimiento fueran bautizados para dar testimonio al mundo que han muerto con Cristo para ser renacidos juntamente con él, por medio del poder del Espíritu Santo.

 

Se mantuvo sin adulteración a través de los años y fue considerado como una auténtica expresión de la fe cristiana hasta el año 325, período en que empezaron a proliferar manifiestamente, ciertas perversiones doctrinales. Y como estas falsedades, se iban multiplicando al punto de afectar la unidad de la fe dentro del seno de la iglesia. El emperador Constantino, quien ya de por sí estaba bastante desorientado por las controversias originadas, convocó por medio de una ordenanza a cien obispos cristianos para que realizaran un cónclave cuyo objetivo fuera debatir para dejar esclarecido varios asuntos teológicos. Especialmente la parte de la doctrina que trata sobre la persona del Señor Jesucristo; pues Arrio, presbítero de Alejandría, había empezado a propagar una interpretación hereje sobre la persona del Hijo, conocida como “Arrianismo”. Dicha convocatoria se hizo en principio en Ancira, pero terminó reuniéndose en Nicea el 20 de mayo del año 325; de allí su nombre: Concilio de Nicea. Dicha asamblea confirmó el Credo de los Apóstoles y rechazó el credo arriano propuesto por Eusebio de Nicodemia donde pretendía dar una explicación “racional” acerca del dogma de la trinidad llevando al extremo las diferencias entre la persona del Padre y del Hijo; a tal punto, que negaba a éste su atributo divino. Arrio sostenía que: “El Padre, es el único ser eterno, y el Hijo es engendrado; es decir que no existía antes de ser creado por el Padre”. En consecuencia, también formulaba que el Hijo no es consustancial con el Padre, desautorizando de esta manera, las enseñanzas de los Apóstoles, particularmente la del Apóstol Juan, quien testificaba en su evangelio las siguientes declaraciones: “En el principio era el verbo, y el verbo era con Dios, y el verbo era Dios. Éste era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.” (Juan 1. 1-5);

“Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció” (Juan 1. 9-10);

A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer.” (Juan 1. 18).

 

Esta controversia, concluyó de la siguiente manera: Arrio no sólo fue desautorizado por el sínodo, sino que también fue condenado y desterrado por el Emperador Constantino. No obstante, con el transcurrir del tiempo, Arrio fue perdonado gracias a la mediación de Eusebio de Nicodemia y murió cuando se disponía a entrar en Constantinopla.

Así es como el Concilio de Nicea, mediante su declaración, deja expresamente confirmada la vigencia del Credo de los Apóstoles, y el “arrianismo” que en otros tiempos amenazó la pureza de la doctrina cristiana, fue rechazado y olvidado como secta durante los siguientes tres siglos.

 

Todavía hoy, el credo de los Apóstoles sigue teniendo vigencia, pero… para la mayoría de los “cristianos” es en forma nominal. Por un lado, algunos teólogos  católicos como así también protestantes se han apartado mucho de aquella declaración de los Apóstoles en base a lo que ellos llaman una “visión renovada”. Y por otro lado, hubo también quienes lo han “arreglado” como en el caso de Los testigos de Jehová que, no sólo profesan la herejía “arriana” sino que añadieron a su doctrina errores todavía aún mayores para justificar el dogma de su secta.

 

******

 

 

* Conceptos generales:

El Credo, como confesión de fe, fue establecido para la Iglesia Cristiana Universal; que, según el Apóstol Pablo, es la que el Señor Jesucristo “ganó con su propia sangre” (Hechos 20. 28). Mientras que San Mateo, en su evangelio, nos revela más información sobre el tema. Dice que el Señor la edificará sobre Su propia persona con poder; y que esa promesa se la reveló a Pedro proféticamente en un momento muy especial, diciéndole: “Y  yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16. 18).

Respecto a este pasaje, es muy importante hacer una reflexión para evitar confusiones que conducen a pervertir la doctrina con falsos dogmas. En el idioma original griego hay un juego de palabras en esta expresión: “Tú eres Pedro” (Petros, literalmente “pequeña piedra”) “y sobre esta roca (petra, literalmente “masa rocosa”) edificaré mi iglesia”. Es decir que, si llegáramos a comprender y aceptar el significado de estas palabras, veríamos que el Señor Jesucristo no ha prometido edificar Su Iglesia sobre Pedro que es una “pequeña piedra”, sino sobre Él mismo que es “la roca eterna de los siglos”.

Ahora bien, para fundamentar lo dicho y no dar lugar a dudas, como que esta afirmación es una mera “interpretación” adaptada al dogma de una determinada religión. Será necesario apelar al testimonio del Apóstol; a quien el Señor Jesús, justamente le hizo la promesa. De manera que será Pedro, el testigo más indicado para declarar esta verdad. Él reafirma que la roca o petra donde está fundada la Iglesia del Señor Jesucristo, nada tiene que ver con ninguna “religión”, “denominación” o secta “cristiana”, sino con la Iglesia espiritual de sus santos que, en el presente una de sus partes ya está en el cielo; y la otra, todavía está en la Tierra cumpliendo su ministerio hasta que sea completada. Dice Pedro: Acercándoos a él(Cristo), piedra viva, desechada ciertamente por los hombres; pero para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en ella, no será avergonzado. Para vosotros, pues, los que creéis él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido  a ser la cabeza del ángulo; y: piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados. Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;…” (1 Pedro 2. 4-9).

Con esta declaración, el Apóstol ha expresado enfáticamente que la Roca escogida por Dios sobre la cual edificará Su Iglesia, no es él sino Cristo Jesús.

Así que, como conclusión, y para que nadie se llame a engaño, ha quedado demostrado que de acuerdo al orden divino y la historia eclesiástica, el Apóstol Pedro no sólo que no fue Papa de la Iglesia Cristiana Universal, sino que tampoco lo fue de la “iglesia católica apostólica romana”. Pues, dicha organización no existió hasta cerca el año 600 D.C. Recién, para ese entonces, se constituyó como tal cuando Gregorio I se ordenó a sí mismo como primer Papa.

(Ver los estudios “La Iglesia del Señor Jesucristo” y “Dos interpretaciones bíblicas”).

 

****** 

* Acerca de nuestra única autoridad de fe:

 

Dijo San Agustín refiriéndose a las Sagradas Escrituras: “El Nuevo Testamento está escondido en el Antiguo Testamento”. Y San Juan Crisóstomo afirmaba: Todo principio de nuestro dogma tomó su raíz de arriba, del Señor de los cielos.

 

Con el mismo espíritu que testificaban estos santos de la primitiva iglesia cristiana, confirmaremos nuestra fe como creyentes en Cristo, puntualizando cada artículo del texto original del Credo, con Las Sagradas Escrituras.

 

Dice la Biblia acerca de sí misma: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2 Timoteo 3. 16-17).

Como la Escritura es nuestra única autoridad de fe, aceptaremos solamente lo que ella nos confirme respecto de esta declaración Apostólica; pues bien, el pasaje citado, es lo suficientemente explícito para reafirmar nuestra confianza en su autosuficiencia e infalibilidad. Pues, no sólo nos está garantizando su origen divino; sino también su potestad para emitir sus justos e irrevocables juicios descalificando a toda otra opinión o dogma que la contradiga con argumentos de hombres, sean teólogos o clérigos de la religión que sea. Y al respecto, se nos advierte: Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 2. 8).

 

Dijo el Señor Jesucristo orando al Padre por sus redimidos: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17. 17).

“Nadie puede comprender en forma apreciable las Escrituras si no está dispuesto a obedecer sus mandatos” (Jorge Müller).

 

Ahora bien, como La Escritura es único el medio por el cual Dios se ha dado a conocer y además, revelarnos su voluntad. También debemos saber que su Palabra es única e invariable para todos los hombres en todo tiempo y lugar. De manera que no hay una Biblia para católicos y otra para evangélicos; como tampoco una para tiempos antiguos y otra para tiempos modernos. Lo concreto es que la Palabra de Dios, ha sido traducida por varios intérpretes, en diversas versiones y en distintos idiomas, pero el Espíritu de la Letra, que es lo que realmente importa, siempre ha sido invariablemente el mismo. La versión original del Antiguo Testamento está escrita en hebreo y arameo, y la del Nuevo Testamento en griego. De manera que, si se tiene interés en corroborar a la luz de la Palabra de Dios el fundamento del Credo, la forma correcta de verificarlo, si se tiene la posibilidad, es con los escritos en su idioma original. De lo contario no debe preocuparse, la versión que tenga a su alcance, ya sea la que usan los católicos que son varias o la que usan los evangélicos que también son muchas, generalmente son buenas traducciones. Pero tenga presente que en estos últimos tiempos, están proliferando “nuevas versiones” que no son fieles a los originales, corrompiendo de esta manera, la pureza de la Palabra. Tenga cuidado, sea selectivo, todavía quedan algunas buenas traducciones en las que podrá escudriñar sin engaños la sana doctrina.

 

Además, también debe saberse que siendo La Biblia, la Palabra de Dios, absolutamente nadie, tiene mayor autoridad que ella. Por eso es que el Señor Jesucristo en dos oportunidades exhorta a quienes buscan sinceramente la verdad.

Dijo el Señor Jesucristo: Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ella tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí” (Juan 5. 39); Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios” (Mateo 22. 29).

 

Seguidamente se justificará, mediante argumentos fundados en Las Escrituras que en la declaración del CREDO DE LOS APÓSTOLES, está claramente resumida la pura Doctrina del Padre.

 

 

******

 

        

       CREDO DE LOS APÓSTOLES:

 

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.
Fue concebido del Espíritu Santo y nació de María Virgen.
Padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos.
Subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,

La santa Iglesia católica, la comunión de los santos,

El perdón de los pecados,
la resurrección de los muertos,
y la vida eterna.

Amén.

 

 

******

 

 

           Fundamentación bíblica del CREDO DE LOS APÓSTOLES:

 

1.   Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.
2.   Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor.
3.   Creo que fue concebido del Espíritu Santo y nació de María Virgen.   

4.   Creo que padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto     y sepultado.

5.   Creo que descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos.

6.   Creo que subió a los cielos, y está sentado a la diestra de Dios Padre.

7.   Creo que desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

8.   Creo en el Espíritu Santo.

9.   Creo en la santa Iglesia católica, la comunión de los santos.

10. Creo en el perdón de los pecados.
11. Creo en la resurrección de los muertos.

12. Creo en la vida eterna.

Amén.

 

Como podrá observarse, la primera palabra que se encuentra en la declaración del Credo es: creo, repitiéndose a lo largo del mismo cada vez que expone su dogma de fe. Dicha teología apunta esencialmente a la doctrina trinitaria que es el fundamento de la religión cristiana: Un solo Dios verdadero manifestado en tres personas: El Padre, El Hijo, y El Espíritu Santo. Donde cada una de ellas, se revelan a los hombres cumpliendo su cometido según un Pacto de redención acordado en la eternidad pasada. Dicho acuerdo consiste en restaurar Su creación para su propia Gloria, dándole participación de ella, por pura gracia, a todo aquel que en Él cree.

 

El acto de creer como respuesta del pecador arrepentido a la obra divina de la gracia soberana, es el requisito indispensable que Dios demanda después del arrepentimiento para otorgar instantáneamente la salvación sin obras para que nadie se gloríe. Dice la Escritura: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2. 8, 9). Por lo cual, el mismo Señor Jesucristo confirma estas palabras, cuando dice en varias oportunidades:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo (incluyendo judíos y gentiles), que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” (Juan 3. 16, 18)

“Arrepentíos y creed en el evangelio” (Marcos 1. 15)

“Y cuando él venga (El Espíritu), convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado por cuanto no creen en mí” (Juan 16. 8-9)

“El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5. 24)

Por eso es que el mismo Señor ordenó a Su Iglesia: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio”, no cualquier dogma religioso; “el evangelio” que es Su Palabra. Y como tal, es la única que convierte el alma para salvación: “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma” (Salmo 19. 7). Así que dice el Apóstol Pablo a los romanos: “todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Y ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10. 13-14). Y el Apóstol Judas, hermano del Señor Jesús, al escribir su epístola en defensa de la fe apostólica, sugiere: “Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos (Apóstoles). A algunos que dudan, convencedlos” (Judas. vvs. 3, 22).

Como podrá apreciarse, la voluntad divina es establecer diferencias entre los seres humanos que han creído en el Señor Jesucristo como su salvador personal; apartando para Sí, creyentes de los no creyentes. Para Dios no existen términos medios. Por consiguiente, es oportuno destacar que, conforme a estos pocos pasajes mencionados, los requisitos que habilitan a un creyente para ser transformado por el Espíritu en un genuino creyente son: (1) recibir la Palabra, (2) guardarla y (3) hacer conforme está escrito sin apartarse de ella “ni a diestra ni siniestra”. De lo contrario, se es nada más que un creyente nominal. Un adorador tibio, un mero “religioso”. Una persona que no ha asumido un compromiso con Dios, ni tampoco le interesa ser parte involucrada en el Nuevo Pacto que es por gracia. En consecuencia quedará fuera para ser rechazado. Por eso dice el Señor: “por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3. 16).

 

¡Cuidado!. “Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” (Romanos 10. 10).

 

De acuerdo a lo meditado hasta aquí, se concluye que para poder declamar el credo con convicción y no recitarlo mecánicamente, debemos tener la certeza de estar considerados divinamente como genuinos creyentes. Es decir, haber obedecido a la fe. Y en este punto, bien vale la pena destacar una diferencia que no es menor. Generalmente a una persona que no es impía se le dice en forma indistinta: creyente o cristiano; cuando en realidad, la Palabra de Dios hace una distinción más que notable. Según la Escritura, un creyente es una persona que ha recibido La Palabra, que cree en ella, que se ha arrepentido de sus pecados y que clama a Dios por su salvación. En cambio, cuando se refiere al “cristiano”, es para decirnos que ese nombre le puso el mundo a todos los que dicen ser “creyentes” sin importar si realmente lo son. De manera que el vocablo khristianós figura solamente tres veces en Las Escrituras: (Hechos 11. 26; 26. 28; 1 Pedro 4. 16). En las dos primeras citas, dice que fue usado en forma despectiva por personas ajenas a la iglesia (en Antioquía, y por el rey Agripa); sólo en la tercera mención, el Apóstol Pedro rescata ese apelativo para darle un sentido bienaventurado, y dice: “…Pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello”. ¿Por qué debe glorificar a Dios? Simplemente, porque una vez más se exalta la doctrina de la gracia soberana. Lo que para el mundo un creyente es una vergüenza y se lo tiene por basura; para Dios, es un escogido desde antes de la creación del mundo, para redimirlo y transformarlo en algo incorruptible, adoptado “en Cristo”, para Su Propia Gloria sólo por gracia.

 

******

 

* Los 12 artículos de fe:

 

1. Creo en (1)Dios Padre todopoderoso, (2)creador del cielo y de la tierra.

(1) Dios Padre todopoderoso

Así como el Antiguo Testamento no presenta ningún argumento para probar la existencia de Dios, de la misma manera tampoco ofrece ninguna forma de insinuación que permita al ser humano la posibilidad de llegar a conocerlo por sí mismo.

Los hombres de aquellos tiempos  se enteraron de la existencia de Dios, porque Él se dio a conocer. Es decir, ningún hombre puede conocerle por el mero esfuerzo humano.

La idea de que el hombre puede alcanzar el conocimiento de Dios por medio de su propio esfuerzo es enteramente incompatible con Las Escrituras. Dios habla, el hombre escucha, Dios aparece, el hombre contempla, Dios se manifiesta, el hombre percibe. Siempre es una experiencia personal que nace de Dios y se produce en Él.

 

Dice Su Palabra:

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” (Génesis 1. 1).

Desde el inicio de toda la creación, Dios se da a conocer primeramente, por medio de sus obras; y posteriormente, por medio de Su Palabra.

* Por medio de sus obras:

La estupenda empresa de crear la existencia de un universo inconmensurable se afirma en que fue efectuada por un Dios Trino donde cada persona obra con suficiencia total.

- Se afirma de la PERSONA DE DIOS EL PADRE

 “Desde el principio tú fundaste la tierra,

Y los cielos son obra de tus manos.” (Salmo 102. 25)

- Se dice de la PERSONA DE DIOS EL HIJO

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten.” (Colosenses 1. 16-17)

- Escrito está de la PERSONA DE DIOS EL ESPÍRITU SANTO

“...las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” (Génesis 1. 2)

Todas estas afirmaciones están combinadas en la sublime declaración de (Génesis 1. 1).

* Por medio de Su Palabra:

Luego de la creación del universo, cuando crea al hombre, Dios se da a conocer por medio Su Palabra. Y no sólo se muestra como un Dios todo poderoso y creador de todas las cosas sino como “El gran YO SOY”. De esta manera, nos revela que es un Ser de naturaleza espiritual única e inconmensurable. Así se presentó a Abram, a Isaac, a Jacob, y cuando lo hizo a Moisés, fue como el YO SOY, EL QUE SOY, Santo y poderoso”; diciéndoles además: “Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; este es mi memorial por todos los siglos”  (Éxodo 3. 15). De manera que YO SOY (El que existe en sí mismo) es JHVH (El que se revela a sí mismo). Así es como se ha dado a conocer entre los hijos de Israel; quienes a su vez, por mandato divino, lo dieron a conocer al resto de mundo para toda la posteridad.

Ahora bien, como las vocales no se escribían en hebreo se perdió la pronunciación de JHVH. Con el tiempo, y el propósito de poder pronunciar JHVH se agregó vocales entre las consonantes, acuñándose la ortografía JeHoVaH; quedando así, establecida la palabra JEHOVÁ desde el siglo VI D.C. No obstante, hay fundamentos para suponer que la pronunciación original haya sido YAHVEH.

 

Como los Israelitas, no se atrevían a pronunciar el nombre sagrado JHVH por reverencia, leían Adonai (Señor) o Elohim (nombre compuesto por El: “el que es poderoso” y Alah: “jurar, comprometerse a sí mismo por medio de un voto”). Tanto Adonai como Elohim indican pluralidad en su estructura, siendo el primero de los tres nombres primarios de la deidad. Elohim, en nuestro idioma se traduce por medio de la palabra: Dios o Dios Padre.

La pluralidad y la unidad que este nombre involucra se afirma directamente en (Génesis 1. 26, 27).

Pluralidad: (v. 26) “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.”.

Unidad: (v. 27) “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó.”.

Este acto creativo es también la obra de las Personas separadas de la TRINIDAD.

- Se dice de JEHOVÁ DIOS

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló  en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.” (Génesis 2. 7)

- Escrito está de CRISTO

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella. (Juan 1. 1-5)

- Se confiesa del ESPÍRITU SANTO

“El espíritu de Dios me hizo, Y el soplo del Omnipotente me dio vida” (Job 33. 4)

 Esta declaración nos introduce al asunto más profundo de la doctrina  que es el núcleo de la fe cristiana:

 

 

El Trinitarismo

Habiéndose probado la verdad fundamental de la existencia de Dios por medio de la creación, y habiéndose exhibido algunas evidencias de sus perfecciones como se ven en sus atributos, su soberanía, y la revelación de Sí Mismo a través de sus nombres. Ahora falta averiguar si Dios es, según su modo de existencia, una unidad absoluta, o subsiste como una pluralidad de Personas. Si Él subsiste como una pluralidad de Personas, ¿Qué clase de Personas son éstas y cuál es su número?

 

Reconociendo que la palabra TRINIDAD no se encuentra en el texto sagrado y que la doctrina que representa tampoco es enseñada directamente, no implica que ésta deje de ser una verdad por no estar formalmente anunciada. En este caso la doctrina, es una conclusión sacada inductivamente de lo que anuncia la Escritura, y así es tan ciertamente una doctrina de la Escritura como lo son las leyes de la naturaleza: una realidad  absoluta.

 

El hecho claramente revelado a través de toda la Escritura es que hay un solo Dios; y por otra parte en la misma Escritura tenemos la no menos clara verdad revelada, que hay tres Personas a quienes se le asigna los atributos y cualidades de la Deidad en el más alto grado: El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo.

 

 Esta división de la doctrina enfrenta el más grande misterio de la verdad revelada; y esto es debido a que la naturaleza de Dios, inexorablemente es un verdadero misterio a las mentes finitas; y el trino modo de Su existencia, el supremo misterio.

Entonces, si ha de formarse un concepto estricto de Dios, es necesario un conocimiento del aspecto que trata el modo de la existencia divina.

Ahora bien, en muy numerosos pasajes, se hace clara alusión a las distinciones de la deidad. EL PADRE, EL HIJO y EL ESPÍRITU SANTO son constantemente mencionados como Personas separadas con operaciones específicas que se dice ser efectuada por cada una. Todo esto aparece en las narraciones, en la doctrina y en la adoración que es rendida por el hombre en su relación con el creador. Todos los atributos divinos así como las propiedades de la personalidad son atribuidos a cada Persona de la deidad con tanta certeza y frecuencia que el hecho de un modo trino de existencia no puede ponerse en duda. Por otra parte, se han hecho descubrimientos igualmente claros y numerosos que presenta a Dios como UNO en esencia. Estas dos aseveraciones de la Biblia son igualmente categóricas y, por tanto, demandan su reconocimiento en el mismo grado. Y a pesar de que ninguna mente humana, jamás ha comprendido cómo tres Personas pueden formar una sola esencia, no deja de ser una rotunda verdad que se testifica en todas las partes de la Biblia. Y aunque es imposible definir cada una de todas estas distinciones; lo cierto es que hay en Su Palabra, una declaración distinta que identifica a cada Persona. Sin duda, estas revelaciones presentan una complejidad que sobrepasa todo entendimiento. Pero lo más maravilloso es que la doctrina de la trinidad está libre de la más mínima contradicción; a tal punto es su impecabilidad, que ha resistido y hecho fracasar todo intento de poder encontrarle alguna incoherencia. Por lo tanto, esta doctrina es digna de ser creída aunque no se halle la forma de explicarlo para la comprensión de una mente natural. El pasaje que se encuentra en (Deuteronomio 6. 4) es de gran importancia como apoyo a esta teología, porque dice: “Oye Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y si sustituimos los nombres por lo que ellos representan dice: “Oye Israel: el que existe en sí mismo es nuestro Señor de señores, el que se revela a sí mismo, una unidad en esencia es.”

Entonces, como la trinidad es el verdadero núcleo de la religión cristiana, el mejor argumento que podemos esgrimir es: no ir más allá de la luz que nos es dada de parte de Dios para guiarnos en este grandioso misterio. Y así, como en este artículo de fe se demostrará la deidad del Padre, también se expondrá oportunamente, la deidad del Hijo y la del Espíritu Santo.

 

 

Los atributos divinos de Dios el Padre son:

 

Eternidad: “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.” (Salmo 90. 2).

Poder: “Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.” (1 Pedro 1. 5).

Omnisciencia: “… porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos.” (1 Crónicas 28. 9).

Omnipresencia: “¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra? (Jeremías 23. 24).

Santidad: Jehová el Señor juró por su santidad: He aquí, vienen sobre vosotras días en que os llevarán con ganchos, y a vuestros descendientes con anzuelos de pescador” (Amós 4. 2).

Verdadero: “Jesús entonces, enseñando en el templo, alzó la voz y dijo: A mí me conocéis, y sabéis de donde soy; y no he venido de mí mismo, pero el que me envío es verdadero, a quien vosotros no conocéis.”(Juan 7. 28).

Benevolente: “¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios? ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?” (Romanos 2. 3-4).

 

(2) Creador del cielo y de la tierra.

Dice La Escritura respecto a su acto creador sin necesidad de ningún argumento humano, ya que ella se acredita por sí misma:

“Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.” (Romanos 1. 20).

“… ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al creador, el cual es bendito por los siglos. Amén” (Romanos 1. 25).

 “… y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas” (Efesios 3. 9).

“De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel creador, y hagan el bien.” (1 Pedro 4. 19). 

 

 

  indice

 

*****

 

2. Creo en (1)Jesucristo, (2)su único Hijo, (3)nuestro Señor.

(1) Jesucristo:

Los nombres y los títulos están estrechamente relacionados. A veces lo que había comenzado por ser un nombre podía convertirse en título y viceversa. Esto lo ilustra muy bien el caso de los emperadores romanos. Por ejemplo, originalmente César era el apellido de Julio César, primer emperador romano; tanto fue la influencia de su autoridad en el imperio que “César” se transformó en un título. Ahora bien, El nombre Jesucristo que no es estrictamente un título, está compuesto por la unión de dos palabras: Jesús y Cristo.

 

Jesús es nombre, no obstante tiene un significado; es una forma de expresar en griego lo que en hebreo se diría: Yeshuah, “Josué”, que a su vez significa: “Yahvé es salvación”. Desde ese concepto podemos afirmar que desde los Apóstoles se conocía muy bien el sentido de esta anunciación: “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” (Mateo 1. 21). Pues, como puede apreciarse, la forma en que se expresa el ángel cuando le anuncia a José el nacimiento del hijo, le está revelando que el nombre JESÚS ya había sido establecido con anterioridad en el cielo y que  indicaba la función que se asignaba al niño aun antes de nacer. De manera que el Ángel, no le dice: “le pondrás poner por nombre” como insinuándole que dicho apelativo era una sugerencia que José podía cumplir o no, sino que le indica: llamarás su nombre JESÚS, “porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Y como JESÚS quiere decir: “Yahvé es salvación”, le estaba declarando que el mismo Dios en persona, que hasta entonces había ayudado a su pueblo, también le haría partícipe de la salvación en el futuro.

Más tarde, con el tiempo, y a medida que se va corriendo el velo del misterio que estaba escondido, se encontró en ese nombre, el título de “Salvador Perpetuo”, ya que en el anticipado decreto estaba establecido que, Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación”. (Hechos 4. 11). Incluyendo también a los gentiles.

 

Cristo en griego: Christós, y en hebreo Mashiaj (Mesías) significa ungido, derivado del verbo mashaj (ungir).

Por mandato divino, en el pueblo de Israel se practicaba el ungimiento a cosas o personas: utensilios, sacerdotes, profetas y reyes; como señal de haber sido elegido para un determinado fin. De manera que el ungimiento era cosa sagrada y debía hacerse con un aceite especialmente preparado para la ocasión según una fórmula divina: “el aceite de la unción”; siendo éste, un símbolo del Espíritu Santo. (Ver Éxodo 30. 22-38)

El ungimiento tenía tres significados: Elección para un oficio sagrado; Establecimiento de una relación sagrada con Dios; Comunicación del Espíritu Santo.

Ahora bien, con el Señor Jesucristo sucedió algo único y especial; pues Él, fue ungido en el mismo momento de su concepción por la propia Persona del Espíritu Santo; y así fue como, “Respondiendo el ángel (a María), le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios” (Lucas 1. 35).

Con el tiempo, cuando Jesús hubo avanzado en edad, antes de ser llevado al desierto por el Espíritu Santo para ser puesto a prueba y después comenzar su ministerio, fue confirmado públicamente en su bautismo como Mesías-Cristo (ungido de Dios): “Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. Mas Juan se oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Y Jesús después que fue bautizado, subió luego de las aguas; y he aquí los cielos fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3. 13-17). Este hecho trascendental revela dos cosas: la primera, es que la trinidad, habiendo sido anticipada de varias maneras en el Antiguo Testamento, se manifestó plenamente por primera vez dando cumplimiento a lo dicho por el profeta Isaías: “He aquí mi siervo, yo(El Padre) le sostendré; mi escogido(El Hijo), en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi espíritu(El Espíritu Santo); el traerá justicia a las naciones.” (Isaías 42. 1). Y la segunda es que, en ese acto, el Hijo fue confirmado como el ungido de Dios para ejercitar su triple oficio: profeta, sacerdote y rey.

Mediante este triple oficio, Jesús dará cumplimiento a Las Escrituras. Certificando de esta manera, no sólo que ella es la Palabra de Dios; sino También que Él, es el Cristo de Dios. Además, hay algo maravilloso que también se nos ha revelado a aquellos que hemos recibido y creído en la Palabra a fin de confirmar nuestra fe en Él; y es que esos tres oficios, fueron cumplidos acabadamente aquí en la Tierra para satisfacción del Padre; quien, por decreto divino, los declaró de carácter perpetuo y a su vez los confirmó mediante su resurrección. De manera que, si escudriñamos detenidamente la escritura veremos además un detalle muy interesante; y es cómo en forma paulatina la revelación divina fue aportando la luz necesaria para que podamos afirmar, como lo hacen los Apóstoles en su declaración, que la persona que nos fue dada por pura gracia: Jesús (hombre-Dios), es también Cristo (El ungido Hijo de Dios-hombre). Que en una sola persona es Jesucristo (El Hijo del Hombre). Por todo esto, para los que creemos, el Hijo de Dios, la segunda Persona de la trinidad, es el Señor Jesucristo. Dice la Biblia: “indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria” (1 Timoteo 3.16).

  

Jesucristo como Profeta:

Dice el Antiguo Testamento:

Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis; conforme a todo lo que pediste a Jehová tu Dios en Horeb el día de la asamblea, diciendo: No vuelva yo a oír la voz de Jehová mi Dios, ni vea yo más este gran fuego, para que no muera. Y Jehová me dijo: Han hablado bien en lo que han dicho. Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo mandare. Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta.” (Deuteronomio 18. 15-19).

Confirma el Nuevo Testamento:

“Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí, a él oiréis en todas las cosas que os hable, y toda alma que no oiga a aquel profeta, será desarraigada del pueblo.” (Hechos 3. 22-23).

“Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo” (Juan 6. 14).

Jesucristo: Como Profeta desde la gloria:

La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas, que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan” (Apocalipsis 1. 1).

Un profeta, es una persona a la que se le ha concedido el don de predecir el futuro. Ahora, de todos los profetas que fueron ungidos como tales a través de los tiempos, Dios no le concedió a ninguno en especial toda Su Verdad junta de una sola vez para ser revelada. No obstante, todos ellos anunciaron fielmente la porción que les fue revelada; y la transmitieron fielmente, aunque había cosas que no entendían. Sólo a Cristo, Su Hijo, el Profeta por excelencia y, conforme a su promesa, cuando se cumplieron los tiempos y las sazones puso todas sus Palabras en su boca (Su Doctrina). Y no sólo eso, sino que también le dio toda la autoridad para que hable en Su Nombre en forma personal. Mientras que los otros profetas, cuando recibían un mensaje de parte Dios para ser trasmitido, decían expresiones como: “Jehová ha dicho”; el Señor Jesucristo decía:

De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envío, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.” (Juan 5. 24).

De cierto, de cierto os digo, que el que guarda mi palabra, nunca verá la muerte.” (Juan 8. 51).

El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.” (Juan 14. 23).

 

Jesucristo como Sacerdote:

Dice el Antiguo Testamento en un Salmo de David clasificado como mesiánico:

“Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre(eternamente) Según el orden de Melquisedec” (Salmo 110, 4).

En el Nuevo Testamento, encontramos que fueron muchas e incontables las veces que el Señor Jesucristo se dirigió al Padre en oración como sacerdote, pero la experiencia más maravillosa que sus escogidos podemos probar, es haberle conocido como nuestro Sumo Sacerdote. Especialmente, cuando por medio del Espíritu, somos llevados a presenciar aquel momento en que muy solemnemente, se nos muestra ejerciendo su divino oficio: la “oración sacerdotal”. Conmovedora intercesión en donde más que verle, se puede experimentar su amor, su pasión y entrega; para que podamos ser reconciliados con el Padre mediante la sangre de su cruz.” (Colosenses 1. 20). Y a medida que a través de esta oración, vamos conociendo Su propósito; podemos vislumbrar, aunque sea apenas, cuán fundamental nos es su maravilloso oficio. Dice el Apóstol Juan: Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; (a) glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. (b)Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese. He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra.  Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste. (c)Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son, y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos. Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese.  Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos. Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.  No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.  (d)Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.(e)Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; (f) para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. (g)Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.” (Juan 17).

Siete peticiones hay en esta intercesión: (a) Que Él (Jesús) pueda ser glorificado así como el Hijo ha glorificado al Padre. (b) Por la restauración de la gloria eterna. (c) Por la seguridad de los creyentes (los suyos) respecto al mundo y al maligno. (d) Por la santificación de los creyentes en Su Palabra. (e) Por la unidad espiritual de los creyentes. (f) Para que el mundo pueda creer en Él. (g) Para que los creyentes puedan estar con Él en los cielos, y contemplar su gloria y a su vez, ser partícipes de ella.

Respecto a Su sacerdocio confirma el escritor de la Carta a los Hebreos: “Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados” “Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tu eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy. Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec” “y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.” (Hebreos. 5. 1; 5-6; 10).

 

Jesucristo como Rey:

Dice el Antiguo Testamento: “Alégrate mucho, hija de Sión; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.” (Zacarías 9. 9). De acuerdo al relato de Mateo, es obvio que esta profecía está referida a la persona del Señor Jesucristo en Su primera venida.

Y así es como hallamos en el Nuevo Testamento: Que Cristo se presentó oficial y públicamente en su primera venida, como el Rey de Israel: “Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los olivos, Jesús envió dos discípulos, diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino en ella; desatadla, y traédmelos. Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará. Todo esto aconteció para que se cumpliere lo dicho por el profeta, cuando dijo: Decid a la hija de Sión: He aquí tu Rey viene, Manso y sentado sobre un asna, sobre un pollino, hijo de animal de carga.” (Mateo 21. 1-5). Entonces, la multitud comenzó a gritar alabando a Dios: “¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, gloria en las alturas!” (Lucas 19. 38).

Ahora bien, estos pasajes describen la entrada triunfal del Señor Jesucristo en Jerusalén un día domingo: “Domingo de Ramos”. Y aunque fue aclamado como Rey por una “multitud”; cinco días después, habría de padecer y morir al grito de esa misma multitud que enardecida gritaba ¡Crucifícale, crucifícale!

Su ministerio fue breve; pero aun así, cumplió acabadamente con su triple oficio de profeta, sacerdote y rey conforme a todo lo que en la Ley, los Salmos, y los profetas, está escrito de Él. “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla  de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo, es el Señor, para gloria de Dios Padre.” ((Filipenses 2. 9-11). De manera que, conforme a su exaltación, vendrá otra vez pero será como El Rey de reyes: Pelearán contra el cordero, y el cordero los vencerá, porque él es el Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles”; “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y verdadero, y con justicia juzga y pelea.” (Apocalipsis 17. 14; 19. 11). Es interesante notar que en los pasajes citados, se pone más énfasis en la extrema diferencia sobre el aspecto de su presentación pública como Rey, que su naturaleza en sí misma. Allí Observamos, por un lado, al Rey en su primera venida, donde se nos presenta como el siervo sufriente vestido con los harapos de nuestra humanidad. Y por otro lado, se nos revela la visión del Rey en su segunda venida con todo el esplendor de su gloria. La primera vez, se presentó montado en un pollino de asna; y la segunda vez será en un caballo blanco. El punto es que, montar un asno, estaba reservado para los sirvientes o gente muy humilde, mientras que el caballo era sólo para reyes y soldados. Así que, para los que creemos; el detalle de su presentación entre su primera venida como “siervo” montado en un pollino de asna, y su anunciada segunda venida como “Señor de señores”, montado sobre un caballo blanco, nos confirma, con esta señal, la veracidad de su promesa respecto a sus dos venidas; pues el linaje no lo da la apariencia, sino la genealogía.  

En conclusión, aquellos que creemos la Palabra de Dios, confiamos en la suficiencia del Señor para ejercer su triple oficio; pues nadie, sólo Él, ha sido habilitado para tal fin, dándonos la suficiente garantía para creer que verdaderamente es el Hijo de Dios hecho hombre.

 

Jesucristo como profeta:

Aunque la Escritura nos revela que también hubieron otros santos varones de Dios que fueron ungidos para ser profetas, o sacerdotes, o reyes; muy excepcionalmente hubo quienes pudieron llegar a ejercer hasta dos oficios. Como Samuel que fue profeta y sacerdote, o David que fue profeta y rey, o Melquisedec que fue sacerdote y rey, pero nadie estuvo habilitado para ejercer los tres oficios como le fue encomendado al Hijo como el Mesías de Dios. Privilegio que, mediante su gracia, le ha placido compartir con sus escogidos. Dice la Escritura que a los salvados para ser parte de su pueblo los hizo: linaje escogido (reyes), real sacerdocio (sacerdotes del reino), nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que (como profetas) anunciéis las virtudes de aquel que nos sacó de las tinieblas a su luz admirable.” (1 Pedro 2. 9); “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” (Romanos 8. 29).

 

(2) Su único Hijo:

Cuando el Credo testifica su fe en Jesucristo como el único Hijo de Dios, es evidente que está afirmando, conforme a las Escrituras, que Él es la segunda persona de la trinidad. Argumento que se irá demostrando por sí mismo a medida que profundizamos en el conocimiento de la doctrina. Por lo cual, el sentido de estas palabras apuntan más bien a demostrar que la fe del credo se basa en la naturaleza del Hijo respecto del Padre. De manera que, cuando dice: El único Hijo de Dios; está declarando que el Señor Jesucristo es Dios y a la vez hombre en una sola persona. Hijo eterno consustanciado con el Padre (100%) y Hombre (100%). Este misterio se lo define teológicamente como: “la unión hipostática”. Escrito está: “indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.” (1 Timoteo 3. 16).

Esta verdad declarada es de vital importancia porque es donde descansa la seguridad del creyente; pues, de no ser así, nuestra esperanza sería vana “porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en que podamos ser salvos”. (Hechos 4. 12). Sólo Dios, en la persona de Su único Hijo, pudo consumar suficientemente la obra de salvación para todo aquel que en Él cree.

Para reafirmar esta verdad, nos apoyaremos exclusivamente en declaraciones de la propia Palabra de Dios; ya que ésta, es explícita y dice lo que quiere decir. El propósito de hacerlo de esta manera, es para no dar motivos a que nadie pueda decir que “es una de tantas interpretaciones” o que “es un aspecto de la doctrina que debe debatirse”. Pues, una interpretación bíblica se transforma en “tema de debate”, cuando ésta se realiza en forma “personal” sin sustento de Las Escrituras. Fuera de la Palabra de Dios no existe otra fuente donde afirmar un argumento para debatir por más bien intencionado que este sea. Especialmente, cuando se trata de este aspecto de la doctrina, pues debemos aceptar que “nadie conoce al Hijo, sino el Padre” (Mateo 11. 27).

Veamos, dice el Antiguo Testamento: Que El Hijo de Dios, coexistía juntamente con el Padre en la eternidad pasada antes de la creación. Y a pesar de que el relato bíblico comienza en Génesis con: En el principio creó Dios los cielos y la tierra”, ello no significa que no hubiese nada antes del “principio”. Jesús ora al Padre, pidiendo: “Ahora pues, Padre,  glorifícame tú para contigo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Juan 17. 5); y vuelve a decir: “… Porque me has amado desde antes de la fundación del mundo” (Juan 17. 24). Así que, por cuanto Jesús en su oración se proyecta hacia atrás en el tiempo; es decir, a la eternidad pasada aún antes del “principio”, advertimos que se está refiriendo al periodo en que Él existía antes de la creación de todas las cosas, etapa que escapa a nuestra comprensión. En (efesios 1. 4) leemos Según nos escogió(Dios) en él(Cristo) antes de la fundación del mundo Por lo cual, el texto indica que antes del principio existía un Dios en pluralidad dinámica que se hace notorio mediante la elección; y ésta, a su vez, demuestra justamente que nada en la creación fue casual, espontánea o evolutiva, sino que es el resultado de un Ser eterno en acción que expresa pensamiento y voluntad.

Con esa convicción, el Apóstol Pedro, declara enfáticamente que fuimos rescatados con “la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo” (1 Pedro 1. 19-20). Y el Apóstol Pablo en su segunda carta a Timoteo, dice respecto al mismo asunto: “Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2 Timoteo 1. 9).

Esta revelación, es realmente sorprendente y difícil de creer, supera la capacidad de nuestras mentes limitadas e imperfectas. Pues, si todavía nada había sido creado ¿Cómo es que podía proyectarse un plan tan maravilloso y una promesa de esta naturaleza? ¿De quién y a quién podía ser hecha? La Escritura dice que fue hecha del Padre al Hijo; pues, no había nadie más a quién hacer una promesa de tal magnitud en que Dios pueda glorificarse por toda la eternidad. “Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es no lo puedo comprender” (Salmo 139. 6).

Conforme a lo expuesto, podemos decir que el Hijo de Dios, se dio a conocer como tal, en cada etapa de todos los tiempos: “desde la eternidad a la eternidad”.

 

El Hijo de Dios se dio a conocer en la creación:

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;” (Génesis 1. 26).

 

El hijo de Dios se dio a conocer antes de la encarnación:

Las Escrituras son muy claras cuando presentan la verdad de que el Ángel de Jehová del Antiguo Testamento es el Cristo del Nuevo Testamento. No obstante las pruebas de esta evidencia son para ser tratadas en todas sus partes cuando se argumenten otros aspectos de la doctrina. De manera que citaremos directamente algunos pasajes que tratan este asunto. “Después le apareció Jehová(A Abraham) en el valle de Mamre, estando él sentado a la puerta de su tienda en el calor del día. Y alzó sus ojos y miró, y he aquí tres varones que estaban junto a él” (Génesis 18. 1-2).

“Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? El respondió: No; pero como príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo?” (Josué 5. 13-14).

“El Ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y lo defiende” (Salmo 34. 7).

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel(Dios con nosotros)” (Isaías 7. 14).

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Isaías 9. 6).

“Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron; y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito” (Zacarías 12. 10).

   

El Hijo de Dios se dio a conocer en su encarnación:

Un ángel del Señor le anuncia a María el nacimiento de Jesús y le dice:

“Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.” (Lucas 1. 31-33)

Un ángel del Señor le anuncia a José el nacimiento de Jesús y le dice:”… Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque el salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros” (Mateo 1. 21-23).

 

El hijo de Dios se dio a conocer en Su ministerio:

“¿Eres tú acaso mayor que nuestro padre Abraham, el cual murió? ¡Y los profetas murieron! ¿Quién te haces a ti mismo? Respondió Jesús: Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria nada es; mi Padre es el que me glorifica, el que vosotros decís que es vuestro Dios. Pero vosotros no le conocéis; mas yo le conozco, y si dijere que no le conozco, sería mentiroso como vosotros; pero le conozco, y guardo su palabra. Abraham vuestro padre se gozó que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó. Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue.”(Juan 8. 53-59). En esta oportunidad, el Señor Jesucristo estaba afirmando con simples Palabras que, no sólo era antes que Abraham,  sino que es el gran “yo soy”. Ahora bien, como los judíos sabían muy bien que el gran “YO SOY” es JEHOVÁ, no podían dar crédito a lo que estaban oyendo; entonces, desconcertados insistieron en su incredulidad y le reprocharon: “Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?”. Evidentemente, estamos frente a un típico caso donde la malicia ciega el entendimiento. Porque si la respuesta hubiese sido: “Antes que Abraham fuese, yo era”, estaría mintiendo, pero su respuesta fue contundente, dijo: “yo soy” (JEHOVÁ), El Dios eterno. Es decir, reafirmó su divina identidad; y cuando esto sucedió, los judíos reaccionaron neciamente, se negaron a oír Su Palabra prefiriendo escuchar los argumentos de sus necios corazones. ¿No es ésta, la actitud del hombre?

 

El Hijo de Dios se dio a conocer en su muerte:

Pero Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entrego el espíritu”; “El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios” (Mateo 27. 50).

 

El Hijo de Dios se dio a conocer en su resurrección:

Jesús se presentó resucitado a sus Apóstoles y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investido de poder desde lo alto” (Lucas 24. 46-49).

Jesús le dijo(a María): No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios” (Juan 20. 17).

 

El Hijo de Dios se dará a conocer en su glorificación:

Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.” (Apocalipsis 1. 5-6).

 

Los atributos divinos de Dios el Hijo igual que el Padre son:

 

Eternidad: “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.” (Apocalipsis 1. 8).

Poder: “…Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.” (2 Corintios 12. 9).

Omnisciencia: “...y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras.” (Apocalipsis 2. 23).

Omnipresencia: “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” (Mateo 18. 20)

Santidad: “Pero vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida.” (Hechos 3. 14).

Verdadero: “Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David.” (Apocalipsis 3. 7).

Benevolente: “Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella.” (Efesios 5. 25).

 

Estos pasajes de Las Escrituras no sólo nos demuestran la deidad del Hijo, sino que también pone en evidencia la falsedad de algunas sectas “cristianas” que dicen predicar LA SANA DOCTRINA; cuando en realidad, no son más que discípulos del anticristo. Por eso el Apóstol Juan, desde los mismos comienzos del cristianismo nos advierte: Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye. Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.” (1 Juan 4. 1-6)

  

(3) Nuestro Señor (Señor nuestro):

Con el fin de lograr una mejor comprensión de esta frase, se invertirá el orden de las palabras sin alterar su significado; y se leerá: “(a) Señor (b) nuestro”. El propósito de invertir el orden sin alterar su significado, es para tratar a cada uno de estos términos separadamente; ya que ambos representan asuntos de extrema importancia en la doctrina del Padre. Especialmente, para aquellos que verdaderamente desean tener seguridad acerca de su real salvación.

(a) Señor: El hecho de que para los Apóstoles, Jesucristo es el Señor no cabe ninguna duda; pues ellos mismos lo testifican en santa inspiración, basándose en el Antiguo Testamento y afirmándolo en el Nuevo Testamento.

Dice el Antiguo Testamento:

“Y el Ángel de Jehová desapareció de su vista. Viendo entonces Gedeón que era el Ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al Ángel de Jehová cara a cara. Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás” (Jueces 6. 21-23).

Jehová dijo a mi Señor: siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado a tus pies.”

El Señor está a tu diestra; quebrantará a los reyes en el día de su ira” (Salmo 110. 1; 5).

“He aquí que Jehová el Señor vendrá con poder, y su brazo señoreará; he aquí que su recompensa viene con él, y su paga delante de su rostro. Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas.” (Isaías 40. 10-11). (Comparar con el evangelio de Juan 10. 1-18).

Dice el Nuevo Testamento:

“Jesús le dijo (al diablo): Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.  (Mateo 4. 8).

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos…” (Mateo 7. 21)

“Entonces aquel discípulo a quién Jesús amaba (Juan) dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar.” (Juan 21. 7).

“Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10. 9).

“Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer  Adán, espíritu vivificante. Mas lo espiritual no es lo primero, sino lo animal; luego lo espiritual. El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.” (1 Corintios 15. 45-47).

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre.” (Filipenses 2. 9-11).

Como los israelitas no se atrevían a pronunciar el nombre sagrado JHVH; entonces, por reverencia, en vez de decir Yahvé decían Adonai. Ahora bien, Como la Biblia griega, comúnmente llamada Septuaginta (versión de los LXX), y el Nuevo Testamento se escribieron en griego. La palabra Adonai, se tradujo por Kurios; que, traducida a nuestro idioma, se escribe: Señor. Título con el cual fue llamado el Señor Jesucristo desde el principio: “Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es Cristo el Señor.” (Lucas 2. 10-11). De manera que, con sólo seguir el curso de los Escritos Sagrados desde sus versiones originales, probaremos de forma terminante que Jesucristo es el Señor. Es decir que es: Jehová, Adonai, Kurios y Señor según en la lengua que se exprese. Por lo tanto, en el Nuevo Testamento, la palabra Kurios, se interpreta y escribe: Señor.

Para concluir el tema, y convencidos de que, “la salvación es de Jehová” tomaremos como ejemplo el pasaje de (Romanos 10. 9) y comprobaremos que esta afirmación es categórica cuando reemplazamos las palabras “Señor” y “Dios” por la palabra que dio origen a esas expresiones: JHVH = Jehová: “Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor (Jehová), y creyeres en tu corazón que Dios (Jehová) le levantó de los muertos, serás salvo.”. No obstante, increíblemente, aún hoy, hay algunas sectas “cristianas” que “predican” el evangelio afirmando que “la salvación es de Jehová”; pero niegan que el Señor sea Jehová Dios.

 

(b) Nuestro: Esta palabra por ser tan simple, generalmente pasa desapercibida. Sin embargo, comprende una de las verdades evangélicas más importantes para destacar. Muchos no la usan como tema para predicar por ignorancia, algunos porque no alcanzan a discernir su profundo significado respecto al propósito del plan redentor y otros porque no se animan a destacarla como palabra que nos conduce hacia una doctrina que no es permisiva sino inflexible. Pues el evangelio, es un mensaje que, aunque está lleno de buenas noticias y promesas, donde la gracia inmerecida se ofrece para todo aquel que quiera recibirla; advierte, sobre todas las cosas, que la salvación y la vida eterna se alcanza solamente a través del arrepentimiento de pecado y la obediencia a la fe en el Señor Jesucristo como nuestro Señor y salvador.

De manera que el objetivo de este comentario, es destacar a todas las personas que dicen ser cristianos y que además recitan el Credo, que mediten de corazón sí en verdad sienten la misma sujeción que los Apóstoles cuando, con convicción decían: Nuestro Señor. Expresión que nos revela dos verdades: la primera es que estamos frente a Jesucristo como Señor del cielo y de la tierra (créase o no, acéptese o no). Y la segunda es que, si realmente somos parte de Su pueblo, indefectiblemente debemos sentirlo como Nuestro Señor. Es decir, como el dueño de nuestras vidas.

Ahora, frente a estas dos verdades y yendo al fondo de la cuestión, ¿A dónde apunta la meditación de esta parte de la declaración del Credo cuando dice: “Nuestro Señor”? Evidentemente, alude a la parte de la doctrina que determina que: si Jesucristo no es nuestro Señor, no somos parte del plan redentor, por más que digamos que creemos en Dios, que tenemos una religión (cualquiera sea), que estemos bautizados, que conozcamos la Biblia o que participemos como miembros activos de una iglesia. La palabra Nuestro, es un adjetivo posesivo; pues, precede a un sustantivo que es: Señor. Y esto, indica la necesidad de apropiarse del Señor Jesucristo para que Él sea el Señor absoluto de nuestras vidas. Cuando este sentimiento se haya arraigado en nuestros corazones, será la prueba evidente de que, sin lugar a dudas, hemos sido redimidos (comprados) con su sangre preciosa. “Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe” (Colosenses 2. 6-7a).

 

Ahora bien, ¿De qué manera una persona podría alcanzar la posibilidad de apropiarse del Señor Jesucristo, de forma tal que pueda decir Señor nuestro, si de acuerdo a Las Escrituras está totalmente inhabilitada? Justamente, ése es el fundamento de la verdad evangélica que no se predica. Nadie, absolutamente nadie, puede decir Señor nuestro a Jesucristo, si no es por voluntad divina; no permitan que sean engañados, no depende de la voluntad humana o “libre albedrío” por más que muchas religiones, incluso aquellas que dicen ser “cristianas” lo aseguren. Escudriñen Las Escrituras, porque en ella está la verdad respecto a esta controversia. Ruego al Señor para que, por medio de su Espíritu nos permita llegar a Su verdad.

Así que, lo primero que debemos saber y aceptar, es que el hombre está totalmente imposibilitado para decir, por propia voluntad Señor nuestro; y esto, conforme a las siguientes cuatro razones que nos presenta La Escritura:

a) Porque la ley de Dios nos condena a causa de nuestros pecados.

El alma que pecare, esa morirá;…” (Ezequiel 18.20).

“Porque la paga del pecado es muerte,…” (Romanos 6. 23).

b) Porque estamos doblemente muertos: Legal y espiritualmente.

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados” (Efesios 2. 1).

c) Porque a causa de nuestra doble muerte y condenación, perdimos todo derecho frente a Dios.

Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3. 23).

d) Porque en las condiciones descriptas, nadie puede buscar a Dios.

No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.” (Romanos 3. 10-12).

 

En cambio, el único medio posible que tiene el hombre para decir Señor nuestro a Jesucristo, depende de la intervención divina obrando a su favor mediante la LIBRE GRACIA SOBERANA:

a) Dios debe obrar para efectuar un cambio radical en el hombre.

“Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, para que anden en mis ordenanzas y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios” (Ezequiel 11. 19-20).

b) Dios debe producir un nuevo nacimiento.

Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas” (Santiago 1. 18).

c) Dios tiene un propósito en su elección; y lo hace posible por medio de la única provisión dada por gracia.

Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo” (1 Pedro 1. 2).

d) Dios tiene que revelar que la única posibilidad de salvación depende de Él conforme a un propósito eterno: Su propia gloria.

Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2 Timoteo 1. 9).

e) Dios manda que todos los hombres se arrepientan y que acudan a su llamado.

“Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.” (Hechos 17. 30-31).

f) Dios manda a rendirnos a su buena voluntad.

Guíame por la senda de tus mandamientos, porque en ella tengo mi voluntad.” (Salmo 119. 35).

 “Hágase tu voluntad como en el cielo, así también en la tierra.” (Mateo 6. 10).

g) Dios demanda que le entreguemos nuestras vidas para que él sea Nuestro Señor.

Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos” (Proverbios 23. 26).

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento” (Mateo 22. 37).

 

De acuerdo a lo expuesto; y antes de concluir sobre este aspecto de la doctrina, deberemos hacer algunas consideraciones que son totalmente necesarias para tener un conocimiento más profundo de la fe que declaramos. La Escritura acaba de demostrarnos fehacientemente que, según el justo juicio de Dios, es Su obra y no la nuestra la que nos habilita para que podamos llamar al Señor Jesucristo Nuestro Señor. Pero también, por otro lado, se nos ha revelado que El Padre es Dios de la misma manera que El Hijo es Dios. Por lo tanto, todos los atributos divinos del Padre, también son del Hijo. Misterio que el mismo Señor Jesucristo se ha encargado de confirmar cuando dijo: “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10. 30).

Entonces, según esta doctrina, las personas que no han aceptado al Señor Jesucristo de corazón para que sea el Señor de sus vidas; tampoco han aceptado al Padre. En consecuencia, no sólo que no están “en Cristo”, sino que tampoco han sido adoptados como hijos de Dios; por lo cual, están divinamente excluidos para dirigirse al Padre en oración y decirle “Padre nuestro”. Dice La Escritura: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama !Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.” (Gálatas 4. 4-6).

 

Según lo expuesto, es absolutamente necesario abrir un paréntesis en este punto de la doctrina para hacer una importante advertencia. El propósito es probar que ciertos “dogmas religiosos”  por ser falsos y engañosos, estafan la fe de muchos cristianos sinceros conduciéndolos a la perdición eterna. Así que, de la misma manera que ha sido demostrado a través del “Credo”, que no todos los “cristianos” están habilitados para decir Señor nuestro al Señor Jesucristo. También se demostrará que no todos los “cristianos” pueden decir a Dios Padre: Padre nuestro conforme a la oración que enseñó el Señor Jesucristo en: “El Padre nuestro”.

 

El Padre nuestro: Cuando esta oración es recuperada del obscurantismo “religioso” y traída a la luz por medio de la Palabra de Dios, hallamos que una gran cantidad de hombres, mucho más de lo que imaginamos, creen que por tener una religión o ser bautizados son hechos “hijos de Dios”; de tal manera que, cumpliendo esos “requisitos”, están habilitados para dirigirse en oración al Padre y decirle: Padre Nuestro.

Ahora bien, contra todos los argumentos y dogmas que quieran esgrimir los “religiosos”, deberán admitir que la misma Escritura es la que pone en evidencia este error. Pues, no todos los que dicen ser creyentes lo son; y al no serlo, tampoco son hijos de Dios. Esta verdad, la expone muy claramente el Apóstol Juan cuando en su evangelio dice: “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Pero a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” (Juan 1. 11-13). Tan sólo este pasaje, de los tantos que certifican este aspecto de la doctrina, pone en evidencia el engaño que proclaman muchas iglesias a fin de “ganar”, o en todo caso no perder “fieles”, asegurándoles que: “Todos somos hijos de Dios”. Pues, si escudriñamos el texto detenidamente, veremos cómo la misma Escritura se encarga de derribar cada argumento que esgrimen las distintas sectas “cristianas” incluido el romanismo. Lo primero que dice la Escritura acerca de nuestro Señor es que: A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron”. Según el pasaje, El Hijo de Dios, se hizo Hijo del Hombre para que el hijo del hombre fuera hecho hijo de Dios; y estas buenas nuevas son tanto para los judíos como para los gentiles. Para eso vino “a lo suyo”. ¿Y qué es lo suyo? SALVAR A TODOS LOS PECADORES QUE SE ARREPIENTAN DE SUS PECADOS Y CREAN EN ÉL. Pero el pueblo judío; es decir “los suyos”, que como descendientes de Abraham según la carne y conforme a la promesa, fue con quienes había hecho un PACTO “no le recibieron”. De manera que el mundo entero, sin distinción, formado por judíos y gentiles, “todos bajo pecado”, le rechazaron “porque sus obras eran malas” (Juan 3.19). No obstante el Señor, mediante LA GRACIA SOBERANA, se propuso apartar para sí, un remanente fiel de entre judíos y gentiles para hacer Su Iglesia: (Ekklesia = llamados aparte). Éstos, y no otros son: “todos los que le recibieron, los que creen en su nombre”. Es decir, a los que le recibieron como salvador para que sea el Señor de sus vidas, “les dio potestad de ser hechos hijo de Dios”  integrándolos a la familia celestial para Su propia gloria.

Ahora, si escudriñamos el texto un poco más en profundidad, se podrá observar cuan rico es en revelación. En él, podremos descubrir cuáles son las condiciones impuestas a todos los hombres para poder llegar a ser “hechos hijos de Dios”. Primeramente expone los requisitos positivos: creer y apropiarse de Cristo. No dice que se es hijo de Dios con ser simplemente un ser humano; aun cuando éste manifieste creer en la existencia de un ser supremo. Tampoco dice que son hechos “hijos de Dios”, todos aquellos que se reconozcan “cristianos” o religiosos; sean católicos, evangélicos, judíos o de cualquier otra religión. El hecho de ser una creatura de Dios, o pertenecer a una iglesia, no habilita para ser hechos “hijos de Dios”.

Seguidamente, el texto expone los requisitos que impiden ser hechos “hijos de Dios” desautorizando a todo lo que puedan argumentar ciertos “dogmas cristianos”.

Esta contradicción entre la Doctrina del Padre y los “dogmas”, da motivo para que previamente, se abra un paréntesis explicativo a fin de evidenciar dichas incongruencias:

La religión judía y algunas sectas cristianas, enseñan que se es hijo de Dios, por el hecho de ser descendientes de un determinado linaje según la carne; por ejemplo, el de Abraham, o ser hijo de padres creyentes. En otras palabras, estiman que la salvación se hereda. Mientras que el texto dice muy claramente: “los cuales no son engendrados de sangre”. Pues, para la demanda divina, no existen “hijos de hijos”, ¡Dios no tiene nietos! Otras religiones, usando otros argumentos, enseñan todo lo contrario a lo que hemos venido declarando hasta ahora; y es que cualquier individuo puede ser hijo de Dios, con sólo tomar la determinación de serlo en algún momento de sus vidas usando su “libre albedrío”. Es decir por decisión propia, suponiendo que la voluntad humana es superior a la voluntad divina. Mientras que el pasaje establece explícitamente: “ni por voluntad de carne”. Tampoco, nadie puede ser hecho “hijos de Dios”, porque una persona, conforme a su jerarquía eclesiástica, y a través de un ritual determinado lo disponga; ya sea por medio del bautismo, la extremaunción o cualquier otro rito “religioso”. La Escritura, en ningún lugar, ha acreditado a ninguna persona (varón), para que disponga hacernos “hijos de Dios”, el texto claramente lo desautoriza cuando dice: “ni de voluntad de varón”. Concluyendo, el decreto divino establece que: sólo son hechos “hijo de Dios” cuando interviene la voluntad divina; pues dice: “sino de Dios”.

Los siguientes pasajes confirman esta maravillosa determinación de nuestro Padre de gloria:

“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envío a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo” (Gálatas 4. 4-7).

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para la alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1. 3-7).

Con estos pasajes, cerramos paréntesis explicativo y concluimos con este aspecto de la doctrina.

 

  indice

 

*****

 

 

3. Creo que (1)fue concebido por el Espíritu Santo y (2)nació de María Virgen.

(1) fue concebido por el Espíritu Santo:

No cabe duda de que al hablar de la concepción virginal de un ser humano sin la participación de un varón, es difícil de creer. En consecuencia, tal declaración será atribuida por la mayoría de los incrédulos como un mito absurdo.

Ahora bien, el propósito, no es debatir con mentes “racionales”, si ciertos hechos divinos, generalmente contranatura, son creíbles o no; sino fundamentar con Las Escrituras que este acto milagroso realmente ocurrió.

Desde el principio, tanto los incrédulos como los gnósticos han afirmado que Jesús fue concebido por María, de una relación con un soldado romano perteneciente a un reducto emplazado en Nazaret. Otros, que sólo fue hijo de José y María. Por consiguiente, siendo el nacimiento de Jesús un milagro muy sensible a la fe de un verdadero creyente; éste, debe estar preparado y fortalecido en su fe, dado que es comprensible que tal acto divino sea negado, ridiculizado y atacado; no sólo por los incrédulos de todos los tiempos, sino también por muchos “teólogos” modernos quienes todavía se identifican como cristianos.

De manera que, dejando de lado toda opinión de “críticos” y “estudiosos” nos asiremos a lo que diga cómo verdad absoluta, la Palabra de Dios, dejándonos llevar en el espíritu por la guía del Espíritu Santo. Dice al respecto, el Apóstol Juan: Vosotros Tenéis la unción del Espíritu Santo, y conocéis todas las cosas. No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad. ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que  Jesús sea el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre. Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre. Y esta es la promesa que él nos hizo, la vida eterna. Os he escrito esto sobre los que os engañan. Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.” (1 Juan 2. 20-27).

 

La concepción virginal de Jesucristo es relatada en la Palabra de Dios, mediantes los evangelios de Mateo y Lucas. Ambos evangelistas muestran una armónica coincidencia; aunque se estima que Mateo recibió la información de parte de José y Lucas de María.

Primeramente veamos cómo Mateo describe este magnífico suceso:

 

“El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando (a) desposada María su madre con José, antes que se (b) juntasen, se halló que había (c) concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era (d) justo, y no quería difamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, (e) hijo de David, no temas (f) recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es (g) engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, llamarás su nombre (h) JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. (i) Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: (j) He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamaras su nombre Emanuel, que (k) traducido es: Dios con nosotros. Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y (l) recibió a su mujer. Pero (m) no la conoció hasta que dio a luz a su hijo (n) primogénito; y le puso por nombre Jesús.” (Mateo 1. 18-25).

 

(a) Desposada: “Comprometida para casarse”. Según la tradición judía de la época, el matrimonio se dividía en tres períodos: el primero era a través de un compromiso familiar realizado entre los padres de los contrayentes, aun cuando muchas veces estos eran niños. El segundo, era una etapa que duraba un año y se llamaba “desposorio”; la pareja confirmaba el acuerdo familiar y se comprometían a vivir como marido y mujer, aunque no tenían los derechos de esposos. Según el relato de Mateo, en este lapso donde se encontraban José y María, el compromiso entre ambos era una obligación ineludible y la única forma de disolverlo era mediante carta de divorcio; pues María ya era legalmente la esposa de José. Y la tercera etapa, era el matrimonio propiamente dicho que quedaba firme después de que los contrayentes hayan terminado el “desposorio”.

(b) Juntasen: Expresión que se refiere a la concreción de la tercera etapa del compromiso matrimonial; Es decir convivir como marido y mujer con todos sus derechos y deberes conyugales. 

(c) Concebido del Espíritu Santo: Con esta expresión Mateo quiere decir que María había quedado encinta antes de que su matrimonio ritual con José fuese consumado. Es decir que, el Santo Ser que nacería sería exclusivamente por la obra creadora del Espíritu Santo. Para los que creemos en la Palabra de Dios; estamos convencidos que para Él, no hay nada imposible. Tal es así que a lo largo de todo el relato bíblico, se nos ha revelado que el trino Dios utilizó cuatro formas distintas en cuanto a la creación de hombres como especie: 1) Adán: utilizando tierra, “Formó al hombre del polvo de la tierra…” (Génesis 2. 7). 2) Eva: de una porción del hombre, “Y de la costilla  que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer…” (Génesis 2. 22). 3) La raza humana en su totalidad por mandato divino, de un hombre y una mujer, “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos…” (Génesis 1. 28). 4) Jesús: de una mujer, sin la intervención de un varón: “concebido del Espíritu Santo” (Mateo 1. 18). Y si quisiera, tan sólo mediante su poder soberano, podría generar más formas para crear hombres; por ejemplo, de las piedras. Dijo Jesús: “porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras” (Mateo 3. 9); porque “para Dios todo es posible” (Mateo 19. 26). Bendito sea nuestro Dios todo poderoso.

(d) Justo: Se dice de José que era recto moralmente conforme a la Ley; tanto la de Dios, como la de los hombres.

(e) Hijo de David: (Descendiente de David). Posiblemente, este calificativo que el ángel agrega al nombre de José para  para llamarlo estando en sueños, era para reclamar su atención sobre algo que tanto él como María sabían en parte. Y era lo relativo a sus respectivos linajes, sabían que eran descendientes de la tribu de Judá y en consecuencia de la casa de David; de allí que tuvieron que peregrinar a Judea para empadronarse según la ley, aun con el avanzado embarazo de María. Por otro lado, también, como todo judío que estaban pendientes del cumplimiento de una profecía que dice: Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado y el principado sobre sus hombros…Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.” (Isaías 9. 6-7). Así que, como todo judío esperaban, sin saber cuándo y cómo, habría de consumarse dicha promesa. Es decir, el nacimiento de un Rey con todas sus pompas, como requiere su envestidura.

Ahora bien, lo que no sabían, era que ese nacimiento habría de darse en poco tiempo, en su familia, y por medio de María. Por eso la gran confusión de ambos ante la anunciación del nacimiento del niño Jesús; pues, no podían conciliar la idea de que David siendo cabeza de una familia Real por elección divina, pudiera extenderse de generación en generación y que el niño que habría de nacer era el Rey prometido. Era difícil de creer, porque en realidad, los hechos demostraban que a través de los años, el esplendor de la casa de David, se fue “apagando” a través de las sucesivas generaciones al punto de quedar reducido prácticamente a nada. José lo sabía y quizás pensaba: ¿Cómo puede ser? Cuando en realidad, él y María formaban una humilde familia compuesta por un modesto carpintero y una simple doncella.

Sin embargo, la respuesta a esta aparente contradicción se encuentra en la siguiente explicación: no es la riqueza la que le da a una persona la jerarquía de Rey, sino su linaje. Dice el Profeta: “¿Quién ha creído a nuestro anunció? ¿Y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos más sin atractivo para que le deseemos.” (Isaías 53. 1-2). Pero además, hay algo más difícil de entender según el orden social de este mundo; y es que no se nace rey, se nace príncipe y rey se llega a ser por herencia de sangre. En cambio Emanuel, el Hijo que nos es dado, es el único en toda la creación que nació Rey; simplemente, porque Él siempre fue Rey, es el Rey eterno, EL REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Así que hecha esta aclaración, es posible entender porque el Ángel le dijo: “hijo de David”. Y aunque José no recibió explicación alguna que le permitiera entender, le fue dada convicción por medio del Espíritu para creer; y lo maravilloso es que ¡¡Creyó!!  

(f) Recibir: Se dice de María que fue aceptada por José como esposa para formar una familia.

(g) Engendrado: “porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es”. Con este anuncio, el ángel le está dando a conocer a José que la concepción de Emanuel será tan natural como la de cualquier niño; pero, bajo tres condiciones excepcionales: 1) La intervención particularmente divina por medio de la Persona del Espíritu Santo. 2) Que nacería como cualquier mortal; con su cuerpo, su alma y su espíritu. Es decir que no sería Dios con forma de hombre, sino que sería hombre 100%, con sus mismas debilidades, limitaciones y sentimientos. 3) Que siendo hombre 100%, también sería Dios 100% sin pecado. “Grande es el misterio de la piedad”.

(h) JESÚS: En hebreo: Yeshuah; “Josué”, que a su vez significa: “Yahvéh es salvación”.

(i) Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta: Respecto a las palabras que pronunció el ángel en su anunciación, es el propio Mateo quien se encarga de dar una explicación, haciendo mención a una promesa que hizo el Señor por boca de Isaías aproximadamente 700 años antes de que sucediera este portentoso acontecimiento. Tan importante era este advenimiento que Mateo se esmera en destacar que se trataba, nada más y nada menos, que del milagroso nacimiento del Hijo eterno de Dios como hombre, para ser ofrecido como salvador sólo a los que habrían de creer en Él.

Ahora bien, según la tradición y quizás en parte, por desconocimiento de los escritos originales, se ha dado una interpretación errónea a lo que quiso destacar Mateo cuando dijo: “para que se cumpliese lo dicho por el Señor”. Y el punto es que, se le dio más importancia al nacimiento virginal que a todo lo que significa el propósito divino en sí. (Ver Isaías 53).

 

(2) nació de María Virgen:

(j) He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo: Antes de considerar este tema tan delicado y sensible a la fe de muchos creyentes. Especialmente a aquellos que se han aferrado a dogmas de ciertas sectas “cristianas”. Debemos tener en cuenta que la única palabra autorizada para revelarnos acerca de los planes y propósitos divinos, es la Palabra de Dios. Dijo el Señor Jesucristo orando al Padre: “Santifícalos en tu verdad; tu Palabra es ver verdad” (Juan 17. 17). Así que, todo lo que se oponga, o de alguna manera contradiga Su Santa Palabra, por insignificante que sea, estará faltando a Su verdad.

Dicho esto, abordaremos este asunto con el fin de aportar luz sobre el mismo. Pero para ello, inevitablemente deberemos tener en cuenta que será necesario hacer algunos análisis que desmantelarán el falso entramado dogmático que realizaron algunos “iluminados”. Estos mitos que se fueron creando con el tiempo, llegaron al punto de otorgarle a María, la suprema condición de divinidad. Pero eso no es todo, esta apócrifa doctrina que se fue incorporando al dogma de la iglesia como verdad absoluta; oculta a sus creyentes una verdad mucho más grave, y es que no tiene el más mínimo sustento escritural. Más aún, no sólo que la Palabra de Dios no hace referencia a ninguno de esos “dogmas de fe”; sino que los contradice clara y llanamente, como podrá demostrarse.

Estas inexactitudes suceden, porque aquellos que tienen la responsabilidad de guiar a sus fieles, desconocen (voluntariamente o no) que la misma Palabra manda a que contendamos: “ardientemente por la fe que ha sido una vez dada por los Santos” (Judas 3). Esto quiere decir que cerrado el Canon de Las Escrituras, la cual fue dada una vez por inspiración divina a sus santos Apóstoles, nadie ha sido autorizado para realizar agregados, sustracciones o modificaciones. Advirtiéndonos a su vez, que debemos estar atentos a “que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Colosenses 8. 8).

Hecha esta aclaración, y a fin de evitar cualquier descalificación o polémica sin fundamentos bíblicos, abordaremos el apartado (j) que dice, “He aquí la virgen concebirá y dará a luz un hijo”:

Siendo que Mateo era judío, es evidente que conocía los Escritos Sagrados en su idioma original (hebreo y arameo). Por eso es que se puede deducir que su intención, al citar en griego la profecía de Isaías, era porque quería ir más allá que señalar la importancia del estado virginal de María. Pues su interés, como ya lo hemos dicho, era poner énfasis en que llegó el momento en que sería cumplida la promesa respecto al nacimiento del Mesías. De tal manera esto es así que, analizando el pasaje, Isaías dijo en su idioma original (Hebreo): “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la doncella (“almah” = joven casadera) concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7. 14). Si observamos detenidamente, veremos que el profeta dijo “doncella” y no “virgen”; y aunque hay una aparente contradicción, para Mateo no tenía importancia. ¿Por qué? Porque también en su época, “almah” se usaba comúnmente para decir virgen. Tal es así, que tanto la versión de los LXX, escrita en griego como el Nuevo Testamento también en griego, tradujeron la expresión doncella, como “Parthenos” = virgen; pues de hecho, tal sustitución era una costumbre, y la costumbre, muchas veces, tiene más fuerza que la traducción literal. Entonces, para comprender lo que quiso decir Mateo, deberemos ubicarnos primeramente en los tiempos del profeta Isaías, cientos de años antes de Cristo; y comprobaremos, como ni aun los estudiosos de los escritos sagrados de aquella época, no podían comprender que una doncella, almah, parthenos o virgen, como se quiera decir, pudiera dar a luz. Pero ahora, en los tiempos de Mateo; y en base a las cosas sucedidas, la profecía tomó sentido. Recién entonces es cuando se puede entender que el magnífico suceso, sólo sería posible por medio de un milagro. Pues, la única forma en que una virgen pueda concebir, es sólo por la intervención de Dios; para quien “nada es imposible”.

Hasta aquí lo real y confirmado por Las Escrituras: María concibió siendo virgen; y para el verdadero creyente esta declaración es una verdad absoluta e indiscutible. A partir de este fundamento, todas las demás enseñanzas con relación a María y su desempeñó en el plan de Dios, como lo de: “la inmaculada concepción, la perpetua virginidad, madre de Dios, su asunción a los cielos, madre de todos los cristianos, mediadora y reina del cielo”; es invención de hombres que invariablemente conduce a la idolatría. De manera que, para no caer en esta falta que es “abominación a Jehová”, no podemos ir más allá de lo que nos permita la divina revelación. Más aún, no podemos poner en boca de Dios lo que Él no dijo, ni agregar a sus planes lo que Él no decretó. ¡Es pecado gravísimo!

Ahora bien, para dejar concluido este aspecto de la doctrina en forma irrefutable; recurriremos al procedimiento que Dios manda, para corroborar cualquier hecho como verdadero; y es convocando a declarar a dos o tres testigos (Deuteronomio 19. 15; 2 Corintios 13. 1). Obsérvese que la Ley demanda solamente a “testigos”. Y un testigo, según el diccionario, es una persona que presencia o adquiere el conocimiento de algo en forma directa. Así que para corroborar la declaración de Mateo, citaremos a Lucas como el otro testigo para que, mediante su evangelio nos ratifique “como cosa ciertísima” (Lucas 1. 1), el mismo acontecimiento.

El párrafo de Lucas 1. 26-38 guarda una perfecta armonía con el relato de Mateo; sin embargo, se puede observar algunos detalles que enriquecen el diálogo que mantuvo el ángel Gabriel con María. Estas referencias son las que descalifican aún más, la doctrina “Mariana” y fortalecen la fe en el fundamento de los Apóstoles.

He aquí algunos pasajes con sus respectivas justificaciones bíblicas: “Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tu eres entre las mujeres.” (Lucas 1. 28).

Salve: En griego (cairo): gozarse, deleitarse, se utiliza en forma imperativa como salutación. Lo usaron como burla los soldados romanos contra Cristo en su martirio; y en forma plural, por el mismo Señor a sus discípulos cuando se presentó después de su resurrección.

“Bendita tú eres entre las mujeres”: No cabe duda de que María había sido ampliamente bendecida por el Señor al haberla escogido entre todas las mujeres para que el Espíritu Santo, engendre en ella el Santo Ser que habría de nacer. Además, también es cierto que haya sido “muy favorecida” sobre todas las mujeres ya que el Señor, por medio del ángel, le aseguró Su presencia en ella para protegerla, guiarla, ayudarla y consolarla hasta el final de su ministerio como madre de Jesús. Pero en ningún lado de Las Escrituras se nos exhorta a que por ese motivo (ser madre como la de cualquier mortal), haya que venerarla (venerar = reverenciar, adorar, idolatrar), por dos razones: Primero, porque Dios dice: Yo Jehová, este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza” ((Isaías 42. 8). Segundo, porque el mismo Señor Jesucristo, declaró: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás” (Mateo 4. 10).

Respecto a estas dos afirmaciones, es evidente que el mandamiento divino es lo suficientemente claro, como para no apartarnos hacia la idolatría. Dice La Escritura que en una ocasión, cuando el Señor enseñaba la doctrina del Padre, una fiel seguidora asombrada por su sabiduría, queriéndolo exaltar, desvió sus alabanzas dirigiéndolas a su madre con estos dichos: “Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste. Y él le dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan”. (Lucas 11. 27-28).

Ahora bien, ¿Por qué es tan importante esta respuesta? Y ¿Por qué es oportuna para el caso? Porque si consideramos los resultados a que han arribado algunos “estudiosos” sobre este pasaje, veremos que sucede lo mismo que con la mayoría de las verdades reveladas por Las Escrituras. El dogmatismo “religioso” influye de tal manera en el individuo, que éste pierde el objetivo a donde apunta el mensaje. En consecuencia, cuando quiere expresar su convicción de fe, tal intención es vana porque en vez de ser dirigida a quien es el único que merece toda la honra y toda la gloria que es Dios se orienta a otro destino; en este caso hacia María, “el vientre que te trajo, y los senos que mamaste”.

En el siguiente ejemplo veremos porqué es ineficiente una alabanza mal dirigida: “Entonces el ángel le dijo: María no temas, porque has hallado gracia delante de Dios.” (Lucas 1. 30). Meditemos las palabras del Ángel a María: “no temas, porque has hallado gracia delante de Dios”. En esta escena se encuentra María y un Ángel de Dios. Ella ha sido la beneficiada por la gracia y Dios fue quien impartió soberanamente Su gracia. La gracia es un don (un regalo) que Dios concede a alguien en especial conforme a su voluntad. De manera que, siendo un acto soberano, no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.”; “para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese; no por las obras sino por el que llama” (Romanos 9. 16; 9. 11). Así que, aceptando la doctrina de la LIBRE GRACIA SOBERANA, como el evangelio que nos delegó el Señor Jesucristo, es la única forma en que podremos entender cómo una vez más, el propósito de Dios se cumple; aun a pesar de la incredulidad de la escogida. Siendo también éste, un claro ejemplo de la doctrina de la elección que, una vez puesta en acción por medio de la gracia soberana, cumple por medio del Espíritu, su designio en el plan de Dios.

Esta doctrina, no es una “visión bíblica” más, de las tantas que se han incorporado al cristianismo, es la única doctrina que nos fue dada y viene a ser el meollo del mensaje evangélico que tanto cuesta ser aceptado. No sólo por el inconverso, sino también por una gran cantidad de “creyentes” que no han alcanzado la virtud de rendir su orgullo y comprobar “cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12. 2).

Ahora, continuando con el relato de Lucas, vemos como la misma virgen María nos enseña en una expresión dos importantísimas lecciones. En ella podrá apreciarse como, una vez que conoció cual era la soberana voluntad de Dios, se inclinó ante ella con humildad y sumisión. Fue tal el grado de su humillación; que la llevó a declarar con gozo, el haber experimentado dos efectos necesario que produce la gracia: la salvación y la regeneración: Dijo María: “Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi salvador (Lucas 1. 46-47). Primera lección: comprendió que necesitaba un salvador como todo ser humano; y si necesitaba un salvador era porque como todo ser humano, había nacido en pecado y estaba irremisiblemente perdida. Segunda lección: “Porque ha mirado la bajeza de su sierva” (Lucas 1. 48). Es decir que además comprendió que debido a su pobre condición espiritual, también necesitaba ser justificada; pues, La Escritura dice: “Todos se desviaron, a una se han corrompido; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.” (Salmo 14. 3); siendo la justificación gratuita por su gracia, mediante de la redención que es en Cristo Jesús” (Romanos 3. 24). Esa actitud que tuvo María cuando comprendió que, como ser humano no era ninguna excepción, nos da una clara enseñanza sobre la posición que debe adoptar un pecador cuando siente que ha sido alcanzado por la gracia inmerecida. Experiencia que no sólo vivió María, sino también todos aquellos a quienes Dios se la impartió soberanamente como a: Noé, Abraham, Lot, Jacob, José, Moisés, el pueblo de Israel, Josué, Gedeón, David y todos aquellos que han sido atraídos a Él para salvación con un santo propósito; Su propia gloria. La Biblia dice: “porque por gracia sois salvo por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2. 8-9). De manera que, con el mismo espíritu de este pasaje que ofrece la salvación por gracia y no por méritos; es la misma gracia que describió el Señor Jesucristo cuando dijo: “Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan”. Así es como la propia María, es quien con su excelente declaración en “el magníficat” (Lucas 1. 46-55), desmiente categóricamente el dogma que se elaboró alrededor de su persona: “la inmaculada concepción”, definición contenida en la bula “Ineffabilis Deus” (1.894); que dice: “María fue concebida sin pecado”.

Dicho esto, puede observarse que, entre las declaraciones de María y la “doctrina Mariana”, existe una evidente contradicción doctrinal; porque si tal dogma, hubiera sido determinado por la voluntad de Dios, la Escritura no hubiera testificado que María exclamó con gozo que Dios es su salvador y justificador. ¡Bendito el hombre que ha hallado gracia delante de Dios! ¡Bendito el hombre que ha entendido que la única forma de recibirla es gratuitamente y sin obras, de rodillas y en humillación! Reconociéndose pecador y creyendo que Dios quiere también ser su salvador personal, aunque ninguno sea merecedor.

Con todos los argumentos expuestos, y a su vez, irrefutables. Debemos concluir que la “doctrina” de la inmaculada concepción es totalmente inadmisible. No sólo por lo que declaró María, sino también y especialmente, por lo que declaró el Señor Jesús y los escritores de las Sagradas Escrituras. Todos afirman, categóricamente y en perfecta armonía que todos, sin excepción, por ser descendientes de Adán hemos heredado el pecado que nos condena a la muerte eterna; incluyendo a María. Sólo el Señor Jesucristo, “el segundo Adán”, el espiritual, el que descendió de los cielos; y que aun muriendo, “ni su carne vio corrupción” (Hechos 2. 31). Es el único que nació, vivió y murió sin pecado.  

(k) Traducido: El hecho de que Mateo, haya agregado en su testimonio, una aclaración sobre el significado del nombre “Emanuel” cuando dice “que traducido es: Dios con nosotros”, es porque quiere expresar que el anuncio también es muy importante para el mundo gentil. De tal manera que, todos los hombres se enteren de que este maravilloso anuncio de esperanza es también para los no judíos que crean en Él. Así es como Dios, desde los cielos, envió al mundo a su Hijo Jesucristo con un mensaje impreso en sus nombres: “Emanuel” y “Jesús”. Que traducidos nos dicen: “Dios está con nosotros, porque el salvará a Su pueblo” y; según Su Palabra, Su pueblo es Su Iglesia formada por escogidos y apartados de dos pueblos: judíos y gentiles.

(l) Recibió: Este acto de José, respecto a María, tiene que ver con el proceso del casamiento judío de la época. Ya hemos visto que se dividía en tres etapas: 1) El compromiso entre familias, aun cuando los futuros contrayentes pudieran ser niños. 2) El período de oficialización del compromiso entre los contrayentes. 3) La consumación del matrimonio. Es en esta tercera etapa cuando el esposo, recibe en su hogar a la mujer como esposa para consumar el matrimonio y asumirlo con todos sus deberes conyugales. La escritura dice que José: “recibió a su mujer”, “Pero  no la conoció hasta que dio a luz a su hijo”.  

(m) No la conoció: La palabra conocer puede usarse gramaticalmente de varias maneras. En griego 1) Como verbo: “ginosko”; 2) Como nombre: “gnosis”, y sus derivados; 3) Como adjetivo: “gnostos”.

En (Mateo 1.25) dice: “Pero no la conoció hasta…”; y en (Lucas 1. 34) dice: “Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? Pues no conozco varón”. En estas dos ocasiones la palabra conocer está utilizada como verbo: “ginosko”; y se la emplea para expresar el pensamiento de relación o unión entre hombre y mujer. A tal punto esta apreciación es una verdad explícita, que el mismo Mateo, continuando su relato en (1. 25) sigue diciendo: “… no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.”

(n) Primogénito: Vocablo que en hebreo es: “Bekôr”. Se utiliza para referirse al primero de una sucesión de personas o cosas; por ejemplo: el primer hijo de una familia. En griego, dicho término es: “Prototocos” (de “Protos”, primero y “Tikto”, engendrado).

Ahora bien, la Escritura emplea cinco veces este término, donde muy claramente establece la diferencia que existe cuando se refiere a la relación filial del Señor Jesucristo respecto a María su madre y a Dios su Padre.

En su condición de primogénito de María: Cuando el relato bíblico destaca su condición de primogénito de María, es evidente que está diciendo que es el primero de una sucesión de hijos; pues, Mateo dice que José, no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito…” (Mateo 1. 25); y Lucas dice que María: dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón” (Lucas 2. 7).

En su condición de Primogénito del Padre: En cambio, cuando la Biblia se refiere a su Primogenitura en relación a Dios Padre; la palabra primogénito, dentro del texto tiene otro sentido, no de primer hijo sino de procedencia y supremacía por encima de todo lo creado. Y a pesar de haber sido demostrado en este mismo tratado que la naturaleza eterna del Hijo es la misma que la de Dios Padre, el siguiente texto confirma esta doctrina diciendo: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten.” (Colosenses 1. 15-17).

Respecto a su condición de Hijo: En toda la escritura puede apreciarse claramente la diferencia que ésta hace respecto a la relación filial tanto con Su Padre, como con su madre. En su vínculo con el Padre Dios, Él es el unigénito; y con su madre María, es su primogénito. Con el Padre, por medio de su naturaleza divina; con María, por medio de su naturaleza humana. Pues Él, es el único en que se dan juntamente las dos naturalezas: La divina y la humana, 100% Dios y 100% hombre. Lo que no quiere decir que sea una sumatoria de las dos naturalezas. Sino que es 100% Dios como si no fuera hombre; y 100% hombre como si no fuera Dios. Y aunque La Escritura deja claramente establecido este aspecto de la doctrina; sin embargo, para la mente humana que es imperfecta y limitada es un enigma que es imposible de explicar, pues éste es el gran misterio de la piedad a que se refiere el Apóstol cuando dice:indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria” (1 Timoteo 3. 16).

Siete pasajes nombran al Hijo como el “unigénito” del Padre; por ejemplo, en uno de ellos el Apóstol Juan dice: “En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.” (1 Juan 4. 9).

Entonces, visto la diferencia que existe entre unigénito y primogénito, es hora de separar la paja del trigo; es decir, salvaguardar la pureza de La Doctrina, de todo “credo apócrifo” que se quiere imponer como “dogma” de fe. Especialmente, cuando se trata de cuestiones como las que estamos analizando; porque no evidenciar las acciones que encubiertamente pervierten el evangelio, es no usar bien la palabra de verdad como recomienda el Apóstol en: (2 Timoteo 2. 15). Así que, tomando como única verdad lo que declara La Escritura, estamos en condiciones de asegurar, sin lugar a dudas,  que María no concibió a Jesús como único hijo, sino como el primogénito de muchos hermanos.

Poder demostrar esta verdad con la Palabra de Dios es muy importante; porque, además de ser ella misma la que derriba todos los argumentos de una falsa doctrina; revela otros asuntos vinculados al tema para que la verdad evangélica pueda ser presentada con total fidelidad como lo demanda el Señor.

Volviendo a la cuestión que nos ocupa; la Biblia no sólo asegura que Jesús tuvo “hermanos” sino que también nombra algunos de ellos. La Biblia dice que: “Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban fuera, y le querían hablar” (Mateo 12. 46); y en otro pasaje dice: “¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas? (Mateo 13. 55-56).

Las declaraciones de estos pasajes, descalifican todos los fundamentos de la “doctrina Mariana”; por lo cual, al dejarla  sin sustento escritural, pierde toda posibilidad de ser considerada seriamente como SANA DOCTRINA. Más aún, si profundizamos en el estudio del mensaje, veremos que esta “doctrina”, debido a su inconsistencia, no tiene forma de ser armónica, bajo ningún aspecto, con el anuncio del evangelio. Y como la Palabra de Dios, es la que prevalece con su verdad, a los ideólogos de tal “dogma” no les ha quedado más recurso que justificarlo con “arreglos”  y extrañas “explicaciones”. Por ejemplo, aquellos que se dicen “Marianos”, aseguran que Jesús no tuvo hermanos; y por otro lado, hay quienes aferrándose estrictamente a la letra sin hacer uso de la capacidad de discernimiento, dicen que sí tuvo hermanos. Entonces, la pregunta obligada es: ¿tuvo o no tuvo hermanos?  

La respuesta correcta a esta pregunta es de gran importancia, porque tiene que ver con la pureza de la Doctrina. De manera que todo aquel que esté sinceramente interesado en conocer la verdad, debería plantearse responsablemente: ¿Dónde está la verdad? ¿En declaraciones de religiosos, teólogos, encíclicas, concilios, o en La Palabra de Dios? Ante disyuntivas como ésta, dice el Apóstol Pablo. “No que estemos capacitados para hacer algo por nosotros mismos; al contrario, nuestra capacidad proviene de Dios, el cual asimismo nos capacitó para ser ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu, porque la letra mata, pero el Espíritu da vida” (2 Corintios 3. 5-6). Así que, como la respuesta está en la Biblia, veamos entonces qué dice.

Mientras que los defensores de la “doctrina Mariana” expresan algo que realmente es absurdo cuando sostienen que: “La Escritura, no dice lo que debería decir”; o sea que, donde dice “hermanos” debería decir “primos” dado que esa era la costumbre de la época. Declaramos que esta afirmación es totalmente falsa por dos razones: 1°) Porque en griego hermanos es “adelfos” (hijos de una misma unión), en cambio primos es “anepsios”, palabra que no fue utilizada en esta oportunidad. Entonces, si La Escritura dice en griego “adelfos”, sin lugar a dudas la traducción correcta es hermanos. 2°) Porque detallando la genealogía de José, La Biblia dice en (Mateo 1.16) que es hijo de Jacob (No el llamado Israel); y en (Lucas 3. 23), dice que María es descendiente de Elí, sin dar más detalles de las familias de ambos. Y esto es así, porque el propósito no es establecer otro vínculo que no sea detallar el árbol genealógico de ambos para confirmar la promesa de Dios hecha a Abraham. De manera que los evangelios no proporcionan ningún otro dato, como para que se pueda teorizar que los “hermanos” de Jesús hayan sido “primos”.

Entonces: Jacobo, José, Simón, Judas y todas sus hermanas, si no eran primos, ni tampoco hermanos como especulaban los incrédulos que se negaron a conocerle. ¿Qué eran?

Si escudriñamos más profundamente el mensaje y si el Espíritu nos concede por gracia, el don del discernimiento para recibir el verdadero mensaje evangélico, veremos que: Jacobo, José, Simón, Judas y todas sus hermanas, eran medios hermanos de Jesús; pues, eran hijos de una misma madre, pero distintos padres. Es decir, el Señor Jesucristo es el unigénito de Dios Padre y el primogénito de María; mientras que, sus medios hermanos eran, por su naturaleza humana, hijos de María y José.

¿Por qué es tan importante aclarar este aspecto tan sensible de la Doctrina? Porque ajustándonos al espíritu del mensaje, sin la intención de polemizar; el evangelio, si es correctamente expuesto se encargará por sí mismo en derribar, como efecto dominó, todos los otros artículos de fe que componen la doctrina “Mariana” o cualquier otro dogma sin fundamentos.

 

  indice

 

*****

 

4. Creo que (1)padeció bajo el poder de Poncio Pilato; (2)fue crucificado, muerto  y (3) sepultado.

Al profundizar en el estudio de Las Escrituras, y escudriñar el propósito que encierra esta conmovedora declaración, es maravilloso descubrir cómo dos palabras tan simples, al punto de pasar casi desapercibidas, tienen fundamental importancia en la Doctrina del Padre. Cada una de ellas, posee una amplia variedad de significados que se extiende desde los más simples a los más profundos y admirables. Por lo cual, el motivo de este apartado, es evidenciar cuan excelentes pueden llegar a ser dentro de las ordenadas circunstancias que Dios determinó de antemano.

Las dos tienen que ver con el propósito de salvación llevado a cabo eficazmente por el Señor Jesucristo. Estas palabras son: padeció y poder. Ambas, nos permitirán vislumbrar con claridad meridiana que, en manos del Dios Supremo, establecen una diferencia abismal entre Su Doctrina de Gracia Soberana, con los demás credos y religiones del mundo; incluyendo a muchas que se dicen “cristianas”.

 

(1) padeció: Antes de considerar los sufrimientos de Cristo, tema que es parte de la doctrina que trata sobre “La salvación” (en teología: soteriología), es imprescindible conocer el amplio significado de la palabra “Padecer”. Especialmente cuando está ligada a la persona del Señor Jesucristo. Según el diccionario es: sentir física y corporalmente un daño, dolor, enfermedad, pena o castigo; también significa, desde el punto de vista espiritual: soportar agravios e injurias. Entre sus sinónimos se encuentran: Sufrimiento y angustia.

Ahora bien, hasta que no tengamos plena conciencia acerca de lo que representa dicha palabra dentro del plan de Dios, estaremos muy lejos de comprender los motivos que lo llevaron a sujetarse a dichos padecimientos. Repetir esta declaración, sin la convicción que da el Espíritu, es tener la misma ceguera espiritual de los incrédulos y “religiosos”. Observemos sus consecuencias. Los incrédulos, como ateos, materialistas, racionalistas y agnósticos. Es decir, “lo sabio de este mundo” como los denomina La Escritura, al no poder vislumbrar por sí mismos, el valor de sus sufrimientos, tampoco podrá conocerle como el enviado de Dios para salvar. Y aunque hay quienes reconocen que fue una persona llena de buenas intenciones como cualquier mortal. Opinan que su “error” fue predicar una buena propuesta moral y “revolucionaria” para la época que lo llevó a enfrentarse contra el poder político y religioso. Por lo cual, creen que Su doctrina finalmente fue estéril; pues para lo único que sirvió fue para ser condenado a morir en una cruz. En síntesis, ven su historia nada más que como un relato épico; reduciéndolo, más o menos, a un acto de rebelión como la del esclavo Espartaco; pero sin el uso de la violencia. Y lo triste es que con esa conclusión, se perderán para toda la eternidad.

Por otro lado, están los “religiosos” que confiesan su fe en Jesús como el Mesías de Dios y que Su Doctrina es el fundamento de sus respectivas “iglesias”. Cuando en realidad, muchas de ellas, aun llamándose cristianas, se han aferrado a sus propios dogmas. Esta actitud carnal, según el Apóstol Pablo, es la que ha generado divisiones irreconciliables dentro del cristianismo mucho más grave de lo que sus protagonistas puedan imaginar; pues la ceguera espiritual es tal, que los conduce, inexorablemente, a un sectarismo que no les permite comprender y mucho menos valorar, el propósito de Sus Padecimientos que es: salvar a sus santos en unidad. Por eso el Señor Jesús, antes de enfrentar sus más crueles tormento, intercedió ante el Padre sólo por SU IGLESIA: “Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti, Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros” (Juan 17. 11). Con estas palabras queda claramente establecido que ruega  por la unidad de los cristianos que están “en Él”. El resto, es decir, los que no están “en Él”, son “cristianos” nominales que pertenecen a cualquier otra “iglesia” que no es la suya; pues, “No saben ni entienden; porque cerrados están sus ojos para no ver, ni su corazón para no entender” (Isaías 44. 18).

Ahora, es tal el desconocimiento del valor que representan los padecimientos de Cristo que si profundizamos sobre este asunto, y analizamos más allá de las “convicciones” declaradas por incrédulos y “religiosos”, nos encontraremos con otros ejemplos que no dejaran de asombrarnos. Por ejemplo, hay quienes afirman haber vuelto al Fundamento Apostólico; ¿y qué vemos? Más de lo mismo. Personas que, aunque no quieren asumir que en realidad también son meros “religiosos”, optan por llamarse “creyentes” mientras que sus hechos demuestran lo contrario. Valoran más, ser miembros de templos que ostentan una “buena apariencia”, o una cantidad aceptable de “fieles”, o su actividad “social”; que conocer los verdaderos motivos por los cuales del Señor se dijo: “varón de dolores experimentado en quebranto”. Por último, “elevándonos” aún más hasta llegar a lo más encumbrado del “cristianismo”, podemos observar a los que dicen participar de una experiencia de “avivamiento espiritual”. No usan imágenes porque dicen que eso es idolatría; en cambio, afirman que sus propósitos son asumir un compromiso más elevado con Cristo y que por eso se han propuesto presentar un “evangelio” diferente y menos estructurado donde sólo sea glorificado Su Santo Nombre. Sin embargo (y esto hay que decirlo con todas las letras), sus mensajes son estériles; en primer lugar, porque no son “ministros competentes de un nuevo pacto” (2 Corintios 3. 6). Ellos mismos se llaman “conferenciantes”, y en verdad que lo son porque no predican el evangelio, sino que lo han sustituido por livianas “charlas” de pasajes bíblicos. Y en segundo lugar, porque a dichas “conferencias”  pretenden hacerlas “atractivas” con espectáculos de música donde lo único que hacen es aturdir con “ruidos” irreverentes y desafinados. Estas expresiones que, ni siquiera son “religiosas”; son más bien espectáculos circenses que nada tienen de espirituales y mucho menos con el compromiso de predicar a “Cristo crucificado”. No se puede exaltar de manera solemne, como se merece, los padecimientos de Cristo con escenas de “luz, música y color”. En realidad estos eventos, no son más  que verdaderos negocios de la “fe”; dado que su único objetivo es el dinero, ofreciendo a cambio un espectáculo entretenido donde no se cobra entrada pero sí la salida (recogen ofrendas y el “diezmo” si es posible).

Entonces, si todos los nombrados hasta aquí, han demostrado ser incompetentes en apreciar lo que el trino Dios determinó soberanamente en Su Doctrina sobre la Persona y propósito del Hijo encarnado, respecto a sus padecimientos; es evidente que no han sido facultados por el Señor, para entender y mucho menos anunciar su glorioso mensaje. Dice Jehová: Aquel a quien fuere mi palabra(es decir, no a todos), cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?” (Jeremías 23. 28).

Medite y saque sus conclusiones, porque todo aquel que verdaderamente ha recibido Su Palabra, es para asumir el compromiso de ser un genuino cristiano y miembro de Su Iglesia cuya fe es Cristocéntrica, y la Palabra de Dios su única autoridad de fe. Dijo el Señor Jesucristo: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mateo 7. 21-23).

“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mateo 24. 35).

 

Habiendo resumido el lamentable resultado que ocasiona la incredulidad respecto a la persona de Nuestro Señor Jesucristo, y el desconocimiento de su necesario padecimiento en la consumación de nuestra redención. Es importante saber, si realmente lo deseamos, conocer el verdadero significado de su obra. Para eso, lo primero que debemos hacer es tomar actitudes opuestas a las descriptas; es decir, rendirnos delante de la presencia de Dios y, con corazón sincero, aceptar humildemente que Su Palabra es la única que nos puede otorgar toda la verdad respecto a la Persona y la obra de su Hijo Jesucristo. Porque ignorar las causas que provocaron sus padecimientos, es no conocer la gravedad del pecado y los fundamentos del Pacto eterno por el que podemos alcanzar la salvación.

Ahora bien, el haber podido llegar hasta este punto del credo, es haber alcanzado a llegar frente a la puerta de las riquezas celestiales, la única puerta por la que podremos llegar hasta el mismo trono de gracia. Dijo el Señor Jesús: “Yo soy la puerta; el que por mi entrare, será salvo” (Juan 10. 9). De manera que, teniendo esta oportunidad no debemos dejarla pasar por alto, porque si no entramos, no seremos salvos; y si alguno creyere que está seguro de haber entrado, cerciórese de haberlo hecho. No vaya a ser que, creyéndose estar en la misma gracia que el justo Job, también tenga que decir al final: “De  oídas te había oído; más ahora mis ojos te ven. Por tanto me aborrezco, y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42. 5-6). ¿Por qué esta reflexión? Porque aunque se tenga la seguridad de la salvación; y no se haya dispuesto el corazón para asumir una actitud contemplativa del Señor Jesucristo, no se podrá valorar qué es lo que lo llevó a sujetarse a padecer bajo el poder de Poncio Pilato.

Entonces, teniendo la convicción de que nada está librado al azar y mucho menos cuando se tratan de actos divinos, es evidente que los sucesos que ha de enfrentar el Señor, según un plan predeterminado a favor de los que han de creer en Él, comenzó a ponerse en acción cuando se dirigió al Padre encomendándose, y encomendando a los suyos en la más maravillosa oración sacerdotal: “Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu hijo te glorifique a ti” (Ver Juan, capítulo 17). A partir de allí, la Escritura comienza a revelar su Padecimiento, Pasión y muerte.

Si realmente tenemos el deseo de comprender lo que ha sucedido hasta su crucifixión, y de qué modo podemos estar involucrados, lo primero que deberíamos preguntarnos es: 1°) ¿Hubo realmente un Pacto antes de la creación? 2°) ¿Quiénes lo hicieron? 3°) ¿Qué propósito tiene? 4°) ¿Por qué es tan importante su cumplimiento para Dios? Y 5°) ¿Por qué debe ser de vital importancia para todos los hombres? Todas estas preguntas tendrán sus respuestas bíblicas a medida que avancemos en el tema; pero, por ahora las respuestas básicas son:

1°) Sí hubo un Pacto: “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo” (1 Pedro 1. 18-20).

2°) El Pacto eterno de redención se estableció entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole” (Hechos 2. 22-23). En este Pacto el Padre da al Hijo, el Hijo se ofrece a sí mismo y el Espíritu administra con poder su ejecución.

3°) El propósito es la redención: “en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos” (Tito 1. 2).

4°) Para hacer notorio Su propia gloria: “Pero él los salvó por amor de su nombre, para hacer notorio su poder” (Salmo 106. 8).

5°) Porque es para salvación y vida eterna:Y sabemos que los que aman a Dios, todas las cosas le ayudan a bien, esto es, a los que conforma a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.” (Romanos 8. 28-30).

Este es el Pacto que está testificando el Credo de los Apóstoles cuando habla de los padecimientos voluntarios de Cristo. Padecimientos que obedecen a un pacto establecido entre las tres personas de la trinidad, antes de que Dios diera a los hombres el Antiguo Pacto; es decir, el pacto de las obras conforme a Su Ley y que nadie puede cumplir. En cambio, lo que Jesús va a llevar a cabo como Dios-Hombre en representación de todos los hombres a partir de los padecimientos bajo el poder de Poncio Pilato, es el Pacto de redención que está “establecido sobre mejores promesas” (Hebreos 8. 6). Por eso es que fue anunciado por los profetas, ordenado bajo la Ley a través de tipos, y cumplido cabalmente hasta el último detalle por Nuestro Señor.

En una ocasión Jesús les dijo a sus discípulos “He aquí subimos a Jerusalén, y se cumplirán todas las cosas escritas por los profetas acerca del Hijo del Hombre. Pues será entregado a los gentiles, y será escarnecido, y afrentado, y escupido. Y después que le hayan azotado, le matarán; más al tercer día resucitará.” (Lucas 18. 31-33). Pocos días después, fue traicionado, le sometieron a un falso juicio, y tuvo que padecer bajo el poder de Poncio Pilato.

Ahora bien, apoyándonos sólo en la confirmación escritural; nos será suficiente citar sólo un pasaje de las profecías para confirmar que responde a un anticipado Plan divino. En él se revela con pasmosa exactitud, todo los acontecimientos que Él les declaró durante todo su ministerio. Y, precisamente, las dos grandes verdades que los profetas del Antiguo Testamento anunciaron anticipadamente bajo inspiración divina, fueron los padecimientos y la gloria que habría de seguir; pero en ninguna parte, se encuentran tan claramente detallados como en este capítulo de Isaías, al punto que se lo llama el “el quinto evangelio”. Allí vemos: Su Persona (Vers. 1-3). Su Pasión (Vers. 4-6). Su Sufrimiento (Vers. 7-9). Su Recompensa (Vers. 10-12).

 

a) Su Persona: “¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebrantos; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado y no lo estimamos.

b) Su Pasión: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, y por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molidos por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por sus llagas fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada uno se apartó por su camino; mas Jehová cargó sobre él el pecado de todos nosotros.

c) Su Sufrimiento: “Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿Quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes; y por la rebelión de mi pueblo fue herido. Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.

d) Su Recompensa: “Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.

Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orando por los trasgresores.” (Isaías 53).

 

a) Su Persona: Tanto los escritores del Antiguo Testamento, como los del Nuevo Testamento han destacado los padecimientos físicos y espirituales del Señor Jesucristo como una condición inevitable impuesta divinamente, hasta que “haya puesto su vida en expiación por el pecado”.

De manera que Su vida fue colmada de toda clase de sufrimientos. Tuvo que soportar pruebas que atentaron contra su existencia desde el mismo momento de su nacimiento hasta la hora de su muerte previamente determinada. Pero, Su agonía en Getsemaní ante el Padre, fue la experiencia más terrible y dolorosa que tuvo que soportar Su alma; pues en ese momento se había proclamado en representación de los hombres como el Sumo Sacerdote que nos convenía, “santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos”. Pues Él, de su propia voluntad, y por pura gracia, se dispuso a pagar el precio que la Justicia divina nos reclamaba y ninguno puede pagar para la redención de nuestras almas: “el justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3. 18).

Hasta aquí, es posible que una gran cantidad de cristianos estemos de acuerdo. Pero el punto es que conforme a la superficialidad con que se trata este tema (los hechos lo demuestran); hoy no se tiene en cuenta la tremenda gravedad del pecado. Casi ni se lo nombra, muchos perseveran en él, y muy pocos lo predican; pues, pareciera que desconocemos que es una deuda que nadie puede pagar porque “es de gran precio, y no se logrará jamás” (Salmo 49. 8). Y si no tomamos real conciencia de la severidad de la Ley de Dios al punto tal que “ni a su propio Hijo (perdonó) sino que lo entregó por todos nosotros” (Romanos 8. 32), es porque siendo justa e inapelable establece que “el alma que pecare, esa morirá” (Ezequiel 18. 4; 20); por lo cual, “sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (Hebreos 9. 22). El gran problema para todos los hombres que aspiran a la reconciliación con Dios es que es imposible hacerlo por sí mismo sin la participación divina. De manera que el Señor Jesucristo se ofreció  “como de un cordero sin mancha ni contaminación” (1 Pedro 1. 19). Y debido a que no hay “justo, ni aún uno”; sólo Él, podía hacer tal ofrenda que satisficiera la justicia de Dios. Y allí fue, en Getsemaní; donde asumió soportar el terrible peso de la justicia divina sujetándose en obediencia para confirmar en la cruz, el Pacto de Redención. (Mateo 26. 36-46); (Marcos 14. 32-42); (Lucas 22. 39-46). ¡Ese fue el gran y verdadero poder bajo el cual se sometió! El Poder del Padre. Recién entonces quedo habilitado para que, por voluntad propia se sometiera bajo el “poder” de Poncio Pilato; quien, dirigiéndose a Jesús le dijo: “¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada desde arriba” (Juan 19. 10-11).

Por último, debe saberse que no todos sus sufrimientos cumplieron las condiciones requeridas para consumar la salvación según el anticipado decreto. Básicamente podríamos decir que tuvo sufrimientos en su vida y sufrimientos en su muerte; Los sufrimientos en su muerte son los que obraron la salvación. Los sufrimientos en su vida, podría dividirse en tres: 1) Sufrió debido a su Santo Carácter, 2) Sufrió debido a Su compasión y 3) Sufrió debido a Su Presciencia. Todos ellos marcaron claros y profundos rasgos en su persona con el santo propósito de presentarlo al mundo como el “Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Y mientras el Padre, a través de las pruebas, lo preparaba en todas sus aptitudes para cumplir suficientemente Su obra, en lo que sería Su hora más gloriosa. El hombre con su corazón endurecido por el pecado, le dio la espalda. Por eso Isaías dice: “¿Quién ha creído a nuestro anuncio?...”. Y verdaderamente, cuan pocos creyeron; y cuan pocos creen de todo corazón.

 

b) Su Pasión: Si bien es cierto que Jesús padeció bajo el poder de Poncio Pilato, es evidente que esta declaración no se está refiriendo sólo a la autoridad que Pilato ejercía como procurador, sino que también está apuntando a todos los demás poderes que  se unieron a su jurisdicción para ejecutar lo que se había predeterminado por anticipado consejo. Por un lado, los que se ensañaron injustamente contra Su Persona para desatar su furia incontenida, y por el otro para cumplir, según el Pacto, lo que el rigor de la Ley le demandaría. Ambos designios bajo el poder de Poncio Pilatos lograron: “la muerte del cordero de Dios”.

Ahora bien, el punto principal de lo que viene declarando el CREDO frente la inminente crucifixión de nuestro salvador, nos lleva a reflexionar sobre dos preguntas que deberá responder La Escritura como nuestra única autoridad de fe: ¿Quiénes mataron realmente a Jesús? Y ¿Por quienes realmente murió? Respecto a la primera pregunta, dice la Palabra de Dios que la responsabilidad es tanto humana como divina, aunque no en común acuerdo; pues, cada una de esas voluntades tiene completa explicación dentro de sus respectivas esferas según sus propios consejos. En conjunto se puede enumerar ocho, entre personas y grupos. Cuatro de ellos podemos encontrarlos en (Hechos 4. 27-28) “Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que esto sucediera.”. El quinto personaje en cuestión, es satanás. Dijo Jehová Dios a la serpiente: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú en el calcañar” (Génesis 3. 15). Lo cual implica que también satanás intervino directa, e indirectamente a través de agentes humanos. Hay muchos pasajes que revelan la tremenda lucha que libró Cristo contra los poderes de las tinieblas; uno de ellos testifica: “anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2. 14-15). Los detalles de la victoria que obtuvo Cristo sobre satanás y sus demonios en el Calvario, pertenecen a lo íntimo de las esferas celestiales escapando a la comprensión humana. Las otras tres personas, que se atribuyen responsabilidad en la muerte de Cristo, según Las Escrituras, son: El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo. El Padre ofrendando a su único Hijo; escrito está: He aquí el cordero de Dios” (Juan 1. 29); A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios” (Hechos 2. 23) y Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándolo a padecimiento” (Isaías 53. 10). La participación del Hijo está registrada como la entrega voluntaria a morir en sustitución por los suyos. Este detalle que destaca La Escritura acerca de Su muerte voluntaria, no es un dato menor; por el contrario, es de suma importancia porque de no ser así, la muerte de un justo en sustitución por los injustos sería una tremenda injusticia que atentaría contra la propia Justicia Divina. De manera que, si la muerte de Cristo por parte de la voluntad de Dios Padre, es admitida de buen grado por sus redimidos como un acto de gracia incomparable; debe considerarse que visto así, muy superficialmente, pudo ser el crimen más terrible e injusto o la más gloriosa consumación. El hecho de que sea una cosa o la otra depende de un solo detalle y es: el acuerdo del Hijo poniéndose voluntariamente en las manos del Padre, y así consumar el PACTO DE REDENCIÓN. Son muchos los pasajes que aseguran este acuerdo maravilloso; sólo citaremos algunos: “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre” (Juan 10. 17-18).

“Así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella” (Efesios 5. 25).

“y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2. 20).

“En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros” (1 Juan 3. 16). “Quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celosos de buenas obras.” (Tito 2. 14).

Cuando se alcanza a conocer los verdaderos motivos que llevaron al Señor Jesucristo a escoger su propia muerte en lugar de sus escogidos; se llega a la conclusión de que, como en el pecador no hay absolutamente ningún mérito que justifique tal acto, descubre que la salvación ha sido solamente por Su Gracia inmerecida. Por último, en cuanto a la participación del Espíritu Santo en los sufrimientos y muerte de Cristo, podemos encontrarlo en el pasaje que dice: “¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las trasgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.” (Hebreos 9. 14-15).

Ahora bien, antes de responder la segunda pregunta: ¿Por quienes realmente murió Cristo? Será necesario hacer dos observaciones. La primera es que, como éste es un aspecto de la doctrina que puede afectar la sensibilidad de algunos creyentes que no estén de acuerdo con esta interpretación; debo decir que no existe el más mínimo intento de polemizar u ofender a aquellos que no estén de acuerdo con esta creencia. Pues, precisamente, este aspecto del evangelio ha dividido y aún divide a algunos teólogos y eruditos. Por una parte, están quienes defienden que Cristo murió sólo por sus elegidos que, a lo largo de todos los tiempos estaban predeterminados por Dios para la salvación; y por otro lado están, los que defienden que Cristo murió por todos los hombres que viven en la presente era comprendida entre Sus dos advenimientos, y que su muerte, tiene otros valores específicos en su relación con los tiempos pasados y futuro, respecto al presente. En ambos lados de la controversia pueden encontrarse opiniones de sincera lealtad a la Palabra de Dios y que poseen una profunda formación teológica. Ahora, el punto principal de lo que venimos sosteniendo en este tratado es que los argumentos que daremos, es una interpretación que se basa solamente en lo que dice La Escritura. En primer lugar porque es La Palabra de Dios; y en segundo lugar, porque también creemos que es literal y explícita en todos sus términos.

Sobre estos dos fundamentos, creemos que el decreto de la predestinación y elección, precede al decreto de la creación y el de la permitida caída del hombre. Y, aunque creemos que la redención es ilimitada y la salvación es por elección es que, en consecuencia, también creemos que deja lugar para la predicación del evangelio a todos los hombres. Más aún, proclamar la “palabra que convierte el alma” es un mandato, porque la Biblia dice que “Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres, en todo lugar, que se arrepientanya quesu voluntad es que ninguno se pierda.

Estas dos verdades: “llamado general y elección particular”, aunque parezcan voluntades divinas contradictorias; son dos realidades que creemos y predicamos con la convicción de que no depende de la mente humana dar explicaciones, sino confiar en que sólo Dios es quien tiene toda la sabiduría y el poder para armonizarlas: “porque para Dios, nada es imposible” y porque además “no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta”.

La segunda observación es que, a esta interpretación de la Doctrina, algunos la llaman despectivamente: “doctrina calvinista”, cuando en realidad es la pura Doctrina del Padre; es decir: La Sana Doctrina, no hay otra. Y si nos remontamos en el tiempo, antes de que existiera Calvino, y antes que la declarara San Agustín, llegaríamos hasta el tiempo de los Apóstoles; quienes, para exponer fielmente esta Doctrina, llamada de la libre gracia soberana, tuvieron que ser divinamente inspirados por medio de la Ley, los profetas, los salmos; y fundamentalmente, por los cuatro evangelios que testificaron estrictamente, las propias palabras del Señor Jesucristo. Quien a su vez, dijo: mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió (Juan 7. 16).

Hecha las observaciones del caso, empezaremos a tratar el tema que nos ocupa: ¿Por quienes realmente murió Cristo? De manera que comenzaremos por considerar el significado de los respectivos nombres del Señor Jesucristo que le fueron asignados divinamente. Habíamos dicho que para el pueblo judío, los nombres que se les daban a las personas tenían un significado que estaban ligados a un propósito en sus vidas. Así es como el nombre “Jesús” (Joshua = Josué) significa: “Porque el salvará a su pueblo”; y “Emanuel” quiere decir: “Dios con nosotros”. Es decir que los dos nombres juntos expresan cual es la voluntad de Dios: “el niño que nos es nacido, el hijo que nos es dado”, es el Hijo eterno, “Dios con nosotros”, hecho carne con un propósito: “salvar a su pueblo”. En base a esta revelación, las preguntas siguientes son: ¿Sí el Señor Jesús vino a este mundo, con el propósito de salvar solamente a su pueblo? ¿Cuál es su pueblo? Pues bien, La Escritura dice que Su pueblo no estaba formado solamente por judíos. El pueblo de Dios es el que está formado por genuinos y fieles “creyentes”; parte lo compone un remanente fiel de Israel, y otra parte un remante de fieles gentiles. Este criterio, no es subjetivo, tiene su apoyo escritural; y las respuestas que lo justifican en perfecta armonía con el resto de toda La Escritura; dicen: “También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo; porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y prontitud. Y como antes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia, como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes” (Romanos 9. 27-29).

Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia.” (Romanos 11. 5)

“Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos, en un solo cuerpo (Su Iglesia), matando en ella las enemistades.” (Efesios 2. 14-16).

Dicho esto, podríamos comprender el verdadero significado de cada una de la palabras con las que el Señor Jesucristo le predicó el evangelio a Nicodemo; es decir, cuando le reveló la única forma que Dios determinó para que los hombres puedan alcanzar la salvación (Juan 3. 1-21). No obstante la claridad del mensaje, muchos creyentes, como Nicodemo, creen que la salvación es obra de la carne; pues, para sostener tal afirmación, se aferran a una mala interpretación del (Versículo 16). Insistiendo que la muerte vicaria de Cristo, es un acto posible de alcanzar por todos los hombres del mundo que voluntariamente, quieran creer en Él para ser salvos. Y se equivocan, porque sacan el texto de su contexto y porque además, desconocen la Doctrina del Padre. Veamos el pasaje en cuestión: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”; pero en su contexto (versículos 17, 18), sigue diciendo: “Porque no envío Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no será condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”. Respecto a este pasaje, se deben notar dos palabras claves que condicionan el significado del texto con el propósito de que el versículo 16 no sea mal interpretado. Estas Palabras son: “mundo” y “cree”. Mundo, está dicho en el sentido de “universo” (En griego Kosmos); por lo cual está especificando que Dios amó a toda su creación; pues toda ella, con hombres incluidos, fue creada para su propia Gloria (Génesis 1. 1-31). Esta creación o Kosmos, tan amada por Dios, fue contaminada y arruinada totalmente por causa del pecado del hombre; por lo cual, un día “será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios” (Romanos 8. 18-24). ¡No tenemos idea de la gravedad del pecado! Por eso es que Jesús, no está diciendo: mundo como refiriéndose a todos los hombres que habitan la Tierra. Si hubiese usado un ejemplo comparativo (metonimia), hubiera dicho: (en griego: oikoumene). Y no dijo oikoumene, porque estaría reduciendo la obra de salvación, a la posibilidad de que pueda ser o no aceptada por algunos hombres, según su libre albedrío y no según la obra Soberana del Espíritu que es por gracia, según lo anticipó en los (V. 3-5). Por eso es que Jesús, también dice: Cree y no “crea”, como muchos dicen: “para que todo aquel que en él crea”. Porque si así lo hubiera dicho, estaría otorgándole al hombre la opción de creer en Dios según su libre albedrío; cosa que no puede ser; más aún, es imposible que crea por sí mismo, porque La Escritura deja claramente demostrado que: “No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Romanos 3. 10-12). Así que si el pasaje de (Juan 3. 16) dijera como normalmente se interpreta y generalmente se predica, la declaración del Señor Jesús en su enseñanza del evangelio como “Rabí” (maestro), hubiese sido contraria a la doctrina del Padre y en consecuencia, totalmente nula para lograr la salvación; y Su obra en la cruz, hubiera sido totalmente inútil. Entonces, cuando Cristo predicó Su evangelio, dejo claramente establecido que la obra de salvación en la cruz, se consumó eficientemente sólo para “el que cree”. Es decir, para todo aquel que ha experimentado el nuevo nacimiento por la obra soberana del Espíritu, quien al darle una nueva vida le otorgó el don celestial de “creer”.

Ahora, en concordancia con este principio básico de la doctrina, podremos encontrar significado a los demás dichos y enseñanzas del Señor Jesús en su ministerio, como así también la de sus Apóstoles; pues es la única manera de poder dilucidar, en definitiva, “por quienes realmente murió Cristo”.

Veamos primeramente algunos de sus dichos y seguidamente los de sus Apóstoles. Dijo el Señor Jesús en su oración intercesora al Padre antes de ir a la cruz: “Padre la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad sobre toda carne, para que de vida eterna a todos los que le diste. He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que diste; porque tuyos son, y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos. Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Pero no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos. Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado antes de la fundación del mundo” (Ver todo Juan cap. 17). En base a esta oración, es fácil desentrañar que no hay opciones intermedias; o sea, se es del mundo o se es “creyente”. Entonces, si Señor Jesucristo no oró por el mundo y oró solamente por los suyos; es decir, por sus escogidos, es evidente que también murió sólo por los suyos para que tengan vida eterna, mediante el “Nuevo Pacto en su sangre”.

Seguidamente, y conforme a su oración sacerdotal, citaremos algunos pasajes donde se reitera la doctrina de la salvación por gracia para sus elegidos.

Hablando Dios con Job, le dice:” ¿Quién me ha dado a mí primero, para que yo restituya? Todo lo que hay debajo del cielo es mío.” (Job 41.11).

Y el Señor Jesucristo ratifica: Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.” (Juan 16. 15).

Entonces, “¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? Así, los primeros serán postrero, y los postreros primeros; porque muchos son llamados, pero pocos escogidos” (Mateo 20. 15-16).

De manera que,Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le hecho fuera. Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” (Juan 6. 37-39, 44, 63).

“Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre; ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estéis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” (Mateo 11. 27-28).

“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.” (Juan 5. 39-40).

“Y si el Señor no hubiese acortado aquellos días, nadie sería salvo; pero por causa de los escogidos que él escogió, acortó aquellos días” (Marcos 13. 20). “¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? (Lucas 18. 7).

En concordancia con las declaraciones del Señor Jesús, los Apóstoles testifican en sus cartas.

Dice el Apóstol Pablo: “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó” (Romanos 8. 28-29).

“¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.” (Romanos 8. 33).

“¿Qué, pues, diremos? ¿Qué hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia, del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia” (Romanos 9. 14-16).

Dice el Apóstol Santiago (Jacobo en hebreo), medio hermano de Jesucristo: Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas” (Santiago 1. 18).

Dice el Apóstol Pedro: Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo” (1 Pedro 1. 2).

Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquél que os llamó de las tinieblas  a su luz admirable.” (1 Pedro 2. 9).

Para concluir y dejar por respondida fehacientemente, conforme a la Doctrina del Padre, ¿Por quienes realmente murió Cristo? Nos hemos fundamentado sólo en las declaraciones del Señor Jesucristo y sus Apóstoles. Enseñanzas que, como hemos visto, han sido expuestas clara y explícitamente en Las Sagradas Escrituras. La depravación total, la elección incondicional, la expiación limitada, la gracia irresistible y la perseverancia de los santos, por medio de la gracia soberana, no es algo que nació en la imaginación de Calvino, sino que son verdades que se pusieron en acción, según el propósito del trino Dios, para edificar una Iglesia Santa para Su propia gloria.

Ahora bien, Su Iglesia (En griego: Ekklesia= apartados), es La iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad” (1 Timoteo 3. 15). Y aunque está siendo edificada con pecadores arrepentidos que han sido convertidos por Su gracia en “piedras vivas”. Es la única Iglesia inconmovible que permanecerá hasta el fin de acuerdo a la promesa del Señor Jesucristo, cuando dijo: “Las puertas del Hades (Muerte) no prevalecerán contra ella” (Mateo 16. 18). De manera que El fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos” (2 Timoteo 2. 19).

Finalmente, y según a los argumentos expuestos: Cristo murió por Su Iglesia “la cual el ganó con su propia sangre” (Hechos 20. 28).

Dice la Palabra de Dios: Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5. 25-27).      

 

c) Su Sufrimiento: Respecto a lo que Cristo sufrió a manos de los hombres y a su vez a manos de su Padre, es necesario notar la tremenda diferencia que hay entre ambos, aunque en los hechos estén estrechamente vinculados. Los hombres pudieron infligirle los sufrimientos físicos y una muerte como la de cualquier víctima; pero, sólo la mano de Dios pudo hacer de Cristo una ofrenda por el pecado y cargar sobre Él, las iniquidades ajenas: Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” (2 Corintios 5. 21).

Pero él herido fue por nuestras rebeliones, molidos por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por sus llagas fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada uno se apartó por su camino; mas Jehová cargó sobre él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53. 5-6). He aquí, la gran diferencia entre la crucifixión como un crimen de la época, y su muerte en la cruz como la suprema manifestación de la misericordia divina.

   

d) Su Recompensa: Dice Isaías: Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos”.

Es indudable que a partir del momento en que el Señor Jesucristo cumplió, o mejor dicho, consumó fehacientemente Su obra en la cruz; el Padre, plenamente satisfecho, también cumplió Su parte del pacto, resucitándolo con poder y recibiéndole en la gloria para toda la eternidad.

La muerte sustitutoria de Cristo, su sepultura y resurrección de entre los muertos para ascender triunfante a los cielos; y su promesa de volver otra vez por los suyos, es la piedra angular donde sustenta su fe todo verdadero creyente. Pues afirmó: No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; y porque yo vivo, vosotros también viviréis” (Juan 14. 18-19). En base a esta promesa, y la recompensa descripta muy someramente por el Profeta Isaías, debemos notar que a partir de Su muerte en la cruz, se produce un punto crítico donde el camino por donde se conducía la humanidad se dividió claramente en dos. Uno lleva a la perdición y el otro a la salvación. El de la perdición, es el camino por el cual se conduce el mundo que nada quiere saber de Él, ni tener parte con Él; en consecuencia, no le percibirá en esta dispensación hasta el “día del Señor” grande y terrible. En cambio, el otro camino, “el camino nuevo y vivo que él nos abrió”, es el que nos permite acercarnos “con corazón sincero, en plena certidumbre de fe; Porque fiel es el que prometió”. Y no sólo prometió que viviremos porque Él vive; sino que además, por gracia, nos hace partícipes de todas sus recompensas espirituales que, como toda cosa espiritual se perciben con el espíritu.

Las obras de Cristo se pueden predicar, enseñar y hasta practicarlas mediante ritos religiosos, pero si el Espíritu Santo no obra de manera particular, nunca serán auténticas si no se viven desde lo íntimo como lo testifica el Apóstol Pablo cuando dice: Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la Carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (Gálatas 2. 20). Es decir, si el Señor no nos hubiera hecho “uno con Él” en forma personal desde su crucifixión, tampoco seríamos “uno con Él” en todos sus demás galardones adquiridos en forma suficiente conforme al NUEVO PACTO en su sangre.

Respecto a los Pactos, es muy importe hacer una observación debido a que hay algo de confusión. Por un lado están quienes discuten en cuanto al número o cantidad; y por el otro, quienes directamente los niegan. Sin embargo, escrito está que en la eternidad pasada, “antes de que el mundo fuese”, se estableció un “anticipado consejo” que determinó ordenanzas, decretos y pactos. En el primer pacto, llamado teológicamente: Pacto de Redención, sólo participaron: El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo. Posteriormente, cuando Dios creó el cosmos y todo lo que hay en él, incluida la especie humana. Instauró un orden creacional regido por leyes naturales inviolables; pero, debido a que el hombre fue hecho especialmente como corona de la creación “a su imagen, conforme a su semejanza”, se le otorgó el privilegio de sujetarse a la Ley divina a través de pactos, comenzando desde Adán. Ese antiguo pacto fue llamado: Pacto de Obras, o Pacto condicional, o Pacto según la Ley; y su aplicación consistía en reglamentos de preceptos y obediencia basado en mutua confianza entre Dios y los hombres, pueblo, o nación; Donde claramente se estableció: “haz conforme a lo ordenado y viviréis”.

Como el primer hombre, desobedeció, pecando contra Dios, “el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte paso a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” (Romanos 5. 12). En consecuencia, todos estamos totalmente inhabilitados para cumplir íntegramente lo ordenados por la Ley que a su vez establece: “el alma que pecare, esa morirá”.

Nacido Cristo bajo La Ley, y en representación de los hombres conforme al Pacto de Redención, sólo Él pudo cumplir las dos demandas imprescindible para satisfacer la Justicia Divina; por un lado, la que establece el Pacto de Obras (obedecer La Ley en su totalidad y en forma permanente); y por el otro, pagar con su muerte, sustitutoria, lo que ninguno podía pagar (expiar con sangre, las faltas cometidas a la Ley).

Una vez consumada Su obra en la cruz, y aprobada por el Padre; la deuda quedó saldada, habilitando un NUEVO PACTO en su sangre sólo para aquellos que acepten involucrarse con el pacto de gracia, mediante el arrepentimiento de Pecado y la fe en el Señor Jesucristo como su salvador. Y el que no cree ni acepta a Cristo, no está “en Él” ni es parte del Nuevo Pacto. Por lo cual, el pecador sigue permaneciendo bajo el antiguo Pacto de obras y la Ley lo condenará. No será salvo, por más que muchas religiones aseguren lo contrario.

Ahora bien, no obstante, sucede que algunos, aun siendo conscientes de esta doctrina y estar “en Cristo”, lamentablemente no tienen idea de la magnitud de Su obra redentora, como tampoco de la terrible gravedad del pecado que fue liberado. Pues, si asumiéramos nuestro compromiso con la devoción de un genuino “creyente”, disfrutaríamos mucho más la vida espiritual, sabiendo que dicha recompensa, es infinitamente más amplia que sólo la salvación y la vida eterna.

A los que sentimos una unión íntima con Cristo, La Escritura nos exhorta con estas palabras: “Sí, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.” (Colosenses 3. 1-2).

 

(2) fue crucificado, muerto. En este punto, estamos ante el suceso más extraordinario que realizó nuestro Señor Jesucristo: la consumación de su obra en la Cruz del calvario. Donde, mediante el derramamiento de su preciosa sangre nos limpió de todo pecado, saldó nuestras deudas con la justicia divina, nos redimió para Dios y nos hizo ciudadanos del cielo, miembros de la familia celestial y herederos juntamente con Él. Por eso es que su crucifixión, muerte y resurrección es el fundamento que sustenta la fe de todo genuino creyente. Esta verdad se encuentra revelada sólo en Su Palabra, proviene de ella y depende totalmente de ella. Por eso el Apóstol Pablo dice: “Dios ha demostrado que la gente de este mundo es tonta, pues cree saberlo todo. En realidad, no hay tal cosa como sabios, o expertos en la Biblia, o gente que cree tener todas las respuestas. Dios es tan sabio que no permitió que la gente de este mundo lo conociera mediante el conocimiento humano. En lugar de eso, decidió salvar a los que creyeran en el mensaje que anunciamos, aun cuando este mensaje parezca una tontería. Para creer en el mensaje que anunciamos, los judíos quieren ver milagros y los griegos quieren oír un mensaje que suene razonable e inteligente. Pero nosotros anunciamos que Jesús es el Mesías, ¡y que murió en la cruz! Para la mayoría de los judíos, esto es un insulto; y para los que no son judíos, es una tontería. En cambio, para los que fueron elegidos por Dios, sean judíos o no, Dios ha manifestado su poder y su sabiduría en la muerte del Mesías que él envió.” (1 Corintios 1. 20-24). (TLA). Conforme a esta declaración, veremos que, según el decreto divino, el mensaje de salvación no es para todos los hombres; pues, quedan excluidos los “religiosos” y los “inteligentes”; unos pretenden milagros y otros entender para creer.

El acceso al conocimiento de la obra salvífica de Cristo por medio de Su muerte en la Cruz, es por fe. Esto es un acto espiritual, tarea del Espíritu, en nuestro espíritu. De manera que, cuando somos llevados a percibir tal suceso, notaremos que esta Declaración Apostólica se manifiesta al mundo como una Confesión de fe cuya magnitud supera al más imponente monte. Su cumbre se eleva a las alturas de una manera tal que su cima escapa del alcance de nuestra vista; pero si lo ascendiéramos gradualmente con la guía del Espíritu, experimentaríamos sensaciones sublimes que nos invitan, cual montañista, a escalarlo más y más buscando llegar a su cumbre, lugar preparado para nuestro hábitat espiritual en este mundo. Allí sentiremos la presencia de nuestro Padre celestial quien nos llamó y nos apartó con una atracción irresistible por medio de la Cruz de Cristo. ¡Sí!, de esa manera hemos sido conducidos nada menos que hasta la cima del monte Calvario y postrados frente a Cristo crucificado; punto primordial de partida, para tener el privilegio y la posibilidad de asirnos de una salvación inmerecida. Por eso es que el Apóstol destaca la importancia de predicar a Cristo crucificado. Declarar este aspecto de la doctrina es de tal trascendencia que, una declaración de fe, la oración a Dios Padre y la predicación del evangelio que no sea CRISTOCÉNTRICA, es vacía, nula y estéril. No es el verdadero evangelio.

Sin embargo, en estos últimos tiempos, tanto las religiones tradicionales, como la gran cantidad de denominaciones que están proliferando por todo el mundo, ¡No predican a Cristo crucificado! La gran mayoría sólo “recita” El CREDO DE LOS APÓSTOLES y se distinguen por ser miembros no comprometidos, ritualistas que aman más la parte social de la “iglesia”, antes que las almas que se pierden. Pero no son los únicos de no predican a Cristo crucificado, también están aquellos que crean falsas organizaciones religiosas cuyo fin es el comercio de la fe. Predican sobre el diezmo y las ofrendas antes que el mensaje de “Cristo crucificado”. Le importa más, engañar incautos robándoles su dinero que la salvación de sus almas. Citan el único texto al que pueden apelar del Antiguo Pacto, para engañar a la gente intimidándolas con mentiras, diciéndoles lo que Jehová Dios exigió sólo al pueblo de Israel: “¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.” (Malaquías 3. 8). ¡¡Cuidado!! Dios dice: “Me habéis robado”. Y no sea que con estas palabras demande a estos falsos “pastores” exigiéndoles, no sólo el dinero que robaron en su nombre, sino esencialmente las almas que se pierden, tan caras para Él.

La crucifixión de Cristo no fue un hecho circunstancial como algunos incrédulos juzgan. Tampoco fue un suceso que diera origen a una determinada religión. Es tan importante Su ministerio, que además de ser planeado en la eternidad pasada, fue profusamente anunciado en Las Escrituras desde el Antiguo Testamento, por medio de tipos, sombras y figuras; tanto en la Ley, cómo en el ritual mosaico además de ser anunciado por medio de los profetas.

 

La crucifixión y muerte de Cristo en las profecías del Antiguo Testamento:

Tomaremos en cuenta solamente algunas predicciones del Antiguo Testamento: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Génesis 3. 15). Este primer anuncio es notable por dos cosas: primero, por haberse anticipado a los hechos históricos de la humanidad; y segundo, porque es un mensaje que proviene directamente de Dios, sin participación de sus profetas como mensajeros.

También podemos ver este anuncio en las profecías de David: (Salmo 22. 1-21; 40. 6-8; 69. 1-30). En las profecías de Isaías: “Di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que me mesaban (arrancaban) la barba; no escondí mi rostro de injurias y de esputos. Porque Jehová el Señor me ayudará, por tanto no me avergoncé; por eso puse mi rostro como un pedernal, y no seré avergonzado.” (Isaías 50. 6-7).

“He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto. Como se asombraron de ti muchos, de tal manera que fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres.” (Isaías 52.13-14).

“Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo el llevado el pecado de muchos, y orado por los trasgresores.” (Isaías 53.12).

En las profecías de Zacarías: “Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y miraran a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito. Y le preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos. Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el hombre compañero mío, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos.” (Zacarías 12. 10; 13. 6-7).

 

La crucifixión y muerte de Cristo en las profecías del Nuevo Testamento: También citaremos algunas predicciones del Nuevo Testamento que fueron hechas por el mismo Señor Jesucristo: “Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día. Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.” (Mateo 16. 21-22).

“Tomando Jesús a los doce, les dijo: He aquí subimos a Jerusalén, y se cumplirán todas las cosas escritas por los profetas acerca del Hijo del Hombre. Pues será entregado a los gentiles, y será escarnecido, y afrentado, y escupido. Y después que le hayan azotado, le matarán; mas al tercer día resucitará. Pero ellos nada comprendieron de estas cosas, y esta palabra les era encubierta, y no entendían lo que se les decía.” (Lucas 18. 31-34).

“Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo. Y decía esto  dando a entender de qué muerte iba a morir. Le respondió la gente: Nosotros hemos oído de la Ley, que el Cristo permanece para siempre. ¿Cómo, pues, dices tú que es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado? ¿Quién es el Hijo del Hombre?” (Juan 12. 32-34).

Como podrá apreciarse, según el testimonio de estos pocos pasajes, el propósito divino de la redención que fue anunciado, tanto por los profetas como por el mismo Señor Jesucristo, fue un asunto que en su momento, no podía ser comprendido. Por lo cual, es evidente que hubo una razón que produjera tal confusión; y es que, tanto el pueblo de Israel como sus Apóstoles, tenían sus esperanzas aferradas a la instauración de un reino mesiánico que también estaba predicho. Dice en (Hechos 1. 6-8): “Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restauraras el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos y las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. Así que, primeramente tuvieron que pasar dos cosas para que sus discípulos pudieran entender correctamente el plan de Dios y poderlo predicar “hasta lo último de la tierra”. Primero: Su muerte, su resurrección y ascensión a los cielos, tal cual fue profetizada; segundo, la venida del Espíritu Santo en Pentecostés a ejercer Su misión de Parakletos. Dijo el Señor Jesucristo: “Mas el consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. (Juan 14. 26). Sin el cumplimiento de estos dos requisitos previos tan elementales para el anuncio de las Buenas Nuevas, los Apóstoles lo no hubieran podido predicar.

El hecho de que el mismo Señor Jesucristo anunció su muerte y resurrección, mientras que al mismo tiempo decía que el reino se había acercado, no significa que se nos permita suponer y, mucho menos, afirmar que el evangelio de la gracia y el reino mesiánico son la misma cosa. Por el contrario, La Escritura nos revela que Cristo, con infinita claridad, indicó las distinciones entre estas dos realidades. Aunque por la misma naturaleza del caso, Él no podía revelar las diferencias antes de su muerte. Compárese sus dichos en el evangelio de Mateo con el del evangelio de Juan. (Mateo 4. 17; 23. 39) dice: “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”; “Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor”; y también dice en (Juan 14. 1-3) “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy pues a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.”. Esta analogía fue citada como ejemplo para demostrar que el evangelio del reino tiene un mensaje distinto al evangelio de la gracia. El primero tiene que ver con su reinado después de su muerte y resurrección, quedando este período suspendido temporalmente hasta el cumplimiento de su promesa hecha a través del evangelio de la gracia que sí tiene que ver con su muerte y resurrección. El primero apunta a la venida del Señor en Su Reino y el segundo con la creación y arrebatamiento de Su Iglesia.

 NOTA:(La diferencia sustancial entre estos dos eventos que para muchos es motivo de confusión, serán argumentados en otra oportunidad).

Volviendo al tema de su crucifixión y muerte, hemos visto que fue profetizada con pasmosa exactitud. Pero sólo el Señor Jesús sabía no sólo la forma como habría de ocurrir, sino también la hora exacta en que se iba a consumar. De manera que, habiendo llegado el momento dijo: “Padre la hora ha llegado”. ¡¡Qué terrible tiene que haber sido para el Trino Dios, esas doce horas de pasión, angustia y muerte!! Mientras el dueño del mundo derramaba su sangre hasta entregar Su vida al Padre diciendo a gran voz: “Consumado es”, el pulso del mundo se detuvo en tensa expectativa ante un suceso tan incomparable como único; pues, jamás volverá ocurrir en toda la eternidad. ¿Pudo evitar su sacrificio si lo hubiese querido? Por supuesto que sí, tenía todo el poder; y todos los recursos celestiales estaban a su disposición. Esta afirmación podemos sustentarla tomando sus propias palabras; pues, en el momento que era entregado: le dijo a Pedro cuando salió en su defensa: “la copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber? ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de Ángeles. Meditemos un segundo sobre la expresión: “me daría más de doce legiones de Ángeles”. Una Legión romana contaba con 6.300 hombres (6.000 de infantería y 300 de caballería). Es considerada, aún hoy, la más efectiva unidad militar que ha sido registrada por los anales de la humanidad. Doce legiones son 75.600 efectivos. Entonces, cuando Cristo dijo que disponía de más de 75.600 Ángeles que estaban dispuestos a obedecer sus órdenes; debemos pensar ¿qué hubiera pasado en el mundo?, si tan sólo dos Ángeles hicieron de Sodoma, Gomorra y sus alrededores tal destrucción que al día de hoy es un desierto que no crece ni el pasto. Así que, soberanamente, por propia voluntad fue a la cruz, “el justo, por los injustos, para llevarnos a Dios” (1 Pedro 3. 18).

 

La tortura de la crucifixión: “Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota; y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS. Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos. Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito. Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice:

Repartieron entre sí mis vestidos,

Y sobre mi ropa echaron suertes.

Y así lo hicieron los soldados. Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena. Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa. Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed. Y estaba allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja, y poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu. Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí. Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. Pero cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis. Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron. (Juan 19. 17-37).

Es notable la necedad, la indiferencia y el desenfado que tienen los hombres (salvo los que han sido salvados por medio de la gracia), respecto a la agonía del Señor Jesús. Pues, siendo la cruz, el instrumento que el trino Dios determinó para que Cristo lograra la salvación de los hombres. La gran mayoría, lo único que ven en ella, cegados por el pecado, es un madero cruzado “artísticamente” para ser usado como factor de idolatría, o para fabricar costosas joyas como elementos de ostentación y vanidad. Por otro lado, desde el punto de vista teológico, mucho se ha hablado y también escrito acerca de lo que padeció nuestro salvador en el más terrible de los tormentos conocidos; castigos y escupitajos en su rostro, latigazos que dejaron profundos surcos sobre su espalda, la corona de espina que le pusieron a modo de burla, los clavos con que fue sujetado su cuerpo al madero y aquella lanza que traspasó su pecho. Pero cuan poco se tiene en cuenta que cada una de sus heridas se transformó en un manantial de sangre pura e inocente que fue vertida en expiación hasta la última gota por los pecadores. Cuan poco se estiman esas tres últimas “horas de tinieblas sobre toda la tierra”, donde el cordero de Dios, se desangró hasta la muerte. Pero, lo que la gran mayoría ignora es que, no obstante, aunque el hombre descargó con saña toda su maldad contra Su Santa persona, sus sufrimientos más terribles no fueron los que padeció en su cuerpo, sino que fueron aquellos que produjeron la incomparable agonía que sufrió Su alma en Getsemaní frente a Su Padre Dios, como Juez Supremo. A tal extremo tuvo que sufrirlos que estando angustiado les confesó a Pedro, Jacobo y Juan: “mi alma está muy triste, hasta la muerte” (Marcos 14. 34). El evangelista y doctor gentil Lucas, dice que: “Estando en agonía, oraba más intensamente: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. Y se apareció un Ángel del cielo para fortalecerle.” (Lucas 22. 42- 44). Así que la tortura más cruel fue en el momento que debió beber la copa de amargura conforme al pacto eterno. Allí, siendo puro y limpio, más sublime que los cielos, tuvo que conocer los amargos efectos del pecado; más aún, “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él.” (2 Corintios 5. 21); y habiéndose hecho pecado, el Padre “no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros” (Romanos 8. 32). Dice La Escritura: “¡Horrenda cosa es caer en manos del Vivo!” (Hebreos 10. 31). Sin embargo; y conforme a la profecía, permaneció firme: “Jehová el Señor me abrió el oído, y yo no fui rebelde, ni me volví atrás. (Isaías 50. 5).

Respecto a sus sufrimientos, hay un pasaje en el libro de Lamentaciones que nos puede ilustrar, aunque sea en parte, la terrible experiencia por la que pasó el Señor. Si bien es cierto que el texto nos está revelando que este lamento es el resultado del profundo dolor que estaba sintiendo Jeremías en su corazón, debido al merecido castigo que estaba recibiendo Israel a causa de su pecado contra Dios. Bien podría pensarse cuan pálido puede ser este ejemplo, si lo consideramos en boca de un Justo. Tan profundo fue su dolor, que tres veces oró al Padre y tres veces vinieron Ángeles a fortalecerlo. De manera que, sin decir palabra fue solo a enfrentar la muerte: “¿No os conmueve a cuanto pasáis por el camino? Mirad y ved si hay dolor como mi dolor que me ha venido; porque Jehová me ha angustiado en el día de su ardiente furor.” (Lamentaciones 1. 12). ¡Señor, cuanto sufrimiento! ¡No hay peor castigo para un alma, que ser apartada de la presencia de Dios! Es la más terrible de las maldiciones; sobre todo, cuando puede extenderse por toda la eternidad.

 

(3) sepultado: El Señor Jesucristo ha muerto, el triste “espectáculo de la crucifixión” que tanto reclamaban los religiosos judíos confabulados con el populacho, llegó a su fin. La horda salvaje de judíos y gentiles que se ensañó con nuestro Salvador se retiró de aquel lugar. El panorama era desolador; allí, clavado en la cruz, la persona del Salvador se alzaba entre el cielo y la tierra a manera de estandarte triunfante de la gracia. Sólo le rodeaba un silencio sepulcral donde lo único que rompía aquella quietud era el llanto apenado de un puñado de seguidores que creyeron en Él, y lo amaban entrañablemente. Aparentemente, para los que lo sacrificaron, su obra habría concluido “exitosamente”; y para los que lo amaron, “todo había llegado a su fin”. Pero no fue así; pues, “¿Quién se endureció contra Él y le fue bien?” (Job 9. 4). De la misma manera que por el primer Adán, el pecado entró en el mundo y corrompió la mente y el corazón de todos hombres, arruinándoles su destino eterno. Por el segundo Adán, el espiritual, sobreabundó la gracia como regalo inmerecido para salvación. De manera que, el propósito de Dios fue plenamente cumplido para todos los que creemos en Él mediante su obra consumada en la cruz. “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura” (Hebreos 10. 19-22).

 

La sepultura de Cristo en las profecías: “Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte” (Jeremías 53. 8b-9a).

“Porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción” (Salmo 16. 10).

Acerca de este pasaje, es necesario hacer un par de comentarios que aportarán más luz cuando tratemos el siguiente artículo de fe. En primer lugar, diremos que los párrafos citados son profecías referida al Señor Jesucristo; y el Salmo 16. 10 pertenece a la serie llamada “Salmos mesiánicos”. Estos son, Salmos: 2, 8, 16, 22, 23, 24, 40, 41, 45, 68, 69, 72, 89, 102, 110 y 118; sin dejar de reconocer que otra gran cantidad de Salmos, también se refieren a su persona.

Reflexionando sobre el Salmo 16. 10, y considerándolo como una profecía, vemos que puede dividirse en dos partes según sus reclamos. El primero dice: “Porque no dejarás mi alma en el Seol”. Cristo, como representante de los hombres se sometió a seguir después de su muerte, el mismo camino por el que son conducidos todos los mortales. De manera que descendió al Seol (sepulcro). Pero cuando se dice: “Descendió a los infiernos”, en realidad, lo hizo cuando estaba vivo, no cuando estuvo muerto. Este dato es importante porque, como veremos más adelante que, “Seol” e “Infierno”, son dos lugares distintos que nada tienen que ver entre sí.  Los terrores del mismo infierno los vivió en Getsemaní, mientras clamaba insistentemente: “Padre si es posible pasa esta copa de mí”. Y también los padeció en la cruz, donde fue “hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)” (Gálatas 3. 13). De manera que, cuando consideramos que el Señor Jesucristo fue nuestro sustituto en la cruz, y que el desamparo de Dios que vivió, son los propios tormentos del infierno del cual nos libró para siempre. Sabemos que no nos alcanzará la eternidad para alabar en gratitud Su Santo Nombre.

Lucas y Juan confirman este hecho en sus evangelios. “Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró” (Lucas 23. 46); “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: CONSUMADO ES. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19. 30). Es decir que con estos testimonios, ambos dejaron claramente certificado que el Señor después de haber consumado su obra de acuerdo al Pacto, entregó Su espíritu al Padre; y habiendo sido recibido por el Padre, nunca pudo haber sido depositado en el “Seol”. El segundo reclamo dice: “ni permitirás que tu santo vea corrupción”. Ésta es la otra profecía que también fue cumplida como se verá más adelante. Pero mientras tanto, consideremos lo que dice el Apóstol Pablo: “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, visto de los Ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.” (1 Timoteo 3. 16). El hecho de que “Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Filipenses 2. 5-8), es realmente un verdadero milagro de la gracia donde el Espíritu Santo tuvo su participación vindicatoria, no sólo en su vida, sino también en su muerte y resurrección.

De tal manera esto fue así que, aunque el cuerpo del Señor fue depositado en la prisión del sepulcro, su cuerpo no entró en la prisión de la corrupción.

  

Jesús es sepultado: “Después de todo esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos, rogó a Pilato que le permitiese llevarse el cuerpo de Jesús; y Pilato se lo concedió. Entonces vino, y se llevó el cuerpo de Jesús. También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos. Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno. Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús. (Juan 19. 38-42). Allí descansó de sus obras aquí en la tierra. ¡Y el mundo, no le verá más hasta que venga con sus santos en gloria!

 

  indice

 

*****

 

 

5. Creo que (1)descendió a los infiernos; (2)al tercer día resucitó de entre los muertos.

(1) Descendió a los infiernos.

Antes de abordar este tema, debemos saber que se trata de un enunciado de la Doctrina algo complejo por varias razones. Una de ellas es porque, por un lado, los “sabios” de este mundo han dado por probadas sus presunciones sin conocimientos firmes; y por el otro, porque algunos “religiosos” han hecho prevalecer sus “dogmas” como infalibles, cuando en realidad responden a intereses estrictamente religiosos. Ambos argumentos padecen de una misma falta: No cuentan con el respaldo de Las Sagradas Escrituras. La otra razón, es por causa al desconocimiento de la Palabra de Dios. Así que para alcanzar un juicio firme deberemos ir a la fuente y reflexionar sobre este asunto, considerando tres aspectos fundamentales.

Primero: Es necesario conocer la definición exacta de la palabra infierno, para ello deberemos saber dos cosas: cuál es su origen y que noción se tiene de ese lugar.

Infierno: Se llama al lugar cuyo término de origen latino (inférnum o ínferus, significa: la parte de abajo). Conforme a esa definición, es evidente que fue una palabra inserta en el CREDO original, como una traducción desafortunada de la voz Hebrea “Seol”, o de la griega Hades”; pues, el infierno nada tiene que ver con esos lugares.

La palabra “infierno” en hebreo es “Gehenna” representa el término “Ge – Hinnom” (El valle de Tofet). Se encuentra doce veces en el Nuevo Testamento; once en los evangelios y fueron pronunciadas por el mismo Señor Jesucristo, describiéndolo como un lugar físico y destino final para satanás, sus demonios, el anticristo y todos los impíos.

Seol: aparece en el texto Hebreo del Antiguo Testamento, sesenta y cinco veces. En algunas versiones se traduce por: infierno (mal traducido), sepulcro, profundo, o sima. En otras versiones, por ejemplo la LXX (versión griega), también se traduce por Hades; es decir, “lugar de los espíritus”.

Hades: Aparece once veces en el Nuevo Testamento y es lo mismo que Seol, en la voz hebrea.

Segundo: Que concepto se tenían sobre dichos lugares. Los hebreos creían que el Seol pertenecía al reino de Dios, pero su conocimiento era muy vago, aunque algunos judíos piadosos, si bien imaginaban ese lugar con cierto temor, esperaban salir de allí; pues creían en la resurrección de los muertos conforme a las afirmaciones del profeta Daniel cuando dice; “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.” (Daniel 12. 2). Como podrá apreciarse, la doctrina del Antiguo testamento, respecto al destino de las almas, sean buenas o malas, afirma que después de la muerte van a un lugar común separado por una gran “sima”  hasta el día de la resurrección. Respecto a “Sima” (abismo profundo), es una palabra que uso el Señor Jesús y aparece una sola vez en toda la escritura (Lucas 16. 26).

En cambio, la doctrina del Nuevo Testamento, en cuanto a la morada después de la muerte, difiere a la del Antiguo Testamento; pues, afirma repetidas veces que, los espíritus de los muertos redimidos se separan del cuerpo para estar con Cristo. Dice el Apóstol Pablo: “Me siento presionado por dos posibilidades: deseo partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor, pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo” (Filipenses 1. 23-24); “Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor.” (2 Corintios 5. 6). Obviamente, este proceso es así desde la resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Tercero: Escudriñar atentamente los sucesos ocurridos entre la sepultura y resurrección de Jesús; pues, siguiendo la versión bíblica, es la única manera de poder llegar a una correcta conclusión.

Ahora, si avanzamos un poco más en el tiempo, después que Jesús fue sepultado, según el relato de Juan 19. 38-42, observaremos que sucedieron algunos acontecimientos muy relevantes, según los enumera Mateo: “Al día siguiente, que es después de la preparación, se reunieron los principales sacerdotes y los fariseos ante Pilato, diciendo: Señor nos acordamos que aquel engañador dijo, viviendo aún: Después de tres días resucitaré. Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos de noche y lo hurten, y digan al pueblo: Resucitó de entre los muertos. Y será el postrer error peor que el primero. Y Pilato les dijo: Ahí tenéis una guardia; id, aseguradlo como sabéis. Entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia.” (Mateo 27. 62-66).

Lo que sucede en ese lapso de tres días, es determinante para llegar a una correcta interpretación conforme a lo que Dios ha concedido revelarnos por medio de su Palabra.

Así que, lo primero que debemos tener en cuenta es que, mientras Jesús estuvo en el sepulcro, estuvo totalmente muerto como cualquier hombre; salvo, como ya fue declarado, su cuerpo no vio corrupción. Esa condición que mantuvo hasta su resurrección, es de primordial importancia como parte del Pacto de Redención que consumó aquí en la tierra. Es decir que, de la misma manera que siendo Dios, fue totalmente hombre en Su vida; también, siendo Dios, fue totalmente hombre en Su muerte. De manera que nadie por sí mismo, puede emitir juicio sobre sus hechos en el lapso de esos tres días, porque es privativo al conocimiento del hombre.

De hecho, sus adversarios, se aseguraron de tal manera que esa tumba sea la más infranqueable prisión para que nadie pueda entrar ni salir de allí. Y así es como a la única puerta de acceso que tenía el sepulcro, le pusieron un “triple cerrojo”. El primero, una pesada piedra que se dejó rodar por gravedad hasta cubrir la entrada totalmente; removerla, requería el esfuerzo de varias personas con utensilios adecuados. El segundo cerrojo consistió en un sello real (elemento colocado en una puerta por alguna autoridad, de tal manera que impida el paso de intrusos, sólo podía abrirse rompiéndolo y el que lo hacía sin la debida autorización, le significaba la pena de muerte). El tercer cerrojo, consistió en una guardia que fue apostada frente al ingreso las 24 horas, durante los tres días.

Dadas las condiciones de inaccesibilidad a la tumba y conforme al testimonio de los Apóstoles; El Credo de la primera iglesia no decía “descendió a los infiernos”. Recién en el año 390, se dice por primera vez: “descendit in inferna”; es decir a las partes inferiores de la tierra. Aunque también, en algunas otras trascripciones, la frase “descendió a los infiernos”  fue sustituida por “fue sepultado”. Ahora bien, dado que ambas no representan el mismo concepto, según lo hemos visto, nunca se  mostraron juntas esas dos frases. Siendo la iglesia de Roma la que, más tarde, incluye las dos frases juntas. “fue sepultado” y “descendió a los infiernos”.

Con el transcurrir del tiempo la frase: “descendió a los infiernos” fue adquiriendo distintas interpretaciones. La iglesia de Roma ha venido enseñando que el alma de Jesucristo después de muerto descendió al “Seno de Abraham”, lugar de los justos o Limbo, para anunciarles las Buenas Nuevas, y llevarlos al cielo. Luego Tomás de Aquino apoya este argumento y lo incorpora como dogma de fe en la “Summa Theológica” y “El Catecismo del Concilio de Trento” repite estas enseñanzas. La iglesia Anglicana sostiene los mismos argumentos, profesando en su artículo de fe lo siguiente: “Así como Cristo murió por nosotros y fue sepultado, así también hay que creer que descendió a los infiernos”. La “Confesión de fe Westminster”, se limita a decir: “Fue sepultado y permaneció bajo el poder de la muerte, aunque no conoció la corrupción”. El “Catecismo de Heidelberg”, respondiendo a la pregunta 44.a: “¿Por qué sigue: descendió a los infiernos?” dice: “A fin de que, en mis mayores tentaciones, yo tenga la certeza de que Cristo, mi Señor, mediante su angustia indecible, los sufrimientos y los horrores padecidos también en su alma, estando en la cruz y antes, me ha redimido de la angustia y de los tormentos infernales”.

¿Qué dice La Escritura acerca de este asunto? La Palabra de Dios certifica plenamente lo que declara este Credo; pero, conforme al texto original en el comienzo del período Apostólico. Pues, esta confesión fue desvirtuada desde el punto de vista escritural cuando en las trascripciones posteriores se confunde “infierno” con Seol (Antiguo Testamento), y Hades (Nuevo Testamento).

Además, es muy importante destacar que Las Escrituras no certifican el orden en que lo declara literalmente El Credo actual; es decir, entre Su sepultura y resurrección. Y esto, como ya hemos visto, fue debido a los sucesivos errores de transcripción ocurridos en el primer período de la iglesia.

Entonces, como este asunto ha sido presentado muy brevemente en este punto seis del Credo, la forma más segura de llegar a la interpretación más acertada, como se dijo, es escudriñando Las Escrituras. Ella misma expone en forma explícita, lo que quiere y lo que no quiere revelar sobre el tema. Ir más allá de lo que no nos es dado a conocer acerca de los secretos divinos es, no sólo un atrevimiento irreverente sino exponerse a llegar a falsas conclusiones que no aportan absolutamente nada a la fe que nos fue dada.

Por otro lado, es importante dejar en claro que algunas religiones, siguen aferradas a sus propias interpretaciones del Credo de los Apóstoles. Por lo cual, hay tantas versiones como sectas y denominaciones cristianas incluyendo al romanismo. Algunas, llevadas por tradiciones que no son las Apostólicas y otras, simplemente por desconocimiento del plan divino.

Así que antes de entrar de lleno a lo que dice La Escritura, y no suponiendo lo que no dice, debemos sincronizar nuestros pensamientos con el reloj de Dios, conforme a los tiempos establecidos para la ejecución de su anticipado consejo. Sin olvidar que este maravilloso proyecto se basa en un Pacto de Redención, donde se han comprometido en la eternidad pasada: El Padre, El Hijo, y El Espíritu Santo; con un propósito, el de cumplirlo en ordenadas y sucesivas etapas, de tal manera que no ha de comenzar una, sin que antes haya concluido la anterior.

Ahora comencemos a reflexionar sobre lo que dice La Escritura respecto a lo que sucedió en el período de tiempo que va desde Su muerte hasta Su resurrección. Según David, en su Salmo mesiánico expresa lo que sería una profecía respecto a la experiencia particular del Señor. Dice: “Porque no dejarás mi alma en el Seol” (Salmo 16. 10ª).Y Lucas, relatando los últimos momentos de Cristo en la cruz, expresa: “Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró” (Lucas 23. 46). Es decir, si el espíritu del Señor fue depositado en las manos del Padre; seguramente que en ningún instante pudo haber estado en el Seol.

Y Sigue diciendo David: “Ni permitirás que tu santo vea corrupción.” (Salmo 16. 10b). Es evidente que, conforme a esta profecía, tanto el alma como el cuerpo de nuestro salvador, mientras estuvo muerto, estuvo bajo la custodia del Padre. Pero hay algo más acerca de este clamor; y es que la demanda habla del alma y del cuerpo separado. Por lo cual, puede deducirse que después de su muerte, y hasta su resurrección, el alma de Jesucristo estuvo separada del cuerpo como la de cualquier ser humano, ya que el primer estado de la muerte física consiste en la separación del alma y el cuerpo. Y así es como por los evangelios, sabemos que por un lado, su cuerpo totalmente desangrado fue depositado en una tumba; y que por el otro, su alma fue encomendada al Padre.

En este punto debemos hacer un alto y meditar: ¿No es éste, el momento más glorioso en que el Señor estaba pensando cuando instituyó: La Santa Cena para que le recordemos? ¿No ofreció el pan, como símbolo de su cuerpo molido por nuestras rebeliones por un lado; y el vino, como símbolo de su sangre derramada en expiación por otro? Es decir, separados; porque cuerpo y sangre separados es muerte. Dice Dios: “Porque la vida de la carne en la sangre está” (Levítico 17. 11).

De manera que lo relevante de este argumento, son dos asuntos a tener en cuenta. El primero: Su muerte fue tan cierta como específica para un fin predeterminado; es decir, no fue casual sino causal. No sólo nos sustituyó en la cruz padeciendo por nuestros pecados, sino también muriendo por nuestros pecados. De manera que, como representante de los hombres cien por ciento, fue hombre en la vida, como fue hombre en la muerte. Y así es que, conforme a su propósito, excluye todo otro acto que no sea como hombre, reservándose aquellos que sólo son inherentes a su divina persona hasta después que haya resucitado.

Entonces, para corroborar si esta visión está en concordancia con Las Escrituras, podemos observar que en ningún lugar dice que en algún momento, contando todos los tiempos de eternidad a eternidad, el Señor haya descendido “a los infiernos”.

El otro asunto a tener en cuenta, es que si hubiese tenido alguna actividad espiritual, su muerte, hubiese sido a medias, privándose de participar plenamente de su estado mortal como todo hombre. La Biblia dice: “porque el hombre va a su morada eterna,… y el polvo vuelve a la tierra, como era, y el espíritu vuelve a Dios que lo dio” (Eclesiastés 12. 5-7).

Para concluir, según se interpreta de lo revelado por Las Escrituras; hasta que el Señor no hubo resucitado de entre los muertos, no hubo la posibilidad de descender a las “partes profundas de la tierra: Seol o Hades” para cumplir su ministerio de redención con las almas que le precedieron y comenzar Su marcha triunfal hacia Su Gloria juntos a las primicias de su iglesia que también fueron redimidos por su gracia mediante la fe.

 

(2) al tercer día resucitó de entre los muertos.

“Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos.” (Hechos 10. 41). Creer que la resurrección de nuestro Señor Jesucristo fue el acto más poderoso que jamás haya sido realizado por el Trino Dios, es un don del Espíritu Santo que no a todos es dado. Su victoria sobre la muerte, es la piedra clave que sustenta la fe de todo genuino creyente,  es uno de los fundamentos más firme donde se deposita la doctrina del Padre. De no ser así, vana sería nuestra esperanza. Por eso, cuando los que creemos, llegamos a este punto de la declaración, no podemos evitar que el gozo de Su triunfo inunde nuestra alma. La noche oscura y tenebrosa llegó a su fin, no sólo para nuestro amado salvador que fue sin pecado, sino también para todos aquellos que Él redimió con su sangre. Su cruce victorioso por el valle de sombra y de muerte, dio nacimiento a un nuevo y glorioso amanecer lleno de esperanzas. De modo que nuestra fe, se sustenta en que la MUERTE y RESURRECCIÓN de Cristo, son partes fundamentales de una misma y única misión: REDENCIÓN y JUSTIFICACIÓN. Dice el Apóstol Pablo: “El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación” (Romanos 4. 25).

Y aunque hay otras corrientes teológicas como la llamada “del pacto”, que creen en la resurrección de Cristo; pero afirman que no tiene vital importancia como para ser expuesta como fundamento de fe dentro de la declaración apostólica. Sus razones, al no ser escriturales, no tienen la más mínima importancia como para ser consideradas en esta confesión.

Ahora bien, aquellos que nos aferramos a la Palabra de Dios como única autoridad de fe; y entendemos que es explícita y literal, creemos que la resurrección de Cristo, al ser una estupenda obra de la gracia, tiene connotaciones: a) históricas, b) proféticas y c) doctrinales. Vínculos que nadie ha podido ni podrá deshacer con argumentos serios y valederos.

 

a) La resurrección como un hecho histórico: Dice la divina Ley que para confirmar un hecho como cierto, se necesita el testimonio de más de un testigo. Así que citaremos algunos de ellos. Mateo dice que: “Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. Y de miedo de él los guardas temblaron y quedaron como muertos. Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor” (Mateo 28. 1-6). Marcos, en su breve referencia sobre la resurrección de Jesús dice que: “Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol. Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, que era muy grande. Y cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, cubierto con una larga ropa blanca; y se espantaron. Mas él les dijo: No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar donde le pusieron.” (Marcos 16. 1-6). Lucas certifica que: “Entonces se acordaron de sus palabras, y volviendo del sepulcro, dieron nuevas de todas estas cosas a los once, y a todos los demás. Mas a ellos les parecían locuras las palabras de ellas, y no las creían.” (Lucas 24. 8-11).Y Juan reafirmando todas las declaraciones anteriores, ahora relata su propia experiencia en tercera persona: “Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro. Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más a prisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró. Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí, y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó. Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos.” (Juan 20. 3- 9).

Hasta aquí, alguno de los testimonios de Apóstoles y evangelistas que, junto a más de quinientos testigos, certifican la resurrección.

 Ahora bien, dijimos al principio que la Escritura es suficiente para justificar la veracidad de este acontecimiento histórico. No obstante, debido a que muchos incrédulos han creado una serie de argumentos para desacreditar este maravilloso acontecimiento, haremos una breve referencia a sus réplicas para demostrar que no tienen fundamento alguno:

 

Respecto a la resurrección de Jesús:

Dado que este tema ha sido confirmado históricamente, no debería ser motivo de debate; pero, como es común que el creyente deba enfrentar cuestionamientos de impíos “racionalistas”, muchos, sin querer, caen en sus trampas cometiendo el error de dejarse arrastrar al campo de la controversia sin la convicción necesaria en la inerrancia de Las Escrituras. En cambio, son propensos a buscar apoyo en algún historiador como si sus escritos fueran más importantes y creíbles que la Palabra de Dios. Algunos, acuden al clásico escritor más antiguo de nuestra era y casi contemporáneo al Señor Jesucristo: Tito Flavio Josefo quien fue un judío fariseo descendiente de una distinguida familia sacerdotal (Nació en el año 37 D.C. en Jerusalén; y falleció en Roma hacia el año 101). A pesar de que no fue testigo de la resurrección por razones obvias, fue un historiador notable que tiene varios escritos en griego, y que aún se conservan algunos originales destacados; hay uno entre ellos llamado: “Antigüedades Judías” (año 93-94), donde en el capítulo 18, párrafo 63-64, escribe un famoso pasaje donde se refiere al Señor Jesús con las siguientes palabras: Por aquel tiempo existió un hombre sabio, llamado Jesús, si es lícito llamarlo hombre, porque realizó grandes milagros y fue maestro de aquellos hombres que aceptan con placer la verdad. Atrajo a muchos judíos y a muchos gentiles. Era el Cristo. Delatado por los principales de los judíos, Pilatos lo condenó a la crucifixión. Aquellos que antes lo habían amado no dejaron de hacerlo, porque se les apareció al tercer día resucitado; los profetas habían anunciado éste y otros mil hechos maravillosos acerca de él. Desde entonces y hasta la actualidad existe la agrupación de los cristianos”.

Si bien es cierto que esta declaración responde fielmente a hechos reales, los que piensan que han encontrado un firme respaldo que certifica las afirmaciones de Las Escrituras se equivocan; pues, como no es palabra divinamente inspirada, no tiene la suficiente autoridad para tal propósito. Precisamente, los mismos impíos son los que se han encargado de reprobarla como “declaración dudosa”; ya que, según ellos, dicen que es “probable” que haya sido falseada. Entonces, ante tal situación, la respuesta que debemos darles a tales objeciones, es sugerirles que tomen su tiempo para que sigan “investigando” la autenticidad de los escritos de Josefo; mientras los creyentes deberíamos seguir dedicados a escudriñar con fe, las infalibles revelaciones que nos brinda la Palabra de Dios.

Ahora bien, como la resurrección de Cristo es de vital importancia para el creyente, y las objeciones de los incrédulos en su contra no se limitan sólo a rechazar el testimonio de Las Escrituras, sino también a los escritos históricos. Es evidente que la intención, es desplegar varios frentes de ataque, buscando algún flanco que crean vulnerable. Así que debemos estar absolutamente preparados para responder con “espíritu de sabiduría y revelación en el conocimiento de él” (Efesios 1. 17).

Otros de sus ataques a la veracidad de La Palabra son, respecto a la tumba vacía y las apariciones de Cristo resucitado. Así que predispongámonos a conocer algunas de sus “reflexivas” objeciones carentes de fundamentos.

 

Respecto a la tumba vacía: ¿Qué argumentan sobre el hecho de que la tumba donde fue depositado el Señor esté vacía? La respuesta más usual es: “Los discípulos sobornaron a los guardias y se robaron el cuerpo”. Esta coartada, tiene su origen en el mismo momento que el Señor resucitó; y es Mateo quien se encarga de desenmascarar a quiénes y cómo planearon mentir para ocultar la verdad hasta el día de hoy diciendo: “Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido. Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados, diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos. Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo. Y ellos tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy.” (Mateo 28. 11-15). Esta razón, además de ser maliciosa, es más difícil de creer que la misma resurrección: 1°) Porque es imposible que un grupo de pacíficos pescadores que no conocían otra cosa que sus barcas y redes para pescar, puedan organizarse para enfrentar a una grupo de soldados expertos en las armas y el combate. 2°) Porque es imposible que ese grupo de seguidores abatidos e incrédulos, de repente los invada la fe y el coraje para llevar a cabo una intrépida obra en la que ni ellos mismos creían. Dice La Escritura: “Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios. Yendo ella, lo hizo saber a los que habían estado con él, que estaban tristes y llorando. Ellos, cuando oyeron que vivía, y que había sido visto por ella, no lo creyeron.” (Marcos 16. 9-11). 3°) Porque es imposible que tres mujeres, que fueron las primeras en ir al sepulcro “muy de mañana”, tengan el suficiente arrojo como para poder hacer huir a los soldados y la fuerza necesaria para remover la piedra. Dice La Escritura: “Cuando pasó el día de reposo, María magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ungirle. Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol. Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, que era muy grande.” (Marcos 16. 1-4). Como conclusión; y ante las evidencias de un sepulcro vacío, la ausencia de los soldados y la piedra removida, el creyente puede estar seguro que conforme al relato de Las Escrituras; sólo Dios, mediante su poder, pudo realizar tal acto sobrenatural. Obra que hasta el día de hoy, a los incrédulos no se les ha ocurrido otro argumento superador que tenga más poder de convencimiento, que aquella infantil argucia confabulada hace dos mil años.

 

Respecto a las apariciones de Cristo: ¿Cómo justifican las apariciones de Cristo? Dicen que todo fue una alucinación de sus discípulos debido a un estado emocional.

Antes de contestar esta respuesta tan desatinada, es necesario que recordemos algunas predicciones del Señor Jesús antes de morir. En una oportunidad estando en el templo les dijo a los fariseos y sacerdotes que pretendieron prenderle: “Todavía un poco de tiempo estaré con vosotros, e iré al que me envió. Me buscaréis y no me hallaréis; y a donde yo estaré, vosotros no podéis venir” (Juan 7. 33-34). Y en otra oportunidad, camino al huerto y hablando privadamente con sus discípulos (sus escogidos), les dijo acerca de su muerte, resurrección y segunda venida: Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre. Entonces se dijeron algunos de sus discípulos unos a otros: ¿Qué es esto que nos dice: todavía un poco y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; y, porque yo voy al Padre? Decían, pues: ¿Qué quiere decir con: Todavía un poco? No entendemos lo que habla. Jesús conoció que querían preguntarle, y les dijo: ¿Preguntáis entre vosotros acerca de esto que dije: Todavía un poco y no me veréis, y de nuevo un poco y me veréis? De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.” (Juan 16. 16-22). Como puede observarse, estas dos predicciones, en nada se contradicen; pero si nos detenemos a meditar cual era el anuncio para los incrédulos y cual para aquellos que le amaban, vemos que eran tan opuestos y distantes como el oriente del occidente: Unos no le verían más a partir de Su muerte hasta que venga a establecer Su reino, y los otros le volverían a ver después de Su muerte antes de ir al Padre. Por eso es que a un incrédulo es imposible justificarle “racionalmente” la resurrección de Cristo. Ellos tendrán cegado el entendimiento hasta día anunciado que dice: “He aquí que viene en las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él.” (Apocalipsis 1. 7). Así que lo único que se les puede decir, es que: Dios hizo visible Su victoria sobre la muerte, sólo a los creyentes.

Con esta afirmación debemos hacer un alto y meditar lo siguiente: hasta este punto de la declaración, todos los artículos de fe que el Credo ha venido proclamando, han sido asuntos que, si bien debieron importar a todos los hombres sin excepción, lo cierto es que fueron blancos de permanentes objeciones e ironías por parte de  los incrédulos. Así que, desde la declaración que presenta la resurrección de Jesús y los siguientes puntos restantes, ya no valdrán los argumentos apologéticos para justificar las obras divinas que siempre han sido contranatura; pues, ya no tendrán razón de ser, porque si no han creído en lo que han visto, mucho menos podrán creer en un Cristo resucitado que no han visto. En consecuencia, a partir de este acontecimiento, ya nada podrán entender. Dice La Escritura: “Pero si nuestro evangelio está aún está encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.” (2 Corintios 4. 3-4).

Volviendo a la argumentación de los incrédulos respecto a la veracidad histórica de Cristo resucitado entre los suyos. Ellos afirman que no hubo tal resurrección; sino que lo que realmente sucedió, fue que aquellos que creían en Él y confiaron en sus promesas, experimentaron alucinaciones bajo un estado emocional. Ahora bien, dado que ese razonamiento es absurdo, podemos invalidarlo sólo con dos instrumentos: La Biblia y el diccionario. El primero y más importante es porque: La Escritura lo afirma y punto. Y el segundo, porque el diccionario define la palabra alucinación de la siguiente manera, Alucinación: Sensación subjetiva que no va precedida de impresión en los sentidos”. Entonces, para concluir, podemos asegurar que, aunque estos escépticos no saben cómo explicar sus afirmaciones debido a que no tienen fundamento alguno. Los creyentes debemos responder haciendo uso de estos dos instrumentos:

* Las Escrituras: Dice el salmista en santa inspiración: “Todas tus palabras se basan en la verdad; Todas ellas son justas y permanecen para siempre.” (Salmo 119. 160). (TLA)

* El diccionario: Dice el diccionario de la RAE definiendo la palabra Alucinación: sensación subjetiva que no va precedida de impresión en los sentidos. La Biblia dice: “Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, he aquí, Jesús les salió al encuentro, Diciendo: ¡Salve! Y ellas acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron.” (Mateo 28. 8-9).

“Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. Él les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré. Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron y creyeron.” (Juan 20. 24-29).

* Una alucinación, no soporta el hecho concreto de sostener un encuentro colectivo y comer con una persona resucitada: La Biblia dice: “Les dijo Jesús: Venid comed. Y ninguno de sus discípulos  se atrevía a preguntarle: ¿Tú quién eres? Sabiendo que era el Señor. Vino, pues, Jesús, y tomó pan y les dio, y asimismo del pescado. Esta era la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos.” (Juan 21. 12-14).

“Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, le dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. Y él lo tomó, y comió delante de ellos.” (Lucas 24. 39-43).  

* Una alucinación, no puede ser la misma para distintos grupos de personas, en distintos lugares: Dice el Apóstol Pablo: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestro pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después a pareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los Apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.” (1 Corintios 15. 3-8).

 

b) La resurrección anunciada proféticamente: La importancia de hacer un breve comentario sobre el estrecho vínculo que tiene la resurrección de Cristo desde el punto de vista profético con el hecho real, es porque tiene varias connotaciones. De allí que, conociendo al menos algunas de ellas y teniéndolas presentes, nos ayudarían a descubrir doctrinalmente el anticipado plan de Dios dado a conocer oportunamente a través de los pactos y dispensaciones.

Antes de entrar específicamente en el tema; y a fin de una mayor comprensión acerca del vínculo que existe entre las predicciones y los hechos históricos. Debemos tener en claro que significa pacto y dispensación según Las Escrituras.

 

Pacto: (diatheke), su significado primario es, otorgamiento de propiedad mediante un testamento o por otros medios. En su utilización en la LXX, es traducción de un término hebreo que significa pacto o acuerdo, que a su vez deriva de un verbo que expresa cortar o dividir, indicando una costumbre sacrificial con la celebración de un pacto. Su acepción contrasta con el término actual de “pacto”, que significa una mutua obligación de dos o más partes, donde cada uno de los involucrados se compromete a cumplir sus obligaciones. Diatheke (pacto) en La Palabra de Dios no implica por sí mismo la idea de obligación mutua, sino que mayormente significa una obligación asumida por una sola persona. Respecto al Antiguo Pacto y el Nuevo Pacto, la persona es Jehová Dios.

 

Dispensación: (oikonomía), su significado primario es el gobierno de una familia, o de los asuntos de una familia (oiko, casa; nomos, ley). Una dispensación no es un período de tiempo ni una época en sí mismo (uso común, pero erróneo de la palabra), sino un modo de tratar una disposición o administración de determinados asuntos. Entonces, el concepto de la palabra dispensación, aplicado para señalar las diversas maneras que Dios utiliza a través de los tiempos para tratar determinados asuntos vinculados a su plan redentor, es un sistema teológico para interpretar Las Escrituras; no es doctrina. Por ejemplo, dice el Apóstol Pablo: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.” (Efesios 1. 3-10).

A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada la gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo, y de aclarar a todos cual sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios que creo todas las cosas; para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor,” (Efesios 3. 8-11).  

Ahora, aceptando este criterio, desde el punto de vista bíblico y meditando sobre la importancia de las connotaciones entre las profecías y el hecho histórico de su resurrección, no podemos dejar de citar a San Agustín cuando dijo: “El nuevo Testamento está escondido en el Antiguo Testamento”. ¿Por qué esta expresión?

 

1) Porque vemos que Dios planificó en la eternidad pasada un plan para toda su creación. En ella incluye al hombre con quien tuvo la deferencia, por su misericordia, de irle anticipando cada una de sus decisiones para que éste las obedeciera: “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que del comieres, ciertamente morirás.” (Génesis 2. 16-17).

 “A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores de tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. Y al hombre dijo:.. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Génesis 3. 17-19). De acuerdo al relato bíblico, es evidente que había un Pacto entre Dios y el hombre, “haz conforme, y vivirás”; es decir un “Pacto de obras” que sólo Dios cumplió; y aunque el hombre faltó a dicho pacto el Señor lo seguirá cumpliendo hasta el fin. Con el correr del tiempo; el pacto de las obras fue ratificado por medio de La Ley escrita en el Monte Sinaí y registrada en La Palabra de Dios en cinco libros agrupados (pentateuco) que se denominan: la Ley. Luego, en el devenir de la historia, Dios prometió a través de sus profetas, que daría a conocer con la debida anticipación, más obras conforme a sus planes predeterminados; y que serían anunciadas, precisamente por ellos, antes de que sean llevadas a cabo: “He aquí se cumplieron las cosas primeras, y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré notorias.”(Isaías 42. 9).

 

2) Porque podemos comprobar a través de Su Palabra que no sólo creó todas las cosas, sino que también las sustenta. Y ese sustento, a través de todos los tiempos desde su creación, está registrado en lo que llamamos: historia del mundo. Es decir, la historia no es otra cosa que sólo el registro de todos los acontecimientos predeterminados por Dios conforme a su soberana voluntad; de manera tal, que todos los hombres sin excepción; quieran o no, lo sepan o no, la vayan alineando según sus acciones de la cual son responsables aunque estén bajo el control divino: “Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten” (Colosenses 1. 17). De manera que nada es casual.

 

3) Porque la Palabra de Dios morando entre los hombres, testifica por sí misma de que, a pesar de que el vínculo que los unía a su creador está roto por el pecado, Él siempre les hizo conocer Su voluntad. La primera predicción donde prometía un mesías (ungido) que habría de venir al mundo para deshacer la obra de satanás, la hizo Dios mismo después que el hombre pecó: “Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás y el polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.” (Génesis 3. 14-15). Las restantes profecías, las fue dando a conocer en el Antiguo Pacto a través de la Ley, los profetas y los salmos. Dijo el Señor Jesucristo en circunstancias que estaba con sus Apóstoles después que hubo resucitado: “Estas cosas son las palabras que os hablé, estando con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos” (Lucas 24. 44).

 

La resurrección de Cristo en la Ley: También en el ritual levítico está presente su persona mediante la ceremonia de purificación. Sabido es que el hombre después de pecar, quedó inmundo a los ojos de Dios quedando imposibilitado para acercarse a Él a menos que sea purificado. Por eso es que Dios pone como ejemplo de lo inmundo, la lepra. Ninguna persona que padeciera la inmundicia de la lepra podía acercarse a Dios, salvo que previamente sea purificado por una víctima inocente; en este caso, dos aves vivas y limpias: “El sacerdote mandará luego que se tomen para el que se purifica dos avecillas vivas, limpias, y madera de cedro, grana e hisopo. Y mandará el sacerdote matar una avecilla en un vaso de barro sobre aguas corrientes. Después tomará la avecilla viva, el cedro, la grana y el hisopo, y los mojará con la avecilla viva en la sangre de la avecilla muerta sobre las aguas corrientes; y rociada siete veces sobre el que se purifica de la lepra, y le declarará limpio; y soltará la avecilla viva en el campo.” (Levítico 14. 4-7). El ave muerta y el ave viva, la cual es rociada con sangre y puesta en libertad, representan la obra completa de Cristo en su muerte y resurrección en cuanto a la eficacia de limpiar la lepra del pecado: “El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.” (Romanos 4. 25). El vaso de barro es un tipo de la humanidad de Cristo, y las aguas corrientes simbolizan el Espíritu Santo como “el Espíritu de vida”: “a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu.” (1 Pedro 3. 18). Aunque hay más tipos en la Ley que nos hablan de Cristo resucitado; citaremos, nada más, otros dos: Las primicias (Levíticos 23. 10, 11); y la vara de Aarón, que reverdeció (Números 17. 8).  

 

La resurrección de Cristo en los profetas: Si bien es cierto que en el Antiguo Testamento hay muchas indicaciones con respecto a la resurrección del cuerpo humano; y que sólo hay tres predicciones directas con respecto a la resurrección de Cristo. No debemos olvidar que Él se hizo hombre cien por ciento, tanto en su vida como en su muerte. De manera que todo lo que digan los Profetas respecto a la resurrección de los hombres es aplicable a Cristo como primicia de todas las cosas. Por eso dijo el Apóstol: “Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y si somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aun estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.” (1 Corintios 15. 12-19). Y Daniel profetizó: “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para para vergüenza y confusión perpetua.” (Daniel 12. 2); y Job: “Yo sé que mi redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y después de desecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios; al cual veré por mí mismo, y mis ojos le verán, y no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí.” (Job. 19. 25-27).

 

La resurrección de Cristo en los salmos: Dijimos que en el Antiguo Testamento sólo hay tres predicciones directas respecto a la resurrección de Cristo; y las tres, están en los salmos. Los dos primeros de ellos, compuesto por David como profeta; y el último aunque no se sabe a ciencia cierta quien es el autor, es un Salmo que profetiza de Cristo: “Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; mi carne también reposará confiadamente; porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción.” (Salmo 16. 9-10).

“Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré. Los que teméis a Jehová, alabadle; glorificadle, descendencia toda de Jacob, Y temedle vosotros, descendencia toda de Israel. Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido, ni de él escondió su rostro; sino que cuando clamó a él, le oyó.” (Salmo 22. 22-24).

“La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo. De parte de Jehová es esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos. Este es el día que hizo Jehová; nos gozaremos y alegraremos en él.” (Salmo 118. 22-24).

 

4) Porque a través de todos los tiempos, Dios en cada uno de sus actos, siempre tuvo la intención de hacerlos con un propósito fundamental: Su propia gloria. Este propósito incluye al hombre en su creación y también en su re-creación, es decir en su salvación. Todos los demás beneficios recibidos con la salvación, han sido por añadidura y por pura gracia: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana del sexto día.” (Génesis 1. 31); Y este Dios, que se glorifica a sí mismo a través de sus actos, se presenta como el Dios de gloria en toda Su creación, tanto en el cielo como en la tierra: “Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.” (Isaías 42. 8).

Ahora bien, como podremos ver, Dios no sólo se glorifica a sí mismo como Jehová Dios o Dios el Padre, sino que también, nos señala al Hijo; quien, a su vez, mediante las suficiencias de sus obras, también ha de ser glorificado como el Padre en la re-creación de todas Sus obras, tanto en el cielo como en la tierra, por toda la eternidad: “He aquí mi siervo, yo le sostendré, mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi espíritu; él traerá justicia a las naciones. No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles. No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia. No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley. Así dice Jehová, creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan: Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, para que saque de la cárcel a los presos, y de casa de prisión a los que moran en tinieblas.” (Isaías 42. 1-7).

“Estas cosa habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad sobre toda carne, para que de vida eterna a todos los que le diste. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. Ahora pues, Padre, glorifícame tú para contigo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese. He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos la recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste. Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyo son, y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos.” (Juan 17. 1-10).

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” (Filipenses 2. 9-11).

“Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de todos los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.” (Apocalipsis 1. 5-7).

 

c) La resurrección de Cristo como fundamento doctrinal: La resurrección de Cristo como declaración de fe, se afirma sobre dos sólidas pruebas: Las Escrituras y la historia; ambas, estrechamente vinculadas entre sí, conforman el soporte de una Doctrina cuya esencia fue revelada por el Señor Jesucristo.

Cuatro hechos trascendentales: muerte, sepultura, resurrección y aparición, son las garantías suficientes que respaldan el fundamento apostólico señalando la suficiencia de Cristo como el redentor de los que habrían de creer en Él. Y aunque en estos tiempos modernos, los “revisionistas” doctrinales le restan importancia a su resurrección como declaración de fe. El Apóstol Pablo es quien, precisamente, los descalifica, declarando que la fe genuinamente cristiana es la que testifica su fidelidad inalterable al evangelio que él recibió y predicó “por revelación de Jesucristo” (Gálatas 1. 12), diciendo: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, sino creísteis en vano. Porque primeramente os he ensañado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los Apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.”(1 corintios 15. 1-8).

Resumiendo, el Apóstol está diciendo nada más y nada menos que, todos los que reciban el evangelio que es CONFORME A LAS ESCRITURAS (sin adulteración), que perseveren “en Cristo” guardando las cuatro verdades siguientes, son salvos; sino han creído en vano:

a) Que Cristo murió por nuestros pecados, CONFORME A LAS ESCRITURAS.

b) Que fue sepultado, CONFORME A LAS ESCRITURAS.

c) Que resucitó al tercer día, CONFORME A LAS ESCRITURAS.

d) Que apareció a los suyos CONFORME A LAS ESCRITURAS.

 

Los hechos de Jesús después de su resurrección hasta su ascensión:

De acuerdo a lo que se nos ha permitido conocer sobre los hechos de Jesús después de su resurrección durante cuarenta días, podemos decir que fueron intensos; tanto 1) en el mundo de los vivientes como, 2) en el mundo de los espíritus.

Aquí en la tierra, su tarea consistió en consolidar su magnífica obra redentora, encomendando a los primeros líderes la honrosa tarea de convocar y pastorear por medio del evangelio, a Su pueblo que “está en el mundo, pero no es del mundo”. Dicha tarea, según veremos, será organizada por la persona del Espíritu Santo durante el tiempo de los gentiles hasta que haya sido completado. Por otro lado, también está la tarea de redención que realizó Cristo en el mundo de los espíritus a todas aquellas personas que por medio de la fe esperaron en Él. Este ministerio será visto dentro de este apartado como se prometió en el punto seis, ya que fueron obras realizadas después de su resurrección.  

 

1) Hechos en el mundo de los vivientes: Apariciones y Comisiones.

En el desarrollo de este punto, y con el fin de no ser muy extenso, daremos a conocer sólo algunos de sus hechos sin entrar en detalles de cada uno de ellos.

Apariciones:

El primer día de la semana: hubo cinco apariciones:

1. A María Magdalena. “Habiendo, pues, resucitado  Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios.” (Marcos 16. 9).

2. A las otras mujeres. “He aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.” (Mateo 28. 9-10).

3. A Simón Pedro. “que decían: Ha resucitado el Señor verdaderamente, y ha aparecido a Simón.” (Lucas 24. 34).

4. A Cleofás y a otros dos discípulos camino a Emaús. “Pero después apareció en otra forma a dos de ellos que iban de camino, yendo al campo.” (Marcos 16. 12)

5. A once reunidos estando ausente Tomas. “Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado.” (Marcos 16. 14).

El segundo: primer día de la semana: A los once Apóstoles estando presente Tomás. “Ocho días después, estaba otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomas: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.” (Juan 20. 26-29).

En la segunda semana: A siete discípulos al lado del mar de Galilea. “Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada. Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. Él les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro !Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. Y los otros discípulos vinieron con la barca, arrastrando la red de peces, pues no distaban de tierra sino como doscientos codos.  Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan. Jesús les dijo: Traed de los peces que acabáis de pescar. Subió Simón Pedro, y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y aun siendo tantos, la red no se rompió. Les dijo Jesús: Venid, comed. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor. Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado. Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos.” (Juan 21. 1-14).

El tercer: primer día de la semana: A los once discípulos y a más de quinientos hermanos en Galilea. Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mateo 28. 16-20).

El cuarto: primer día de la semana Nuevamente a sus discípulos. “Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día;  y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.” (Lucas 24. 44-49).

El cuadragésimo (40) día: El día de su ascensión se apareció a los once y a muchos más que estaban reunidos. Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.” (Marcos 16. 19).

Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.” (Hechos 1. 6).

 

Comisiones:

La Escritura da a conocer cinco comisiones que hace el Señor a los suyos después de su resurrección:

 

1° comisión. A los Apóstoles estando ausente Tomás. Les dio autoridad sobre todos los asuntos relativos al reino y a la iglesia. “Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.” (Juan 20. 21-23).

 

2° comisión. A Pedro en forma personal. Le dio las llaves para que abra el reino de los cielos tanto a judíos como a gentiles. A judíos, el día de pentecostés mediante su sermón: “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor Nuestro Dios llamare.” (Hechos 2. 37-39). A gentiles, cuando fueron convocados en casa de Cornelio. Esta vez, fue mediante la predicación sobre la salvación por medio de la fe: “Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia. Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos. Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.” (Hechos 10. 34-48). También, se le asignó poder para atar y desatar; es decir, para declarar judicialmente con toda autoridad sobre todos los asuntos del reino de los cielos. Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.” (Juan 21. 15-17). Ahora bien, es necesario aclarar que Pedro, recibió del Señor Jesucristo dos comisiones en particular: una, la que hemos citado en (Juan 21. 15-17); y la otra, estando el Señor en vida cuando le dijo: Y yo también te digo, que tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16. 18). Si bien es cierto que en estas dos oportunidades el Señor se dirigió exclusivamente a Pedro para su comisión, es suficiente leer los contextos de ambas ocasiones, para descubrir el verdadero motivo para que esas prerrogativas le fueran concedidas temporalmente sólo a Pedro. Pues, esos mismos dones, según probaremos, también les fueron otorgados más adelante a todos los Apóstoles, incluyendo al Apóstol Pablo y a la iglesia. De manera que en este punto de la doctrina, no hay que desvirtuarla con dogmas apócrifos acerca de lo que el Señor no quiso imponer para Su Iglesia; pues no hay nada en las dos comisiones dadas a Pedro para afirmar que tuvo supremacía sobre los otros Apóstoles, como tampoco sobre la Iglesia. Especialmente, como para determinar su predominio perpetuo trasmitido a “sus sucesores”; mucho menos, si estos estuviesen limitados a la sede que está en Roma. De hecho, porque no hay fundamento escritural alguno y porque la “iglesia de Roma” como tal, aún no existió hasta el año 600 D.C. aproximadamente. Suponer sobre esta supremacía no tiene ninguna validez; pues, directamente, es un invento del romanismo que deliberadamente ha falsificado la Palabra de Dios. Sólo basta con indagar en la genuina historia de la Iglesia cristiana para corroborar esta verdad.

(Nota: ver la historia evangélica de la iglesia en el estudio: “HASTA CUÁNDO CLAUDICARÉIS VOSOTROS ENTRE DOS PENSAMIENTOS”).

 

3° comisión. La gran y permanente comisión de alcance universal dada a la Iglesia. Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. “(Mateo 28. 16-20).

 “Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen.” (1 Corintios 15. 6).

 

4° comisión. A los once Apóstoles. Puntualizando lo que ellos debían predicar, basándose únicamente en la pura Doctrina del Padre:Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: a) que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. b) Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: c) Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día;  d) y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. e) Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; f) pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. (Lucas 24. 44-49); “Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles” (1 Corintios 15. 7). Si hacemos una simple reflexión de esta comisión, quizás podamos descubrir cuan alejados pueden encontrarse algunos que se identifican como discípulos del Señor. Pues, si fueran leales como proclaman, deberían ser consecuentes como los Apóstoles y declarar fielmente:

 

a) Que toda la Escritura habla de Él; es decir, señalar que todos los actos divinos apuntan hacia Su Persona:

“Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de todos los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.” (Colosenses 1. 15-20). Por lo cual, tanto la evangelización como el pastoreo a la iglesia debe ser CRISTOCÉNTRICA.

 

b) Que debían predicar el EVANGELIO DE LA LIBRE GRACIA SOBERANA; es decir que si Dios, de su voluntad, no opera a favor de las almas abriendo el entendimiento por medio de Las Escrituras; nadie por sí mismo puede buscar a Dios.

“Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad (Las Escrituras), para que seamos primicias de sus criaturas.” (Santiago 1. 18).

 

c) Que el propósito de  su MUERTE Y RESURRECCIÓN, fue otorgarnos por gracia REDENCIÓN Y JUSTIFICACIÓN.

“El cual fue entregado por nuestras trasgresiones, y resucitado para nuestra justificación.” (Romanos 4. 25).

 

d) Que debían predicar en su nombre: EL ARREPENTIMIENTO Y PERDÓN DE PECADO.

Dijo Jesús: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1. 15).

 

e) Que debían testificar en todo momento y lugar, con PALABRAS Y HECHOS, el poder regenerador de Dios (nuevo nacimiento).

 

f) Que EL ESPÍRITU SANTO, estará operando en Su Iglesia, la que él compró con “Su propia sangre”.

 

5° comisión. Antes de su ascensión a los cielos, se dirigió a los Hermanos que estaban reunidos y les encomendó exactamente lo mismo que a los Apóstoles; pero ahora, con el propósito de que se dispersen (diáspora) por el mundo, llevando SU EVANGELIO. Y les dijo: me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. “Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.” (Marcos 16. 19).

“He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investido de poder de lo alto. Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo. Ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén”. (Lucas 24. 49-53).

Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. (Hechos 1. 6-12).

 

2) Hechos en el mundo de los espíritus: Buenas Nuevas y rescate.

Sus hechos a partir de su resurrección hasta el momento de su ascensión, también tienen que ver con su misión en el mundo de los espíritus. Ahora bien, dado que este cometido fue realizado en un mundo puramente espiritual, y dentro de la competencia de sus atributos divinos, no deja de ser un misterio para el conocimiento humano. No obstante, al encontrarse como declaración de fe en el credo bajo la expresión: “descendió a los infiernos”, es un asunto que debe ser tratado conforme a lo prometido en el punto seis, pero sin ir más lejos de lo que nos es revelado. Para ello, se retomará la frase en cuestión, ratificando que es de difícil interpretación debido a que hay varios factores que se entrelazan entre sí: 1°) Un generalizado error respecto al significado de la palabra “infierno”. 2°) El posterior y poco afortunado agregado de esta frase a la declaración original del credo. 3°) Las diversas interpretaciones teológicas que por ese motivo se originó a través del Tiempo. Y 4°) Por las pocas referencias escriturales sobre el tema; pues, no debemos olvidar que el objetivo supremo de la Palabra de Dios  es dar a conocer Su persona como el gran YO SOY, Su proyecto creacional y Su propósito de redención para con el hombre, corona de su creación. Sobre todo, que éste vea su real condición perdida en que ha caído a causa del pecado y la posibilidad de salvarse por el único medio provisto “en Cristo” a través de LA LIBRE GRACIA SOBERANA. De manera que, todo lo que pueda interesarle al hombre que desee ser salvo, está escrito dentro un marco que abarca su condición humana desde el momento de la creación hasta el día del juicio final donde el Señor dará por terminado todo lo relativo al pecado, satanás y la muerte. No obstante, se tendrá en cuenta que también se pueden encontrar registrados otros actos divinos, pero como meras referencias en la medida que éstos se relacionan con el hombre; y no a los detalles a que éste quisiera acceder, porque: “Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.” (Deuteronomio 29. 29).

Así que para el análisis de este asunto se partirá, necesariamente, teniendo en cuenta estos cuatro factores condicionantes, y nos basaremos sólo en la tenue luz que nos brinde exclusivamente la Palabra de Dios.

1°) Dijimos que la palabra “infierno”, deriva del latín: “inférnum” o “ínferus”  (interior, subterráneo). Esta expresión, es una mala traducción del Hebreo: “Seol”, y del griego: “Hades”. En ambos casos, sendos términos aunque significan lo mismo, nada tienen que ver con el “infierno”. Pues, en primer lugar, porque Seol y Hades se refieren a un estado de muerte. Es el lugar final de existencia consciente de todos los seres humanos después de la muerte. Sitio indeseable y de juicio para los malvados, y refugio de recompensas para los justos. A un lado están los muertos injustos con sus sufrimientos y al otro lado de un abismo profundo e infranqueable (sima), los muertos justos que gozan de sus beneficios mientras esperan en el “paraíso”, el cumplimiento de la promesa. Esta condición de los justos fue en tiempos anteriores a Cristo y perduró hasta Su ascensión triunfante a los cielos. Tampoco, este lugar es el destino permanente de los perdidos, sino que es el estado intermedio entre la muerte y su estado final, la muerte segunda, donde serán echados por toda eternidad al lugar del cual nunca se sale, que es: “el infierno” o “Gehenna”  (“lago de fuego” donde está el gusano de ellos que nunca muere y el fuego que nunca se apaga). De manera que, según Las Escrituras, el Señor nunca pudo haber “descendido a los infiernos” de la manera que da a entender el Credo. Respecto a los demás factores que inducen a la confusión: puntos 2°) y 3°); ya se hicieron los comentarios oportunos en el punto seis del Credo. Y la conclusión al respecto es que, las diversas y erradas interpretaciones que hizo Tomas de Aquino en la “Summa Theológica”, y luego repetidas en el “Catecismo del concilio de Trento” o en la declaración de la Iglesia “Anglicana”, es consecuencia del error que se cometió en el año 390 D.C., al agregarse la frase “descendió a los infiernos”. Interpretaciones que no se van a debatir en este apartado. De manera que pasaremos directo al punto 4°) Remitiéndonos a Las Escrituras sin ningún tipo de especulación, sólo con las pocas referencias que contamos.  

 

Pasajes bíblicos que respaldan esta visión en relación al lugar donde van las almas después de la muerte. Respecto al “Seol” (en hebreo), el Antiguo Testamento lo describe como un lugar intermedio entre la muerte y el destino final donde van las almas. Hay sesenta y cinco menciones en el Antiguo Testamento; y todas coinciden con la misma definición. El texto más significativo acerca del tema que estamos tratando está en el Salmo mesiánico que dice: “Porque no dejarás mi alma en el Seol(lugar transitorio), ni permitirás que tu santo vea corrupción” (Salmo 16. 10).

Respecto al “Hades” como lugar, es evidente que es el mismo “Seol” expresado en griego. Un claro ejemplo, son las palabras del Apóstol Pedro en su primer discurso en Pentecostés sobre el Señor Jesucristo y Su resurrección, cuando cita, justamente, el mismo pasaje del A.T.; pero diciendo: Porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu santo vea corrupción” (Hechos 2. 27). La palabra Hades aparece diez veces en el Nuevo Testamento. Siendo el mismo Señor Jesús quien la emplea cuatro veces en los evangelios, pero ahora dando más precisiones en la descripción del mismo. El más representativo para el caso, dice: Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.” (Lucas 16. 19-31).

A pesar de que este pasaje está clasificado por algunos teólogos como una parábola, es interesante observar que las parábolas, son ilustraciones cuyo propósito es dejar una enseñanza. Sin embargo esta “parábola” del rico y Lázaro, más bien parece un relato real ya que se dan nombres de personas que han partido de este mundo, como el de Abraham, Lázaro, Moisés y el rico que quiere prevenir a sus cinco hermanos; además, describe el Hades como un lugar determinado, con bastantes precisiones. Así que tenemos un motivo más para meditar: ¿Es realmente una parábola?

Respecto al infierno “inférnum” (en latín) y Gehenna (en griego); La Escritura hace una clara distinción entre el Seol o Hades y el infierno, como destino final de los impíos del cual nunca serán rescatados. Dice el Apóstol Juan en su visión sobre los tiempos finales: “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego(Gehenna).” (Apocalipsis 20. 11-15).

Ahora bien, habiendo llegado a este punto de la doctrina, es imposible continuar sin antes aclarar que el catolicismo declara como dogma de fe que, además del infierno creado por Dios, también “existen” otros dos lugares más como destino de las almas después de la muerte; estos son: el “Purgatorio” y el “Limbo”. El problema que se les plantea es que no existen. En consecuencia lo único que cabe, es presumir que sólo son el resultado del imaginario “teológico” del catolicismo. En primer lugar porque en Las Escrituras no hay ninguna mención ni insinuación de ellos; y en segundo lugar, porque además es una teología manifiestamente opuesta a la doctrina de Cristo.

Con relación al Purgatorio (lugar para limpiar o purificarse por fuego “algunos y determinados pecados”), es una creación absurda que hoy está puesta a dudas, incluyendo aún algunos teólogos católicos. Uno de los Padres de la iglesia, San Agustín, dijo: “Cristo, al tomar sobre sí la pena y no la culpa, abolió la pena y la culpa”. Y la Palabra de Dios dice: “No hay más condenación, para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8. 1); y “La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado” (1 de Juan 1. 7). De manera que si Dios ha determinado en forma irrevocable, que la sangre de Jesucristo es lo único que puede purificarnos de todo pecado según su justicia; no puede hacerlo el fuego, ni ninguna otra cosa a que puedan recurrir los hombres; por ejemplo, las oraciones que se hagan por los difuntos. Porque escrito está: “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y de después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar el pecado de muchos” (Hebreos 9. 27-28).

“Por lo cual puede salvar perpetuamente a los que por Él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.” (Hebreos 7. 25).

Con relación al Limbo (“Limbus infantum”, lugar secundario o “borde”). Fue concebido también por teólogos católicos, con la idea de que a Dios no se le ocurrió pensar que  debería existir un lugar especial, no de sufrimiento, entre el cielo y el infierno donde vayan los niños no bautizados. Y así es como en el caso del purgatorio, además de ser también anti-escritural, es el mismo Señor Jesús quien descalifica este dogma cuando dice: “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.” (Mateo 19.14).

“En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos? Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño (no que se bautice), ése es el mayor en el reino de los cielos. Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe.” (Mateo 18. 1-5). De acuerdo a estas declaraciones, es muy fácil deducir que si Dios no determinó un lugar para los niños que mueren sin bautizar; es porque en su divina voluntad, determinó que conforme a la obra de redención, no sólo que los niños entrarán en el reino de los cielos sin el necesario bautismo, sino que tampoco nadie se los podrá impedir.

 

Pasajes bíblicos que hablan acerca de la obra de Cristo en el mundo de los espíritus. Para tratar este asunto, primeramente deberíamos ir al sepulcro en el momento de Su resurrección donde se aparece primeramente a María. Dice Mateo: “he aquí, Jesús les salió al encuentro, Diciendo: ¡Salve! Y ellas acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron.” (Mateo 28. 9); y Juan dice que: Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.” (Juan 20. 17). Este mismo pasaje es traducido en la Biblia “Nueva Versión Internacional”, como: Suéltame, porque todavía no he vuelto al Padre.Como puede apreciarse, hay dos detalles en esta expresión que pueden clarificar algunos conceptos respecto a las obras de Jesús después de su resurrección. Una es la palabra: “tocar”, del griego (japto). La versión RVR, bien traduce cuando dice que Jesús advierte: “no me toques”; pero resulta que (japto) tiene muchas acepciones, entre ellas “Soltar”, como opuesto de: “aferrarse a algo”, “asirse de”. Es decir que en realidad, no le pidió que no lo toque sino que lo suelte, cosa que para el caso es muy distinto; porque si no, luego, cuando se le apareció a Tomás no le hubiese dicho: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.” Así que, al traducir (japto) como. “suéltame” se logra una mayor armonía entre el relato de Mateo y el de Juan. De hecho, ya hay varias versiones como la NVI, que la traduce con esta acepción: “suéltame”. El otro detalle es la expresión: “porque todavía no he vuelto al Padre”; o sea que le estaba diciendo: “suéltame porque todavía estaré con ustedes un tiempo y antes de volver a mi Padre debo completar tareas encomendadas.

Así que este encuentro de Jesús con María, bien podría ser el punto de partida para meditar sobre las revelaciones que nos brinda La Escritura sobre sus obras en el mundo de los vivientes y en el mundo de los espíritus, antes de ser arrebatado en gloria. Era tan nutrida su tarea dentro de los cuarenta días en medio de los suyos, que debía explicarles que, si bien eran tiempos de gozo y adoración, también eran tiempos de recibir recomendaciones y acción, aunque todavía no lo entendieran. De manera que su primera comisión fue para María, pidiéndole que fuera a cumplir el honroso cargo de mensajera, ir a sus hermanos y decirles que también ellos iban a tener oportunidad de verle, tocarle y estar con Él.  

Entonces, conforme a lo argumentado, La Escritura nos va revelando que Cristo después de su resurrección, realizó varias tareas. Por un lado, entre los suyos, presentándose para confirmar su resurrección, no como un espíritu sino con cuerpo glorificado. Por el otro lado, debía descender “a las partes inferiores de la tierra” a cumplir su misión entre aquellos que estaban en el “seno de Abrahán” tales como: “Abel, Enoc, Noé, Abraham, Sara, Isaac, Jacob, José, Moisés, Josué, Rahab, Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel, los Profetas y muchos más, de los cuales el mundo no era digno. Y todos estos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido” hasta ese momento. (Ver Hebreos cap. 11).

Ahora bien, conforme a algunos testimonios que da el Apóstol Pablo, podemos saber que además de haber descendido a “las partes inferiores de la tierra” a redimir a los suyos, también hizo profundos y definitivos cambios en ese lugar. Así que, primeramente, debemos recordar que era el Hades. Habíamos visto que el Señor Jesucristo lo describe como un lugar físico, no como un estado del espíritu, sino como un medio donde hay un abismo profundo (Sima) que lo divide. De un lado están los injustos, vivos, conscientes, en pleno uso de sus facultades, en medio de tormentos hasta que sean entregados por el mismo Hades, para ser juzgados y lanzados al “Infierno” que es el “lago de fuego” (Apocalipsis 20. 13-14); y del otro lado, los salvos que también estaban conscientes en el “Seno de Abrahán”, siendo consolados mientras esperaban la promesa de la simiente que habría de redimirlos; esa parte del “Hades”, es llamada por el Señor: “Paraíso”, lugar donde le prometió al ladrón arrepentido que estaría con él ese mismo día después que haya consumado su obra. Le dijo el ladrón: “acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23. 42-43).

Ahora, ¿Por qué es tan importante el testimonio de Pablo? Porque él dice en santa inspiración, y hablando en tercera persona: “Ciertamente no me conviene gloriarme; pero vendré a las visiones y a las revelaciones del Señor. Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.” (2 Corintios 12. 1-4). Es decir que, según su experiencia, Pablo dice que fue arrebatado y estuvo en el tercer cielo o sea en el “Paraíso”; lugar que entonces, ya no está en el Hades sino en la misma presencia de Dios. Y se cree que el tiempo de dicho traslado se produjo de la forma y el momento que describe, cuando dice: “Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra(Hades)?  El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.” (Efesios 4. 9-10). Respecto a este pasaje, es necesario hacer un comentario que no puede ser desechado y es que, una gran cantidad de exégetas, no todos, interpretan que se está refiriendo al Hijo cuando descendió del cielo a la tierra tomando forma de hombre; para eso citan: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo” (Juan 3. 13), y luego se afirman en el pasaje que dice: “sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” (Filipenses 2. 7-11). Cualquiera sea la profundidad hasta donde alcance la visión de los hombres o hasta donde y cuando descendió Cristo; sea sólo hasta la tierra o a las profundidades de esta: “las partes inferiores de la tierra”; lo cierto es que se humilló tomando forma de siervo. Y también es cierto que se despojó de tal manera que, además lo llevó inclusive a descender a los lugares más bajos a fin de que todos aquellos que hayan sido hundidos a las partes más profundas “del pozo de la desesperación del lodo cenagoso” del pecado, de allí puedan ser arrebatados si han confiado en Él como su salvador personal. “Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres. Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.(Efesios 4. 8-10). Así que debido a esa experiencia personal que tuvo el Apóstol Pablo por voluntad de Dios, es que podemos saber por medio del Espíritu, porque es que exclamó con convicción: “Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. (2 Corintios 5. 6-10). En síntesis, la promesa para los que están “en Cristo” es que: cuando nuestra alma se despoja del cuerpo; inmediatamente, sin pasar por estados intermedios como el Hades, estaremos con el Señor. ¡Gloria a Dios!

 

Por último citaremos dos pasajes de la 1° Carta de Pedro que, equivocadamente se usan como argumentos en este punto de la doctrina. Sólo lo mencionaremos sin comentarios por las razones que daremos a continuación.

1°) Porque estos pasajes no sólo son unos de los más difíciles de interpretar de las Cartas de Pedro, sino de todo el Nuevo Testamento.

2°) Porque son los más espinosos de desentrañar desde la perspectiva con que han sido utilizados como argumentos en “El Credo de los Apóstoles” mediante la frase: “descendió a los infiernos”.

3°) Porque hay una mezcolanza doctrinal muy generalizada como en el caso del Credo cuando fue alterado.

4°) Porque debido a interpretaciones ambiguas en la traducción de palabras como por ejemplo: “murió” con “padeció” y “espíritu” con “Espíritu”; los exégetas más destacados no han llegado todavía a un acuerdo de interpretación que aporte más luz que la que nos ha sido dada explícitamente por las Escrituras.

5°) Porque en realidad el motivo de la 1° Carta de Pedro, es enfocar sus enseñanzas hacia otro objetivo; no hacia lo que realizó Cristo en el mundo de los espíritus, sino a instruir, como Carta Pastoral, sobre: la verdadera gracia de Dios, como él mismo lo dice en el: (cap. 5. vers. 12) “…os he escrito brevemente, amonestándoos, y testificando que ésta es la verdadera gracia de Dios, en la cual estáis”, destacando cada uno de los beneficios de la “verdadera gracia de Dios”. GRACIA en la elección, GRACIA en la sobriedad, GRACIA en la sumisión, GRACIA en el sufrimiento y GRACIA para el servicio. Hay personas que hablan mucho de la gracia, y dicen ser regeneradas por la gracia, y sin embargo viven contrariamente a lo que es la gracia.

No obstante, y a pesar de todas las dificultades enumeradas, estos pasajes pueden dejarnos el siguiente aporte. Si se escudriñan detenidamente, podrá observarse que ambos, aunque no tienen nada en común entre sí, cada uno por su lado está en armonía no sólo con todo lo argumentado anteriormente, sino con el resto de toda la doctrina. Sólo que son los dos pasajes menos indicados para argumentar sobre las obras de Cristo en el Hades, porque sacados de sus contextos se diluyen entre distintas corrientes del pensamiento que, en definitiva, conducen a una mayor confusión. A tal punto esto es así que algunos teólogos católicos, como evangélicos, siguen con sus controversias.

1°) “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua.” (1 Pedro 3. 18-20).

2°) “A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios.” (1 Pedro 4. 4-6).

(Nota: si se escudriñan estos pasajes paralelamente entre varias versiones, podrá notarse sutiles cambios de traducción en algunas palabras que, precisamente es lo que conduce a conclusiones totalmente opuestas.)

 

Textos que confirman la importancia salvífica de la resurrección de Cristo: Seguidamente y a modo de confirmación sobre la importancia salvífica de la obra de Cristo en SU MUERTE Y RESURRECCIÓN, se expondrán algunos pasajes de la bendita Palabra de Dios que obran como firmes soportes donde está anclada la fe del genuino creyente; pero también, un llamado que invita a confiar en la obra salvadora de Cristo a todos aquellos que todavía están sin fe y sin esperanza.

Yo sé que mi Redentor vive,

Y al fin se levantará sobre el polvo;

Y después de deshecha esta mi piel,

En mi carne he de ver a Dios;

 Al cual veré por mí mismo,

Y mis ojos lo verán, y no otro,

Aunque mi corazón desfallece dentro de mí.” (Job 19. 25-27).

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos) (Efesios 2. 4-5).

“No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; Pero los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.” (Juan 5. 28-29).

Pero nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;  el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.” (Filipenses 3. 20-21).

Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.” (1 Corintios 15. 26).

Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.” (Colosenses 3. 1-2).

Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio,” (2 Timoteo 2. 8).

“Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.” (1 Corintios 15. 13-19).

 

El siguiente pasaje fue dejado al último como un ejemplo de como Dios, responde en forma efectiva a la oración de Pablo; quien ruega para que el creyente, conozca, entienda y se afirme en estas verdades doctrinales que el Señor delegó para Su Iglesia:

 “Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.” (Efesios 1. 15-23).

Ahora bien, ¿Cuáles son estas verdades acerca de la resurrección de Cristo?; y ¿Qué tiene que ver la forma en que fue resucitado, con la seguridad del creyente en poseer una auténtica salvación? Pues bien, escudriñando el pasaje, lo primero que podemos observar es que para poder aceptar estos fundamentos doctrinales que nos dará el Apóstol, será necesario que sea derramado por Dios, y conforme a su misericordia: “espíritu de sabiduría”; pues, sin el discernimiento espiritual, no se podrá entender cosas espirituales como: a) ¿Quién operó la resurrección de Cristo? b) ¿Con qué poder y autoridad triunfó sobre la muerte? c) ¿Cómo ha de operar sobre aquellos que son sus escogidos para darle vida?

a) Lo primero que debemos entender es que, el Dios creador de todas las cosas, el Dios que da vida, es el Dios que tiene Vida en sí mismo. Él es la Vida. Él gran “YO SOY”. Y nuestro Señor Jesucristo, siendo la segunda persona de la trinidad, el Hijo eterno es Dios al igual que el Padre, “el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia”, también es la Vida. Nadie le dio vida y nadie se la puede quitar. Por eso dice la Escritura: En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.” (Juan 1. 4); “Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo.” (Juan 5. 26); “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Juan 14. 6); “Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.” (1 Corintios 15. 45).

b) Siendo Jehová Dios LA VIDA. Todas sus acciones se proyectan y ejecutan como atributos indivisibles entre las tres Personas de la deidad. De manera que, como en todos sus actos, las tres Personas intervinieron en la propia resurrección del Señor Jesucristo: El Padre, conforme a su voluntad, acciona toda Su energía de vida para anular la muerte, El Hijo en obediencia la aplica voluntariamente, levantando su propia humanidad difunta con el mismo poder del Padre, y El Espíritu Santo la ejecuta, completando de esta manera, la incomparable grandeza del poder Divino; siendo el mismo Espíritu, el sello de garantía que certifica la efectividad de la obra. Es decir, las tres personas desplegaron la supereminencia de su poder, para resucitar a Cristo de entre los muertos: “Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.” (Juan 5. 19).

Yo y el Padre uno somos.” (Juan 10. 30).

“Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.” (Romanos 8. 11).

“Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre” (Juan 10. 17- 18).

c) Ese mismo poder que uso Dios para dar vida al Hijo, venciendo a la muerte, es el mismo poder que despliega cada vez que da vida por medio de la fe, a un pecador que se arrepiente para ser salvado por pura gracia. Dice La Escritura: “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10. 9). De manera que,Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” (Romanos 8.11).

Entonces, conforme a este evangelio, queda absolutamente claro que ningún ser humano se puede dar vida a sí mismo; es decir, ser regenerado por propia voluntad debido a que está muerto en delitos y pecados, tan muerto como Cristo lo estuvo en la tumba. De manera que, para que pueda ejercer su “libre albedrío” para elegir ser salvo, primeramente debe recibir por gracia la fe que da vida; de lo contrario, es más que imposible por más que algunas religiones “cristianas” lo proclamen. Sólo en Él, por Él y para Él, mediante la garantía que otorga el Espíritu Santo como sello, se obtiene la vida según la promesa hecha sobre el NUEVO PACTO EN SU SANGRE. “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa.” (Efesios 1. 13).

(Nota: ver los estudios: “El camino de la salvación” y “La iglesia del Señor Jesucristo”).

 

 

  indice

 

*****

 

6. Creo que (1)subió a los cielos, y (2)está sentado a la diestra de Dios Padre.

De acuerdo con esta declaración, se demostrará escrituralmente, la veracidad de estos dos últimos actos que realizó el Señor Jesucristo después que hubo resucitado y cumplido acabadamente su ministerio aquí en la tierra: 1) subió a los cielos, y 2) está sentado a la diestra de Dios Padre. Sucesos que están registrados, no sólo por la importancia que tiene para el creyente, como enseguida veremos; sino también, para demostrar a toda la humanidad que su ciclo como el Mesías prometido por El Padre, llegó a su fin en este mundo; pues era necesario que Él partiera, para dar lugar a la obra del Espíritu Santo en esta dispensación de gracia. Y cuando el Espíritu termine su obra, también será arrebatado con la Iglesia, para dar comienzo a la gran tribulación y posteriormente al reino milenial con el que el Trino Dios dará por concluida su paciente obra de redención.

 

1) Subió a los cielos.

Es conmovedor ver como relata este extraordinario suceso el evangelista Lucas en su segunda carta llamada “Hechos de los Apóstoles”. En ella, prosigue su crónica comenzada en el evangelio que lleva su nombre, logrando una perfecta continuidad en el relato de la vida, muerte y resurrección del Señor, para continuar con su ascensión a los cielos. Pero lo maravilloso de esta carta, no es que sólo relata los hechos de Señor hasta su arrebatamiento, sino que también trata sobre su prometido regreso y el cumpliento de la promesa de enviar al Espíritu Santo. Dice Lucas: “Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” (Hechos 1. 4-11).

  

El modo de su ascensión.

Tomando como fundamento a Las Escrituras, es evidente que el Señor Jesucristo tuvo sus razones para subir al cielo de la manera que lo hizo. Por ejemplo, el haber convocado a testigos. Así que es de suponer que una de esas razones, es para que testifiquen al mundo que ha de venir nuevamente según lo prometido, en la forma en que se fue. Todos los que no creyeron en Él mientras ministraba en este mundo, no le vieron más después que fue muerto y sepultado. Sólo los que Él escogió como dijo el Apóstol, son los que pudieron verle resucitado y estar con Él hasta el momento su ascensión. Entonces, las señales que tendrán todos los que estén en el mundo cuando sea su venida serán dos, y por ellas podrán reconocerle: una, por la forma que le vieron partir sus discípulos, “En las nubes”; y la otra, por las señales que traerá en Su Cuerpo. Pues, cuando se presentó como el siervo sufriente, el cordero de Dios, vestido con los harapos de nuestra humanidad a redimir a todos los que habrían de recibirle como al Cristo de Dios, el mundo le rechazó; pero cuando Él venga “en las nubes”, será a buscar el botín de su conquista. Y esta vez, lo hará en todo el esplendor de su gloria, con vestiduras reales como corresponde al REY DE REYES; y entonces, será tarde porque el beneficio de la gracia habrá cesado. Por lo cual, todas las generaciones de la tierra se lamentarán por él y podrán reconocerle por las señales en su cuerpo. Dice el Apóstol Juan, según la visión que le fue dada en la isla de Patmos: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.” (Apocalipsis 1. 7).

La otra razón del modo que ascendió a los cielos, es por causa de los ángeles, los seres celestiales, y por todo lo que La Escritura testifica de Él.

Como “Dios es espíritu; y nadie le vio jamás”, a partir de su encarnación en la persona del Hijo resucitado le verá en un cuerpo glorificado que lo tendrá por toda la eternidad. Dice un salmo profético en bravo tono triunfal acerca de Su Persona entrando en el cielo: (Salmo 24. 7-10).

“Alzad, oh puertas, vuestras cabezas,

Y alzaos vosotras, puertas eternas,

Y entrará el Rey de gloria. ¿Quién es este Rey de gloria?

Jehová el fuerte y valiente,

Jehová el poderoso en batalla.

Alzad, oh puertas, vuestras cabezas,

Y alzaos vosotras, puertas eternas,

Y entrará el Rey de gloria.

¿Quién es este Rey de gloria?

Jehová de los ejércitos,

Él es el Rey de la gloria.” Selah.

Volviendo al relato, creemos que después de la ascensión de nuestro Señor, los discípulos regresaron a Jerusalén como se les había pedido para esperar allí “la promesa del Padre” quien los investiría con poder de lo alto. “Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo. Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.” (Hechos 1. 12-14). Ahora bien, La Escritura sigue diciendo que los que estaban reunidos eran ciento veinte creyentes que perseveraban en oración y súplicas hasta el día de pentecostés (cincuenta días después de la crucifixión de nuestro salvador- fiesta de la cosecha): “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.” (Hechos 2. 1-5).Allí fue cuando fueron llenos del Espíritu Santo y revestidos con poder espiritual para poder testificar hasta los últimos confines de la tierra.

De manera que el nacimiento de la Iglesia Cristiana fue producido con el Bautismo del Espíritu Santo, quien hizo Su morada permanente en ella para convencer al mundo de pecado, de justicia y de juicio. Este período, puede ser dividido en tres etapas: 1) El establecimiento del Cristianismo entre los judíos, bajo la dirección de Pedro. 2) El establecimiento del Cristianismo entre los gentiles (griegos y romanos), bajo la dirección de Pablo. 3) La consolidación de la Iglesia Cristiana compuesta por judíos y gentiles, bajo la dirección de Juan (que sobrevivió a todos los apóstoles).

 

2) Está sentado a la diestra de Dios.

Además de haber ascendido a los cielos en forma triunfal como el Hijo del Hombre en su cuerpo glorificado. También es muy interesante el modo en que fue alzado, y le recibió una nube”. Pues, la forma en que desarrolla este evento divino, nos revela que tiene vastos y profundos significados de aplicación doctrinal. No debemos olvidar que toda La Escritura habla de Él desde el Génesis al Apocalipsis; y que a su vez Él dijo que debe darle complimiento a cada una de sus palabras de eternidad a eternidad.

 

 

Aplicaciones doctrinales.

a) Para entrar al santuario celestial: “Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.”

Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios; y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

“Por lo cual, entrando en el mundo dice:

Sacrificio y ofrenda no quisiste;

Pero me preparaste cuerpo.

Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.

Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad,

Como en el rollo del libro está escrito de mí.

Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley), y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último. En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho:

Este es el pacto que haré con ello Después de aquellos días, dice el Señor:

Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré, añade:

Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.

Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado. Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,  y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.” (Hebreos 9. 11-15; 24-28; 10. 5-22).

 

b) Para aparecer ante el Padre en forma triunfal, como redentor y representante de los suyos: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” (Filipenses 2. 5-11).

 

c) Para ocupar Su lugar físico ganado por sus propios méritos: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.” (Romanos 8. 33-34).

“…y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.” (Efesios 1. 19-23).

“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.” (Colosenses 3. 1).

“En estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas;… Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?;... Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos;… puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 1. 2-3; 1. 13; 8. 1; 12. 2).

quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.” (1 Pedro 3. 22).

 

d) Para arrebatar personalmente a Su Iglesia y dar por terminado el período de gracia (el tiempo de los gentiles). Es decir que, conforme a su promesa, vendrá por los suyos (los que creyeron en Él), y los arrebatará en las nubes. “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Juan 14. 1-6).

“Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.” (1 Tesalonicenses 4. 13-18).

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.” (Efesios 2. 4-7).

Estos son algunos pasajes que confirman claramente que una de las obras que hará Cristo en persona, será el ARREBATAMIENTO de SU IGLESIA y el de SUS SANTOS que fueron salvos desde Adán hasta el cumplimiento de la promesa. En ambos períodos, los que estaban bajo el Antiguo Pacto, como los que confiaron en el Nuevo Pacto, son salvos por medio del arrepentimiento de pecado y la fe.

¡BIENAVENTURADOS LOS QUE TIENEN PARTE EN LA PRIMERA RESURRECCIÓN! “los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años” (Apocalipsis 20. 5)

 

El arrebatamiento.

Para tratar el tema del ARREBATAMIENTO o RAPTO, como un evento que ha de producirse antes de la segunda venida del Señor; será necesario abrir un paréntesis en este punto de la declaración, por dos razones: la primera es porque no estando en forma manifiesta en esta sección del CREDO, no quiere decir que no sea parte del fundamento Apostólico; de manera que este apartado, es una buena oportunidad para que el hecho sea confirmado explícitamente con la misma Palabra de Dios. Y la segunda razón es porque, no todos los cristianos creen en este especial suceso que el Señor ha prometido sólo a los que conforman Su Iglesia. Muchos aseguran que no encuentran indicios sobre tal acontecimiento en el Texto Sagrado, aunque eso no quiere decir que no estén allí; pues, a modo de ejemplo, se ha terminado de citar con pasajes escriturales la promesa del arrebatamiento como uno de sus actos antes de su venida.

Los que creemos en Las Escrituras en forma literal, sostenemos que dice lo que quiere decir; no simbólicamente ni adaptable a antojadizas interpretaciones. Así que para aceptar este misterio es necesario, como primera condición, reconocer que Dios en su soberanía determinó períodos de tiempos en Su particular trato con los hombres. En consecuencia, creemos que en la actualidad está vigente un ciclo perfectamente definido que llamamos “tiempo de gracia”, período de “buenas nuevas” abierto también a los gentiles; plazo donde el Señor está edificando “Su Iglesia” conforme a la promesa que le hizo al Apóstol Pedro en (Mateo 16. 18) y reveladas al Apóstol Pablo quien declara: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.” (Efesios 1. 3-10)… “y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas; para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor.” (Efesios 3. 9-11).

Entonces, de acuerdo a los pasajes citados, es evidente que el actual período de gracia, se extiende desde la muerte del Mesías hasta el arrebatamiento de Su iglesia inclusive; lapso que, hasta que no haya concluido, no dará lugar al periodo de la gran tribulación; pues como dice el Apóstol Pablo: “Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio” (2 Tesalonicenses 2. 7).

Ahora bien, si tomamos “las setenta semanas” de Daniel como oráculo para medir los tiempos, podremos corroborar a través de la historia secular, como cada período establecido por Dios en su plan inmutable para las distintas edades, se han cumplido con asombrosa exactitud. Pero además, también podremos percibir dos detalles muy importantes que se han revelado en este presente siglo al margen de los “tiempos” profetizados por Daniel. El primero es que el Señor ha de edificar Su Iglesia para que, entre tantos propósitos, sea ella quien testifique a los principados y potestades en los lugares celestialescuál es la “dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios.” (Efesios 3. 9). Misterio que, obviamente no le fue revelado a Daniel; pues, los tiempos dispuestos en “las setenta semanas” son de exclusiva orientación para el pueblo de Israel aquí en la tierra. El segundo detalle es que la duración del tiempo de gracia, no lo conoce nadie sino el Padre. No obstante, lo que sí nos fue dado conocer, es el instante en que el Señor habrá de dar por finalizado este período de gracia. Lapso que, según su proyecto, será determinado por medio de Su Iglesia mediante dos sucesos:

1) Cuando el Señor termine de edificarla, apartando para sí, al último de sus redimidos. En ese momento, la arrebatará “en un abrir y cerrar de ojos” (1 Corintios 15. 51-52). Por eso el Apóstol le dice a la iglesia de Tesalónica: “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.” (1 Tesalonicenses 4. 13-17).

Además, en otra oportunidad, también tuvo que aclararles a los primeros cristianos de origen judío que, para que este misterio pueda ser puesto en acción, Dios tuvo que prever y proveer un medio más allá de la razón humana. Dice el Apóstol Pablo: Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles;” (Romanos 11. 25). Acaso “¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles.” (Romanos 3. 29). Así que, El fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: conoce el Señor a los que son suyos” (2 Timoteo 2. 19).

 

2) Cuando Su iglesia complete el mandamiento encargado: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio”; es decir, hasta que sea totalmente cumplida la profecía que dice: “Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. (Salmo 19. 4).

Dicho esto, vemos que Dios ha determinado que de todos sus atributos eternos, sólo dos de ellos tengan límite: su paciencia y su misericordia para soportar el pecado. Entonces, cuando estos dos objetivos divinos hayan sido acabados será el instante en que Dios dará por terminada su tarea de redención por gracia. De tal manera que nadie podrá presentar excusas cuando Él venga por segunda vez a establecer el reino y ejecutar sus justos juicios conforme a la Ley.

Entonces, de acuerdo a la forma en que Su Palabra nos ha revelado detalles respecto al orden de los acontecimientos y al propósito divino, podemos ver con cierta claridad los motivos por los que Dios tenía reservado desde la eternidad pasada, un tiempo muy especial para injertarlo en los tiempos de Israel.

Ahora bien, ¿Dónde se nos revela lo que Dios hizo para injertar su tiempo de gracia en la historia de la humanidad? La Escritura nos enseña que Dios detuvo Su (Khronus) “Reloj profético del tiempo” en el momento que se cumplió la profecía de Daniel que dice: “se quitara la vida al Mesías; mas no por sí”; para volverlo a poner en marcha después que la Iglesia sea arrebatada. En ese instante dará comienzo a la “semana setenta” de Daniel o “la gran tribulación”; último período de siete años de acuerdo a los tiempos fijados para Israel. Dice el Apóstol Pablo al respecto: “Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme? Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. ¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos; como está escrito: Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy. Y David dice: Sea vuelto su convite en trampa y en red, En tropezadero y en retribución; Sean oscurecidos sus ojos para que no vean, Y agóbiales la espalda para siempre.

Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración?; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados. Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres. Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios. Pues como vosotros también en otro tiempo erais desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos, así también éstos ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a vosotros, ellos también alcancen misericordia. Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos.” (Romanos 11. 1-12; 26-32). Resumiendo, en los otros artículos de fe del Credo, hemos visto la obra del Espíritu Santo en el bautismo de la Iglesia, su acción en el regeneramiento de las almas, la incorporación de los redimidos como miembros al cuerpo glorioso de Cristo, la edificación de la Iglesia, y su guarda hasta que ésta sea arrebatada juntamente con Él.

 

Habiendo visto el arrebatamiento, aunque muy someramente; ahora veremos: Su propósito.

Dado que en Las Escrituras se nos rebela que habrá un arrebatamiento de la Iglesia y una segunda venida. Lo primero que debemos saber es que ambos sucesos serán llevados a cabo por el Señor Jesús y cada uno tiene su propósito. El lugar del ARREBATAMIENTO será en las nubes cuando venga por “sus santos”, y LA SEGUNDA VENIDA será en la tierra cuando venga “con sus santos”.

De manera que su propósito, de acuerdo con esta visión, habrá dos acontecimientos distintos en tiempos distintos debido a que hay dos promesas distintas: una para SU IGLESIA y otra para SU PUEBLO: ISRAEL.

El problema que genera confusión para distinguir el alcance y propósito de cada hecho, es debido al desconocimiento de reglas hermenéuticas que destacan la necesidad de mantener el sentido literal, teniendo en cuenta la gramática histórica del texto sagrado. Así que, aplicando esta regla sin entrar en mayores detalles que desviarían nuestra atención del tema que estamos tratando, diremos en primer lugar que el Señor Jesucristo, en su primera venida, consumó dos propósitos a la vez: Acercar el Reino de Dios al mundo cuyo depositario sería el pueblo de Israel cuando Él lo establezca en su segunda venida; y la posibilidad de darle ingreso al Reino a todos aquellos que han de conformar Su Iglesia (judíos y gentiles), cuya ciudadanía está en los cielos. De manera que, la diferencia entre Reino e Iglesia es que: “Mientras el Reino viene del cielo hacia la tierra, la Iglesia surge en la tierra con destino al Reino en el cielo”.

Sólo con escudriñar las enseñanzas de Jesús, podremos notar que hay promesas, tanto para Israel como para Su Iglesia. Por ejemplo, Él dice que en Su primera venida vino a acercar el Reino de los cielos para todos aquellos que se arrepientan de pecado y confíen en Él por medio de la fe: “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” (Mateo 4.17); Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.” (Marcos 1. 14b-15). El Sermón del monte, es un mensaje evangélico del Reino (Mateo cap. 5. 1; a cap. 7. 29). Todo aquel que se arrepienta de sus pecados, sea judío o gentil, y confiese a Cristo como su salvador y Señor, es incorporado por el Espíritu Santo como miembro de Su Iglesia con especial posición en el Reino. Pero además, también dice en forma muy explícita que en su segunda venida vendrá para juzgar y establecer el Reino. Por eso es que los discípulos estaban confundidos y no entendían lo que el Señor les decía hasta que hubieron recibido el Espíritu Santo. Y por eso es que también, hasta el día de hoy, los que no han recibido la divina revelación, tampoco entienden. Confunden Israel con Iglesia, arrebatamiento con su venida, Antiguo Pacto con Nuevo Pacto y Ley con Gracia.

ARREBATAMIENTO y ESTABLECIMIENTO DEL REINO son dos extraordinarios sucesos escatológicos que en los tiempos de Dios, son separados por LA GRAN TRIBULACIÓN. Así es como, si bien las señales de su venida son anuncios de su inminente regreso, también es un alerta para todos los que son miembros de Su Iglesia y todavía está en la tierra cumpliendo su ministerio.

Antes de terminar con este asunto, es necesario decir que de ninguna manera está agotado; y que sólo fue expuesto en forma muy somera, a fin de registrarlo como un hecho de trascendental importancia para la Iglesia (como se verá más adelante). Pues, en teología, “La eclesiología” y “La escatología” son partes de la doctrina que requieren un estudio más amplio y profundo; ya que involucra los contrastes entre Israel y la Iglesia, la relación de Cristo con la Iglesia, la Iglesia como “organismo” y como “organización”, los pactos, las promesas, las dispensaciones, los tiempos y las sazones, la gran tribulación, los juicios, y el estado eterno. Sin embargo, y a pesar de que son temas de suma importancia, por lo general, se los conoce muy poco. En consecuencia, este desconocimiento es el que ha generado diversas posturas entre sinceros creyentes. Por un lado, la confusión entre “Reino de Dios” e “Iglesia”; es algo que ha sido sostenido principalmente por la iglesia de Roma desde sus comienzos debido a algunas declaraciones de San Agustín que fueron adoptadas como dogma. Por otra parte también los evangélicos, tienen ciertas posiciones encontradas respecto al tiempo del establecimiento del Reino con relación al arrebatamiento; cometiendo también, muy sinceramente, el error de dogmatizar lo que no es dogma, ya sea por parte de los premilenialistas o posmilenialistas o amilenialistas. Dijo San Agustín: “En lo necesario, unidad; en lo opinable, libertad; en todo caridad”.

Ahora bien, los que creemos que el arrebatamiento ha de ser antes de que se cumpla su venida; debemos tener la certeza desde donde esperaremos su venida ¿Desde el cielo o de la tierra? ¿Lo esperaremos desde la tierra o vendremos con Él? Para saberlo, debemos estar diligentemente preparados antes de que el Señor ponga en marcha nuevamente su reloj del tiempo para Israel, con la “semana setenta” de Daniel; y para eso, el Señor dio señales muy claras que servirán de orientación a los que todavía estamos bajo la gracia y esperamos su pronta venida.

La Escritura dice que sus discípulos creían en Él como el Mesías de Dios, pero no en la forma que se presentó según lo esperaban; y dice también que sus dudas turbaban sus pensamientos respecto al complimiento de la promesa. Por eso, si analizamos un poco las profecías del Antiguo Testamento, veremos que las promesas del Mesías, siempre fueron anunciadas bajo dos aspectos distintos en relación a Su persona, pero nunca en forma conjunta; de manera tal que pueda entenderse que cada una tendrá su cumplimiento en el tiempo según su plan. Y así es como vemos profecías que lo presentan como el “Cordero de Dios” o “El León de Judá”; para “acercar el Reino” o “establecer el Reino”; “para ser desechado” o “para ser aclamado”. El problema consiste en que para interpretarlas, no debe verse a cada profecía como una foto en dos dimensiones, es decir sin la tercera dimensión que es la profundidad en el tiempo tal como han sido anunciadas. Así que para entenderlas, deberemos verlas en tres dimensiones. Por eso el desconcierto de sus discípulos; pues en aquel tiempo, la figura del Señor era vista en dos dimensiones; es decir de frente, sin profundidad en el tiempo. Por ejemplo, su persona era vista como un cerro de frente con una gran cumbre. Pero el Señor insistía en que para entenderlo se lo debía observar desde la “perspectiva del tiempo”. Y así es como observando ese gran cerro y avanzando por la “ruta del tiempo”, a través del plan que va de eternidad a eternidad, podrá verificarse que es un solo e imponente cerro con dos cumbres: la primera más baja (El Rey en Su Humanidad), luego una meseta (tiempo de gracia), y la segunda cumbre mucho más alta (El Rey en Su Deidad). Por eso es que la cumbre más baja, al verse en profundidad, quedaba desapercibida al contrastarse con la más alta. Por ejemplo, hizo una predicción muy notable que está relacionada específicamente con el tema que estamos tratando: Su providencia en relación a los tiempos; y comparó los tiempos de Noé con los últimos tiempos. De tal manera que a través esa ilustración, podamos comprender como han de ser los tiempos que anuncian su venida.

 

Señales antes de su venida. En un momento en que el Señor Jesús estaba sentado en el monte de los Olivos, “Los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos: ¿cuándo serán estas cosas, y que señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (Mateo 24. 3). Y el Señor les contestó: “De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.” (Mateo 24. 34-39). Respecto a esta predicción, lo primero que debemos tener en cuenta es que el Señor advierte mediante un ejemplo que fue real y aleccionador, un mensaje divino con un propósito eterno que ha repetido insistentemente a través de los distintos tiempos en sus diferentes dispensaciones o tratos para con los hombres. Y a pesar de que hay muchos teólogos que dicen, que esta respuesta es para Israel, cosa que es cierta, también es cierto que es una advertencia que incluye a todas las generaciones; es decir, también son para todas las descendencias que componen el “presente siglo” o “generación”. Por eso es que el escritor de la “Carta a los Hebreos” dice: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas (es decir a Israel), en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo (incluyendo a los gentiles), a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.” (Hebreos 1. 1-2).

Lo segundo que debemos tener en cuenta, respecto a esta ilustración, es que mencionó a “los días de Noé” como ejemplo para que pudiéramos comparar aquel escenario con el de la “presente generación” a fin de que estemos debidamente apercibidos; pues, si profundizáramos más detenidamente en el ejemplo, podríamos observar que en la escena se destacan, en términos generales, tres actores y sus correspondientes conductas: 1) Los impíos y sus prácticas. 2) Los genuinos creyentes y sus testimonios. 3) Dios y sus actos soberanos. Veamos:

 

1) Los impíos y sus prácticas.

 * En los tiempos de Noé. “Vivió Lamec ciento ochenta y dos años, y engendró un hijo; y llamó su nombre Noé, diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Jehová maldijo.” (Génesis 5. 28-29). “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.” (Génesis 6. 5-7). “Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.” (Génesis 6. 11-12).

 * En los últimos tiempos. A pesar de que en el mundo se anuncia que vendrán años de paz y prosperidad; y que toda la humanidad lucha por “un mundo mejor”. Es de suponer que en estos “últimos tiempos” el comportamiento del hombre debería superar con creces a los de los “tiempos de Noé”. Sin embargo, somos testigos de que la realidad es totalmente distinta. Naciones, pueblos, razas e individuos, sin distinción de credo, edad y sexo se están corrompiendo a una velocidad pasmosa. Los adelantos científicos alcanzados en tecnología, producción de alimentos, energía, comunicación y transporte, no pueden solucionar el principal problema que afecta a la humanidad llevándola a la misma degradación que en los “tiempos de Noé”; pues, la causa que lo origina se encuentra en un solo lugar: En la depravación total del hombre, a causa de su naturaleza de pecado.

Hoy se acepta como normal y aún se crean leyes, que justifiquen el “casamiento” de personas del mismo sexo, el aborto como “control de la natalidad”, la despenalización de la droga “para el consumo personal”. Se invierten cantidades exorbitantes de dinero para crear grandes lugares de “esparcimientos” donde se promueve el juego, el vicio, la toma de alcohol, la prostitución y todo tipo de promiscuidades. Se incita a la perversión, aunque la llaman “diversión” y, mediante todo tipo de difusión, invitan a un nuevo estilo de vida atrayendo aun a menores con la aprobación de sus propios padres. Se aviva el desarrollo de fabricación y tenencias de armas para justificar la guerra y muerte de millares de inocentes. Toda la sociedad se ha resignado y acepta como cosa normal, convivir permanentemente con el crimen, el secuestro, la corrupción y la extorsión; tanto a nivel individual como corporativo; sea a nivel privado como gubernamental de cualquier nacionalidad o tendencia ideológica. Se puja por la acumulación de dinero sin escatimar los medios, aun a costa del hambre de millones de personas. Proliferan por doquier, inmensa cantidad de religiones, sobre todo “cristianas”, donde se han levantado falsos ministros, pastores, sacerdotes, rabinos y patriarcas; que no sólo blasfeman el nombre del Señor, sino que también sus actos son vergonzosos: como la mentira, el robo, el adulterio y actos indecorosos “a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene.” (Tito 1. 11).

Todo esto, no hace otra cosa que confirmar lo que el Señor nos previno cuando dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” (Mateo 24 4-14).

Ahora bien, no obstante ser apercibidos, el hombre persiste en su rebelión, por eso “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” (2 Pedro 3. 9). Es decir que Su Palabra nos dice, para el que quiera oír, que Dios es tan inmutable como previsible, y que en estos “últimos tiempos” también persevera en su paciencia, igual que en “los tiempos de Noé”; pues, a pesar de que ya había determinado poner fin la raza humana porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra”, les concedió ciento veinte años de tolerancia a fin de que alguno se arrepintiera mientras Noé construía el arca. Más aún, habiéndola terminado y estando todo listo para que sean ejecutados sus justos juicios, decidió concederles, según su misericordia, una semana más de plazo antes de agotar su paciencia. Y dijo: Porque pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice.” (Génesis 7. 4).

Conclusión: Nada ha cambiado. Si el mundo cree que algo cambió, debemos estar apercibidos de que todo es un espejismo instalado por el “padre de la mentira”. Porque la verdad es que Dios es el mismo, el hombre es el mismo, el pecado es el mismo y Su Palabra es la misma. Por eso es que la predicación del evangelio tiene vigencia aún en estos “últimos tiempos”; porque es el único que convierte el alma para salvación, y todo aquel que lo rechace, ya ha sido condenado para toda la eternidad de la misma manera que en “los tiempos de Noé”.   

 

2) Los genuinos creyentes y sus testimonios.

* En los tiempos de Noé. Desde Adán, toda su descendencia recibió una cultura monoteísta; es decir, la creencia en un solo Dios verdadero y no en dioses como aseguran los “sabios” de este mundo; quienes, después de haber hecho “profundas” investigaciones científicas, llegaron a la conclusión de que: “el hombre, al evolucionar culturalmente, dejó de ser politeísta para ser monoteísta”. Cuando en realidad, La Escritura nos dice todo lo contrario: “Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.” (Romanos 1. 19-23). De manera que en “los tiempos de Noé” como en estos “últimos tiempos”, los hombres saben acerca de Dios, conocen sus Leyes, saben lo que es el pecado, y son conscientes de sus terribles consecuencias. Sin embargo subestiman la advertencia divina dejándose llevar por sus propias naturalezas corrompidas ignorando sus deplorables condiciones. ¡El pecado es tan poderoso que actúa rápida y eficazmente! La prueba podemos encontrarla en los “tiempos de Noé”. Apenas habían pasado diez generaciones desde Adán y 1.086 años desde su creación, para que toda la generación de Noé se haya corrompido totalmente. Y aunque aparentemente no hay razón que justifique tales conductas. Existe una causa muy importante que es necesaria conocer para entender el motivo de tal perversión y su castigo.

El punto es: ¿Qué paso, entre la creación de Adán y la generación que vivió en “los tiempos de Noé”? ¿Acaso Dios, exceptuando al primer hombre, hizo que los demás fueran hechos inclinados al mal? La Biblia dice que cuando Dios decidió crear a Adán fue hacerlo conforme a su semejanza; y es obvio que estaba hablando de su Espíritu porque “Dios es Espíritu”. La intención que tuvo fue para que, como corona de la creación sojuzgue la tierra con poder y señorío, de manera tal que todo su ser Glorifique a Dios. “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos” (Génesis 1. 26-28). De este pasaje podemos saber que el primer hombre fue hecho a la semejanza de Dios con el santo propósito de que también su descendencia lo fuera. Pero luego Adán, en su “libre Albedrío”, desobedeció deliberadamente sabiendo sus consecuencias. Y así es, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” (Romanos 5. 12). Tan terrible fue la sentencia divina que la Escritura también dice: “Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set. Y fueron los días de Adán después que engendró a Set, ochocientos años, y engendró hijos e hijas.” (Génesis 5. 3-4). Por este pasaje, también podemos saber que después que Adán cayó en pecado, toda la descendencia de Adán fue hecha a su semejanza. No a la de Dios. Por lo cual, es evidente que todos los hombres heredaron su naturaleza corrompida por el pecado con una tendencia natural a su práctica Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden” (Romanos 8. 7). Así que esa es la razón por lo que la Palabra de Dios dice: “vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal”.

Ahora observemos que el pasaje no dice que Jehová vio la maldad de “todos los hombres”, sino de “los hombres”. ¿Quiere decir entonces que hubo alguien que permaneció fiel a los designios divinos? La Biblia dice que fue “Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé.” (Génesis 6. 9). Es decir que aun, en un mundo totalmente corrompido por el pecado, se destacan desde el principio dos ramas de la descendencia de Adán: Caín y Set. La descendencia de Caín siempre se caracterizó por su naturaleza de pecado y por su rebeldía contra Dios, por su inclinación a la práctica del pecado, aunque muchas veces revestida de falsa religiosidad. En cambio Set y su descendencia, también contaminada por el pecado, trataron de agradar a Dios y seguir cumpliendo sus ordenanzas. Ellos, mediante la fe, confiaron que en su soberanía habría de cumplir su promesa hecha a Adán. Así es como Set y su descendencia: Enoc, Matusalén, Lamec y el propio Noé; pertenecieron a generaciones de un remanente fiel que caminó con Dios. Dijo el profeta Ezequiel: “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, cuando la tierra pecare contra mí rebelándose pérfidamente, y extendiere yo mi mano sobre ella, y le quebrantare el sustento del pan, y enviare en ella hambre, y cortare de ella hombres y bestias, si estuviesen en medio de ella estos tres varones, Noé, Daniel y Job, ellos por su justicia librarían únicamente sus propias vidas, dice Jehová el Señor.” (Ezequiel 14. 12-14).

Ahora bien, ¿Cuál fue el testimonio de Noé, para que La Palabra de Dios diga que: “Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.”?

* Noé creyó a Dios: obsérvese que la verdadera fe, consiste en “creer a Dios” y no “creer en Dios”. Porque creer solamente en Dios, es puro “religiosismo”. Creer a Dios, es conocerle, obedecerle y confiar en Él, aunque muchas veces no entendamos sus pensamientos ni sus caminos. Dice el Señor. “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” (Isaías 55. 9).

* Noé conoció a Dios: Es evidente que nadie puede creer sinceramente y con convicción en quien no conoce. Pero Noé conoció a Dios, porque fue Dios, quien tomando la iniciativa, se dio a conocer a Noé por medio de la gracia: “Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.” (Génesis 6. 8). Por eso dijo el Señor Jesucristo clamando al Padre en su oración intercesora antes de ir a la cruz: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” (Juan 17. 3). Es decir que aun el Hijo, siendo Dios, en su humildad reconoce la soberanía del Padre en dispensar su gracia. Por eso, no es al hombre que le pide que conozca a Dios, sino que ruega al Padre para que se dé a conocer a los hombres conforme a su voluntad mediante la gracia. Y nótese que no pide que crean en Él, sino que lo conozcan.

* Noé obedeció a Dios: “Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. Hazte un arca de madera…” (Génesis 6. 13-14a). Respecto a este mandamiento, Noé se encontró en serios problemas como cualquier ser humano que recibe un mandato divino. Sabía que era incapaz de hacer algo por sí mismo que pudiera satisfacer la más mínima demanda que viene de lo alto. Humanamente es imposible. 1°) oyó que iba a ver una destrucción total del mundo a través de un diluvio; pero, igual que todos los hombres de su época no sabía lo que era un diluvio; y mucho menos, cuán grande sería la magnitud de esa “cosa” que destruiría el mundo y todo lo que en él había. Así que podía o no, dar crédito a tal predicción; pero creyó. 2°) No sabía nada acerca de que era un arca, tampoco había visto algo semejante; y mucho menos, como construirla de acuerdo a la función que tendría, su dimensión y lo que habría de soportar. De manera que, lo menos que tenía que ser Noé para cumplir tal orden por sí mismo, era ser ingeniero naval. ¡Qué impotencia! No tenía un proyecto, no tenía experiencia en el oficio, tampoco a nadie que le creyera y se involucre en la tarea de ayudarlo a construir el arca; aparentemente estaba “solo”; y sin embargo, obedeció porque sabía que no estaba “sólo”, ¡Qué experiencia! Dios estaba con él, y eso es lo que realmente importa. Dios fue quien le hizo la demanda, pero también fue quien le hizo las provisiones necesarias, le suministró los planos, la dirección técnica, el material; y sobre todo, le dio espíritu de perseverancia para llevar a cabo una tarea sobre humana que exigía trabajo y sacrificio. Más aún, sacrificio del que no vería sus frutos hasta después que Dios haya cumplido Su promesa después del diluvio, ¡Cuánta fe!

Ahora meditemos las experiencias que vivió Noé, antes y después del diluvio. Antes de que Dios ejecute sus justos juicios, Noé vivió de la gracia en medio de un mundo perverso que habría de ser destruido. Después del diluvio, Noé y su familia descendieron del arca en un mundo nuevo del cual eran dueños. Dice el Señor: “Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mateo 24.13). ¡Qué hermoso ejemplo, para aquellos que creemos que Cristo es nuestra arca provista por Dios! Estamos “en Cristo”, dentro del “arca”, viviendo de la gracia en medio de un mundo violento, corrompido por el pecado. Un mundo que ya empezó a ser anegado por las turbulentas aguas de su juicio; y sin embargo, aquellos que hemos hallado gracia delante de sus ojos, seremos guardados; y un día, cuando descendamos del arca, será en un mundo nuevo, su gloria. “Las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nueva”. (2 Corintios 5. 17).

* Noé confió en Dios. La confianza es el último ingrediente de una fe genuina después del conocimiento y la creencia. Muchos creyentes entienden que con el conocimiento de Dios alcanza para ser poseedor de la fe que salva. Y así es como muchos Biblista, seminaristas, teólogos y profundos conocedores de la Palabra de Dios, un día “serán pesados y hallados faltos”  (Daniel 5. 27). Tampoco alcanza con sumar creencia; pues con conocimiento y creencia, quizás se pueda llegar a ser nada más que un buen “religioso” o sea un creyente nominal; por lo cual, tampoco alcanza para tener la seguridad de la salvación. De manera que la confianza en Dios, es absolutamente necesaria para poseer la verdadera fe que es por gracia; y la verdadera fe, produce verdaderos creyentes. Porque la confianza en Dios, conduce a involucrarse con mente, corazón y espíritu al propósito divino que Dios tiene para con los hombres. ¿No es eso lo que hizo Noé? Por eso también dice La Escritura, refiriéndose al verdadero creyente que se ha involucrado con mente, corazón y espíritu al Nuevo Pacto que es por gracia: “Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio” (Hebreos 3. 14). Y si reflexionamos sobre la lista de héroes de la Fe en el mismo libro, entenderíamos porqué el Señor comparó por medio de Noé, como serán las señales que anuncian “los tiempos” de Su venida: Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.” (Hebreos 11. 7). Por eso es que en estos “últimos tiempos”, si no estamos preparados como Noé lo estuvo en “su tiempo”, no sólo nos sorprenderá la venida del Señor respecto a nuestra propia salvación, sino también como siervos inútiles; pues Él nos dejó en este mundo para que prediquemos y testifiquemos Su Palabra como corresponde a un genuino creyente. Ahora bien, sólo pueden predicar y testificar SU PALABRA, aquellos que han hallado gracia delante de Dios.

* Noé predicó Su Justicia: Dice el Señor: “El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová.” (Jeremías 23. 28). De este pasaje y los versículos siguientes, concluimos que: 1°) No a todos, el Señor le da su palabra para que la predique; pues dice explícitamente: “aquel a quien fuere (dada) mi palabra”. 2°) La persona que tenga el privilegio de recibir Su palabra para que la cuente, tiene la responsabilidad de contarla con total fidelidad tal cual la recibe, no agregando, sacando, ni cambiando nada según una determinada y particular “interpretación”. La orden es precisa; manda que: “cuente (Su) palabra”. 3°) Que cuando dice: “mi palabra verdadera”, está advirtiendo que su palabra es infalible marcando una manifiesta diferencia entre lo que es Su Palabra de poder, y la desventurada palabra del hombre corrompido por el pecado.

En una oportunidad, Dios se presentó a Balaam, una persona que teniendo la posibilidad de hablar con Él, no andaba por rectos caminos y pensó que por tener acceso a su persona, podría ser condescendiente con sus conductas. Sin embargo Dios puso Su Palabra en boca de Balaam, quien confesó: Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló ¿y no lo ejecutará?” (Números 23. 19).

Su Palabra es verdad y no se la da cualquiera. Respecto a este asunto, los católicos romanos tienen la misma confusión que Balaam; ellos creen, y en consecuencia lo afirman, que son los únicos que tienen los suficientes “méritos” para tener acceso a La Palabra de Dios y transmitirla. Privilegio que, según ellos, no tienen los creyentes que profesan otras religiones, por ejemplo, los evangélicos. El punto es que, mientras los católicos confían en que el “dogma de la iglesia” es la interpretación correcta de la doctrina del Padre debido a que fue reflexionada por “santos hombres” de la “infalible” iglesia de Roma. Dicen que los evangélicos, como están huérfanos de tales “iluminados”, quedan expuestos al error, debido a que deben confiar en sus propias “interpretaciones” doctrinales. Este concepto es una verdad a medias, y de hecho lo es con mucha frecuencia, no sólo entre “evangélicos”, sino también incluyendo a los mismos romanistas. Porque cuando el Espíritu Santo no interviene en la revelación de La Palabra, nadie, absolutamente nadie, puede vislumbrar ni un rayo de su luz. En cambio, un genuino creyente sabe que, cuando quiere recibir “Su Palabra verdadera”, debe escudriñarla en humildad, con oración y en entrega total a la guía del Espíritu, confiando en que el Señor ha de cumplir su promesa: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.” (Juan 16. 13); y de la misma manera que Su Palabra es verdad, también es viva y eficaz. Con tal poder que, además de convertir el alma, es la que ha de juzgar en el día del juicio.

Conforme a esta verdad escritural, es razonable que el Señor reserve Su Palabra para dársela únicamente a su remanente fiel; quienes cómo Noé, son pregoneros de Su Justicia. Dice La Escritura respecto a los juicios de Dios en “tiempos de Noé” y citándolo como ejemplo: “y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos; y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente, y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados (porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos), sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio; y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío.” (2 Pedro 2. 5-10).

Conforme a estos pasajes, es evidente que hay abundantes señales que anuncian su pronta venida. Una de ellas, es la separación previa que hará el Señor de su remanente fiel antes de que dé lugar a este acontecimiento mundial. Por un lado, guardará a los piadosos, su Iglesia; y por el otro, reservará a los injustos para ser castigados en el día del juicio.

Veamos otra señal comparable con los “tiempos de Noé”, ¿Cuántas personas creyeron en la justicia que Noé pregonó durante ciento veinte años mientras construía el arca? Ninguna, todos perecieron. Ahora dice el Apóstol Pablo: “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: !Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! Pero no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” (Romanos 10. 13-17). De modo que si no fuera por la gracia que Dios ha dispensado en “estos tiempos”, todos pereceríamos igualmente “como en los tiempos de Noé”.

 

* Los genuinos creyentes y sus testimonios en estos tiempos:

Sabemos por La Palabra que los genuinos creyentes son santos que forman parte de la Iglesia del Señor. Y con respecto a su inminente venida en las nubes y el posterior advenimiento del hombre de pecado, el Apóstol Pablo les advierte diciendo: “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio(lo que será quitado o arrebatado, de en medio en este mundo, es El Espíritu Santo juntamente con la Iglesia del Señor). Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.” (2 Tesalonicenses 2. 1-12).

Pero no sólo les advierte, sino que también les alienta dándoles instrucciones para que, mientras tanto, perseveren en la fe: “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.” (2 Tesalonicenses 2. 13-17).

Hasta aquí hemos visto, cuáles son las palabras de advertencias e instrucciones de aliento que el Señor Jesucristo dirige a Su Iglesia mediante santa inspiración dada a sus Apóstoles. Ahora veamos primeramente, quienes son los genuinos creyentes; y además, como se identifican por su testimonio:

* Quienes forman parte de la Iglesia del Señor. Según los pasajes citados, son los creyentes escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo”. Ahora bien, para que este milagro de la gracia soberana produzca su eficaz efecto en aquel que esté interesado en su salvación. Es menester que sepa dos cosas: la primera, que la salvación está al alcance de todo aquel que invoque el nombre del Señor; la segunda, que invocar el nombre del Señor quiere decir: clamar a Dios con arrepentimiento de pecado y pidiéndole: ¡Dios, ten compasión de mí porque soy un pecador!” (Lucas 16. 13-14) (PDT). Así de simple; pues Dios, ha decretado que solamente podemos ser salvos por Su soberana gracia mediante la fe. Y toda la obra de nuestro nuevo nacimiento (re-generación), es por medio del poder del Espíritu Santo; quien nos apartará para ser miembros de Su Iglesia.

La salvación es un don o regalo que comenzó en la eternidad pasada, para ser puesta en acción en el presente siglo mediante Su Palabra, y continuar, por siempre jamás, en la eternidad futura. De manera que, “el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. Por eso es que nuestra salvación no se pierde; pues, proviene de Dios, y es de eternidad a eternidad. La Escritura confirma esta verdad cuando dice: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.” (Romanos 8. 28-30). Cuando el Apóstol dice: “los que aman a Dios”, es muy probable que la mayoría de los “cristianos” y “creyentes”, sientan que están incluidos en ese grupo; pues dicen con cierta seguridad: “Yo amo a Dios”. Pero, ¿Qué es amar a Dios? Dejemos que el mismo Señor Jesucristo sea quien de la respuesta para que nadie se llame a engaño: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.” (Juan 14. 21, 23); y el Apóstol Juan señala: Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” (1 Juan 4. 20).

* Como son advertidos para estar preparados en su segunda venida. Mediante señales. Las mismas que el Señor Jesucristo profetizó para Israel. Ahora bien, como el carácter del mensaje apuntaba a las señales que habrían de preceder a su venida para establecer el Reino, es importante destacar que dichas advertencias tienen doble importancia para Su iglesia: 1°) Porque en su venida, la Iglesia será una de las principales protagonistas, no como recepcionista desde la tierra, sino como parte de la comitiva que acompañará al Señor viniendo del cielo. En ningún lugar de Las Escrituras dice que sólo un parte de sus santos (Iglesia), han de venir con Él; y que otra parte de sus santos (Iglesia), le recibirán desde la tierra. Es obvio que la Iglesia es una unidad indivisible que, cuando sea completada será arrebatada. “La esposa” (Iglesia), cuando termine de ser ataviada por el Espíritu Santo, será presentada “al Esposo” (Cristo), para recibirle en las nubes. Dice la Escritura: “Y vinieron a Juan y le dijeron: Rabí, mira que el que estaba contigo al otro lado del Jordán, de quien tú diste testimonio, bautiza, y todos vienen a él. Respondió Juan y dijo: No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo. Vosotros mismos me sois testigos de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de él. El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido. Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe.” (Juan 3. 26-30). 2°) Porque es obvio que si sus santos han de venir del cielo con su Señor, primero tuvieron que ser arrebatados al cielo para estar con el Señor. De manera que la Iglesia, no sólo tiene que estar preparada, sino doblemente preparada para su venida.

Por último, otro detalle que nos demuestra cuán importante debería ser para la iglesia la venida del Señor; es la forma en que el Señor responde a la pregunta que le hicieron sus discípulos. Porque si recibiésemos la respuesta tal cual fue dada; es decir, como si fuéramos el pueblo de Israel, evidentemente tendríamos que conformarnos con el explícito contenido de la letra, pero como somos parte de Su Iglesia, debemos entender que cuando hizo su anuncio, indudablemente incluía a Su Iglesia. Y aunque no la haya nombrado, no quiere decir que no tuviera parte en tan magno evento. Sólo que en ese momento, la Iglesia era un misterio oculto que sería revelado más adelante cuando viniera El Espíritu Santo. Así que, lo que nos motiva a pensar que también fue un mensaje para Su Iglesia, es que durante su discurso usó por primera vez una expresión que luego sería usada seis veces más en el Nuevo Testamento por sus Apóstoles: Nadie os engañe en ninguna manera”. Y todas las veces fueron para dar, particularmente a la iglesia, más instrucciones al respecto.

* Como son alentados. Con la compañía de Su Persona. Promesa que se concreta en una íntima vivencia por medio de la comunión a través de la oración y la lectura de Su Palabra: “Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra (2 tesalonicenses 2. 15-17).

* Como deben pregonar la gracia. Como en “los tiempos de Noé”. Sólo que Noé pregonó la justicia de Dios, y la Iglesia debe pregonar la gracia antes que el Señor venga a ejecutar Su Justicia.

¿Cómo pregonó Noé la posibilidad de salvarse de los justos juicios de Dios? Con La Palabra de Dios. Noé anunció el mensaje divino tal como le fue dado; y, con la misma pasión que predicó, también testificó con su trabajo “ocupándose con temor y temblor de su salvación”. Escrito está: “!A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.” (Isaías 8. 20).

 

3) Dios y sus actos soberanos.

En este apartado consideraremos la persona del tercer protagonista que intervino en los “tiempos de Noé”. Hemos visto lo que son los Impíos, lo que son los genuinos creyentes y la figura de Noé como ejemplo de testimonio, ahora meditaremos sobre la persona de nuestro bendito Dios. Lo haremos abstrayéndonos del tiempo; pues, el mismo Jehová Dios que intervino en los “tiempos de Noé”, es el mismo Trino Dios que ha de actuar en “los últimos tiempos” conforme a su inmutable naturaleza. Dice Su Palabra: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13. 8). Así que nos remitiremos sólo a lo dicho por el Señor Jesús respecto a su venida.

Cuando abordamos el tema: “Señales antes de su venida”, citamos lo que el Señor les dijo a sus discípulos cuando le hicieron tres preguntas en una. La primera, Dinos, ¿cuándo serán estas cosas?”; La segunda, “¿qué señal habrá de tu venida?”; y la tercera, ¿Cuándo será el fin del siglo?”. Pues bien, la respuesta también se compuso de tres partes; es decir, el Señor no eludió ninguna de ellas, sino que las respondió en forma precisa, y cada una de ellas expresan la total e indiscutible soberanía de Dios en cada uno de sus actos. La primera dice: “De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”.

Es notable el contraste que existe entre la convicción de algunos “creyentes” y la del Señor Jesús en relación a la permanencia de “Su Palabra”. En los “últimos tiempos” el mundo menosprecia La Palabra de Dios argumentando que son “anticuadas” y que no están acordes respecto a los cambios producidos por el hombre en la sociedad actual. Posición que también está adoptando una cantidad, cada vez mayor, de “iglesias cristianas” cuyos propósitos es ganar “adeptos” y no predicar el “glorioso evangelio” a fin de ganar almas. En vez de predicar la Palabra, ofrecen a cambio de dinero, un miserable espectáculo de entretenimiento “cristiano”; cuando el Señor, lo que está afirmando es que, cada uno de sus actos soberanos tienen un estrecho vínculo con su eterna palabra. Dijo el Señor Jesucristo: “Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas. Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.” (Juan 12. 46-48).

En la segunda respuesta les dice: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre”. Es evidente que la respuesta no es una excusa, sino que apunta a destacar  una vez más, la Soberanía de Dios quien dice: “Recuerden esto, pecadores, y piénsenlo bien: recuerden todo lo que ha pasado desde tiempos antiguos. Yo soy Dios, y no hay otro; soy Dios, y no hay nadie igual a mí. Yo anuncio desde el principio lo que va a pasar al final, y doy a conocer el futuro desde mucho tiempo antes. Les aseguro que todos mis planes se cumplirán tal como yo quiero” (Isaías 46. 8-10). (TLA); y en concordancia con esa declaración, dice el Apóstol Pablo después que hubo predicado detalladamente el evangelio de la libre gracia soberana; ese que a tantos les cuesta digerir y algunos llaman “calvinismo”: !Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! !Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.” (Romanos 11. 33-36).

Por último, la tercera respuesta fue: “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.”. Hoy, como en “los días de Noé”, los hombres no sólo desechan el mensaje de salvación, sino que también subestiman su venida y sus justos juicios. ¡Tampoco entienden! Así que, si no fuera porque Dios soberana y libremente imparte su gracia mediante El Espíritu Santo, ninguno sería renacido para salvación, ni tendría espíritu de arrepentimiento, ni la verdadera fe, como tampoco la posibilidad de saber cuán grande es Su amor, para ofrecernos una salvación inmerecida.

Desde Adán, mucho antes que Dios le diera a Israel, Su Ley escrita en tablas de piedra, las escribió en el corazón del hombre como un “pacto de obras” cuya esencia se puede resumir en cuatro palabras: “Haz conforme y vivirás”; lo que el Señor llama Antiguo Pacto. Bajo esas condiciones, Dios le dijo a Noé “hazte un arca” (y vivirás). En el presente siglo, bajo la dispensación de la gracia, Dios pone en vigencia, mediante la obra redentora de Cristo, el Nuevo Pacto en su sangre, cuya condición expresa: “Porque yo hice, si crees vivirás”. De esta manera, podemos decir con seguridad que en el divino plan, se había previsto desde la eternidad pasada, la provisión de un “arca” (Cristo), para que todos aquellos que “en Él” creen, “en Él” sean “guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.” (1 Pedro 1. 5).

 

Con esta declaración, aunque muy condensada, dejamos concluido el tema del arrebatamiento; suceso que hemos argumentado con fundamentos escriturales. Pero además, creemos firmemente que no sólo ha de ser antes de la venida del Señor; sino también, antes de la gran tribulación. Para ello, el libro de “Apocalipsis” (literalmente “revelación”), nos aportará predicciones de “cosas” que han de suceder. Pues, si las conocemos y las guardamos como se nos ha recomendado divinamente, nos permitirá afianzarnos, aún más, en esta confesión de fe.

 

“Las cosas, que deben suceder pronto”.

Entonces, para todos aquellos que estamos interesados en saber con certeza lo que Dios ha de hacer soberanamente de toda su creación. Nos ha dejado un único y gran legado profético en el Nuevo Testamento: el libro de “Apocalipsis”. En él está registrada La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas, que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan” (Apocalipsis 1. 1). El propósito es claro, y así está escrito, hacerle conocer las cosas que han de suceder en la consumación de los tiempos; recomendándole a su vez, que las haga pública a fin de que todos los suyos también estén informados. Le dijo: Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas” (Apocalipsis 1. 19). Es tan importante el mensaje que, el que desee conocerlo y guardarlo será de bendición para sus almas: Bienaventurado el que lee, y los que oyen la palabra de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.” (Apocalipsis 1. 3). ¿Cuán cerca está el tiempo que separa “las cosas que son de las que han de ser”? La duración de cada suceso los determina el Señor, sólo él conoce la extensión de sus tiempos, pero nos ha revelado dos importantes datos acerca de lo que ha de hacer: el primero, la secuencia de “las cosas que han de ser”; y el segundo, la cercanía de “las cosas que han de ser”. Por eso, se le ordenó al Apóstol: “No selles las palabras de las profecías de este libro, porque el tiempo está cerca.” (Apocalipsis 22. 10).

Antes de introducirnos específicamente en el tema que estamos tratando, diremos que en relación a la comprensión e interpretación de la consumación de los tiempos, existen distintas escuelas. Pero, como nuestro propósito está dirigido a afirmarnos en el plan que Dios tiene para Su Iglesia hasta su venida, no entraremos en detalles sino que solamente las nombraremos: 1) Preteristas, 2) Históricas, 3) Idealistas, 4) Interpretación sencilla.

Ahora bien, retomando el tema, nos enfocaremos en los tres primeros capítulos del libro; es decir, al mensaje que el Señor les envía a las siete iglesias; pues, como dijimos, el objetivo es saber dos cosas: cómo será Su Iglesia al final de los tiempos, y cuáles sus advertencias y promesas.

Lo primero que debemos considerar es que el Señor, oportunamente, escogió siete iglesias existentes; y se dirige a cada una de ellas, ordenadas por su identidad y no por su importancia estratégica, económica, o cantidad de fieles: Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea. No eligió otras aunque había muchas, aún quizás más importantes; entre ellas la de Roma. Por lo cual, se puede vislumbrar que la elección fue con propósitos bien definidos:

1°) Porque eran representativas de todas las iglesias de aquellos tiempos y de las generaciones siguientes.

2°) Porque que el Señor al darle a cada una, su justa retribución, ya sea: alabanzas, amonestaciones y promesas; lo hace, no sólo como respuesta a cada una de ella según sus propios méritos, sino también, con el propósito implícito de advertir a todas Sus iglesias de todos los tiempos de cuál es el modelo de Iglesia que aspira para escogerla como Esposa; por eso es que reitera siete veces: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”.

3°) Porque algunos consideran, que estas siete iglesias, representan distintas etapas en la historia de la iglesia. Desde el período apostólico hasta el final de la era. Esta posición, aunque es debatida por otras escuelas, no descarta su carácter local. Sólo que le añade un significado profético.

Lo que sí es importante, es no dogmatizar lo que no es dogma. Porque si bien, cada una de las siete iglesias podrían ser representativas de un determinado tiempo históricos de la Iglesia del Señor, en todas las épocas hubo simultáneamente iglesias con los mismos rasgos de las siete que existieron en los tiempos de Juan.

Entonces, con el fin de confirmar si estamos viviendo “los últimos tiempos”, y que ha de suceder con Su Iglesia, indagaremos los rasgos generales de las que predominan en el presente, teniendo en cuenta los tres enunciados anteriores.

En base a ese razonamiento, podríamos decir, que estamos viviendo los “últimos tiempos”; pues, es evidente que en la actualidad predominan iglesias con las mismas cualidades de la “iglesia de Laodicea”; aunque al mismo tiempo también se destacan, como un remanente fiel, otras iglesias con los atributos de la “iglesia de Filadelfia”.

Estas iglesias, por ser semejantes a las dos últimas, según el orden determinado divinamente, son las que al prevalecer en el presente, nos permiten confirmar que estamos viviendo el final de los tiempos. Así que veamos primeramente las cualidades de:

* “la iglesia de Laodicea”.

14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:

15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente!

16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.

20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.” (Apocalipsis 3. 14-22).

Tomando su nombre como punto de partida para el análisis, “Laodicea” significa: “el gobierno del pueblo”, sugiriendo una iglesia “democrática” que ya no se sujeta a sus dirigentes espirituales ni a la autoridad de la Palabra de Dios. Lamentablemente, la iglesia actual comienza a perfilarse con estas cualidades aproximadamente desde comienzos del año 1.900. Tibia y sin celo por la Palabra de Dios, insensible, carente de un genuino avivamiento. La falta de preceptos y de sujeción a sus líderes responde a dos males generalizados de esta época. Por un lado, debido a que sus dirigentes son “puestos” arbitrariamente y no reconocidos por la congregación sin la guía del Espíritu. El mandamiento divino dice: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.” (1 Timoteo 3. 1-7). No cumplir con estas exigencias, tendrá sus efectos negativos; pues, al no ser un creyente intachable, inevitablemente alentará una congregación tibia, es decir meramente “religiosa”.

Si observamos el mensaje a “Laodicea”, podemos apreciar que el Señor se dirige al ángel (mensajero), en los mismos términos que se dirige a cada miembro en forma individual, haciéndolos responsables por igual, de cada uno de sus actos. Dice el Señor: “y será el pueblo como el sacerdote”; es decir que la congregación, es como su líder (obispo, anciano, pastor). O sea que, el nivel espiritual de la asamblea lo determina el nivel espiritual de su líder. Por eso es que el Señor se dirige a cada iglesia de la manera que lo hace. No obstante es importante considerar que este concepto es válido como regla general, porque también es cierto que en cada congregación, excepcionalmente, hay almas que nada tienen que ver con el espíritu general del resto; pues, como dice el Señor a la iglesia de “Tiatira”: “todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras.” (Apocalipsis 2. 23). Otro detalle que caracteriza a la iglesia de los últimos tiempos es que no predica la “SANA DOCTRINA”; se ha apartado del verdadero evangelio, ese que no gusta pero que salva. Adoptando en cambio, un “evangelio” pervertido en el que se ha mezclado el calor de la palabra de verdad, con la fría palabra de fábulas para hacerlo más atractivo y asimilable para aquellos que tienen comezón de oír. El resultado es un mensaje tibio, la justa combinación de mezclar lo caliente con lo frio y así complacer a espíritus tibios. Lo trágico es que esta iglesia siendo “rica”, en lo económico (generalmente con grandes y fastuosos templos) y “rica” en cantidad de miembros. No sabe que en lo espiritual es desamparada, pobre, ciega y desnuda. ¡Qué triste imagen de la iglesia apóstata de hoy! Tan ciega es que, mientras desde el púlpito, muchos se esmeran en destacar las señales de los “últimos tiempos”; haciéndolo de puertas afuera de la iglesia, no consideran la cantidad de aquellas señales que están puertas adentro. Tan desventurados, miserables y pobres son, que predican el evangelio a los inconversos con palabras que el Señor utiliza para recriminar a la propia iglesia; y dicen: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. No perciben que este mensaje es una amonestación para la iglesia y no para el pecador que está imposibilitado de abrir las puertas de su corazón; pues, carece de toda suficiencia, porque está muerto en delitos y pecados, y porque es un esclavo de satanás, del mundo, y de la carne. Son tan ciegos que no pueden ver que la salvación sólo es posible, si Dios lo hace por medio de su gracia soberana. Son tan miserables que no se percatan que el que tiene que abrir las puertas de su corazón, es el creyente tibio, aquel que se alejó de su primer amor, aquel que se ha convertido en un “religioso”, al que su celo por el Señor ya no lo consume. Es a ese “tibio” que “el testigo fiel y verdadero” le dice: “si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. No está hablando de salvación, está hablando de comunión. Y hablando de comunión, ¿hay mejor comunión que en una cena? El Señor está invitando a su iglesia, nada menos que a una Cena íntima, una Cena de amor para sus escogidos; lo que en esta dispensación es el anticipo de la Gran Cena de las bodas del cordero. Pero lo triste, es que no lo sienten, ni siquiera como un mandamiento. El Apóstol Pablo dice al respecto: “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.” (1 Corintios 11. 23-26). Por eso es que les dice: “sé, pues, celoso, y arrepiéntete”.

En la parábola del “Hijo pródigo”, el Señor Jesucristo resume claramente la relación entre un hijo desamparado, ciego, miserable, pobre y ruin; y un padre misericordioso, paciente y lleno de amor.

Dice la parábola refiriéndose al hijo:Y volviendo en sí, dijo: !Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.  Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo”.

Y refiriéndose al padre dice: “Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta (cenemos); porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.” (Lucas 15. 17-24).  

Otro detalle que identifica a la iglesia actual con “Laodicea”, es cuando el Señor le recrimina diciendo: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo”. Es evidente que si está llamando a la puerta es porque la iglesia lo ha dejado afuera. Lo han apartado de sus planes, de sus actividades; es decir, de sus corazones. ES UNA IGLESIA SIN CRISTO. ¡Y qué triste es una iglesia sin Cristo! Pues, puede ser muy grande, tener muchas cosas, reputación y aún desarrollar muchas actividades; pero sin Cristo, no tiene nada. No tiene vida, ni esperanza. Así que, “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”.

Veamos ahora las cualidades de:

* “la iglesia de Filadelfia”.

Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre:

Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.

He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado.

10 Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.

11 He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.

12 Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.

13 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.” (Apocalipsis 3. 7-13).

El nombre “Filadelfia” (Fileo: afecto entrañable; y adelfos: hermano) significa “amor fraternal”. Esta iglesia, representa a la congregación de sus santos; cuya cualidad la pone de manifiesto el mismo Señor Jesucristo cuando la alaba y le hace promesas que no hizo a ninguna de las otras seis iglesias.

Ahora, cuando meditamos las causas, vemos que no ha sido por la cantidad de creyentes, ni por su organización o por la apariencia de su templo. La enaltece por su fidelidad de guardar la pureza de Su Palabra y por su espíritu misionero de predicar fielmente el verdadero evangelio. La iglesia que se identifica con el modelo de la “iglesia de Filadelfia” resurgió con el avivamiento en el período de la reforma, entre los años 1.750 y 1.900, donde destacados siervos de Dios, tales como: Los puritanos, William Carey, Lutero, Calvino, John Knox, Moody, John Darby, Livingston, Taylor, Whitefield, Wesley, Spúrgeon, Ryrie y muchos más. Iluminados por el Espíritu, retoman el curso inalterable que Dios trazó para Su Iglesia. Y así es como hasta el presente hay iglesias que retienen dicha delegación hasta el día del gran encuentro.

Cuando el Señor le dice a “Laodicea”: “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.” Le está expresando que conoce muy bien su testimonio y su arduo trabajo honrando los dones y talentos recibidos sin importar si son muchos o pocos. Por lo cual, le ha abierto las puertas a la obra misionera para que testifique su nombre con la pureza y pasión que siente en el corazón hasta lo último de la tierra. A esta iglesia que representa al remanente fiel le dice: “Y aunque tienes poca fuerza”; aunque sé que son pocos, y los enemigos son muchos y poderosos, aún dentro de la propia iglesia. También le dice: “No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino”. (Lucas 12. 32); “Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” (Mateo 5. 11-12); “He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.” ¡Qué bendición es para una iglesia que, aun siendo pequeña por causa de su fidelidad, el Señor está con ellos!

Las falsas iglesias podrán tener “poder”, popularidad e influencia, tal cual “Laodicea”; pero un día, tendrán que postrarse ante la iglesia de “Filadelfia”, ante los santos de Dios que han permanecido fiel, aún con su poca fuerza.

“Filadelfia”, es una excepción junto a “Esmirna” en cuanto el Señor no tiene nada contra ellas. Pero a “Filadelfia”, después de haberla bendecido por guardar “la palabra de su paciencia” (el evangelio de la gracia soberana) y no negar Su nombre, le hace a sus santos, cinco maravillosas promesas que, con seguridad, las habrá de cumplir: 1) Que sus enemigos serán humillados. 2) Que le librará  de la hora de la prueba (la gran tribulación). 3) Que viene pronto. 4) Que serán glorificados en la casa de Dios por toda la eternidad. 5) Que tendrán tres nombres nuevos: el primero, El nombre de Dios; el segundo, el nombre de la ciudad de Dios; y el tercero el nuevo nombre de Cristo. Respecto a estos tres nombres que no han sido revelados, grandes teólogos han arriesgado conclusiones sobre cuáles podrían ser, y ninguno se ha puesto de acuerdo. Por lo cual, sólo diremos lo que está escrito y entendemos: “ESCRIBIRÉ SOBRE ÉL”. Este acto de por sí, ya es maravilloso; pues indica sellar algo sobre lo que se toma posesión: y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo”.

Ahora bien, sobre las cinco promesas, en cuatro no hay conflictos entre las distintas interpretaciones. Pero, en relación con la segunda promesa que dice: Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.”. Existen desacuerdos interpretativos. Los que creemos que La Escritura, es explícita y literal en su lenguaje, tenemos la convicción de que, de acuerdo a lo registrado por el Apóstol Juan y otra cantidad de contextos y textos paralelos, los fieles serán arrebatados antes de la gran tribulación. Observemos algunos detalles en la gramática del texto. En primer lugar se puede apreciar que, de parte del Señor, hay un acto de íntima reciprocidad: “Por cuanto has guardado la palabra…, yo también te guardaré”. Según esta expresión y conforme al plan redentor, la promesa no tiene que ver con la salvación, sino con la protección: “reposo”. El pueblo de Israel cuando fue liberado de Egipto, fue porque confiaron en la sangre: “y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad” (Éxodo 12. 13). Pero a pesar de ser un pueblo escogido, deliberadamente pecaba contra Dios; por lo cual, no entraron en Su reposo. No dice que perdieron la salvación. Si así hubiera sido, significaría que la sangre no hubo sido eficaz para salvarlos; cosa que no fue así, ni es así, porque la sangre tiene que ver con la redención y no con la transformación de los redimidos. La conducta de los salvos, la progresiva transformación, tiene que ver con la santificación que es obra del Espíritu. Cristo es nuestra Pascua, y todos los que han sido genuinamente salvados por su sangre no perderán la salvación, pero si pueden perder, de acuerdo a sus conductas, la comunión, la paz y la promesa del reposo; incluyendo la de la gran tribulación. (Ver Carta a los Hebreos: 3. 11 al 4. 5). En segundo lugar dice: “te guardaré de la hora de la prueba”. Obsérvese que dice. “de la hora”, y no “en la hora”. No dice que la va guardar mientras esté pasando por la hora de la prueba; sino antes que venga la hora de la prueba serán arrebatados con Él en las nubes. En tercer lugar debe observarse que la promesa de ser guardado, no es de las aflicciones que el creyente pueda pasar a nivel personal, local o circunstancial; pues el mismo Señor nos advierte: en el mundo tendréis aflicciones” (Juan 16. 33). Y el Apóstol Pablo dice: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios” (2 Corintios 1. 3-4). De manera que la promesa no es sobre este tipo de tribulación, sino “de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra”: la gran tribulación.

Y por último, también dice que no es para destruir como en “los tiempos de Noé”; sino “para probar  a (todos) los que moran sobre la tierra. Los que quedaron después del arrebatamiento. El juicio y condenación será cuando venga a establecer Su Reino milenial.

Como conclusión podemos afirmar, conforme a Las Escrituras que, no toda la iglesia por ser “iglesia” va a ser arrebatada; sino aquellos que dentro de la iglesia, los que son genuinos creyentes serán arrebatados; pues, “El Señor conoce a sus escogidos”.

Este mensaje a la Iglesia de “Filadelfia” nos debería servir de estímulo y llenar de gozo al saber que cada una de las cinco promesas puede ser nuestra, si de verdad guardamos Su Palabra y no negamos Su Nombre. De manera que, “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las (demás) iglesias.”

La gran tribulación: Es un período de siete años dividido en dos  etapas de tres años y medio. Este tiempo corresponde a “la semana 70” de la profecía de Daniel. En ella, el profeta describe de qué manera se manifestará y reinará el anticristo; detallando a su vez, cómo será su gobierno y el comportamiento del mundo al final de este tiempo.

Con esta introducción, queremos señalar que “Las setenta semanas de Daniel” como oráculo para Israel, predice de lo que sucederá en la tierra a través de los tiempos. Es tan exacto en la descripción de los eventos y la identidad de sus protagonistas que podemos confiar en él, porque ofrece doble garantía: la primera, porque los sucesos, los actores y los ciclos revelados, los determinó el Señor sin dejar nada librado al azar; y la segunda, porque tanto Las Escrituras como la “historia universal” garantizan que será tan preciso, como lo han demostrado en sus respectivos registros con las demás semanas anteriores.

El comienzo de este período de siete años, del cual le habla el Señor al Apóstol Juan en el libro de “Revelaciones”, marca el final de los tiempos que corresponden al presente siglo. En ese momento se dividen “las cosas que son y las que han de ser después de estas”. Tiempo que, cuando el Señor reinicie la semana setenta, conforme a su voluntad, será el instante en que pondrá nuevamente en marcha Su reloj profético del tiempo y así dar por cumplida su promesa hecha a Israel.

Dice el Apóstol Pablo al respecto: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles;

Y luego todo Israel será salvo, como está escrito:

Vendrá de Sion el Libertador,

Que apartará de Jacob la impiedad.

Y este será mi pacto con ellos,

Cuando yo quite sus pecados. Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres. Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios. Pues como vosotros también en otro tiempo erais desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos, así también éstos ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a vosotros, ellos también alcancen misericordia. Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos.” (Romanos 11. 25-32).

Ahora bien, el punto es que es muy difícil sintetizar en tan pocas líneas todo lo que ha de suceder en tan poco tiempo sin que tenga que pasarse por alto algunos sucesos; y más lamentable aún, es no poder desarrollar muchos detalles de los que se han de nombrar. Exponer particularmente sobre la gran tribulación, necesita un estudio más profundo y extenso. No obstante, trataremos de hacer un resumen remitiéndonos solamente a los sucesos que han de producirse en este lapso.

En términos generales diremos que con la gran tribulación, termina el tiempo de los gentiles para dar comienzo al juicio de sus actos. Será el momento en que el hombre de pecado, se establecerá como rey. Será una época de terrible aflicción para la casa de Jacob. Y aunque siempre se caracterizó por sus sufrimientos a través de los tiempos desde las cautividades y dispersión, deberá enfrentar su última y más amarga prueba cuando tenga que pasar por la gran tribulación.    

El hecho de que tantos acontecimientos se realizarán en un corto período de siete años, teniendo en cuenta las palabras del mismo Señor Jesucristo que dijo: “porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.” (Mateo 24. 21-22), destaca el alcance de este período como el de mayor conmoción mundial conocido en la historia y en las profecías. Será tan extraordinaria que, cómo dijo el Señor no la “ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá”. En ella se consumará el propósito divino para la tierra. Será la derrota y destrucción de todas las fuerzas de maldad en la tierra, seguida por la destrucción de todas las fuerzas de maldad en las esferas angélicas, “porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.” (1 Corintios 15. 25-26). Será tan importante que el Señor nos ha legado en Su Palabra un libro donde, en forma especial, Él mismo se encarga de darle al Apóstol Juan Su “Revelación” (Apocalipsis) de cómo dará por terminadas las cosas pasadas, para dar comienzo a “un cielo nuevo y una tierra nueva”. Es decir, Apocalipsis es la consumación de todas las profecías. Y es tan fundamental que, casi la mitad del libro está dedicado a la descripción de las últimas tres semanas y media de la semana setenta de Daniel, o sea el período más crítico de la gran tribulación, y casi las dos terceras partes dedicada a los acontecimientos que sucederán durante los siete años.

Desde el comienzo, este lapso se extenderá con circunstancias bastantes extrañas para la comprensión del hombre común ajeno a los proyectos divino. Pero, para aquellos que estamos atentos a los tiempos y las sazones, podemos ver como se han empezado a producir “espontáneamente” grandes cambios en todas las sociedades a nivel mundial. Este fenómeno que ya empezó y llamamos “globalización”, es un proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala, que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo unificando sus mercados, sociedades y culturas afines, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas para darle un carácter universal, aunque con grandes divisiones (según las profecías cuatro). De manera que la “globalización”, se identifica como un proceso dinámico producido principalmente por las sociedades que viven bajo una economía y una estructura social determinada. Las cuales, para expandirse a nivel mundial, han abierto sus puertas como partícipe necesaria a la revolución informática, cediendo como nación o pueblo la identidad particular de sus políticas, ordenamientos jurídicos y económicos en función de sus relaciones internacionales.

En cuanto al pueblo de Israel, se nos habla de su restauración en Palestina, este suceso tuvo lugar el 14 de mayo de 1948, cuando por primera vez desde muchos siglos, los judíos quedaron constituidos como nación independiente para dar cumplimiento a la promesa que dice:Vivo yo, dice Jehová el Señor, que con mano fuerte y brazo extendido, y enojo derramado, he de reinar sobre vosotros; y os sacaré de entre los pueblos, y os reuniré de las tierras en que estáis esparcidos, con mano fuerte y brazo extendido, y enojo derramado; y os traeré al desierto de los pueblos, y allí litigaré con vosotros cara a cara. Como litigué con vuestros padres en el desierto de la tierra de Egipto, así litigaré con vosotros, dice Jehová el Señor. Os haré pasar bajo la vara, y os haré entrar en los vínculos del pacto; y apartaré de entre vosotros a los rebeldes, y a los que se rebelaron contra mí; de la tierra de sus peregrinaciones los sacaré, pero a la tierra de Israel no entrarán; y sabréis que yo soy Jehová.

Y a vosotros, oh casa de Israel, así ha dicho Jehová el Señor: Andad cada uno tras sus ídolos, y servidles, si es que a mí no me obedecéis; pero no profanéis más mi santo nombre con vuestras ofrendas y con vuestros ídolos. Pero en mi santo monte, en el alto monte de Israel, dice Jehová el Señor, allí me servirá toda la casa de Israel, toda ella en la tierra; allí los aceptaré, y allí demandaré vuestras ofrendas, y las primicias de vuestros dones, con todas vuestras cosas consagradas. Como incienso agradable os aceptaré, cuando os haya sacado de entre los pueblos, y os haya congregado de entre las tierras en que estáis esparcidos; y seré santificado en vosotros a los ojos de las naciones.  Y sabréis que yo soy Jehová, cuando os haya traído a la tierra de Israel, la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a vuestros padres. Y allí os acordaréis de vuestros caminos, y de todos vuestros hechos en que os contaminasteis; y os aborreceréis a vosotros mismos a causa de todos vuestros pecados que cometisteis. Y sabréis que yo soy Jehová, cuando haga con vosotros por amor de mi nombre, no según vuestros caminos malos ni según vuestras perversas obras, oh casa de Israel, dice Jehová el Señor.” (Ezequiel 20. 33-44). Este hecho, ha colaborado para que las naciones que se van uniendo lo hagan en cuatro grandes grupos: norte y este contra sur y oeste. Con este escenario como prólogo, comenzará la semana setenta, efectuándose trascendentales sucesos, tanto en la tierra como en el cielo.

 

Los acontecimientos en la tierra:

La “globalización” se extenderá por todo el mundo, y la semana setenta empezará con un pacto de paz entre Israel, el príncipe que ha de venir y muchos (el mundo). A Israel se le permitirá construir el Templo y ofrecer sacrificios. El líder, un dictador del Imperio Romano restaurado, establecerá un pacto de siete años con el pueblo judío apóstata que ha sido cautivado por su avasallante personalidad. Pero a la mitad de la semana, después de tres años y medios, el líder romano romperá el pacto con Israel y detendrá el sacrificio en el Templo debido a que un remanente de judíos creyentes se niegan a adorarle al ser advertidos por el Espíritu mediante Las Escrituras. La intransigencia de no inclinarse ante él, y anunciar por medio de la predicación “el evangelio del reino” a todo el mundo, hizo que el anticristo precipitara los hechos; por un lado confirmando su pacto con los apóstatas y por otro desolando al remanente fiel. Entrará en el Templo judío y se autoproclamará Dios exigiendo que toda la humanidad le adore: Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador.” (Daniel 9. 27). Además, ocurrirá algo más sorprendente aun, el anticristo hará una imagen que respira y habla, es la imagen de la abominación desoladora que se establecerá en el Templo para adoración: “Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días.” (Daniel 12. 11); “Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo.” (Daniel 7. 25); “Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.” (Apocalipsis 13. 15-18). Al respecto, el Apóstol Pablo, también advierte a la iglesia sobre el advenimiento del Señor y la reunión con Él; enseñándoles que son dos acontecimientos distintos, separados por un tiempo de apostasía:Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.” (2 Tesalonicenses 2. 1-12).

Ahora bien, si meditamos sobre el duro mensaje que Jehová Dios, envía al pueblo de Israel a través de su profeta, podemos vislumbrar cuan terrible será ese tiempo: Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, pero el resto del pueblo no será cortado de la ciudad.” (Zacarías 14. 2). Sin embargo, a través de los años el mundo (judíos y gentiles), no tomó conciencia acerca de la gravedad de esas palabras, ni de quien las dijo. Debió ser el mismo Señor Jesucristo (Dios encarnado), quién confirmaría la profecía ante la insistente pregunta de sus discípulos: “Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (Mateo 24. 3). Es evidente que si hicieron esta pregunta es porque aun ellos estaban desconcertados; sin embargo, la paciencia de nuestro Señor se manifiesta una vez más cuando le ratifica a Israel, no a la iglesia, sobre la veracidad de los justos juicios de Dios. ¡No les cambió el mensaje para que sea más aceptable como suele hacerse en estos días! Pero también observamos que a pesar de ser un anuncio severo, lo dice con ese profundo amor que lo caracterizó hasta el fin. No los deja desamparados, les dio indicaciones para que puedan sobrellevar el momento de la prueba; y les dijo: “entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. Pero !ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo” (Mateo 24. 16-20). Ante tal respuesta, tanto judíos como gentiles y aun muchos de los que componen la Iglesia del Señor, seguían y siguen sin comprender. Es obvio tal confusión, por eso fue necesario la intervención del Espíritu: “para conducirnos a toda verdad”. Y en esa verdad, es que el Apóstol instruye a las iglesias mediante el mensaje a los de Tesalónica. Mientras que por otro lado, el escritor a la “Carta a los Hebreos” expone las justa razones, enseñándonos a todos los hombreselporqué de tanta dureza; y dice: El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?  Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo.  !Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo! (Hebreos 10. 28-31).

Con estos pocos pasajes de Las Escrituras como fundamento, hemos justificado, según nuestra fe, quienes pasarán por la gran tribulación; Israel primero, pero también todo: el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia.”

 

Los acontecimientos en el cielo:

Es notable como para aquellos que creemos que toda La Biblia es inspirada por Dios y dice lo que quiere decir, podemos tener la posibilidad, dada por gracia, de ver a través de Su mensaje lo que la sabiduría de este mundo no puede ver ni entender sobre los propósitos divinos. Creyente, deja que el Espíritu te guíe a toda verdad y aprópiate de la Luz que te proporciona para que no andes a tientas entre las penumbras de tus suposiciones. Los que creemos en la inalterable Palabra de Dios, hemos podido comprobar que en ningún pasaje bíblico, la genuina y única Iglesia del Señor; la que Él compró con su propia sangre, compuesta por pecadores arrepentidos que creyeron en Cristo como su salvador personal y fueron apartados para ser un pueblo santo, no tendrá que pasar por la gran tribulación para ser “probada”. Dios no necesita probar a ninguno de sus escogidos; aunque eso, no quiere significar que muchas veces tenga que disciplinarlos. Dice La Escritura que Su Iglesia ya ha sido “guardada en Jesucristo”.

Ahora bien, si escudriñamos la Palabra de Dios con mucha atención, podremos ver que durante la “gran tribulación” que ha de venir “para probar a los que moran sobre la tierra”, en el cielo estarán aconteciendo eventos magníficos; especialmente para la Iglesia y todos los redimidos. Entre esos hechos, citaremos dos por ser de gran trascendencia para los santos de Su Iglesia: El Tribunal de Cristo y Las Bodas del Cordero. Ambos acontecimientos, certifican la victoria de Cristo consumada en la cruz.

 

El Tribunal de Cristo: Apelaremos a Las Escrituras porque además de ser nuestra única autoridad de fe, es la única que puede aportar luz para dilucidar este tema. Así que antes de tratar este asunto, será necesario recurrir a algunos pasajes bíblicos que nos confirmaran quienes son los que realmente componen la Iglesia de los redimidos y como deberán comparecer ante el Tribunal de Cristo.

Comenzamos con citas de Su Palabra porque, en primer lugar hay mucha confusión al respecto; pues, algunas personas en vez de recurrir a ella, consultan fuentes extrañas como ciertos “dogmas” religiosos o fábulas de algún “iluminado”. En segundo lugar, porque sólo en ella encontraremos lo que Dios ha establecido soberanamente por anticipado decreto. Y en tercer lugar, porque dicho Tribunal, no es para cualquier “creyente”, sino para los que fueron escogidos de antemano para recibir Su Palabra y creer en Jesucristo como su único y suficiente salvador.

Veamos, el Señor Jesucristo dijo: El que en él cree, no será condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito hijo de Dios” (Juan 3. 18); “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.”; Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.”; “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.” (Juan 6. 32-47). Y el Apóstol Pablo dijo:Sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. (Romanos 8. 28-34). También Isaías anunció acerca de la voluntad de Dios para salvar a su pueblo; profecía que le fue dada unos setecientos años antes de que el Señor viniera a este mundo:Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.” (Isaías 53. 6). Predicción que fue confirmada por el mismo Señor Jesús (Dios hecho carne), cuando vino a este mundo y dijo:Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas (los escogidos de Israel), y las mías me conocen,  así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.

También tengo otras ovejas (los escogidos de entre los gentiles) que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. (Su Iglesia)” (Juan 10. 14-16).

En síntesis, según la voluntad de Dios, en esta dispensación de la gracia hay sólo dos posibles destinos para todos los hombres: salvación o perdición; “en Cristo” o fuera de Cristo; bajo la gracia o bajo la Ley; rendición de actos o juicio condenatorio; comparecer ante el Tribunal de Cristo o ante Gran Trono Blanco. ¡No hay términos medios!

- El hombre que rechaza a Cristo como su salvador, permanece bajo La Ley y está bajo maldición: “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas.” (Gálatas 3. 10-12).

- El hombre que acepta a Cristo como su salvador, está “en Cristo” y ha sido librado de la condenación, porque Él llevó sobre Sí mismo la maldición que la Ley nos impuso para que podamos tener la bendición de la fe: Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero, para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.” (Gálatas 3. 13-14).

Entonces, conforme a los decretos divinos, los santos que componen La Iglesia del Señor, no serán juzgados. Es decir no irán a juicio condenatorio ante El Gran Trono Blanco porque la Ley (aun la de los hombres) establece que: “nadie puede ser juzgado dos veces por la misma causa”; y en la muerte de Cristo hemos sido redimidos de todo pecado, y en su resurrección hemos sido justificados. Pero, como los juicios de Dios empiezan por su propia casa, los que han partido a Su Presencia y los que serán arrebatados serán los primeros que tendrán que enfrentar un juicio ante el Tribunal de Cristo; pero no sus personas, sino sus obras.

Conforme a estas declaraciones, el genuino creyente no debe ignorar que el decreto divino ha impuesto ordenanzas específicas que se oponen y descalifican totalmente al dogma de la iglesia católica romana. Mientras el “catolicismo” dice que la salvación se alcanza a través de las buenas obras; la oferta del Señor es para todo aquel que clame por su salvación, dice: Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2. 8-10). Y le asegura a todo aquel que le recibió como salvador: “nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones” (Hebreos 10. 17). Por lo cual, la promesa divina nos certifica, sin lugar a dudas, que el juicio será sobre las obras del creyente y no de sus pecados; pues estos, ya han sido expiados con la sangre de Jesucristo, su Hijo. Asegurándonos, que nunca más se acordará de ellos.

Entonces, aquellos que habremos de pasar por el Tribunal de Cristo, debemos saber que juntamente con el privilegio de haber sido alcanzados por la gracia, se nos ha dado grandes responsabilidades respecto a nuestras obras ante el Señor: “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.” (Mateo 12. 36); “Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos(sus redimidos) compareceremos ante el tribunal de Cristo.” (Romanos 14. 10); “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” (Gálatas 6. 7); “sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas.” (Colosenses 3. 24-25).

Por lo cual, nuestra convicción se consolida en Su Palabra cuando dice: Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” (2 Corintios 5. 6-10); “la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego. (No, por el fuego)” (1 Corintios 3. 13-15).

Para concluir sobre este asunto y la importancia que tiene para el creyente, un gran siervo de Dios supo expresar, por qué para él, tenía tanto significado esta demanda, y decía: “Porque al ser salvo por PURA GRACIA SIN QUE TENGA QUE APORTAR OBRAS PARA MI SALVACIÓN; sólo quiero servirle en este mundo para que, cuando tengan que ser probadas mis obras, anhelo que la mayor cantidad hayan sido aprobadas para Su Gloria. Lo deseo porque es lo único que tendré para entregarle como ofrenda; ya que en realidad, he comprendido que soy tan pobre en mi naturaleza que no tendré nada para ofrecerle por mí mismo en aquel día en que he de entrar en Su Gloria; a menos, que sea cada una de las recompensas que me haya otorgado”. ¡Qué maravilloso ha de ser pasar por el Tribunal de Cristo, ofrecerle Sus propias recompensas otorgadas por gracia, y poder decir: sea el nombre del señor engrandecido!

 

Las Bodas del Cordero: Dice La Escritura en Apocalipsis: “Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero”. Esta estupenda declaración, está confirmando que en el cielo habrá  gran gozo como consecuencia de una celebración; el festejo es nada menos que una Boda como no habrá otra en toda la creación por toda la eternidad. De manera que, ante tan importante evento, lo más importante es saber: 1) Quiénes serán los contrayentes, 2) Quienes los llamados y 3) Cuando se realizará tan importante celebración. Pero antes de entrar en el tema, y darle la verdadera importancia que merece, es necesario hacer algunos comentarios basados en Las Escrituras, ya que para muchos hay asuntos que son motivos de confusión. Uno de ellos es el desconocimiento de lo que para el Señor es el pueblo de Israel por un lado, y por el otro lo que es la Iglesia. El segundo asunto, surge como consecuencia del primero; y es confundir: Israel con Iglesia. Veamos someramente la esencia de ambos; y luego, algunas substanciales diferencias.

Israel: Antes de Abram (padre respetable), para Dios el mundo no estaba dividido en naciones, todos estaban bajo pecado por igual; pero cuando lo aparta, lo hace con un propósito muy especial, le cambia el nombre por Abraham (padre de multitudes), y mediante un pacto, según la promesa, le propone establecer una nación según un propósito predeterminado: El “pueblo de Israel” que será según la descendencia de Isaac, su hijo, y de Jacob su nieto, a quien el Ángel de Jehová le cambia su nombre original de Jacob (el que toma por el calcañar o el que suplanta) por el de Israel (el que lucha con Dios). (Ver su historia en Génesis 25. 19 al 50. 14).

Lo que en un comienzo fue una familia que emigró a Egipto en busca de comida, se fue transformando en un pueblo dentro de otro pueblo hasta el día de su liberación. El punto de su comienzo como nación independiente empezó con la (pezakh) Pascua judía, para emprender el éxodo hacia la tierra prometida.

Israel se destacó a través de la historia como una nación distinta a todas las demás. Condición inherente de los atributos especiales de Abraham que, a pesar de no tener diferencias físicas que lo distinguiera del resto de los hombres, tuvo atributos propios de índole espiritual que estaban muy lejos de todo el resto cuyas conductas eran de continuo al mal.

Con el transcurrir de los años la nación de Israel tuvo uniones y desuniones. David logra unir los reinos divididos que permanecerán así hasta el reinado de Salomón incluido. Cuando David, el ungido, desea construirle un templo a Dios para ofrendárselo como morada, recibe una negación y a su vez una promesa donde le aseguraba tres importantísimas ventajas para el pueblo de Israel por medio de la casa del propio David, estas son: un Trono eterno, un reino, y un Rey eterno que ha de sentarse sobre su trono: “Aconteció aquella noche, que vino palabra de Jehová a Natán, diciendo: Ve y di a mi siervo David: Así ha dicho Jehová: ¿Tú me has de edificar casa en que yo more? Ciertamente no he habitado en casas desde el día en que saqué a los hijos de Israel de Egipto hasta hoy, sino que he andado en tienda y en tabernáculo.  Y en todo cuanto he andado con todos los hijos de Israel, ¿he hablado yo palabra a alguna de las tribus de Israel, a quien haya mandado apacentar a mi pueblo de Israel, diciendo: Por qué no me habéis edificado casa de cedro? Ahora, pues, dirás así a mi siervo David: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo, sobre Israel; y he estado contigo en todo cuanto has andado, y delante de ti he destruido a todos tus enemigos, y te he dado nombre grande, como el nombre de los grandes que hay en la tierra. Además, yo fijaré lugar a mi pueblo Israel y lo plantaré, para que habite en su lugar y nunca más sea removido, ni los inicuos le aflijan más, como al principio, desde el día en que puse jueces sobre mi pueblo Israel; y a ti te daré descanso de todos tus enemigos. Asimismo Jehová te hace saber que él te hará casa. Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres; pero mi misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti. Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente. Conforme a todas estas palabras, y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David.” (2 Samuel 7. 4-17). Como podrá apreciarse hay una promesa exclusiva para el pueblo de Israel; y consiste en que su reinado será establecido para siempre aquí en la tierra sobre todas las naciones.

Iglesia (Ekklesía = llamar aparte): Esta palabra toma sentido desde el concepto de su significado. No es una palabra que haya sido inventada para definir a un grupo de cristianos, sino que es una palabra pagana que se usaba para definir una asamblea. Con el tiempo, fue recibiendo una exaltación progresiva, usándose también entre el pueblo judío con el mismo sentido. Más tarde, es adoptada entre los cristianos para darle un significado tan elevado que jamás el mundo ha podido darle. Y Cristo es quien, por primera vez, la menciona para definir su propósito (Ver Mateo 16. 18). Dicho proyecto, fue planificado en la eternidad pasada y consiste en apartar del mundo a pecadores que Él regenerará por medio del Espíritu Santo para formar un pueblo propio de sacerdotes con quienes reinará en Su Reino. Este sello que el Señor le confiere a Su Iglesia Universal y triunfante; por extensión, también es  aplicado a toda asamblea local que se reúna a Su digno nombre sin importar el lugar y el número de congregados. La forma más sencilla de una iglesia local la describe el mismo Señor Jesucristo cuando dice: “Porque donde están dos o tres reunido en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18. 20).

 

Nota: Con respecto a más definiciones que nos permitan profundizar en el conocimiento de lo que es una genuina Iglesia, se recomienda recurrir a textos de formación teológica, en el apartado que trata sobre “eclesiología”. Ver también el estudio: “La Iglesia del Señor Jesucristo” en la página: LA SANA DOCTRINA.  

 

Diferencias entre Israel y La Iglesia: Ante la gran cantidad de contrastes que marcan la diferencia entre Israel y la Iglesia, detallaremos sólo los relacionados con Las Bodas del Cordero; pues, el propósito es escudriñar acerca de este glorioso suceso del que, lamentablemente, tan poco se conoce y cuan poca importancia se le da, aun dentro del propio pueblo de Dios.

Algunos contrastes:

 1) Propósito divino. 2) La simiente de Abraham. 3) Por nacimiento. 4) El que precede. 5) Los Pactos. 6) Por nacionalidad. 7) El tratamiento divino. 8) Los tiempos. 9) El ministerio. 10) El reino terrenal de Cristo. 11) El sacerdocio. 12) La Boda. 13) Los juicios. 14) La posición en la eternidad. 15) Con relación al Padre. 16) Con relación al Hijo. 17) Con relación al Espíritu Santo.

De este breve listado detallaremos sólo aquellos que aclaren nuestras dudas respecto a Las Bodas del Cordero.

1) Propósito divino: Existen dos propósitos divinos bien definidos; uno para Israel y el otro para la iglesia. Los pactos y promesas para Israel son de naturaleza terrenal, ellos continuarán como nación en la tierra cuando el reino sea restablecido; mientras que la Iglesia es un cuerpo celestial, cuya ciudadanía está en los cielos y continuará allí, aún después que estos hayan sido re-creados para toda la eternidad.

2) La simiente de Abraham: Consiste en que será progenitor de la simiente que, según la promesa, tendrá dos vertientes: una, según la carne; y otra, por gracia: la primera es que será precursor de una gran nación; y la segunda, del cristiano bajo la gracia, según la simiente. Hay dos figuras muy significativas usadas por Jehová con respecto a las dos descendencias prometidas: una con relación a la tierra: Israel. “Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada.” (Génesis 13. 16); y la otra con relación al cielo: La Iglesia. “Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia.” (Génesis 15. 5). El escritor de la “Carta a los Hebreos” confirma esta visión cuando dice: Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido. Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la arena innumerable que está a la orilla del mar.” (Hebreos 11. 8-12). Estas promesas quedaron confirmadas con la extensión de los dos pactos; dice el Apóstol: Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.” (Romanos 4. 16).

3) Por nacimiento: Los Israelitas, lo son por nacimiento natural. Cada uno de ellos proceden de padres naturales y la herencia es transmitida generacionalmente. Mientras que los creyentes llegan a ser lo que son por re-generación espiritual; pues han nacido directamente de Dios por el poder del Espíritu, por lo cual, son sus hijos legítimos.

6) Por nacionalidad: Israel pertenece a la tierra; y aunque hasta el presente es una pequeña nación e inferior en relación con otras naciones; según la promesa será colocada sobre todas las naciones como la más grande. Mientras que La Iglesia, se compone de creyentes que son apartados de todas las naciones, para recibir una nueva ciudadanía que los convierte en extranjeros y peregrinos del mundo.

8) Los tiempos: El pueblo de Israel, aunque su condición frente a Dios pueda variar con los tiempos, está presente en la tierra desde Abraham; y estará en ella por toda la eternidad. Mientras que la presencia de la Iglesia en la tierra, está limitada a un período que el Señor introdujo dentro de los tiempos de Israel: tiempo de gracia que es ofrecida, tanto a judíos como a gentiles. Precisamente, es la Iglesia la que posibilita el camino de acceder a Dios mediante Su acto “de buena voluntad para con los hombres” sin estar relacionada con los tiempos que la preceden, ni con los que le sucederán.

10) El reino terrenal de Cristo: Los que son del pueblo de Israel están destinados a ser los súbditos del Rey en su reino Terrenal: “y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos. Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios. Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre. Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre. Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre.” (Ezequiel 37. 21-28). Mientras que los que conforman Su Iglesia reinaran con Él durante Su reinado: Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.” (Apocalipsis 20. 6).

11) El sacerdocio: Mientras que al pueblo de Israel, se le asignó sacerdotes; La Iglesia del Señor es un pueblo de sacerdotes.

12) La Boda: Jehová identifica a la nación de Israel como su esposa; una esposa infiel que sin embargo será restaurada. Dice La Escritura: “Pero como la esposa infiel abandona a su compañero, así prevaricasteis contra mí, oh casa de Israel, dice Jehová.” (Jeremías 3. 20); “Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado. Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová, y como a la esposa de la juventud que es repudiada, dijo el Dios tuyo. Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo Jehová tú Redentor. Porque esto me será como en los días de Noé, cuando juré que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la tierra; así he jurado que no me enojaré contra ti, ni te reñiré. Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti. Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo; he aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fundaré. Tus ventanas pondré de piedras preciosas, tus puertas de piedras de carbunclo, y toda tu muralla de piedras preciosas. Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová; y se multiplicará la paz de tus hijos. Con justicia serás adornada; estarás lejos de opresión, porque no temerás, y de temor, porque no se acercará a ti. Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin mí; el que contra ti conspirare, delante de ti caerá. He aquí que yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y yo he creado al destruidor para destruir. Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.” (Isaías 54. 5-17). Y en un contraste muy marcado con relación a Israel, también dice lo que la Iglesia es para Cristo: “Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.” (2 Corintios 11. 2); “Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.” (Apocalipsis 19. 7-8). Es decir que para el Señor, la Iglesia es una virgen pura que está ataviándola en la tierra para desposarse con ella en el cielo.

13) Los juicios: Toda La Escritura, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, predicen claramente, y en perfecta armonía que Israel tendrá que ir a juicio: (Ezequiel 20. 33-44), (Pasaje citado en otra oportunidad); “Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.  Y a la medianoche se oyó un clamor: !Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.” (Mateo 25. 1-13). Es decir que en esta parábola de las diez vírgenes, el Señor Jesús deja una clara enseñanza: las diez vírgenes representan a los hijos de Israel, una cantidad recibió el Espíritu (representado por el aceite), por haber aceptado el evangelio y fueron incorporados a la Iglesia, cuando vino el Esposo sorpresivamente fueron arrebatados, mientras los insensatos perdieron la oportunidad; por lo cual tendrán que esperar al Señor cuando venga a Juzgar a los vivos y los muertos. Mientras que a la Iglesia, se le promete que no tendrá que ir a juicio: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.” (Juan 5. 24); “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” (Romanos 8. 1).

15) Con relación al Padre: Israel conoce a Dios por sus títulos primarios y se dirige a Él a través de ellos que, entre simples y compuestos son alrededor de nueve; los tres primeros simples son: Jehová, Elohim, Adonai. En contraste, el creyente, como ha sido engendrado de Dios mediante el Espíritu según la simiente, se le ha dado el derecho de decirle Padre, porque realmente lo es.

16) Con relación al Hijo: Para Israel Cristo es: el Mesías, Emanuel y Rey con todo lo que sus nombres y títulos representan. Mientras que para la Iglesia Cristo es: Salvador, Señor, Cabeza y el Esposo.

17) Con relación al Espíritu Santo: En su trato con Israel, el Espíritu Santo venía sobre una persona para cumplir una función determinada y podía retirarse libremente de la misma forma que vino, cuando su propósito se hubo cumplido. En cambio con relación a la Iglesia, cada creyente que es incorporado a ella, pasa a ser morada del Espíritu Santo en forma permanente; pues El Espíritu es su sello. De manera que si no lo tiene, no es salvo: “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.” (Romanos 8. 9).

Como conclusión de este breve listado que marca los contrastes entre Israel y la Iglesia, es oportuno citar las palabras del escritor de la Carta a los Hebreos cuando le dice a los creyentes que sus posiciones frente al Señor, ya están aseguradas respecto a sus destinos eternos: “Porque no os habéis acercado al monte que se podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad, al sonido de la trompeta, y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les hablase más, porque no podían soportar lo que se ordenaba: Si aún una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada con dardo; y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando; sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel. (Hebreos 12. 18-24).

Hechas las aclaraciones que diferencian a Israel de La Iglesia, podremos retomar el tema que nos ocupa: Las Bodas del Cordero.

Dice La Escritura que: salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes. Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: !Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado”. (Apocalipsis 19. 5-7).

Para arribar a una correcta conclusión de lo que será este magnífico evento, no debemos olvidar lo que dijimos cuando comenzamos a reflexionar sobre el mismo; examinar y meditar cuidadosamente sobre: 1) Quiénes serán los contrayentes, 2) Quienes los llamados y 3) El momento en que se realizará tan importante acontecimiento.

Las Bodas del Cordero es la consumación de toda la obra de redención por gracia. Siendo El Cordero de Dios, la persona más amada en toda la creación la que justifica en toda su plenitud este acontecimiento. Él, no sólo es el comienzo sino también el fin, no sólo el basamento sino también la piedra que corona todo el sagrado templo de Dios. Pues el día de Las Bodas del Cordero, será el día bienaventurado en que la Iglesia, Su Novia, estará completamente preparada para ser desposada. Es decir, será el instante en que cada uno de los miembros de Su Cuerpo será glorificado sin faltar uno. Las Bodas del Cordero será el momento en que La Esposa será coronada por el Gran Rey, y hará que sea reconocida como tal en el cielo y en la tierra. Esta ceremonia es la consumación de la tercera y última etapa de una boda: La Esposa será recibida por el Esposo para que habite en su hogar celestial por toda la eternidad.

¡Quiera el Señor que en su infinita misericordia, yo esté presente para recibir tal honra!

 

1) Quienes serán los contrayentes: El Cordero y su Esposa

El Cordero. En primer lugar, lo primero que debemos hacer es centrar nuestra atención en Su Persona: él es quien “por su ordenación subsisten todas las cosas”, incluyendo esta magnífica fiesta en el cielo. En segundo lugar, considerar que a través de este suceso, podremos comprender porque se lo anuncia como “El Cordero” y no con otros títulos tan honrosos, como “El León de Judá”, “El Rey de reyes”, “El Señor de señores”, “El Alfa y la Omega” o “El fiel y verdadero”. Se lo anuncia como “El Cordero”, porque mediante ese atributo se nos ha permitido, desde el principio de la creación, conocerle, contemplarle y adorarle, conforme a un pacto eterno preestablecido.

Desde el día en que nuestros primeros padres introdujeron el pecado en el mundo, la Persona del Hijo fue escogida divinamente como “El Cordero de Dios” para que, a través de su muerte cruenta pueda derramar su sangre en expiación por los pecados como única forma de salvar una relación interrumpida entre Dios y los hombres. Y así es como, desde Adán, cada vez que el hombre pretendía acceder a la presencia de Dios, debía hacerlo a través del sacrificio de un cordero que era figura o tipo del “Cordero de Dios” que sería sacrificado de una vez y para siempre cuando se cumplieran los tiempos y las sazones.

Luego, a su tiempo, cuando “Emanuel” (Dios con nosotros) se manifestó en carne, nació como “Cordero” en un pesebre, no en un palacio, vivió como “Cordero” llevando una vida apacible hasta que fue presentado al mundo como “Cordero”. Dice el Apóstol Juan en su evangelio que Juan el bautista, cuando lo bautizó, testificó acerca de su ministerio diciendo: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Pero lo más extraordinario que podremos vislumbrar, es que no solamente nació y vivió como “Cordero”. Sino que “por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio” para ser inmolado como “Cordero”. Dice el profeta Isaías en santa inspiración acerca de Su muerte: “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como CORDERO fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.” (Isaías 53. 7).

Ahora bien, si escudriñamos diligentemente Las Escrituras veremos que, según sus argumentos, El Consejo divino establece que de la misma manera que la genuina salvación comienza en la eternidad pasada con la elección; también, El Señor fue preparado en la eternidad pasada como el “Cordero de Dios” para la redención y justificación de los santificados: Dice el Apóstol Pedro dirigiéndose a la Iglesia del Señor: elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros” (1Pedro 1. 2; 18-20), y como dicha salvación es preservada mediante su gracia mientras estemos en el mundo, será consumada en la eternidad futura para nuestra glorificación. (Romanos 8. 29-30). Por lo cual, la salvación de los redimidos que están inscriptos en el libro de la vida del Cordero, es de eternidad a eternidad. Por todas esas razones, el Señor Jesucristo es para los suyos, el “Cordero” para toda la eternidad.

Esta fundamentación, queda claramente confirmada en La revelación de Jesucristo, que Dios le dio…, a su siervo Juan.” (Apocalipsis 1. 1), verdad que podemos verificar cuando leemos como el mismo Señor le confirma al Apóstol en veintisiete oportunidades que, como “Cordero” es el autor de nuestra salvación; en este tiempo, y en el tiempo que ha de venir. Dice Juan al respecto: “Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 22. 1-5).

La Esposa. En Las Escrituras se nos presenta a la Iglesia bajo distintas figuras que representan su relación con Cristo. Como Esposa, es una de las siete formas, y en ella centraremos nuestra atención a fin de comprender cuan estrecho y firme es este vínculo como para que haya dado lugar a ese trascendental acontecimiento llamado Las Bodas del Cordero.

En primer lugar, debemos saber que La Iglesia goza el privilegio de ser amada en forma excepcional, a tal punto que excede todo conocimiento. Cada genuino creyente, si lo es, debe experimentar en lo íntimo de su ser, la “anchura, longitud, profundidad y altura” de ese incomparable amor que fue manifestado en la elección, predestinación y adopción; consumándose en la cruz, mediante la sustitución, redención y justificación. Dice el Apóstol a los creyentes: “andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante; Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.” (Efesios 5. 2; 25-27).

Ante la pregunta ¿Por quiénes murió Cristo? Surgen respuestas de todo tipo en donde todos, conforme a sus credos, se sienten incluidos. Pero la Escritura, es bien explícita cuando dice que: “amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella”. ¿Alguien, puede contradecir el hecho de que Cristo haya entregado Su vida sólo por la Iglesia? Aunque la respuesta es obvia, parece que el problema no reside en debatir esta cuestión que es de fundamental importancia; pues, la gran mayoría de los “creyentes” no tienen tal dilema debido a que se sienten seguros porque cada uno tiene su “iglesia” aunque La Palabra, no dice “iglesias” como si todas estuvieran comprendidas. Ahora bien, frente a la verdad de que para el Señor existe una sola Iglesia, una única Esposa, es cuando el creyente debiera preguntarse responsablemente: ¿Si no murió por todo lo que se llama “iglesia”, por qué iglesia murió? La respuesta es: por la única que Él compró con su propia sangre: La Iglesia Espiritual, Universal y Triunfante. La Iglesia de los redimidos que no está representada en forma total ni exclusiva por ninguna iglesia local; sean tradicionales o reformadas, cualquiera sea su denominación. Sino Su Iglesia espiritual que, una parte ya está en su presencia y la otra en el ministerio del evangelio como embajadores de Cristo. Dijo el Señor Jesucristo orando al Padre: He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste. Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son, y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellosPadre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.” (Juan 17. 6-10; 24).

Otro detalle significativo que evidencia el incomparable amor de Cristo hacia Su Iglesia es que, no sólo la compró a precio de sangre sino que también la dignifica con la Santificación por medio de Su Palabra, a fin de presentársela a Sí mismo Virgen y Pura. Por eso es que, rogando al Padre, le dice: “santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.” (Juan 17. 16-17). Y como la verdadera santificación no consiste sólo en declamar Su Palabra celosamente (ortodoxia), sino también en practicarla diligentemente mediante el testimonio (ortopraxis), continua diciéndole:La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.” (Juan 17. 22-23).

Cuando dice: La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno”. Está expresando que, la forma de atraernos en forma irresistible para que seamos un solo cuerpo “en él”, como lo es con su Padre, es cautivándonos con el esplendor de su “gloria”. Por eso, antes de consumar su obra en la cruz, entregando su vida por su Iglesia, le suplica al Padre para que por su medio, produzca en los suyos “así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. La santificación, es el atavío prenupcial con que está siendo ataviada Su Iglesia para que el mundo la identifique como la escogida por Esposa: a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos; y esas acciones son: andar en la luz (Porque tú me rescataste y me salvaste de la muerte. Me ayudaste a no ser derrotado para que ande en la presencia de Dios, bajo la luz que sólo los que tienen vida pueden ver), andar en la verdad (porque las palabras que me diste, les he dado) y andar en el amor (los has amado a ellos como también a mí me has amado). Por eso el Apóstol dice: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros (Su Iglesia) tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.” (1 Juan 4. 19-21).

Por último, se nos revela otro motivo que nos habla de su profundo amor para con Su Iglesia. Y es que le ha conferido en forma exclusiva, compartir toda la autoridad sobre Su Reino. Pues, si bien es cierto que cada creyente al ser parte de la Iglesia pasa a ser ciudadano del cielo, no se cuenta entre los amigos del Esposo, ni como súbdito del Reino, sino que al ser parte de Su Iglesia, ha de ser co-partícipe de Su Reino. Es decir que como Esposa del Cordero, co-gobernará con Él por toda la eternidad bajo la mística figura de la unión matrimonial (ser uno con Cristo en perfecta unión espiritual).

Entonces, si la Esposa ha de reinar con El Esposo, es evidente que la Iglesia es la Reina en el cielo y la tierra. Esta verdad, como se ha visto, tiene respaldo escritural. En cambio,  según el “dogma” de la iglesia católica romana y el de otras iglesias que han recibido su influencia “doctrinal” como: la anglicana, luterana y ortodoxa declaran que es la virgen María a quien: Dios la exaltó por sobre todas las criaturas, y Cristo la coronó Reina del cielo y la tierra". Está afirmación es apócrifa y conduce a sus creyentes a un ingenuo error, porque en ningún lugar de Las Escrituras dice tal cosa ni nada semejante que pueda dar lugar a esa interpretación. De manera que para el genuino creyente, en cuanto a autoridad de fe, siempre debe prevalecer La Palabra de Dios sobre cualquier dogma de hombre porque “Estas son palabras verdaderas de Dios” (Apocalipsis 19. 9b).

Habiendo quedado establecida la verdad de que la Iglesia es la novia de Cristo. También es una verdad que Ella se unirá con Él en Las Bodas del Cordero, para cohabitar en sus santas y eternas moradas conforme a la promesa que hizo a sus escogidos, antes de partir hacia la cruz: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo (arrebataré), para que donde yo estoy, vosotros también estéis.” (Juan 14. 2-3).

 

2) Quienes serán los llamados:

Dice el Apóstol Juan: “Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero” (Apocalipsis 19. 9). Los llamados son todos los salvos que no son parte de la Iglesia y fueron invitados a celebrar dicha unión. Son los que con gozo y alegría glorificarán sirviendo a Dios por toda la eternidad: “Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes. Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: !Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado.” (Apocalipsis 19. 6-7). La lista de los invitados es variada y la compone un número incontable. Éstos son: a) los amigos del Esposo; Juan el bautista dijo que se cuenta entre uno de ellos, “Respondió Juan y dijo: No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo. Vosotros mismos me sois testigos de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de él. El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido.” (Juan 3. 27-29). b) Los que “creyeron a Dios” por la fe antes de que se cumpliera la promesa hecha a nuestros primeros padres; por ejemplo, Abraham: “Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.” (Santiago 2. 23); y como él, muchos más, dijo Jesús: “Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos” (Mateo 8. 11). c) David, también expresa en santa inspiración con certidumbre de fe: Me preparaste un banquete delante de mis enemigos; ungiste mi cabeza con aceite, has llenado mi copa hasta rebosar. Tu bondad y tu fiel amor estarán conmigo toda la vida y entraré a la casa del SEÑOR para quedarme allí para siempre” (Salmo 23. 5-6) (PDT); y además dice: “Él levanta del polvo al pobre y saca del muladar al necesitado; los hace sentarse con príncipes, con los príncipes de su pueblo” (Salmo 113. 7-8) (NVI). d) Los redimidos de la gran tribulación (judíos y gentiles). Entre los judíos habrá 144.000 sellados, 12.000 por cada una de las 12 tribus. Con respecto al sello, no dice la Escritura si será visible, pero sí indica claramente que es señal de propiedad, y significa que serán protegidos físicamente de sus enemigos en la tierra mientras están cumpliendo un servicio para el Señor. A estos se los designa “Los siervos de nuestro Dios”. “Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol. Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios.” (Apocalipsis 7. 1-3).

Ahora bien, mientras que los 144.000 salvados, son exclusivamente de nacionalidad israelita: “Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel.” (Apocalipsis 7. 4). La Escritura dice que también habrá salvados entre los gentiles de todas las naciones. A esta muchedumbre se la define como “una gran multitud”; y contrariamente al número exacto de 144.000 judíos, esta cantidad de gentiles es incontable. Se los describe literalmente como vestidos de ropas blancas y palmas en las manos. Las ropas blancas indican que son salvos y las palmas en las manos: victoria y gozo. “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero. Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén. Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.” (Apocalipsis 7. 9-17).

 

3) El momento en que se realizará tan importante acontecimiento:

Según el libro de Revelaciones, el momento en que se realizaran Las Bodas del Cordero, será entre dos sucesos que acontecerán en la tierra; después que El Cordero haya juzgado a “Babilonia la grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra” (Apocalipsis 17. 5), y antes de que emprenda Su segunda venida: “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea… Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.” (Apocalipsis 19. 11; 14).

Pues bien, para confirmar tales predicciones, deberemos retroceder previamente en el tiempo de las cosas que han de ser y abordar, primeramente, el tema de “Babilonia la grande”. Es decir, conocer todo lo que implica su nombre como “iglesia profesante”.

Babilonia la grande: Obsérvese que en la revelación de Jesucristo se señalan tres rasgos distintivos que son clave para probar su identidad y los motivos por la que será juzgada y condenada para toda la eternidad. Estos son: a) Su grandeza, b) Su liderazgo y c) Su culto a la idolatría.

 

a) Su grandeza: “Babilonia la grande” (del griego Babylón: "Puerta de Dios").

Como podrá apreciarse, es evidente que su nombre tiene un sentido simbólico; pues en la actualidad, no existe una ciudad llamada Babilonia, aunque eso no quita que pueda fundarse una nueva Babilonia. De todos modos, cuando La Escritura dice “Babilonia” es en alusión a la Babilonia de los tiempos del rey Nabucodonosor, ciudad capital del imperio, convertida en un gran centro religioso, cultural y político. Por lo cual, con esta analogía se la está presentando literalmente como una importante ciudad fastuosa que tiene un lugar estratégico en el mundo y cuyas características son la idolatría, la ostentación y la corrupción tanto en lo religioso, como en lo cultural y en lo político. Tan importante es su ubicación que, mientras la primitiva ciudad de Babilonia estaba ubicada en una región privilegiada llamada la llanura de Sinar a orilla del rio Éufrates. Ésta, también se encuentra en otro lugar excepcional al lado del rio Tíber llamado de los siete montes o colinas. En Roma hay siete montes y por eso se la llama: “La ciudad de las siete colinas”. Por lo cual, al no haber en el mundo otro lugar con esas características, no existe duda respecto a su ubicación. Dice el libro de Revelación: “Y el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos. La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será. Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer” (Apocalipsis 17. 7-9).

También se dijo que otro de sus rasgos, es su fortuna: Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata (el color rojo, es el elegido por reyes y nobles como símbolo de poder), y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación” (Apocalipsis 17. 4).

Entonces, si respecto a su localización no cabe duda que la ramera se sienta sobre la ciudad de “las siete colinas”, y su apariencia es como la de reyes, es suficiente para entrever su identidad. Dijo el Señor Jesucristo: “Esto, para la mente que tenga sabiduría”.

 

b) Su liderazgo: Este atributo está relacionado con dos lamentables actitudes. Una es su degradación; pues es innegable que ha pervertido el evangelio, prostituyéndose doctrinalmente con el pretexto de “actualizarlo” según los requerimientos del mundo. Por eso dice el Señor que es la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas(naciones); con la cual han fornicado los reyes (gobernantes) de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado (entusiasmado) con el vino de su fornicación. (Perversión)” (Apocalipsis 17. 1b-2).

La otra infortunada actitud es su hipocresía; porque, si bien es cierto que es “la gran ramera”, trata de presentarse ante los hombres como si su virtud fuera la pureza, tanto en lo doctrinal como en lo moral. Mientras que en realidad su “virtud” es estar totalmente contaminada por el pecado, de tal manera que ante los ojos de Dios no es más que “Sepulcro blanqueado”.

Ahora bien, su liderazgo no se circunscribe sólo a sus cualidades corruptas que se remontan al año seiscientos del cristianismo. Sino que también se ha propagado como “modelo” a otras congregaciones. Por eso dice La Escritura que, no sólo es “la gran ramera”, sino que también es “madre de las rameras”. Es decir que no es la única, sino que también, a través de la historia eclesiástica, lidera a otras “rameras” que han seguido el “camino de Caín”. Dice el Apóstol Judas acerca de sus actitudes: “Amados hermanos en Cristo, hace tiempo que he querido escribirles acerca de la salvación que Dios nos ha dado. Ahora les escribo para pedirles que luchen y defiendan la enseñanza que Dios ha dado para siempre a su pueblo elegido. Estoy preocupado, pues hay algunos que se han colado entre ustedes, y que los han engañado. Ellos dicen que Jesucristo no es nuestro único Señor y dueño, y que por eso no debemos obedecerle. Piensan que, como Dios nos ama tanto, no nos castigará por todo lo malo que hacemos. Con razón, desde hace mucho tiempo se dice en la Biblia que Dios castigará a esa gente.

Aunque ustedes ya lo saben, quiero recordarles que Dios, después de sacar de Egipto al pueblo de Israel, destruyó a los que no creyeron en él. Así pasó también con los ángeles que rechazaron y abandonaron el lugar de honor que Dios les había dado. Dios los tiene atados para siempre con cadenas, y están encerrados en lugares oscuros, hasta que llegue el gran día del juicio final.

Algo parecido les sucedió a los que vivían en Sodoma y Gomorra, y en las ciudades cercanas. Los que vivían allí pecaron y practicaron todo tipo de relaciones sexuales prohibidas. Por eso Dios los castigó y los arrojó al fuego que nunca se apaga, para que sufran allí. Que esto sirva de advertencia para todos nosotros.

Lo mismo les va a pasar a los malvados de quienes les estoy hablando. Porque con sus locas ideas dañan su cuerpo, rechazan la autoridad de Dios e insultan a los ángeles. Ni siquiera Miguel, el jefe de los ángeles, se atrevió a hacer algo así. Cuando Miguel peleaba con el diablo para quitarle el cuerpo de Moisés, no lo insultó, sino que sólo le dijo: «Que el Señor te castigue». Sin embargo, esta gente insulta hasta lo que no conoce. Se comportan como los animales, que conocen las cosas pero no las entienden, y por eso terminan destruyéndose a sí mismos.

¡Pobre gente! Se portan como Caín. Y por el afán de ganar dinero, cometen el mismo error que cometió Balaam. Son tan rebeldes que morirán como murió Coré.

Es una vergüenza que esas personas vayan a sus fiestas de amor, (La Santa Cena) pues comen y beben sin ningún respeto. Son líderes que sólo se preocupan de ellos mismos. Son como nubes sin agua, que el viento lleva de un lado a otro. Se parecen a los árboles que no dan fruto, pues han sido arrancados de raíz y están totalmente muertos. Son gente violenta. Todos pueden ver lo malo que hacen, pues sus maldades son como la espuma de las violentas olas del mar. Son como estrellas perdidas, condenadas a viajar siempre en la más terrible oscuridad. Hace ya mucho tiempo Enoc, que fue el séptimo hombre después de Adán, habló de esta gente y dijo: «Miren, Dios viene acompañado de miles y miles de sus ángeles. Viene para castigar a todos los que hicieron el mal, y castigará a todos los pecadores que lo insultaron.» (Judas 3-14). (TLA)

De manera que, conforme a estas declaraciones, cualquiera que ponga en lugar de la justificación por la fe en Cristo a cualquier otro método de salvación, es una ramera. La “iglesia” que ha suplantado los oficios de Cristo por los de un sacerdote o pastor; donde los sacramentos son exaltados como un medio de regeneración; donde no se predica a Cristo, y a éste crucificado; donde Cristo no es el centro de adoración; y los milagros, el don de lenguas y sanidad están ocupando el lugar que pertenece a Cristo, es una “iglesia” ramera, tanto como aquellas que mintiendo, le roban a sus fieles con la premisa de que la iglesia debe diezmar. Ya no son más una virgen para Cristo; pues se han desviado de su pureza y deberán soportar su apartamiento y condena.

En cambio, la iglesia que es “Cristocéntrica”, que se apoya y predica la sangre preciosa de Cristo como el único medio para expiar los pecados, tiene vida; y el Espíritu de Dios, está en ella dando un testimonio eficaz.

 

c) Su culto a la idolatría: Por último, el tercer atributo que distingue a “la gran ramera” es: las abominaciones de la tierra”, su idolatría.

Cuando Dios le dio a Moisés Su Ley en tablas de piedra, allí estaban grabados “Los Diez Mandamientos”, y advirtió: “Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.” (Éxodo 19. 5). “Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que Jehová ha dicho, haremos. Y Moisés refirió a Jehová las palabras del pueblo.” (Éxodo 19. 8).

Estos son Sus Diez Mandamientos: 

No tengas otros dioses aparte de mí.

No te hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en el mar debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni les rindas culto, porque yo soy el Señor tu Dios, Dios celoso que castiga la maldad de los padres que me odian, en sus hijos, nietos y bisnietos; pero que trato con amor por mil generaciones a los que me aman y cumplen mis mandamientos.

No hagas mal uso del nombre del Señor tu Dios, pues él no dejará sin castigo al que use mal su nombre.

Acuérdate del sábado, para consagrarlo al Señor. Trabaja seis días y haz en ellos todo lo que tengas que hacer, pero el séptimo día es de reposo consagrado al Señor tu Dios. No hagas ningún trabajo en ese día, ni tampoco tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni el extranjero que viva contigo. Porque el Señor hizo en seis días el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y descansó el día séptimo. Por eso el Señor bendijo el sábado y lo declaró día sagrado.

Honra a tu padre y a tu madre, para que vivas una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.

No mates.

No cometas adulterio.

No robes.

No digas mentiras en perjuicio de tu prójimo.

10° No codicies la casa de tu prójimo: no codicies su mujer, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que le pertenezca. (Éxodo 20. 3-17) (DHH).

 

Antes de considerar qué relación tienen Los Diez Mandamientos con “la gran ramera”, su idolatría, sus consecuencias, y su sentencia. Será necesario dilucidar primeramente dos asuntos muy importantes respecto a Ley; ya que por lo general, muchos creyentes, independientemente de la fe que profesen, no los han reflexionado debidamente de acuerdo a la importancia que revisten.

Por eso, y dada la gran diversidad de credos, los argumentos que se expondrán serán justificados con pasajes de Las Sagradas Escrituras. De manera que, cualquier persona que posea una Biblia, sin importar su versión, y crea que es La Palabra de Dios, podrá verificar esta verdad que es de vital importancia para la seguridad de su alma respecto a la salvación.

Primer asunto: Existe una creencia muy difundida de que “Los diez mandamientos” pertenecen al período de la Ley o sea al Antiguo Pacto, y que además, fue dada sólo para Israel. Por tanto, al estar presente el Nuevo Pacto de gracia para judíos y gentiles, el Antiguo Pacto no tiene vigencia y la Ley ha caducado. Creer en esta doctrina es un error, porque es creer a medias algo que no se ha indagado debidamente en las Escrituras. El Antiguo Pacto o Pacto de las obras, cuya demanda es: “has conforme al mandamiento y vivirás”, existió desde el mismo momento que Dios creó al hombre y le impuso como deber, proceder conforme a sus ordenanzas; pues, la obediencia es el vínculo de amor que sustenta la comunión entre el creador y su criatura.

Nuestros primeros padres, rompieron ese vínculo cuando introdujeron el pecado en el mundo, y fue Dios quien siempre tomo la iniciativa para restablecerlo. Por eso dice el escritor de “La carta a los Hebreos”: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo” (Hebreos 1. 1-2). Es evidente que el escritor cuando dice: Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras está reafirmando que es Él, quien siempre toma la iniciativa para reconciliarse con el hombre, aun cuando su divina persona fue la ofendida. Y ese vínculo de amor, aunque haya sido roto, para Dios nunca dejó de existir. Por eso es que, cuando dice en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo”, no hace más que ratificar su vigencia.

A los que vivieron en la antigüedad, les manifestó Su Ley revelándosela a través de distintas maneras: por medio de la ley natura, la ley moral, la ley espiritual y la ley escrita. Y a los que pertenecen a los tiempos posteriores del cumplimiento de la promesa, lo hizo por medio de su Hijo Jesucristo.

En síntesis, la Ley nunca ha cesado. Aún hoy, bajo la gracia, tiene tanta vigencia como la tuvo en el pasado y también la tendrá en el futuro hasta que todo se haya cumplido.

- Dijo el Señor Jesucristo: “No crean que vine a quitar la ley ni a decir que la enseñanza de los profetas ya no vale. Al contrario: vine a darles su verdadero valor. Yo les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni siquiera un punto o una coma se quitará de la ley, hasta que todo se cumpla.” (Mateo 5. 17-18). (TLA).

- “Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Pero si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” (Mateo 19. 16-19).

Como podrá apreciarse, ha sido el mismo Señor Jesucristo quien ratificó la vigencia de la Ley “hasta que todo se cumpla”.

Segundo asunto: Dado que la Ley tiene plena vigencia. Y nadie la quiere ni puede cumplir, su sentencia determina la condenación eterna para todos los hombres. Sin embargo, fue el Hijo quien manifestado en carne nos habló en nombre del Padre revelándonos que, en Su paciencia y misericordia ha puesto a disposición de los que habrían de creer en Él, la única y última posibilidad de reconciliación que es por medio de la gracia. Su Palabra nos revela que en la eternidad pasada, el trino Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo) celebraron un Pacto de redención, donde se decretó que el Padre, ofrendará a su único Hijo en expiación por los pecados; que el Hijo, voluntariamente cumplirá en lugar de los que han de creer en Él, la demanda que la Ley exige y que ninguno puede cumplir; y que el Espíritu Santo será el actor y garante de dicho acuerdo. Ese Pacto, es el que nuestro salvador llamó: el Nuevo Pacto en Su sangre. Donde en la cruz consumó la más maravillosa obra de redención, ocupando el lugar que correspondía a los que habrían de creer en Él.

Presentados estos dos asuntos: el primero, que la Ley tiene vigencia permanente; y el segundo, que el Señor Jesucristo es el único que pudo cumplirla. Queda por encontrar una respuesta confiable que concilie este aparente conflicto para todos aquellos que debiendo estar bajo condenación son salvos.

La Palabra de Dios será quien dé la respuesta:  

- El primer dilema es: obedecer la ley o confiar en Jesucristo:

“¡Ay, gálatas, qué tontos son ustedes! ¡Hasta parece que estuvieran embrujados! Yo mismo les di una explicación clara de cómo murió Jesucristo en la cruz. Sólo quiero que me digan una cosa: Cuando recibieron el Espíritu de Dios ¿fue por obedecer la ley, o por aceptar la buena noticia? ¡Claro que fue por aceptar la buena noticia! Y si esto fue así, ¿por qué no quieren entender? Si para comenzar esta nueva vida necesitaron la ayuda del Espíritu de Dios, ¿por qué ahora quieren terminarla mediante sus propios esfuerzos? ¿Tantos sufrimientos, para nada? ¡Aunque no creo que no hayan servido de nada! Dios no les ha dado el Espíritu, ni ha hecho milagros entre ustedes, sólo porque ustedes obedecen la ley. ¡No! Lo hace porque ustedes aceptaron el mensaje de la buena noticia.” (Gálatas 3. 1-5).

- El ejemplo de Abraham:

Dios aceptó a Abraham porque él confió en Dios. Sepan, entonces, que los verdaderos descendientes de Abraham son todos los que confían en Dios. Desde mucho antes, la Biblia decía que Dios también iba a aceptar a los que no son judíos, siempre y cuando pusieran su confianza en Jesucristo. Por eso Dios le dio a Abraham esta buena noticia: «Gracias a ti, bendeciré a todas las naciones.» Así que Dios bendecirá, por medio de Abraham, a todos los que confían en él como Abraham lo hizo.

Pero corren un grave peligro los que buscan agradar a Dios obedeciendo la ley, porque la Biblia dice: «Maldito sea el que no obedezca todo lo que la ley ordena.» Nadie puede agradar a Dios sólo obedeciendo la ley, pues la Biblia dice: «Los que Dios ha aceptado, y que confían en él, vivirán para siempre.»

Pero para tener vida eterna por medio de la ley no haría falta confiar en Dios; sólo habría que obedecer la ley. Por eso dice la Biblia: «El que obedece la ley se salvará por su obediencia.» Pero Cristo prefirió recibir por nosotros la maldición que cae sobre el que no obedece la ley. De ese modo nos salvó. Porque la Biblia dice: «Dios maldecirá a cualquiera que muera colgado de un madero.» Por eso, la bendición que Dios prometió darle a Abraham es también para los que no son judíos. Así que, si confiamos en Cristo, recibiremos el Espíritu que Dios nos ha prometido.” (Gálatas 3. 6-14)

- La ley y la promesa

“Hermanos míos, les voy a dar un ejemplo que cualquiera puede entender. Cuando una persona hace un pacto con otra, y lo firma, nadie puede anularlo ni agregarle nada. Ahora bien, las promesas que Dios le hizo a Abraham eran para él y para su descendiente. La Biblia no dice que las promesas eran para «sus descendientes», sino para «su descendencia», la cual es Cristo. Lo que quiero decir es esto: la promesa de Dios no puede cambiarla, ni dejarla sin valor, una ley que Dios dio cuatrocientos treinta años después. Porque si Dios diera lo que prometió sólo a quien obedece la ley, entonces ya no lo daría para cumplir su promesa. Pero lo cierto es que, cuando Dios le aseguró a Abraham que le daría lo prometido, no le pidió nada a cambio.

Entonces, ¿para qué sirve la ley? Pues después de hacerle su promesa a Abraham, Dios nos dio la ley para mostrarnos lo que estábamos haciendo mal. Pero esa ley serviría sólo hasta que viniera el descendiente de Abraham, a quien Dios le hizo la promesa. Dios le dio la ley a Moisés por medio de los ángeles, para que él nos la diera a nosotros. Pero cuando Dios le hizo la promesa a Abraham, no usó mensajeros, sino que se la hizo personalmente.” (Gálatas 3. 15-20)

- Entonces ¿Para qué sirvió la ley?

Esto no significa que la ley esté en contra de las promesas de Dios. ¡De ninguna manera! Porque si la ley pudiera darnos vida eterna, entonces Dios nos hubiera aceptado por obedecerla. La Biblia dice que el pecado nos domina a todos, de modo que el regalo que Dios prometió es para los que confían en Jesucristo. Antes de eso, la ley fue como una cárcel, donde estuvimos encerrados hasta que vimos que podíamos confiar en Cristo. La ley fue como un maestro que nos guio y llevó hasta Cristo, para que Dios nos aceptara por confiar en él. Pero ahora que ha llegado el tiempo en que podemos confiar en Jesucristo, no hace falta que la ley nos guíe y nos enseñe.

Ustedes han confiado en Jesucristo, y por eso todos ustedes son hijos de Dios. Porque cuando fueron bautizados, también quedaron unidos a Cristo, y ahora actúan como él.  Así que no importa si son judíos o no lo son, si son esclavos o libres, o si son hombres o mujeres. Si están unidos a Jesucristo, todos son iguales. Y si están unidos a Cristo, entonces son miembros de la gran familia de Abraham, y tienen derecho a recibir las promesas que Dios le hizo.” (Gálatas 3. 21-29).

 

Resumiendo, sólo “en Cristo” hay salvación. Y el que no está “en Cristo” está bajo la Ley y será juzgado con la Ley. “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. !Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!” (Hebreos 10. 26-31).

Como podrá apreciarse el aparente conflicto fue solucionado por Dios, y de una sola manera; por lo cual, no hay términos medio ni otras opciones. Así que, ser parte de una congregación religiosa (cualquiera sea), hacer buenas obras, estar bautizados, o pedir a la Virgen o los santos que mediante su intercesión puedan cambiar lo que Dios ha predeterminado será en vano, porque su anticipado consejo dice que: “en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hechos 4. 12).

 

Hecha la aclaración, sobre el oficio y la importancia de la Ley dentro de los decretos divino tanto en el Antiguo Pacto como en el Nuevo Pacto. La médula de la cuestión es: ¿Sí Cristo (Dios mismo) cumplió toda la Ley hasta la muerte, Sin alterar “ni siquiera un punto o una coma, hasta que todo se cumpla.”, quién es el hombre para que la desobedezca o modifique; y a su vez, pueda quedar impune?

Bien, el punto donde se pondrá énfasis es en determinar qué relación tienen: “La ramera”, “Los diez mandamientos” adulterados, la idolatría, sus consecuencias, y su castigo.

Presentados los diez mandamientos de La Ley, se expondrán los diez mandamientos adulterados para su comparación. De manera tal que, el que desee salir del engaño pueda hacerlo para la gloria de Dios.

 Estos son: Los Diez Mandamientos adulterados:

 

Amarás a Dios sobre todas las cosas.

No tomarás el Nombre de Dios en vano.

Santificarás las fiestas.

Honrarás a tu padre y a tu madre.

No matarás.

No cometerás actos impuros.

No robarás.

No dirás falso testimonio ni mentirás.

No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

10° No codiciarás los bienes ajenos.

 

Antes de reflexionar responsablemente sobre este tema, es necesario despojarse de todo dogmatismo a fin de llegar a una correcta interpretación de la doctrina del Padre. Para ello empezaremos relatando lo que el Señor Jesucristo opinó acerca de la Ley. Cuenta la Escritura que en una oportunidad, el Señor fue acosado con varias preguntas por fariseos y saduceos que pretendían probarle; y “uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?  Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.” (Mateo 22. 35-40).

Cuando el Señor se refirió a la Ley, es evidente que no estaba pensando en los diez mandamientos que adulteró el catolicismo, sino en los diez mandamientos que Dios le dio a Moisés: (Éxodo 20. 3-17) y (Deuteronomio 5. 7-21).

Señalar este detalle, es muy importante porque este es el punto que nos permitirá llegar al centro de la cuestión. Los diez mandamientos originales, contrariamente a lo que muchos cuestionan despectivamente como una “lista” de prohibiciones. En realidad, es un decálogo donde se demanda amor; los cuatro primeros a Dios y los seis restantes al prójimo: ¿No es eso lo que definió Jesús como la Ley? Dijo el Apóstol Pablo: Así que el cumplimiento de la Ley es el amor.” (Romanos 13. 10).

Ahora bien, el propósito es demostrar que existen dos decálogos de la Ley: uno que es verdadero, y otro que es una falsificación del primero. Este último, ha sido adoptado como dogma de fe por algunas religiones “cristianas” a cambio del que Dios le dio a Moisés y que posteriormente recibieron los Apóstoles. De manera que el interés sobre este asunto, no es contender estérilmente cuándo se cometió el sacrilegio de adoptar el falso decálogo, ni quién lo adulteró; como si esto fuera el meollo de la cuestión. Sino desenmascarar a “la gran ramera”, por qué se le dice “ramera”, y cuál es su pecado por la que será juzgada. No obstante, antes de introducirnos en el tema específico, trataremos de justificar bíblicamente dos puntos que al respecto causan controversias inútiles: cuándo se introdujo la Ley apócrifa y quién la introdujo. En primer lugar, debemos saber que la perversión de desechar la Ley de Dios, se originó cuando nuestros primeros padres pecaron al desobedecer el mandato divino. En ese preciso instante se corrompieron de: corazón, alma y mente. De manera que a ellos y a toda su descendencia les será imposible cumplir la Ley por sí mismos, comenzando con el primer mandamiento que dice: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, a menos que Dios intervenga a favor de los hombres. Por eso es que dice: les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.” (Ezequiel 11. 19-20).

En segundo lugar, es importante destacar que cuando Dios creó al Hombre, uno de los atributos que puso en su corazón, fue algo que llamamos sentimiento, cuya definición es: “estado afectivo del ánimo producido por causas que lo impresionan vivamente”. Este don es una cualidad muy especial que ningún ser viviente posee en la creación; al menos, tan desarrollado como lo tiene el hombre. Con él se puede: amar, impresionar, angustiar, entristecer, desobedecer y aun odiar. Pero También le dio algo que los evolucionistas no pueden explicar: racionalidad, facultad que le permite reflexionar, y que ningún animal posee.

Con estos dones excepcionales, Dios le concedió un lugar de privilegio en su creación con el propósito de que se multiplique y asuma el gobierno en la tierra (Génesis 1. 27-28). Dándole, además, algo muy valorado por todo el género humano: libertad total sin restricciones; pero a su vez, responsabilidad total.

Así fue como Dios concedió a todos los hombres, por pura gracia, la posibilidad de obedecerle voluntariamente por medio de la Ley del amor. Sin embargo, ¡no lo hizo!

Por eso es que tampoco tiene sentido pretender desentrañar quién, particularmente, adulteró la Ley, si judíos o gentiles, creyentes o impíos, porque la adulteración de la Ley no es patrimonio de nadie en especial, es el resultado de no amar a Dios con todo el corazón; pues, si habría que levantar cargos contra alguien, sería sólo contra nuestro corazón que es engañoso y perverso, más que todas las cosas (Jeremías 17. 9). Engañoso porque a causa del pecado que mora en él, incita al hombre a apartarse de Dios y tomar por caminos de perdición; y perverso porque en esos caminos, tienta al perdido pecador a buscar y adorar otros dioses; y otros dioses, no son solamente aquellos que creaban y adoraban los paganos según su conveniencia, además de ser tan corruptos como ellos, ni los que crearon los israelitas. Sino también otras clases de dioses que veneran aun los “cristianos”, tales como: dinero, fama, bienes, líderes de este mundo y todo aquello que sea terrenal. Por eso dice Dios, señalando a los que no han sido regenerados por la gracia: “Pero a aquellos cuyo corazón vaya tras el deseo de sus idolatrías y de sus abominaciones, los haré que sufran en carne propia las consecuencias de su mala conducta. Palabra de Dios el Señor.” (Ezequiel 11. 21) (RVC).

 

Salvada la controversia de cuándo y quién adulteró los diez mandamientos, compararemos en términos generales, la diferencia que hay en el espíritu de la letra entre el decálogo original y el falso. Obsérvese que la adulteración más notable es la eliminación del segundo mandamiento. Este terrible acto, no sólo altera el número de los mandamientos reduciéndolo a nueve, sino que forzó a cada uno de los restantes a adelantar un lugar y al décimo dividirlo en dos, convirtiéndolo en un decálogo pagano. Pues, el segundo mandamiento, según el juez divino, es un complemento directo y necesario del primero, con el propósito de limitar la adoración sólo a su divina persona ya que, es evidente que de acuerdo a SU SANTO CELO, desea una relación íntima que no permite la inserción de terceros. Es decir, el “Adulterio espiritual” acto apropiado de una “ramera”.

Ahora observemos cual es el espíritu de los dos primeros mandamientos, pero juntos: 1° y 2°) No tengas otros dioses aparte de mí. No te hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en el mar debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni les rindas culto, porque yo soy el Señor tu Dios, Dios celoso que castiga la maldad de los padres que me odian, en sus hijos, nietos y bisnietos; pero que trato con amor por mil generaciones a los que me aman y cumplen mis mandamientos.

No cabe duda que su propósito es determinante “no te hagas ningún ídolo”, “No te inclines delante de ellos ni le rindas culto” porque Dios es “celoso que castiga esa maldad”. Si la Ley ordena no ser idólatra es evidente que esta inclinación no es nueva, y que a su vez ese pecado acarrea terribles consecuencias. Dijo Dios al respecto, muy disgustado con su pueblo: Todos los que se dedican a hacer imágenes talladas no valen nada. Aun lo más valioso de ellos no sirve para nada. Y para confusión suya, ellos mismos son testigos de que esos ídolos no ven ni entienden. ¿Quién dio forma a un dios? ¿O quién fundió una imagen que para nada sirve? ¡Miren! Todos los compañeros de esos artífices serán avergonzados, porque ellos mismos son hombres. Todos ellos se reunirán, y juntos se presentarán, se asustarán, y quedarán avergonzados. El herrero toma las tenazas y trabaja con las ascuas; a golpe de martillo, y con la fuerza de su brazo, le va dando forma; pero luego tiene hambre, y le faltan fuerzas; no bebe agua, y se desmaya. El carpintero tiende la regla, hace trazos con lápiz rojo, pule la madera con la garlopa y hace dibujos con el compás y le da forma de hombre, de un hombre hermoso, para tenerlo en su casa. Tala cedros y toma madera de ciprés y de encino, que son árboles que crecen en el bosque; y planta pinos, que la lluvia hace crecer. De estos árboles se sirve el hombre para quemarlos y entrar en calor; con ellos enciende también el horno para cocer panes; además, con esa madera se hace un dios, y lo adora; ¡fabrica un ídolo, y se arrodilla ante él! Parte de la leña la quema en el fuego; con parte de esa leña prepara un asado y come carne, y queda satisfecho; luego se calienta y dice: «¡Ah, al ver el fuego entré en calor!» Con la madera sobrante se hace un dios, un ídolo propio, y se postra delante de él y lo adora, y entre ruegos le dice: «Ponme a salvo, porque tú eres mi dios.» Esa gente no sabe ni entiende. ¡Tienen cerrados los ojos, para no ver! ¡Cierran su corazón, para no entender!” (Isaías 44. 9-18) (RVC). Y David, aproximadamente mil años antes de Cristo también dijo Dios mío, ¡tú vives para siempre! Tú defiendes a tu pueblo y le tienes compasión. Los dioses de otros pueblos son hechura humana; ¡son ídolos de oro y plata! De nada les sirve tener boca, porque no pueden hablar; tienen ojos, pero no pueden ver; tienen orejas, pero no pueden oír; ¡ni siquiera pueden respirar! ¡Pues iguales a esos ídolos son quienes los hacen y quienes creen en ellos!” (Salmo 135. 13-18) (TLA); y Los cielos anuncian su justicia; todos los pueblos ven su gloria. Quedan humillados los que adoran ídolos, los que se sienten orgullosos de ellos. ¡Todos los dioses se inclinan ante él!” (Salmo 97. 6-7) (DHH); !!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” (Santiago 4. 4).

 

Por último, habiendo meditado, quien es “Babilonia la grande”, donde está ubicada, y porque se le dice “la madre de las rameras”, falta reflexionar sobre sus consecuencias y condenación. Estos dos últimos puntos serán justificados por el Apóstol Pablo mediante su evangelio:

- La buena noticia es poderosa

“No me da vergüenza anunciar esta buena noticia. Gracias al poder de Dios, todos los que la escuchan y creen en Jesús son salvados; no importa si son judíos o no lo son. La buena noticia nos enseña que Dios acepta a los que creen en Jesús. Como dice la Biblia: «Aquellos a quienes Dios ha aceptado, y confían en él, vivirán para siempre.»” (Romanos 1. 16-17)

- Todos somos culpables

Pero la gente ha negado, injustamente, la verdad acerca de cómo es Dios. Y el Dios altísimo está muy enojado por toda esa maldad e injusticia. Esa gente sabe todo lo que se puede saber acerca de Dios, pues Dios mismo se lo ha mostrado. Por medio de lo que Dios ha creado, todos podemos conocerlo, y también podemos ver su poder. Así que esa gente no tiene excusa, pues saben de Dios, pero no lo respetan ni le dan las gracias. No piensan más que en hacer lo malo y en puras tonterías. Creen que lo saben todo, pero en realidad no saben nada.” (Romanos 1. 18-22)

- Ignoran el segundo mandamiento convirtiéndose en idólatras

En vez de adorar al único y poderoso Dios, que vive para siempre, adoran a ídolos que ellos mismos se han hecho: ídolos con forma de seres humanos, mortales al fin y al cabo, o con forma de pájaros, de animales de cuatro patas y de serpientes. Por eso Dios los ha dejado hacer lo que quieran, y sus malos pensamientos los han llevado a hacer con sus cuerpos cosas vergonzosas. En vez de adorar al Dios verdadero, adoran a dioses falsos; adoran las cosas que Dios ha creado, en vez de adorar al Dios que las creó y que merece ser adorado por siempre. Amén. (Romanos 1. 23-25)

- Consecuencias de la idolatría

Por esa razón, Dios ha dejado que esa gente haga todo lo malo que quiera. Por ejemplo, entre ellos hay mujeres que no quieren tener relaciones sexuales con los hombres, sino con otras mujeres. Y también hay hombres que se comportan de la misma manera, pues no volvieron a tener relaciones sexuales con sus mujeres, sino que se dejaron dominar por sus deseos de tener relaciones con otros hombres. De este modo, hicieron cosas vergonzosas los unos con los otros, y ahora sufren en carne propia el castigo que se buscaron. Como no han querido tener en cuenta a Dios, Dios los ha dejado hacer todo lo malo que su mente inútil los lleva a hacer. Son gente injusta, malvada y codiciosa. Son envidiosos, asesinos, peleadores, tramposos y chismosos. Hablan mal de los demás, odian a Dios, son insolentes y orgullosos, y se creen muy importantes. Siempre están inventando nuevas maneras de hacer el mal, y no obedecen a sus padres. No quieren entender la verdad, ni se puede confiar en ellos. No aman a nadie ni se compadecen de nadie. Dios ya lo ha dicho, y ellos lo saben, que quienes hacen esto merecen la muerte. Y a pesar de eso, no sólo siguen haciéndolo, sino que felicitan a quienes también lo hacen. (Romanos 1. 26-32)

- Dios es justo

“Cuando alguno de ustedes acusa a otro de hacer algo malo, se acusa a sí mismo, porque también hace lo mismo. Así que no tiene ninguna razón de acusar y juzgar a otro, aunque todos sabemos que, cuando Dios juzga a quienes hacen lo malo, los juzga correctamente. Si ustedes acusan y juzgan a los demás, pero hacen lo mismo que ellos, están muy equivocados si creen que Dios no los va a castigar. Dios es muy bueno, y tiene mucha paciencia, y soporta todo lo malo que ustedes hacen. Pero no vayan a pensar que lo que hacen no tiene importancia. Dios los trata con bondad, para que se arrepientan de su maldad. (Romanos 2. 1-4)

Dios aplicará su justicia cuando venga a juzgar a los vivos y los muertos

“Pero si insisten en desobedecerlo, y no se arrepienten, harán que Dios les aumente el castigo. Llegará el día del juicio final, cuando Dios juzgará a todos, y muy enojado, los castigará a ustedes. Porque Dios le dará a cada uno lo que se merece: a los que hicieron lo bueno, con la esperanza de recibir de parte de Dios reconocimiento, honor y vida eterna, Dios los dejará vivir para siempre con él. Pero a los egoístas y malvados, y que no quieren hacer lo bueno, los castigará con todo su enojo. Todos los malvados serán castigados con dolor y sufrimiento; en primer lugar, los judíos, pero también los que no son judíos. A los que hayan hecho el bien, Dios les dará un lugar muy especial, y también honor y paz; en primer lugar, a los judíos, pero también a los que no son judíos. ¡Dios no tiene favoritos!

Dios acepta a los que obedecen la ley de Moisés, pero rechaza a quienes solamente la escuchan y no la obedecen. Los que conocen la ley serán juzgados de acuerdo con esa misma ley. Los que no la conocen, y pecan, serán castigados aunque no conozcan esa ley.  Porque los que no son judíos obedecen los mandatos de la ley de Dios, aunque no la conozcan, pues ellos mismos saben qué es lo bueno y qué es lo malo. Es como si tuvieran la ley escrita en su mente. Su conducta así lo demuestra, pues cuando piensan en algo, ya saben si eso está bien o mal. La buena noticia que yo anuncio enseña que Dios juzgará a toda la humanidad por medio de Cristo Jesús. En ese día, Dios juzgará hasta los pensamientos más secretos.” (Romanos 2. 5-16).

En síntesis, según Las Escrituras, creemos que quienes tendrán que pasar por la hora de la prueba; es decir “La gran tribulación”, son aquellos que el Señor no ha apartado de entre los tres grupos clasificados divinamente: (1 Corintios 10. 32). Estos son: Gentiles impíos (que han rechazado a Cristo); judíos impíos y “religiosos” (que han negado a Cristo); y la Iglesia apóstata (que ha deshonrado a Cristo) prostituyéndose con el mundo de la misma manera que Babilonia la grande.

 

En este punto cerramos el paréntesis abierto con el tema del arrebatamiento (Pág. 84). No obstante, antes de continuar con el tema siguiente, es necesario explicar que este paréntesis fue abierto con el propósito de profundizar en la doctrina sobre varios temas que no están explícitamente declarados en el CREDO.

Ahora bien, siendo que estos sucesos cuentan con el respaldo escritural, creemos que uno de los motivos fundamentales por los que no fueron revelados, es porque han sido misterios que, juntamente con LA IGLESIA, estaban escondidos para ser revelado por el Espíritu Santo cuando se cumplieran los tiempos y las sazones; primeramente a los Apóstoles, y luego a cada creyente para su conocimiento y confirmación en la fe: (Efesios 3. 1-11) “Así que yo, Pablo, soy prisionero de Jesucristo para bien de ustedes que no son judíos. Seguramente habrán oído del trabajo que Dios, en su generoso amor, me ha dado para ayudarles a ustedes. Por revelación, él me dio a conocer su plan secreto, como antes les escribí brevemente. Si ustedes leen lo que escribí, podrán captar cómo entiendo el plan secreto que se ha dado a conocer con Cristo. En otras generaciones ese plan secreto no se dio a conocer a la gente, pero ahora Dios, por medio del Espíritu, lo ha revelado a los santos apóstoles y profetas. Este es el plan secreto: los que no son judíos recibirán lo mismo que Dios les ha prometido a los judíos. Los judíos y los que no son judíos son miembros del mismo cuerpo y participan juntos de la promesa que Dios hizo en Jesucristo. Los que no son judíos reciben todo esto por medio de la buena noticia de salvación.

Por el generoso amor de Dios quien quiso actuar en mí con poder, recibí el don de ser un siervo dedicado a anunciar la buena noticia de salvación. Aunque soy el menos importante del pueblo de Dios, él me concedió el privilegio de anunciar a los que no son judíos la buena noticia de las infinitas riquezas de Cristo. Dios me encargó el trabajo de sacar a la luz su plan secreto, pues él, Creador de todo lo que existe, tenía oculto su plan desde el principio. Esto sucedió para que todas las autoridades y poderes en el cielo conocieran por medio de la iglesia la sabiduría de Dios en todas sus formas. Esto está de acuerdo con el plan eterno que Dios cumple en Nuestro Señor Jesucristo.” (PDT).

 

  indice

 

*****

 

7. Creo que desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

“Pero Dios lo resucitó al tercer día y dispuso que se apareciera,  no a todo el pueblo, sino a nosotros, testigos previamente escogidos por Dios, que comimos y bebimos con él después de su resurrección. Él nos mandó a predicar al pueblo y a dar solemne testimonio de que ha sido nombrado por Dios como juez de vivos y muertos.” (Hechos 10. 40-42). (NVI)

Para reflexionar sobre este artículo de fe, cuyo texto del encabecimiento certifica que Dios ha nombrado a Su Hijo Jesucristo como juez de vivos y muertos, tendremos que hacer algunas consideraciones previas acerca de ciertos actos realizados antes de que llegue “el fin, cuando él entregue el reino a Dios el Padre, luego de destruir todo dominio, autoridad y poder. Porque es necesario que Cristo reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies. El último enemigo que será destruido es la muerte, pues Dios «ha sometido todo a su dominio». Al decir que «todo» ha quedado sometido a su dominio, es claro que no se incluye a Dios mismo, quien todo lo sometió a Cristo. Y cuando todo le sea sometido, entonces el Hijo mismo se someterá a aquel que le sometió todo, para que Dios sea todo en todos.” (1 Corintios 15. 24-28) (NVI).

Estos actos son:1) Su segunda venida, 2) Su gran batalla contra los poderes de este mundo, 3) Sus juicios y 4) Su Reino milenial.

Cuando una persona declara o “reza” El CREDO, lo hace sabiendo lo que dice, o bien recitando mecánicamente un listado de confesiones que no conoce.

Sin duda, hay personas que lo expresan con discernimiento, plenamente convencidas de su fe; pero también es cierto que hay muchas que no saben lo que están diciendo, sin percatarse del riesgo que esto implica para sus propias almas. De manera que el propósito de este comentario es presentar, según La Revelación de Jesucristo, algunos hechos que tienen que ver con su segunda venida, y reflexionar sobre qué responsabilidad le cabe a cada uno en estos sucesos.

Un verdadero creyente que confía en las Palabras del Señor Jesús, y no en fábulas de hombres, sabe que conocerlos es de vital importancia más allá de cuan seguro se sienta respecto de su salvación. Pues es deber de todo ser humano, sea creyente o no, saber que no puede habitar este mundo como un mero espectador de todo lo que acontece. ¡Porque todos estamos involucrados de alguna forma, para vida o para muerte!

Dice el Apóstol Juan acerca de su visión profética: “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes. Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.” (Apocalipsis 19. 11-21).

 

1) Su segunda venida. La Escritura no especifica una fecha determinada con respecto a la venida del Señor porque “del día y la hora nadie lo sabe sino el Padre”. Pero si, se nos ha revelado cómo será la secuencia de los hechos. Por ejemplo, dice que será después que perezca “Babilonia la grande” y después que se celebren “Las Bodas del Cordero”. Dos eventos que serán festejados con gozo y alabanzas en los cielos por una gran multitud que a gran voz dirán: “Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas; porque Dios os ha hecho justicia en ella. ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder Son del Señor Dios nuestro; porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella.” (Apocalipsis 18. 20; 19. 1-2); y después expresaron: “Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.” (Apocalipsis 19. 7-9). Así que después que sucedieron estos hechos, según la visión profética que recibió el Apóstol, dijo: “Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él (Ángel) me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía. Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.” (Apocalipsis 19. 11).

Otra vez se abrieron los cielos, pero no como en aquella oportunidad que fue para dar entrada al Rey de Gloria volviendo al Padre después de haberse despedido de sus discípulos en Betania (Lucas 24. 50-51). Sino que se abrieron para dar paso al que viene por segunda vez montado en un caballo blanco (obsérvese que el Apóstol habla en presente; pues los hechos divinos no están sujetos al tiempo ni al espacio). Así que, cuando dice que vio al: “que lo montaba”, se estaba refiriendo nada menos que a la imponente persona del que “se llamaba Fiel y Verdadero” (Cristo). Quien, como REY GUERRERO viene montado, no ya “sobre un pollino de asna”, sino sobre un caballo blanco al frente de un formidable ejército celestial cuyo propósito es destruir los poderes del mal. Es decir, terminar definitivamente con una contienda que se originó en los cielos en la eternidad pasada, cuando una criatura angélica, se sublevó arrogantemente contra su creador pretendiendo usurpar Su Trono.

De manera que su segunda venida, es el momento al que se refirió el Señor Jesucristo cuando dijo: “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.” (Mateo 24. 30).

Ese día, de acuerdo a todos los hechos que habrán de suceder, será el día que, aunque fue anunciado con bastante anticipación por los profetas; y aún por el mismo Señor a lo largo de Su Palabra, tomará a todos por sorpresa porque “el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche” (1 Tesalonicense 5. 2) cuando nadie lo espere. Ese día, será el “Día grande y espantoso” (Joel 2. 30-31), donde el “Fiel y Verdadero (vendrá y), con justicia juzga y pelea.”

 

2) Su gran batalla contra los poderes de este mundo. Todo ha sido divinamente preparado para el retorno del Señor. Los siete años de gran tribulación están en pleno apogeo y a punto de concluir. En los primeros tres años y medio, según el libro de Apocalipsis, la mitad de la población mundial habrá perecido debido a múltiples guerras entre naciones, pestes y grandes estragos naturales nunca visto en toda la historia de la humanidad: terremotos, inundaciones, sequías y desolación serán el espantoso escenario preparado para el comienzo de la más terrible de todas las guerras: la guerra del Armagedón. Recién entonces será cuando la humanidad, tomando conciencia, sabrá que el Señor viene conforme a lo prometido. Más aún, dice la Escritura que todo el mundo le verá y harán lamentación por Él: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén” (Apocalipsis 1. 7).

Ante la contundencia de esta afirmación, ¿Alguien podría poner en duda que haya algún ojo que no vea semejante acontecimiento? La realidad nos demuestra que, con los adelantos logrados: comunicación satelital, “internet”, radio, televisión y aparatos móviles, toda la humanidad podrá verle y registrar desde cualquier lugar del planeta tan importante evento.

La contienda comenzará en el cielo; ya que, evidentemente satanás y sus demonios; el anticristo y la bestia; incluyendo todos los ejércitos del mundo, junto a aquellos hombres que pactaron con “el inicuo”, no querrán ceder su diabólico dominio. Así que al ver la inminente llegada de los ejércitos celestiales, torpemente intentarán impedir que Cristo llegue a poner sus pies nuevamente sobre la tierra. Pues, no será casual que los ejércitos de todas las naciones se hayan concentrado en ese lugar. Estarán allí, porque fueron divinamente atraídos para la guerra contra Israel, de la misma manera que fue traída la descendencia de Abrahán para ocupar su tierra que les fue otorgada según la promesa. Dice Zacarías: “Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho: He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén. Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella. En aquel día, dice Jehová, heriré con pánico a todo caballo, y con locura al jinete; mas sobre la casa de Judá abriré mis ojos, y a todo caballo de los pueblos heriré con ceguera. Y los capitanes de Judá dirán en su corazón: Tienen fuerza los habitantes de Jerusalén en Jehová de los ejércitos, su Dios. En aquel día pondré a los capitanes de Judá como brasero de fuego entre leña, y como antorcha ardiendo entre gavillas; y consumirán a diestra y a siniestra a todos los pueblos alrededor; y Jerusalén será otra vez habitada en su lugar, en Jerusalén. Y librará Jehová las tiendas de Judá primero, para que la gloria de la casa de David y del habitante de Jerusalén no se engrandezca sobre Judá. En aquel día Jehová defenderá al morador de Jerusalén; el que entre ellos fuere débil, en aquel tiempo será como David; y la casa de David como Dios, como el ángel de Jehová delante de ellos. Y en aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vinieren contra Jerusalén.” (Zacarías 12. 1-9).

Quizás, para “los sabios de este mundo”, estas predicciones son meras imaginaciones de mentes fantasiosas; Pero en realidad, es la trascripción literal de lo que le fue revelado al Apóstol aproximadamente en el año 66 de nuestra era, para que sea dada a conocer a todos los que le esperan; pero a su vez, acompañada con esta advertencia: “Estas son palabras verdaderas de Dios”. De manera que, de acuerdo a los detalles de la profecía y el escenario mundial actual, no se necesitará mucha imaginación para poder vislumbrar como ha de ser la inminencia de estos acontecimientos. Hoy, con todo el poder bélico alcanzado por medio de la ciencia, la cibernética, la energía nuclear y los vehículos espaciales; incluyendo los armamentos ultra secretos que son más reales que los de ficción. Serán sacados a la luz por todas las naciones y unidos, tratarán de contender por millones, contra los ejércitos celestiales. No obstante, el Señor, asolando todos los obstáculos posará sus pies en el monte de los Olivos: “se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos.” (Zacarías 14. 4-5).

Ahora bien, la batalla tendrá lugar en Armagedón, sitio que se encuentra en el valle de Meguido, junto al monte Carmelo. Por su posición estratégica ha sido escenarios de batallas decisivas a través de los siglos. Su lugar está a unos cincuenta Kilómetros de Jerusalén y no es tan grande. Así que allí posiblemente se han de instalar las fuerzas principales del anticristo para luchar contra el que legalmente es el REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. La batalla será tan encarnizada que dice: (Apocalipsis 14. 20) “Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos estadios”. Al punto tal, que Juan dice: “Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes” (Apocalipsis 19. 17-19).

 

3) Sus Juicios. Dice La Escritura: Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.” (Apocalipsis 19. 20-21).

“La bestia y el falso profeta” fueron apresados y arrojados vivos por toda la eternidad a las profundidades donde está el lago de fuego. Y aunque La Escritura no dice cómo será esto, hay un hecho histórico que podría darnos alguna idea; pues el castigo aplicado en esa oportunidad fue debido al mismo tipo de ofensa contra Dios que es: la rebelión contra sus designios soberanos. “Entonces el SEÑOR le dijo a Moisés: Dile a toda la comunidad: “Aléjense de las carpas de Coré, Datán y Abirán”. Moisés se levantó, seguido por los ancianos líderes de Israel, y fue a donde estaban Datán y Abirán. Moisés le dijo a la comunidad: Aléjense de las carpas de estos perversos y no toquen nada que sea de ellos, no vaya a ser que también ustedes mueran por el pecado de ellos. La gente se alejó de las carpas de Coré, Datán y Abirán, quienes salieron al frente de sus carpas con sus esposas, niños y bebés.

Moisés dijo: Con esto les voy a probar a ustedes que todo lo que hago es por orden del SEÑOR y no por mi propia cuenta: Si esta gente muere como normalmente muere todo el mundo, de muerte natural, es que el SEÑOR no me ha mandado, pero si el SEÑOR hace algo fuera de lo normal y la tierra se abre y se los traga a ellos con todo lo que tienen, si son enterrados vivos, entonces es que estos hombres han ofendido al SEÑOR.

Apenas Moisés terminó de decir esto, la tierra se abrió debajo de esa gente y se tragó a todos los que se habían unido a Coré, junto con sus familias y posesiones. Todos ellos cayeron al fondo de la tierra, vivos y con sus posesiones, y luego la tierra volvió a cerrarse. De esa forma fueron eliminados de la comunidad.” (Números 16. 23-33). (PDT).

“Los demás”, como dice La Escritura, son todos aquellos que formaban parte de los ejércitos del anticristo. Pero también, y no pocos, son los que en vez de luchar se escondieron por temor, buscando refugio entre los escombros de las ciudades y en todo lugar donde pudieran ocultarse. Tanto los que lucharon en los ejércitos del anticristo como los que buscaron refugio en cualquier lugar menos en la Roca Eterna de los siglos (Cristo); y los que se arrepintieron y buscaron refugio en Él, mientras duró la Hora de la prueba (La gran tribulación), fueron juzgados por La espada de Su Palabra: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.” (Hebreos 4. 12-13). Los que hicieron pacto con la bestia fueron destruidos y los que resistieron, reconociendo el Señorío de Cristo fueron alcanzados por su misericordia. Dijo el Señor Jesús: Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones(gentiles); y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.” (Mateo 25. 31-34).

 

Antes de comenzar a desarrollar el punto 4) Su Reino milenial, debemos hacer un alto en el comentario a fin de ordenar lo que hasta aquí nos fue declarado por La Palabra. Es importante detenernos en este punto porque la misma Revelación, como veremos más adelante, nos señala que El Señor Jesucristo con su advenimiento, cierra el último ciclo de siete años o de la gran tribulación, para dar comienzo al siguiente período donde establecerá Su Reino de mil años.

 Ahora bien, para seguir afianzándonos en el conocimiento de las cosas que han de ser, seguiremos tomando como referencia al mayor libro escatológico de La Palabra de Dios: El Apocalipsis; pues, todas sus revelaciones, en última instancia, es un compendio que confirma todo lo anticipado por los profetas en el Antiguo Testamento; las profecías del Señor Jesús, y lo expuesto por sus Apóstoles en el Nuevo Testamento.

Entonces, para interpretar el Apocalipsis lo primero que debemos hacer es desterrar la idea de que es un libro difícil de entender. Lo segundo, dejar de lado los dificultosos métodos de estudios que emplean algunos eruditos de La Palabra de Dios. Y lo tercero, saber que esos diversos y complicados sistemas de interpretación se han podido resumir en cuatro puntos de vista básicos: 1) Espiritualista; 2) Preterista; 3) Historicista; 4) Futurista. De estos cuatro, podemos decir que los tres primeros, de una forma u otra (asunto que no es de este estudio), son desautorizados por el mismo Libro de Apocalipsis debido a sus inconsistencias. Del cuarto sistema, diremos que la mayoría de los exégetas coinciden en interpretar que La Revelación es literal, encargándose ella misma de diferenciar los hechos reales de lo que son sus simbolismos. Ésta es nuestra posición; y desde ese enfoque nos valdremos, para seguir exponiendo La Revelación en el orden que ha sido interpretada:

PRÓLOGO (Encomienda y saludos)

I) LA VISIÓN DE LA GRACIA (La soberanía de Cristo y mensajes a las siete iglesias).

II) LA VISIÓN DEL GOBIERNO (Su proceso y sus efectos).

III) LA VISIÓN DE LA GLORIA (1. El reino milenial: 1a) antes del milenio; 1b) Durante el milenio; 1c) Después del milenio. 2. La nueva Jerusalén).

EPILOGO (Palabras de ánimo y de advertencias).

 

4) Su reino milenial.

1a) Antes del milenio.

En este punto, dice el Apóstol Juan acerca de la visión que le fue dada:“Vi además a un ángel que bajaba del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. Sujetó al dragón, a aquella serpiente antigua que es el diablo y Satanás, y lo encadenó por mil años. Lo arrojó al abismo, lo encerró y tapó la salida para que no engañara más a las naciones, hasta que se cumplieran los mil años. Después habrá de ser soltado por algún tiempo.” (Apocalipsis 20. 1-3) (NVI).

Una de las cosas que sucedieron inmediatamente después de que el anticristo y el falso profeta fueron echados vivos al lago de fuego. Satanás, el maligno, quien es el origen del pecado y la rebelión contra Dios, fue sujetado por un ángel con mayor poder que él y, como encargado de cuidar los abismos de prisiones, lo encarceló “para que no engañara más a las naciones, hasta que se cumplieran los mil años”.

 

1b) Durante el milenio.

Dijo el Apóstol: Entonces vi tronos donde se sentaron los que recibieron autoridad para juzgar. Vi también las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios. No habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni se habían dejado poner su marca en la frente ni en la mano. Volvieron a vivir y reinaron con Cristo mil años. Ésta es la primera resurrección; los demás muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron los mil años. Dichosos y santos los que tienen parte en la primera resurrección. La segunda muerte no tiene poder sobre ellos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.” (Apocalipsis 20. 4-6) (NVI).

En ese instante de la visión, el rostro de Juan debe haberse iluminado; pues estaba viendo no sólo al REY DE REYES sentado en Su Trono, sino también muchos tronos donde se sentaron los que recibieron autoridad para juzgar. ¡Se había cumplido el anhelo de todos los santos que través de los siglos venían orando: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”! (Mateo 6. 10). Pero aquellas almas, ¿Quiénes eran y Qué hacían? Según el relato, eran tres grupos de santos; y estaban para juzgar y reinar. En primer lugar vio a los que tenían plena autoridad, la Iglesia como Esposa. Dice el Apóstol Pablo: “Porque, en el juicio final, el pueblo de Dios será el que juzgue al mundo. Y si ustedes van a juzgar al mundo, también pueden juzgar los problemas menos importantes. Si vamos a juzgar a los ángeles mismos, ¡con mayor razón podemos juzgar los problemas de esta vida!” (1 Corintios 6. 2-3) (TLA). También vio un segundo grupo especial de mártires: “los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios.”. Y por último un tercer grupo, los que habían salido de la gran tribulación porque: “No habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni se habían dejado poner su marca en la frente ni en la mano”. El primer y segundo grupo es fruto de la siega personal del Señor: El arrebatamiento de Su Iglesia y todos los mártires que en algún momento de la historia murieron por causa de su nombre; el grupo restante, corresponde a la siega de los Ángeles que fue ordenada por el Señor: “Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: “Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.” (Mateo 13. 30).

En síntesis, la Iglesia reinará y juzgara por toda la eternidad como Esposa junto al Cordero, y los restantes reinaran por mil años; o sea: “las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios. No habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni se habían dejado poner su marca en la frente ni en la mano.” Todos los pertenecientes a los dos primeros grupos, son santos resucitados que vinieron con el Señor, el tercer grupo resucitó en la segunda venida. Todos estos, son los que tendrán parte en la primera resurrección.

“Dichosos y santos los que tienen parte en la primera resurrección”.

(Nota: respecto al tema resurrección, se tratará en el punto 14. Del Credo).

 

Eliminados el anticristo y la bestia, satanás encadenado y confinado con sus demonios en un abismo junto a los hombres que no salieron de la gran tribulación; El Señor establecerá Su Reino en un lugar previamente designado, la ciudad de Jerusalén: y gente de muchas naciones, y unos a otros se dirán: «Subamos al monte de Sión, al templo del Dios de Israel, para que él mismo nos enseñe y obedezcamos sus mandamientos». Dios mismo será nuestro maestro desde el monte de Sión, ¡desde la ciudad de Jerusalén!” (Isaías 2. 3) (TLA). Precisamente allí, comenzará con el juicio de las naciones: Dijo el Señor “Cuando yo, el Hijo del hombre, regrese, vendré como un rey poderoso, rodeado de mis ángeles, y me sentaré en mi trono. Gente de todos los países se presentará delante de mí, y apartaré a los malos de los buenos, como el pastor que aparta las cabras de las ovejas. A los buenos los pondré a mi derecha, y a los malos a mi izquierda. Entonces yo, el Rey, les diré a los buenos: “¡Mi Padre los ha bendecido! ¡Vengan, participen del reino que mi Padre preparó desde antes de la creación del mundo!” (Mateo 25. 31-34).

 

Ahora reflexionemos sobre las intenciones que el Señor tuvo al establecer un Reino de mil años “en la tierra como en el cielo”.

En primer lugar, deberemos aceptar que conforme a nuestras mentes finitas, nunca podremos conocer la inmensa cantidad de propósitos perfectamente amalgamados según Su infinita sabiduría. Por lo cual, citaremos algunos de los que se nos ha dado a conocer por medio de Su Palabra.

1) Para demostrar que, a pesar de ser “el creador y sustentador de todas las cosas” y dueño de toda Su creación no es un Dios opresor. Sino que en su gran prodigalidad les volverá a dar a todos aquellos que han permanecido fieles en la gran tribulación, la misma libertad de elección, de obedecerle o no, como lo hizo con Adán en un reino perfecto, preparado por el Padre “desde antes de la creación del mundo”; sólo que Adán, optando por la desobediencia, lo arruinó cuando dio entrada al Pecado, y con el pecado la muerte. Por eso, cuando el Señor establezca Su Reino, volverá a ordenar todas las cosas como lo fue al principio; y como para que nadie tenga dudas acerca de la inmutabilidad de sus propósitos, volverá a darle una nueva oportunidad a esa generación de “Adanes” pos-tribulación, diciéndoles: ¡Vengan, participen del reino que mi Padre preparó desde antes de la creación del mundo! Para ello, al establecer Su Reino, re-creará conforme a su promesa, el mismo entorno que habitó Adán, donde “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.” (Isaías 11. 6-9). Y aunque el escenario será el mismo,  la situación social será distinta. Por lo cual, el trato también será distinto. Ya no será individual como lo hizo con Adán, sino colectivo. Pues, el hombre al multiplicarse según un orden divino y llegar a ser multitudes que poblaron toda la Tierra, debieron agruparse en pueblos. Así que el trato con los hombres será a través naciones, concediéndoles la libertad y responsabilidad de tener sus propios gobiernos que deberán estar sujetos a su imperio “para que él mismo les enseñe y obedezcan sus mandamientos”.

2) Para demostrar que al ejercer toda Su autoridad como Rey, todas las naciones estarán forzadas a obedecerle porque “las regirá con vara de hierro” (Apocalipsis 2. 27). Y aunque el mensaje está dirigido a las naciones; debemos entender que en realidad es a los hombres a quienes se dirige: gobernantes y gobernados. Es decir que, cada individuo como ciudadano del reino estará obligado civilmente, quiera o no, le guste o no, a someterse a las Leyes del Reino. Aunque, individualmente, como toda alma que desee su salvación, deberá clamar a Dios para que intervenga en sus vidas como salvador personal por medio de la fe. ¡Exactamente de la misma manera que Nicodemo cuando fue al Señor Jesús y recibió el mensaje del evangelio! (Juan 3. 1-21).

3) Para demostrar que durante Su Reinado, la nación de Israel también tendrá su propio gobierno con David resucitado en su trono. Cumpliéndose de esta manera las promesas de Dios por medio de las profecías: “sino que servirán a Jehová su Dios y a David su rey, a quien yo les levantaré.” (Jeremías 30. 9); “Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre.” (Ezequiel 37. 24-25); “Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días.” (Oseas 3. 5). Además, habrá naciones que aun debiéndose sujetar al Reinado de Cristo, buscarán el liderazgo del gobierno de Israel: “Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros.” (Zacarías 8. 23).

4) Para demostrar que para el ser humano mil años es mucho tiempo. Y aunque la ciencia asegure que podría extender la duración de una generación hasta mil años, seguirá siendo mucho tiempo para perseverar en la fe por sí mismo. Y como en ese lapso habrá más de una generación, aunque no se nos dice cuántas, veremos cómo poco a poco muchos se irán corrompiendo. ¿Por qué es importante este detalle? Porque la historia bíblica nos relata que en una oportunidad; en el tiempo de Noé, Dios destruyó a toda la especie humana por medio del diluvio “porque el corazón de ellos era de continuo solamente al mal”, salvando solamente a Noé y su familia. Estos, cuando descendieron del arca, además de ser dueños del mundo tuvieron la responsabilidad que tuvo el patriarca durante ciento veinte años mientras construyó el arca, ser “pregoneros de justicia” (2 Pedro 2. 5). Sin embargo, con el paso de los años, la descendencia de Noé a través de generaciones sucesivas, se fue olvidando el mandato divino, hasta corromperse nuevamente. Esto, según Las Escrituras, volverá a suceder durante el Milenio, aun cuando comience con una generación salvada por gracia igual que en los tiempos de Noé. Y a esa generación, se le encargará nuevamente que predique el evangelio de la misma manera que lo hizo Noé. No obstante, al no perseverar en dicho ministerio y no proclamar como al principio “la Palabra que convierte el alma”, muchos se  corromperán.

5) Para demostrar que, habiéndose erradicado durante el Milenio las causas que originan el mal, el hombre volverá a pecar contra Dios aun sin dichos motivos; pues no podrá echarle la culpa a satanás que estará ausente; encadenado y en prisiones, o al pecado heredado de Adán que fue absuelto en la cruz. En este período, será cuando más se pondrá en evidencia la provisión divina y la responsabilidad humana. Así que, “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.” (Santiago 1. 13-15).

6) Para demostrar que,  que a pesar de que Él no ha cambiado “siendo el mismo ayer, y hoy y por los siglos”, “fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad;  que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado”, tampoco el hombre ha cambiado en su naturaleza. Y así será cómo una gran cantidad de personas,“el número de los cuales es como la arena del mar”, volverá a corromperse aun en el Reino de Dios en la Tierra. A tal punto que, al final del Milenio, cuando satanás sea suelto de su prisión, saldrá a engañar a las naciones que estarán dispersas en el Reino, por toda la tierra y muchas de ellas irán en pos de él para volver a pecar desenfrenadamente y librar una gran guerra contra la ciudad de los santos. Y “Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 20. 7-10).

7) Para demostrar que en Su reino de mil años en la tierra, lo ejercerá con toda la autoridad que recibió del Padre, no sólo como REY, sino también como JUEZ. Tarea con la que comenzará Su reino; juzgando al mundo. Por eso cuando decimos  “Creo que desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos”, debemos saber que son los juicios que el Señor ha de ejecutar como Rey desde Su Trono milenial hasta que concluya toda la obra delegada. Por eso dice el Apóstol Pablo: Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.” (1 Corintios 15. 24-28).

¡Qué magnífico ha de ser contemplar aquel espectáculo en Su Gloria! ¡El Rey victorioso, entregando el Reino al Padre para que Dios sea todo en todos!

LA OBRA ENCOMENDADA AL HIJO A FAVOR DE TODOS LOS QUE HABRÍAN DE CREER EN ÉL, HA CONCLUIDO SIN QUE FALTE ALGUNO.  

 

Con estos argumentos escriturales, El Señor ha demostrado irrefutablemente que aún, con todas las disposiciones dadas en la tierra como en el cielo. Cada individuo con sus facultades naturales afectadas por el pecado, incluyendo su libre albedrío, no entendió que está totalmente incapacitado para regenerarse a sí mismo, y tener la posibilidad de ser ciudadano del Reino. ¡Y el que no está capacitado para vivir en el Reino que Dios preparó como anticipo en la Tierra, tampoco estará capacitado para vivir en Su Reino eterno! De manera que al final de este período el Señor demostrará como agotó Su paciencia, habiéndole dado a todos los hombres la última oportunidad para clamar por la salvación de sus almas; pues, en Su voluntad, a través de todos los tiempos y de distintas maneras ha expresado que su deseo es “que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3. 9).

 

1c) Después del milenio.

Concluido el Milenio será cuando recién entonces, Dios ejecutará sus Juicios desde el GRAN TRONO BLANCO. Dice Juan: “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.” (Apocalipsis 20. 11-15).

De acuerdo a este pasaje, podemos vislumbrar que ocurrirá después del milenio y como será esa magnífica escena:

1) Lugar del Trono. Después que el Apóstol Juan recibió el mensaje a las siete iglesias, comienza diciendo en el capítulo cuatro de Revelaciones: Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas. Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda.” (Apocalipsis 4. 1-3). Siguiendo el relato podemos constatar, dos cosas. La primera es que, indudablemente el lugar del TRONO DE DIOS está en el cielo. Y la segunda es que con la descripción de dos cualidades muy particulares detalla el TRONO del Altísimo. GRANDE, no en tamaño, sino en majestuosidad, y BLANCO conforme a su pureza. Además, deja entrever que el lugar donde se encuentra, es tan inmenso que han sido reunidos a su alrededor, millones y millones de seres. Toda la humanidad de todos los tiempos, junta, de una sola vez, de pie ante El Juez. ¡Impresionante!.

2) El Juez: Dijo el Señor Jesucristo: Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre.(Juan 5. 22-23a). ¿Quién ejercería el juicio final desde el GRAN TRONO BLANCO, El Padre o el Hijo? El hecho es que, el Hijo entrega el poder al Padre, y el Padre entrega el poder al Hijo. Y como el Padre y el Hijo uno son, para que no haya dudas ni confusión dice el Apóstol: Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado… Dios” Es decir que, el que estaba sentado como juez, era el único y soberano DIOS TRINO. El gran “YO SOY”.

3) Los que estaban de pie ante Dios: Son todos los hombres de todos los tiempos con sus cuerpos físicos resucitados, de pie ante Dios. Vivos pero muertos. Se les dice “vivos” a los vivos espirituales, a los que resucitaron en la primera resurrección; y “muertos” a los que están vivos, aunque muertos espiritualmente, los que resucitaron en la segunda resurrección.

4) El Juicio. Ha de ser ante el GRAN TRONO BLANCO. Allí serán sentenciados únicamente los “muertos espirituales” en forma personal y por sus obras registradas “escrita en los libros”. Es decir que, “los libros” vienen a ser “expedientes personales” donde se registran todos los actos cometidos en vida; sean buenos o malos. Pero como serán juzgados con la Ley, una sola falta los condena. Luego se abrirá otro libro: “El libro de la vida”. Y esto, sólo para demostrar que ninguno de sus nombres está inscriptos allí. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” Junto con “la muerte y el Hades”.

El acto de lanzar a los condenados al infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.” (Marcos 9. 43b-44) junto con “la muerte y el Hades”, es porque “la muerte” o “sepulcro” es el lugar  que aloja el cuerpo; y el “Hades” el que alberga el alma.

 

(NOTA: A través de todo este estudio, hemos visto como en distintos pasajes, Las Escrituras hacen mención sobre: primera y segunda muerte, y primera y segunda resurrección. Pues bien, esto significa que, según el decreto divino, no hay una sola muerte, como tampoco una sola resurrección.) Estos temas serán tratados en el Punto 11. Del CREDO.

 

  indice

 

*****

 

8. Creo en el Espíritu Santo.

Al llegar a este importante aspecto de la doctrina, es necesario hacer una aclaración que es válida para cada uno de los artículos de fe que hemos fundamentado por medio de las Escrituras. El enunciado de los doce puntos en que se ha divido EL CREDO DE LOS APÓSTOLES para su estudio, es apenas, la referencia de temas fundamentales de una gran doctrina: La Doctrina del Padre. La cual, es ampliamente desconocida, aun por muchos hermanos que han asumido la responsabilidad de conducir la Iglesia del Señor. La sección que trata sobre la Persona y la obra del Espíritu Santo es donde especialmente impera mayor confusión. De manera que, los comentarios expresados en esta sección no pretende abarcar toda la revelación que hace la Escritura sobre Su Persona, sólo tratará, muy someramente, algunos aspectos que conciernen a Su divina persona y su obra. Todo lo que compete a un estudio más profundo, puede lograrse indagando la parte de la teología que trata específicamente el tema: Neumatología.

Ahora bien, respecto al conocimiento de la persona del Espíritu Santo, dijimos que puede observarse un extraño descuido en cuanto a su perfecta identidad; y esta negligencia, siempre ha sido lamentada por todo solícito estudiante de la Palabra de Dios. La iglesia cristiana, en su mayor parte, carece de una enseñanza amplia y constructiva respecto al Espíritu Santo; y podría asegurarse que hoy, la gran mayoría, se encuentra en la misma condición que aquellos discípulos que encontró Pablo en Éfeso quienes a su pregunta: “¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo” (Hechos 19.2).

Es indudable que alguna causa ajena a Las Escrituras existe ante el hecho de que los cristianos, generalmente, están poco informados en cuanto a este tema; porque en realidad, toda la Escritura nos demuestra que es rica y abundante en cuanto a una completa revelación sobre Su Persona. De manera que, lamentablemente, no se encuentra otra causa que no sea el descuido, la ignorancia y el error que son trasmitidos de maestros a discípulos. Problema que no es nuevo, ya en la antigüedad advirtió Dios por medio de su profeta: “Y será el pueblo como el sacerdote” (Oseas 4:9). Es decir, si el maestro es dado al descuido, la ignorancia, y el error respecto a cualquier aspecto de la doctrina; difícilmente se podría esperar que el discípulo corrija estos desaciertos. Sin embargo, se han dado casos notables, donde el discípulo insatisfecho rechazó el estrecho molde en el que ha sido formado y buscó un mayor conocimiento de Dios y sus propósitos. Esta ha sido la experiencia  de hombres consagrados que, bajo la dirección del Espíritu Santo, han estado acordes con el alto honor conferido de añadir conocimiento al cuerpo de verdades reveladas.

No obstante, aún hoy, hay sectas “Cristianas” que mientras dicen predicar “LA SANA DOCTRINA”, se empeñan en perseverar en errores fundamentales falseando la verdadera SANA DOCTRINA; como por ejemplo, negando la naturaleza de Dios como un Dios Trino: Dios el Padre, Dios el Hijo, Dios el Espíritu Santo, tal cual lo revela “toda la Escritura, inspirada por Dios”.

 

Acerca de la Persona del Espíritu Santo:

En el punto 1. Del CREDO, se ha fundamentado la deidad del Padre. En el punto 2. También se ha fundamentado la deidad del Hijo. Y ahora en el punto 10. Se fundamentara la deidad del Espíritu Santo. Tema que en términos generales ya fue abordado cuando se trató la doctrina del Trinitarismo. (pág. 9).

Ahora se expondrá como La Escritura certifica que El Espíritu Santo es Dios.

 

Los atributos divinos de Dios el Espíritu Santo igual que el Padre y el Hijo son:

Eternidad: “...el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios” (Hebreos 9.14).

Poder: “...con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios” (Romanos 15. 9).

Omnisciencia: “...porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.” (1 Corintios 2. 10).

Omnipresencia: “¿Adónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?” (Salmo 139. 7).

Santidad: La Escritura toda vez que lo nombra lo hace respecto a Su Santidad: Espíritu Santo

Verdadero: “Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad.” (1 Juan 5. 6).

Benevolente: “Y enviaste tu buen Espíritu para enseñarles, y no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste para su sed.” (Nehemías 9. 20).

 

También, certificará que El Espíritu Santo es una persona, aunque algunas sectas, principalmente Los Testigos de Jehová, aseguran que es sólo una fuerza activa de la que Dios se vale para obrar. Una fuerza activa no habla, no enseña, no revela, no juzga, no ve y no oye. Pero Espíritu Santo como Persona,

Dice:

Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro” (Hechos 8. 29).

“Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan.” (Hechos 10. 19).

“Y el Espíritu me dijo que fuese con ellos sin dudar. Fueron también conmigo estos seis hermanos, y entramos en casa de un varón” (Hechos 11. 12).

“Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.” (Hechos 13. 2).

“salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones.” (Hechos 20. 23).

Enseña:

“porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.” (Lucas 12.12).

“El Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14. 26)

Juzga:

“Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias” (Hechos 15. 28).

Revela:

“Y le había sido revelado por el Espíritu Santo, que no vería la muerte antes que viese al Ungido del Señor.” (Lucas 2. 26).

Actúa:

“Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.” (Lucas 1. 35).

“Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.” (Hechos 20. 28).

 

Acerca de la obra del Espíritu Santo:

El espíritu santo y la regeneración

En el incomparable propósito de Dios, por el cual, está llevando “muchos hijos a la gloria” (Hebreos 2.10); y con el fin de que Cristo sea el “primogénito entre muchos hermanos” (Romanos (8.29). El Espíritu Santo debe realizar una obra que es de vital importancia. Esta tarea consiste nada menos que producir en tales seres, la misma naturaleza de Dios. Un cambio integral como este, es esencial conforme a la naturaleza del caso; ya que su propósito es nada menos que una empresa destinada a poblar el tercero y más alto cielo con seres preparados para esa santa y exaltada esfera, lugar que hasta aquí ha sido habitado únicamente por el Trino Dios.

Desde luego, cada uno de sus escogidos, deben alcanzar el grado más alto de perfección como para poder ser la Esposa apropiada de la Segunda Persona de la Trinidad. Así que, el nuevo nacimiento, no es solamente el remedio para los fracasos humanos; es una creación por generación divina limitada, irrevocablemente, a los legítimos hijos de Dios.

La mente humana no puede alcanzar a comprender todo lo que incluye la inmensa realidad de una verdadera relación de hijo para con Dios, vínculo que hace a los Cristianos, herederos de Dios y coherederos de Cristo Jesús. “Y sí hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados” (Romanos 8.17).

 

En cada aspecto de la regeneración, debemos tener en cuenta que es una obra exclusiva de Dios, ejecutada como una expresión de Su sublime propósito y para la satisfacción de Su infinito amor para aquellos a quienes así salva.

De manera que, si proseguimos investigando más detalladamente estas afirmaciones, se podrá observar que el Espíritu debe realizar algunos hechos imprescindibles tales como:

* Un nuevo nacimiento

La regeneración o nuevo nacimiento, es una necesidad indispensable para entrar en el reino de Dios, tanto sea para judíos como para gentiles.

* Comunicar vida

La estupenda tarea de preparar y seleccionar seres terrenales y caídos para la compañía del Trino Dios, hacerlos partícipes de la naturaleza divina impartiéndoles la misma vida de Dios, es uno de los más importantes aspectos de la transformación de un pecador.

* Preparar para la adquisición de la naturaleza divina

El hecho básico de haber recibido una nueva y divina naturaleza es de tal carácter que, el asunto debe ser reconocido como un cambio que sólo Dios puede efectuar; el esfuerzo humano es totalmente extraño a esta empresa. ¿Qué hubiera logrado Nicodemo si ponía en práctica su esfuerzo para realizar su propio nacimiento? ¡Nada! Dijo el Señor Jesús, “lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es” (Juan 3. 6). En consecuencia, el don de la vida eterna está exclusivamente vinculado a la obra del Espíritu. Es una nueva naturaleza que pertenece a la más elevada forma de existencia; esto es, la vasta eternidad de Dios.

* Introducir a la familia y casa de Dios

El introducir a un individuo dentro de la familia y la casa de Dios no es una mera adopción. Porque, si bien es cierto que un creyente es adoptado en el momento de su nacimiento; su condición es la de un hijo adulto con todos los privilegios pero también con todas las responsabilidades que acompañan a una completa madurez. Esta obra de adopción que es total y perfecta, según el propósito y el poder de Dios, es imposible alcanzarla en la práctica humana.

* Certificar la parte de la herencia de un hijo

Basado en la realidad de que el convertido es hijo de Dios a través del poder regenerador del Espíritu Santo, también es una realidad que se le ha concedido en posesión, la parte de la herencia que le corresponde a un legítimo hijo.

La magnitud de tal participación la indica el Apóstol al afirmar:

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” (Romanos 8.16, 17)

* Preparar para el propósito de Dios en su eterna gloria

Más fascinante y consoladora es la verdad revelada de que todo lo que entra en la constitución de un cristiano, lo que él es y lo que ha de ser en gloria, es obra de Dios. El Apóstol declara: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2.10)

 

Por lo tanto, toda incertidumbre en cuanto a los resultados finales de la regeneración es descontada. Las varias experiencias de la vida pueden presentar problemas inmediatos; pero los factores esenciales de la salvación, preservación y eterna gloria son purificados por Él, y nunca el éxito de tal obra depende de la realización o méritos humanos. El cristiano aprende después de ser salvo –no antes- que ha sido “escogido en Él (Cristo) antes de la constitución del mundo” (Efesios 1. 4). De manera que otra obra esencial es:

* Afirmar sobre el fundamento de la fe

La sola razón debería traer luz sobre la siguiente verdad: siendo que la salvación es efectuada exclusivamente por Dios, el individuo que se preocupa por ser salvo debe aceptar que no puede alcanzarla por otro medio que no sea por medio de la fe. ¡Así de simple! Todos los aspectos de la salvación ya completos: en tiempo pasado, libres del castigo del pecado; en tiempo presente, libres del poder del pecado; y en tiempo futuro, libres de la presencia del pecado, requieren la total dependencia de Dios. Las grandes verdades, como el perdón de pecado, el regalo de la vida eterna y el ofrecimiento de la justicia que es la base de la justificación, son la porción de los que no hacen otra cosa más que creer en Jesús como salvador personal.

La justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.” (Romanos 3.22, 26)

Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia” (Romanos 4.5)

Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.” (Romanos 10.4)

 

Conclusión:

La regeneración o nuevo nacimiento, es un cambio esencial para la preparación que ha de efectuarse en una raza caída de pecadores arrepentidos. Sólo a través de esta obra divina, que es por gracia, serán tenidos por dignos de morar en las sublimes esferas con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Por lo cual, este acto viene a ser uno de los hechos más grandes en todo el universo para la Gloria de Dios. Su completa grandeza y valor se verá, no en la tierra ni en el tiempo, sino en la gloria y por toda la eternidad.

 

 * EL ESPÍRITU SANTO Y SUS MANIFESTACIONES

“El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1.6)

 

* La morada del espíritu santo:

Desde el punto de vista doctrinal y como fundamento para toda verdad respecto a la relación entre el Espíritu Santo y el creyente en esta dispensación, no hay hecho más determinante de que el Espíritu Santo mora en cada persona regenerada.

En ustedes no predomina la mentalidad humana sino la del Espíritu, porque el Espíritu de Dios vive en ustedes. El que no tiene el Espíritu de Cristo, no pertenece a Cristo.” (Romanos 8.9) (PDT).

El mismo hecho de la morada del Espíritu Santo viene a ser, además, una particularidad de este período de gracia. La presente era, es la de la provisión del Espíritu, un período de tiempo en el que el Espíritu Santo es el recurso todo suficiente del creyente, tanto de poder como de dirección. En esta edad se le indica  al cristiano vivir según un nuevo principio de vida.

“Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva” (Romanos 6.4).

 

* Con relación al ungimiento:

Siendo que la morada del Espíritu y Su Ungimiento son la misma cosa en la presente vida de un genuino cristiano, incluiremos en este artículo de fe, las tres referencias al Espíritu Santo en este sentido.

 

1) Con relación al sellamiento:

Este aspecto de la verdad referente a la salvación del cristiano nos presenta que, aunque es una condición esencial para Dios, es de una gran ventaja para el que es salvo. Esto es así, especialmente en el hecho de que el sellamiento es como una clasificación y una identificación peculiar del cielo en la ejecución del propósito divino. Es la misma presencia del Espíritu Santo en el creyente lo que constituye el sello. Así este aspecto de la verdad está estrechamente relacionado a la doctrina de la morada del Espíritu.

Se hace referencia al sello del Espíritu en tres pasajes del Nuevo Testamento:

- “El cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones” (2 Corintios 1.22).

- “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria” (Efesios 1.13, 14).

- “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” (Efesios 4. 30)

En estos pasajes se puede observar que esta es una obra enteramente de Dios, ya que en ningún momento se apela a persona alguna, salva o no salva, a orar o pedir por esta realidad.

Siendo que el sellamiento pertenece a todos los creyentes, es evidente que es efectuada por Dios  al momento de ser salvados como un factor esencial de la salvación. Cuando la Escritura dice: habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, lo que hace es poner en evidencia que sólo los que creen son sellados; y en el acto de creer. Además se destaca que fuimos “sellados para el día de la redención”, lo cual implica una seguridad vital respecto al carácter eterno del sello, lo cual forma parte de nuestra segura salvación.

 

2) Con relación al bautismo del espíritu santo:

Siendo que por el bautismo del Espíritu Santo se operan las más grandes conversiones a favor del creyente, es de esperar que satanás, el enemigo de Dios, dentro de sus posibilidades haga todo por distraer, torcer y confundir la investigación respecto a este ministerio específico del Espíritu Santo. A satanás se le ha permitido hacer este daño. No sólo es necesario corregir conceptos falsos que han alcanzado a una gran cantidad de gente ingenua, sino que se requiere especial atención de parte de los que han de ser instruidos; de lo contrario, ellos mismos fallarán en comprender la verdad precisa que contiene la doctrina.

 

* No es llenura:

Se observará que el bautismo del Espíritu es confundido más con la llenura del Espíritu que con cualquiera de Sus otros ministerios. Aunque el examen del ministerio de la llenura del Espíritu Santo será tratado seguidamente, bien pueden señalarse ciertos contrastes obvios entre el bautismo y la llenura del Espíritu Santo.

1) El bautismo en Cristo por el Espíritu es efectuado una sola vez de manera permanente cuando el creyente es salvado y permanece como una realidad inmutable para toda la eternidad, mientras que la llenura del Espíritu puede ser posterior a la salvación y repetida a menudo.

2) No hay experiencia o llenura relacionada con el bautismo del creyente en Cristo por el Espíritu, pero todas las pruebas de bendiciones y de poder están relacionadas directamente con, y debido, a la llenura del Espíritu.

3) Nunca se le ordena a los cristianos que  sean bautizados en Cristo por el Espíritu, siendo que esa es la parte que todos creen; pero cada hijo de Dios es exhortado a ser llenos constantemente por el Espíritu Santo.

4) Como se declara arriba, cada creyente es bautizado en Cristo por el Espíritu; pero no necesariamente todo creyente es lleno del Espíritu Santo.

5) Quinto, el bautismo en Cristo por el Espíritu resulta en que el creyente está unido vitalmente con Cristo por toda la eternidad, mientras que la llenura del Espíritu produce manifestaciones externas y bendiciones para el presente. El bautismo establece el fundamento del cristiano, mientras que la llenura tiende a perfeccionar el estado del cristiano. El bautismo es un aspecto de la salvación, mientras que la llenura se relaciona con el servicio y el galardón.

6) El bautismo en Cristo se efectúa cuando se cumplen los términos de la salvación, en tanto que los términos que gobiernan la llenura de los cristianos son tales como que el cristiano se ponga día tras día en la relación correcta con el que lo ha salvado.

 

3) Con relación a la llenura:

El ministerio del Espíritu Santo, conocido como llenura, es el cometido central para una vida espiritual plena. Es el Espíritu cumpliendo en el creyente todo lo que Él vino a ejecutar en ese corazón. Esta tarea representa dos esferas diferentes de realización. En su lado negativo, la vida espiritual clama por una liberación del poder de los tres grandes enemigos, el mundo, la carne y el diablo. Por su lado positivo, la vida cristiana demanda la manifestación de la gracia divina; nada menos que la demostración de las virtudes o poder de aquel que llamó al creyente de las tinieblas a su luz admirable.

La vida “según el Espíritu” no puede explicarse por medio de las cualidades humanas, o de nuevas disposiciones del carácter, o bien como algo accidental que ha efectuado tal cambio, sino que descansa completamente en todo el poder suficiente del Espíritu Santo; poder al que acceden los que siguen el plan preciso de Dios que el Espíritu ha revelado.

Muy pocos son los que afirman que hay un plan predeterminado para la salvación de los perdidos; por otra parte, muy pocos los que han despertado a la verdad, igualmente evidente, de que Dios tiene un procedimiento específico por el cual el Espíritu Santo puede realizarse en la vida diaria del creyente. Estas verdades tan descuidadas son de vital importancia para la vida espiritual del creyente.

 

* Conclusión:

Aunque apenas hemos desarrollado en parte, tan sólo algunas de las obras divinas del Espíritu Santo como para fundamentar este artículo de fe, es necesario para el creyente, a fin de que su vida sea plenamente bendecida, conocer más detalles de todo lo que concierne a la Persona del Espíritu Santo: Sus Nombres, sus atributos, las obras divinas, tipos y símbolos, su presencia en la antigüedad y en la presente dispensación, su obra en el mundo, su relación con el cristiano, Su poder para vencer el mal y Su poder para hacer el bien.

 

  indice

 

*****

 

9. Creo en la (1)santa Iglesia católica, (2)la comunión de los santos.

(1) Creo en la santa Iglesia católica.

Cuando se llega a este punto del CREDO, puede percibirse cuan divinamente inspirado está. Después de haber declarado, según la pura doctrina del Padre, su fe en la persona y la obra de Dios el Padre, en la persona y la obra de Dios el Hijo y en la persona y la obra de Dios el Espíritu Santo. Continúa declarando su fe en la única y legítima Iglesia que el trino Dios está obrando para Sí: La Santa Iglesia Universal. Ahora bien, antes de introducirnos en el tema, es muy importante hacer una observación acerca de cuál es la Iglesia a la que se refiere el CREDO dado que, por diversos motivos, se tiene un conocimiento muy vago cuando dice: Creo en la santa Iglesia católica. De manera que, lo primero que debe saberse es porque se dice santa a la Iglesia; lo segundo, a que Iglesia se refiere; y por último, porqué se la llama católica. Pues, si se ignoran estos tres postulados básicos, tanto los creyentes católicos como los no católicos, podrían suponer que el CREDO está confesando su fe en la iglesia católica apostólica romana; cosa que bajo ningún aspecto es así. Entre la Iglesia que el Señor está edificando para Sí, y la iglesia católica apostólica romana, hay un profundo abismo doctrinal que las diferencia.

Dicho esto, ahora reflexionemos sobre los tres postulados que la identifican como: Santa, Iglesia, católica.

 

Empecemos por saber el significado del primer postulado.

Cuando la doctrina del Padre dice: Santa o Santo (griego: jagioi) y Santificación (jagiasmos). Declara que ambas expresiones tienen dos sentidos según su aplicación: (1) Separación para Dios. (2) Conducta adecuada que resulta del apartamiento de los santificados. Así es como la santificación es una condición predeterminada por Dios para aquellos creyentes llamados por Su gracia; se concreta en el momento de la conversión, y prosigue en ascenso durante toda la vida del cristiano. El Apóstol Pablo destaca estas dos acepciones muy claramente en su 1a carta a los Corintios cuando les dice: “a la iglesia de Dios (Ekklesía=apartados) que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús (1° significado),llamados a ser santos(2° significado)con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro.” (1 Corintios 1. 2).

Dado que el significado Santo/a y Santidad son aplicados también a la Iglesia con el mismo sentido, diremos que sobre este asunto, ya se hizo mención en enunciados anteriores. No obstante, citaremos sólo un pasaje bíblico que aportará las evidencias necesarias de cómo y porqué la Iglesia del Señor es y debe ser Santa. Esta cualidad, es requisito indispensable como preparación previa para que el Señor la convierta en Su Esposa en Las Bodas del Cordero. Por lo cual, la santidad de la Iglesia no depende de actos humanos, sino de Dios. No son los santos, con sus hechos, los que la santifican; sino que el creyente, al ser incorporado a ella recibe, por gracia, el supremo honor de ser santificado. Dicho pasaje lo expone muy claramente cuando dice: “Esposos, amen a su esposa así como Cristo amó a la iglesia y entregó su vida por ella. Cristo murió para hacer que la iglesia fuera declarada santa, purificándola con el lavamiento del agua y un pronunciamiento suyo, para presentársela a sí mismo como una novia, llena de esplendor y belleza. Cristo murió para que la iglesia fuera pura, sin mancha ni arruga, ni nada semejante” (Efesios 5. 25-27). (PDT).

Ante tan concluyente declaración, nos será más que suficiente este pasaje como para descalificar totalmente una serie de dogmas fraudulentos que fueron insertados en Su Doctrina. Estas perversiones, han confundido y apartado de la verdad a muchos fieles que, sinceramente, tomaron por el camino del error que los lleva a la muerte eterna.

Por último, es muy importante destacar otra particularidad de la santificación; y es que, al ser un acto puramente divino, no ha sido delegado a nadie. El único que puede santificar al hombre es Dios; pues, en ningún lugar de Las Escrituras figura que tal acto haya sido encomendado a alguien más.

 

Ahora analicemos el segundo postulado: Iglesia.

Respecto a la identidad de la Iglesia a la que se refiere el CREDO, diremos que es un asunto que fue tratado en el apartado Conceptos generales (Página 2). Allí se explicó el origen de la palabra Iglesia (del griego: Ekklesia), y dijimos su significado: “sacados aparte” o “apartados del mundo”. Ahora declararemos que la Santidad es otra cualidad excepcional que identifica a dicha Iglesia:

) Porque está compuesta por apartados. Dios, es el único que puede apartar para Sí, pecadores que están en el mundo pero que nunca fueron del mundo. Dijo el Señor Jesucristo orando al Padre: “Les he dado tu enseñanza. El mundo los odia porque no son del mundo, así como yo no soy del mundo. No te estoy pidiendo que los saques del mundo, sino que los protejas del maligno. Ellos no son del mundo, como yo tampoco pertenezco al mundo.” (Juan 17. 14-16) (PDT).

) Porque los apartó para santificarlos (Purificarlos, perfeccionarlos) conforme a Su Santidad. Y así es como en esa misma oración, continúa rogando: Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.” (Juan 17. 17).

) Porque con los santificados, está edificando un pueblo Santo para que sean sacerdotes del Reino. Dice La Escritura: “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia” (2Tesalonicenses 2. 13-16); “porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación; sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios. Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro; siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.” (1 Pedro 1. 16-23); “vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.” (1 Pedro 2. 5); “vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.” (1 Pedro 2. 9). Estos pasajes, han certificado la verdad del evangelio, invalidando cualquier otro dogma que se oponga a esta declaración del CREDO.

 

Por último analizaremos el tercer postulado: católica o católico.

Es sugestivo que a través de los años, no se haya aclarado y reemplazado la palabra católica (del griego Katholikós), por su sinónimo que es: universal; pues, al dejar sin esclarecer su significado, es evidente que el propósito es falsear veladamente el verdadero sentido de la declaración que dice: creo en la santa iglesia universal.

Desde el punto de vista espiritual, es muy saludable hacer esta aclaración porque; en primer lugar, hay un error muy generalizado de confundir IGLESIA con RELIGIONES. Este detalle no es menor, porque mientras la Iglesia es un CUERPO ORGÁNICO; las distintas “religiones” son, esencialmente, ORGANIZACIONES. Y debido a esa confusión es que, la religión “católica apostólica romana” como muchas otras religiones, la “ortodoxa”, algunas orientales, la “asiria” y la “comunión anglicana”, se atribuyen la universalidad de sus respectivas organizaciones cuando en realidad el CREDO se refiera a una IGLESIA y no a entidades “religiosas” que poco y nada tienen en común. En segundo lugar, porque generalmente se ignora lo que verdaderamente significa RELIGIÓN. Desde un criterio ampliamente generalizado, predomina la idea de que es una ORGANIZACIÓN; concepto que no está equivocado, pero no es el fin primordial que justifique su existencia. En cambio desde el punto de vista etimológico de la palabra; RELIGIÓN significa “re-ligar”, “re-unir”. La RELIGIÓN tiene por función básica el ministerio de “volver a unir al hombre con Dios” mediante la predicación del arrepentimiento de pecado y la fe en el evangelio. Es decir, toda RELIGIÓN que se precie de tal, debe testificar por medio de La Palabra, que el único que pudo consumar su obra de re-unir mediante la re-conciliación, al hombre con Dios, fue Cristo a través de Su muerte en la cruz. Su palabra dice:“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” (2 Corintios 5. 17-21).

De modo que la Iglesia que el Señor está edificando es la única que como verdadera Religión, tiene el propósito de lograr la universalidad del mensaje evangélico. Su ministerio es rogar en Su nombre a todos los hombres sin distinción de razas, de condición social, o de género: “Reconciliaos con Dios”; “porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo. Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.” (Gálatas 3. 27-28) (NVI).

Ahora bien, es evidente que este ministerio no ha sido encomendado a cualquier congregación que se autodenomine “iglesia”, sino la que el Señor está edificando; por eso es que advierte: aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová.” (Jeremías 23. 28). Es decir que, este ministerio está encomendado únicamente a los santos de Su Iglesia. Y Su mandato es: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” (Marcos 16. 15-16). Esta verdad, podemos afirmarla con palabras del Señor cuando orando al Padre, le dijo: He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste… Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos” (Juan 17. 6-8; 20).

Aclarado el significado de los tres postulados básicos, se concluye que CREDO está declarando su fe en la única Santa Iglesia universal que nuestro Señor Jesucristo está edificando sobre Su Persona.

 

(2) La comunión de los santos.

 El espíritu de comunión es un don que Dios concede exclusivamente a los santos de Su Iglesia. Es un sentimiento que nace del Espíritu con el propósito de capacitarlos para los distintos ministerios a que fueron llamados. Su Palabra lo confirma cuando dice: Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.” (Efesios 4. 11-16). Como puede apreciarse, este santo propósito no nace del hombre, sino del Espíritu Santo como respuesta a aquella oración intercesora que el Señor Jesús dirigió al Padre momentos antes de partir a la cruz: “Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.” (Juan 17. 11b). De manera que cuando se dice: creo en la comunión de los santos, y se considera superficialmente la simplicidad de esta expresión; es probable que, como muchos piensan, esta demanda puede cumplirse con sólo buscar una iglesia donde sentirse “cómodo”, asistir a “misa” o al “servicio” o a escuchar el “sermón” con el fin de satisfacer “religiosamente” la demanda de Las Escrituras que dice: “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre.” (Hebreos 10. 25a).

La comunión de los santos, es mucho más profunda de lo que generalmente se aprecia. Apunta a la común-unión universal entre los santos escogidos desde pentecostés hasta el arrebatamiento. Por eso es que el Apóstol recomienda: Sean humildes, amables y pacientes, y bríndense apoyo, por amor, los unos a los otros. Hagan todo lo posible por vivir en paz, para que no pierdan la unidad que el Espíritu les dio. Sólo hay una iglesia, sólo hay un Espíritu, y Dios los llamó a una sola esperanza de salvación. Sólo hay un Señor, una fe y un bautismo. Sólo hay un Dios, que es el Padre de todos, gobierna sobre todos, actúa por medio de todos, y está en todos.” (Efesios 4. 2-6) (TLA).

Respecto a este pasaje, es necesario hacer una aclaración previa antes de avanzar en el tema que estamos tratando. El dogma de la iglesia católica tiene una visión muy particular que no refleja el verdadero espíritu de la letra. Cuando La Palabra de Dios dice: “Sólo hay una iglesia”, se está refiriendo a La Santa Iglesia Universal, no a la secta llamada “universal” y no a la iglesia católica apostólica romana. Cuando dice: “Sólo hay un Espíritu”, se refiere al Espíritu Santo, la tercera persona de la trinidad que nos llamó a una sola esperanza de salvación en Cristo”; no por obras, ni por intercesión de la virgen, ni de los santos. Cuando dice  Sólo hay un Señor, una fe y un bautismo”, La Santa Iglesia Universal tiene un “sólo Señor” que oficia como Profeta, Sacerdote y Rey. Cuando dice “una fe”, se refiere a la que proviene del cielo que es por gracia (Efesios 2. 8), y no a la fe que nace de los hombres según sus creencias particulares. Cuando dice: “un bautismo”, se refiere al bautismo “en Cristo” por medio del Espíritu Santo, no al bautismo por agua, sea por aspersión o inmersión, pues ambos son solamente un símbolo. Por último, cuando dice, “sólo hay un Dios que es el Padre de todos, gobierna sobre todos, actúa por medio de todos, y está en todos, se refiere únicamente a todos los santos de Su Santa Iglesia. Por eso es que, la verdadera comunión de los santos, no está sujeta al tiempo ni al espacio; y así es como puede haber comunión o unanimidad entre genuinos creyentes que pertenecen a distintos períodos de la Iglesia; como por ejemplo entre: San Pablo, San Pedro, San Agustín, Calvino, Lutero, Zuinglio, Witefield, Wesley, Spúrgeon, Bunyan, Moody y muchos más hasta el final de los tiempos; y puede no haberlo, entre “Hermanos” de un mismo período. Lo mismo sucede cuando esa comunión supera las barreras del espacio, puede haber comunión entre santos que están esparcidos por la redondez de la Tierra y puede no haberlo entre “Hermanos” que concurren a la misma iglesia, aún sentados en el mismo banco; y a pesar de que ambos –quizás- estén pensando que no han dejado decongregarse como algunos tienen por costumbre”.

Habiendo visto a quienes va dirigido el don de la común-unión, con qué propósito es dado; y a su vez, desechado falsos conceptos dogmáticos. Retomamos el asunto que nos ocupa para saber, por medio de Las Escrituras, como es la verdadera comunión de los santos.

La comunión de los santos, depende de dos condiciones establecidas divinamente y sólo pueden percibirse como experiencia personal por medio del Espíritu cuando la santidad es genuina. La primera es que, debe seguir un orden; y la segunda es que, es circunstancial, puede perderse.

La primera condición determina que, para que haya comunión entre los santos, primeramente debe haber comunión con Dios. Es decir, debe existir un relación que nace por voluntad divina en sentido vertical: Dios – hombre; pues, sino existe tal vínculo, es imposible que haya un lazo en sentido horizontal: hombre - hombre, que también nace por voluntad divina. De manera que siendo la comunión de los santos, una realidad consumada por parte de Dios, les corresponde a sus santos conservarla por medio de la fe, la esperanza y el amor.

El centro de toda genuina comunión es CRISTO; o sea que la comunión, como todo don del cielo, también es Cristocéntrica. El que no está “en Cristo”, no puede ser uno con el Padre, como tampoco con ninguno de sus santos: “para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros” (Juan 17. 21).

La Escritura revela claramente como es el orden de la comunión de los santos:

Con Dios Padre:

“La comunión íntima de Jehová es con los que le temen,
Y a ellos hará conocer su pacto.” (Salmo 25. 14)

“Porque Jehová abomina al perverso;
Mas su comunión íntima es con los justos.” (Proverbios 10. 32).

Con su Hijo Jesucristo:

“Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor” (1 Corintios 1. 9).

Del Espíritu Santo:

“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.” (2 Corintios 13. 14).

Con los santos:

“Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.” (Filipenses 2. 1-29).

“Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.” (1 Juan 1. 3).

Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.” (1  Juan 1. 6-7).

La segunda condición establecida para la comunión con Dios y con los santos es estar limpio de todo pecado; por lo cual, pecar y no confesar el pecado es motivo para perder la comunión. Es decir que, la comunión puede perderse aunque no es irreversible y definitiva. Puede recuperarse por medio del arrepentimiento, confesándolo al Padre y confiando que, mediante su misericordia ha de obrar por medio del Espíritu, quitándolo con la sangre de Jesucristo. Dice al respecto el Apóstol Juan. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1. 8-9).

Respecto a la confesión, también hay que subrayar que la confesión auricular (a otro hombre, puede ser un sacerdote), no tiene fundamento bíblico; y lo peor es que el pecado no es quitado.

Dada las razones que hacen posible una verdadera comunión dijimos que, aunque puede perderse, también puede recuperarse por medio de la confesión. ¿Por qué es importante insistir sobre este tema? Porque muchos creyentes confunden comunión con salvación. Una persona que ha sido verdaderamente salva, por más que pierda la comunión no pierde la salvación; pues, son dos dones otorgados por gracia que son totalmente distintos. Y aunque el tema de la salvación ha sido tratado en los estudios “El verdadero evangelio” y “El camino de la salvación”, ratificamos que la salvación no se pierde, Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios” (Romanos 11. 29); por lo cual Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” (Hebreos 5. 7-9).

 

  indice

 

*****

 

 

10. Creo en el perdón de los pecados.

Cuando el CREDO declara: creo en el perdón de los pecados, lo que debemos hacer, antes de recitarlo mecánicamente, es un profundo análisis acerca de lo que quiere decir. Pues, si lo hiciéramos, seguramente empezaríamos por descubrir que después de haber declarado su fe en el Trino Dios, continúa proclamando su convicción en la creación de la más extraordinaria obra que jamás nadie pudo imaginar: la creación de la Santa Iglesia. Tan magnifica es, que supera a toda la creación misma. Porque si en el principio, cuando “Dijo Dios: sea,… o produzca,… o haya…”, hizo de la nada los cielos y la tierra, y vio “todo cuanto había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera” (Génesis 1. 31), no cabe duda que fue para Su gloria.

Ahora, si por su gracia, podemos descubrir que en el propósito de crear Su Iglesia, ya no es sólo es para Su gloria, sino también para aquellos a quienes quiere glorificar, hallamos que para poder cumplir su anhelo, debía remover un insalvable obstáculo: el pecado. Así es como por medio de su Palabra, nos revela que ya no la puede crear de la manera que lo hizo en el principio; es decir, tan sólo por medio de Su Palabra. Pues, el hombre, en su desobediencia dio entrada al pecado en el mundo corrompiendo toda su creación enemistándose con su creador: vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.” (Isaías 59. 2). Así que, para poder edificar Su Iglesia con hombres pecadores que habrían de ser llevados a su gloria, Dios tuvo que tomar la iniciativa y mediante la supereminencia de Su poder reconciliarlos mediante la purificación de sus pecados conforme a la medida de Su santidad. Por lo cual, tuvo que comenzar por sujetarse a las exigencias de Su propia Ley para que estos sean purificados. Porque “casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión (de pecado)(Hebreos 9. 22). Por lo cual, la única solución fue que Dios el Padre debió ofrendar a su propio Hijo; quien, a su vez, se ofreció a sí mismo en sacrificio vivo, para “despojar por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.” (Hebreos 2. 14-15); Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna” (Hebreos 9. 15). Esto significa que Cristo Jesús tuvo que derramar su sangre en expiación, para que el creyente sea sin pecado; no sólo para alcanzar la salvación y la vida eterna, sino para quedar habilitado a ser parte de SU IGLESIA.

La providencia para ser limpio de todo pecado y ser miembro de Su Iglesia fue hecha; así que, con esta introducción al tema, ahora debemos dilucidar porque es necesario saber la importancia que implica: el perdón de los pecados.

Más que necesario, es imprescindible, porque todo lo que está y permanece bajo pecado, está siendo reservado para su destrucción el día grande y terrible del juicio final. Por lo cual Dios, que es misericordioso, mediante Su obra de redención, apartará previamente a todos los que han de creer en Él para hacer un pueblo sin pecado (Su Iglesia).

Ser libre de todos los pecados, es requisito indispensable que ningún hombre lo puede evadir ni alcanzar por sus propios medios; ya sea por mérito o a través del cumplimiento de ciertos actos litúrgicos que ofrecen distintas “religiones” por más bien intencionadas que sean. Escrito está: “Aunque te laves con lejía, y amontones jabón sobre ti, la mancha de tu pecado permanecerá aún delante de mí, dijo Jehová el Señor” (Jeremías 2. 22). Así que, lo primero que debe saberse es que el único medio posible de alcanzar el perdón de pecado, fue provisto y es a través de la divina providencia por medio de la fe.

Esta declaración, además de ser una verdad doctrinal, es una advertencia a toda persona que, habiendo recibido por gracia, la oportunidad de conocer el proyecto divino en cuanto a la salvación, asuma con responsabilidad cuál es su real condición frente a Dios y evalúe qué es lo más importante para su seguridad eterna: si ser miembro de la Santa Iglesia que el Señor está edificando o de alguna  “iglesia”, “congregación” o “denominación” que dice ser cristiana. Dijo el Señor Jesucristo: “Así que, primero busquen el reino de Dios y su justicia,…” (Mateo 6. 33). Recién entonces, cuando la elección haya sido la acertada, no cabe duda que por medio de la guía del Espíritu, esa alma será conducida al lugar físico donde Señor está congregando a sus santos fieles. ¿Cómo identificarlos? Por medio de lo que predican no sólo con la palabra sino con los hechos. Y aunque esas iglesias son difíciles de encontrar, ¡existen! Pues gracias a Dios todavía hay tiempo, no han sido arrebatadas. El asunto consiste en distinguir con sabiduría espiritual que la iglesia perfecta no existe; pero si, las que son fieles, obedientes y disciplinadas como lo fue, por ejemplo, la iglesia de Filadelfia que guardó Su Palabra y no negó Su Nombre. (Apocalipsis 3. 7-13).

En la actualidad, la mayoría de las iglesias tradicionales y denominacionales, no se interesan por destacar la gravedad y consecuencia del pecado. Es evidente que estamos viviendo los últimos tiempos, el período de la iglesia de Laodisea; aunque en realidad, más que iglesias son “Sinagogas de satanás” como les dice el Señor.

La palabra pecado (jamartia) significa: errar al blanco, falta, extravío, deuda, ofensa. Muchas iglesias lo han sustituido por significado etimológico; y aunque estas asignaciones no están mal, La Escritura no lo considera según su significado, sino según su sentido moral: transgresión libre y deliberada de la ley de Dios.

Por otro lado, hay “iglesias” que directamente lo han descartado de sus “doctrinas” en simpatía con los “valores” corruptos del mundo. Directamente lo ignoran porque dicen que es un apelativo pasado de moda y propio de fanáticos religiosos; y así es como pregonan un evangelio pervertido diciendo que, como “Dios es amor”, finalmente todos alcanzarán misericordia y serán perdonados. Cuando la verdad, nos revela que el pecado es un mal congénito en el hombre que lo conduce a la muerte eterna, salvo que haya clamado por el perdón de pecado.

 

Si no se tiene conciencia de la gravedad del Pecado y sus mortales consecuencias, tampoco se tendrá noción, ni se le dará la debida importancia a la extraordinaria obra que realizó Cristo en la cruz del calvario done ofrendó SU SANGRE PRECIOSA para el perdón de pecado de todos los que han de creer en Él y para condenar a todos los que le han de rechazar.

Su Palabra nos revela al respecto:

 Y pasando Jehová por delante de él (de Moisés), proclamó: !Jehová! !Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado” (Éxodo 34. 6-7ª); así que alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová” (Jeremías 9. 24); “Y les dijo (Jesús): Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.” (Lucas 24. 44-47); “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,” (Efesios 1. 3-7).

 

Para concluir sobre este asunto que tiene que ver con el con el anticipado Pacto de Redención que el Trino Dios se propuso lograr para nuestra salvación por medio de la fe; diremos que EL CREDO lo ha justificado perfectamente en tres puntos básicos que hemos podido interpretar por medio de Las Escrituras:

- Por qué cree en La Santa Iglesia Universal.

- Por qué cree que en la comunión de los santos.

- Por qué cree en el perdón de los pecados.

Tres requisitos que nos confirman no sólo la buena voluntad de Dios para con nosotros, sino de qué manera hizo posible que “todo aquel que en Él cree no se pierda y tenga vida eterna”. Dice Su Palabra que Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5. 8).

Como hasta aquí hemos visto de qué manera Dios satisfizo todas Sus exigencias para que el hombre pueda alcanzar la salvación y tener una estrecha comunión “en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Efesios 2. 6). A partir de este punto, cada persona debe saber que es de su exclusiva responsabilidad recorrer el resto del camino que lo conduce a la salvación si realmente la desea. Pero también debe saber que a partir de la muerte de Cristo en la cruz, ha quedado involucrado con Su sangre derramada en expiación. Si así no fuera, no tendría responsabilidad con respecto a su salvación o condenación. Así que, de aceptar o rechazar la propuesta de este evangelio depende: el cielo o el infierno; la vida o la muerte.

Dijo el Señor: “Porque todo ser vive por la sangre que está en él, y yo se la he dado a ustedes en el altar para que por medio de ella puedan ustedes pagar el rescate por su vida, pues es la sangre la que paga el rescate por la vida.” (Levítico 17. 11). (DHH).

Es decir, La ofrenda por el perdón de los pecados, conforme a lo que Su Ley demanda ha sido derramada en forma suficiente y eficaz. Cristo lo hizo, y el que no está cubierto por la sangre de Cristo, permanece bajo la Ley y por ella será juzgado y condenado.

Ahora, ¿Los que queremos ser redimidos, de qué manera podemos pagar el rescate que se nos demanda por nuestras vidas? Dice el Señor: pues es la sangre la que paga el rescate por la vida”. ¿Y qué quiere decir esto? Quiere decir que debemos Apropiarnos de la sangre del “cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

- ¿Cómo? Mediante el perdón de pecados.

- ¿Cómo se obtiene? Con un sincero arrepentimiento.

- ¿Qué exigencias debe cumplir para que sea sincero? 1) Reconocerse pecador; 2) Sentimiento de culpa; 3) Confesión.

- ¿A quién se debe pedir perdón? A Dios en oración.

- ¿A nadie más? En absoluto, a nadie más. Para que el perdón de los pecados sea efectivo, el único que los puede absolver es Dios en la SANGRE DE JESUCRISTO por el poder del Espíritu. En ningún lugar de Las Escrituras figura que tal acto haya sido delegado a los hombres por más rango eclesiástico que ostenten o se excusen diciendo que: “-el que perdona es Dios-”, y ellos sólo lo imparten en su nombre. La confesión de pecados es personal y ante Dios en cualquier lugar y momento, el intermediario es Cristo, y el que nos asiste es El Espíritu Santo.

El Apóstol Juan es lo suficientemente explícito cuando dice: Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.  Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.” (1 Juan 1. 5-9; 2. 1-7).

 

  indice

 

*****

 

 

11. Creo en la resurrección de los muertos.

Cuando el CREDO dice: Creo en la resurrección de los muertos, es evidente que con esta expresión está aseverando su fe en una verdad doctrinal comprobada que se ha venido exponiendo directa o indirectamente a lo largo de esta confesión. El hecho de que pueda ser creída o no, es una decisión que le compete a cada persona; pero por eso, no deja de ser una realidad.

Aquellos que no hemos cuestionado Su doctrina y recibimos la Palabra que nos ha sido dada, tenemos el privilegio de haber alcanzado la convicción necesaria que provee el Espíritu, para asegurar que la resurrección es tan cierta como la vida y la muerte.

En primer lugar, porque el Señor Jesucristo lo dijo y lo demostró: dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?” (Juan 11. 25-26); “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.” (Juan 10. 17-18); “Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo. Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis.” (Juan 14. 28-29).

En segundo lugar, porque lo afirman los Ángeles: “El ángel dijo a las mujeres: No tengan miedo; sé que ustedes buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, tal como dijo. Vengan a ver el lugar donde lo pusieron. Luego vayan pronto a decirles a sus discípulos: “Él se ha levantado de entre los muertos y va delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán.” Ahora ya lo saben.” (Mateo 28. 5-7) (NVI).

En tercer lugar, porque lo afirman los Apóstoles, discípulos y todos los que lo vieron: “Jesús sólo obedecía a Dios, y siempre hacía lo bueno. Pero ustedes lo rechazaron y le pidieron a Pilato que dejara libre a un asesino. Fue así como mataron a Jesús, el único que podía darles vida eterna. Pero Dios ha hecho que Jesús resucite, y de eso nosotros somos testigos.” (Hechos 3. 14-15) (TLA); “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.” (1 Corintios 15. 3-8).

Estos son algunos de los testimonios que certifican la resurrección del Señor Jesucristo, cantidad más que suficiente para justificar una verdad doctrinal que responde a un plan predeterminado en la eternidad pasada, anunciado por los profetas y consumado como primicia por nuestro salvador. Dice Pablo: “Ahora bien, si se predica que Cristo ha sido levantado de entre los muertos, ¿cómo dicen algunos de ustedes que no hay resurrección? Si no hay resurrección, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado. Y si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación no sirve para nada, como tampoco la fe de ustedes. Aún más, resultaríamos falsos testigos de Dios por haber testificado que Dios resucitó a Cristo, lo cual no habría sucedido, si en verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado. Y si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es ilusoria y todavía están en sus pecados. En este caso, también están perdidos los que murieron en Cristo.  Si la esperanza que tenemos en Cristo fuera sólo para esta vida, seríamos los más desdichados de todos los mortales. Lo cierto es que Cristo ha sido levantado de entre los muertos, como primicias de los que murieron. De hecho, ya que la muerte vino por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos. Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir” (1 Corintios 15. 12-22) (NVI). Con estas palabras, el Apóstol amonestó a creyentes débiles en la fe, porque si ellos dudan acerca del poder de Dios sobre la vida y la muerte, nunca podrán proclamar al mundo lo que Dios dispuso para salvación: vida eterna mediante su poder a todo aquel que en Él cree.

Entonces, de acuerdo a estos testimonios, es evidente que para todo genuino creyente, la resurrección de los muertos es una verdad indiscutible a pesar de algunos desacuerdos en la interpretación en cuanto al orden cronológico de los acontecimientos; no sólo de la resurrección de los muertos sino también de algunos otros eventos que se vinculan a la resurrección. Estas desavenencias, no son imputables en cuanto a la verdad revelada, sino a las falencias del ser humano, en interpretar debidamente Las Escrituras.

 

Ahora bien, si EL CREDO dice: Creo que desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y los muertos (artículo 7.); y también dice que cree en La resurrección de los muertos (artículo 11.). Es evidente que en estas dos declaraciones hay un punto en común; y es que, los muertos han de resucitar para ser juzgados juntamente con los vivos. Por eso es que la doctrina sobre la resurrección de los muertos la hemos postergado para volverla a retomar respetando el orden del CREDO (según se prometió al final del artículo 7.).

Para los que creemos que la Biblia es explícita y literal, o sea que dice lo que quiere decir, enseña que:

Punto 1) En su segunda venida sucederán dos eventos: uno será sólo para Su Iglesia Espiritual; y es que su encuentro no será en la tierra, sino en las nubes. En este evento el mundo no tendrá participación, y para ellos, no será nada más que una desaparición masiva y misteriosa de una gran cantidad de personas. El otro suceso será cuando ponga sus pies en esta Tierra sobre el monte de Sión para establecer Su Reino; y allí, será cuando todos le verán.

Punto 2) Hay dos resurrecciones: la primera será de los creyentes en el arrebatamiento, para estar con el Señor siempre; y otra, de los incrédulos para ser juzgados.

Punto 3) hay dos juicios: uno para sus redimidos, donde tendrán que comparecer ante el Tribunal de Cristo, donde serán juzgadas sus obra mientras estuvieron en el cuerpo; y otro, para los incrédulos ante El Gran Trono Blanco para condenación (juicio final).

Punto 4) También se enseña que entre ambos sucesos se encuentra el período de la gran tribulación (siete años) y el reino milenial de Cristo (mil años), aunque para algunas religiones, denominaciones y escuelas teológicas no coinciden con esta apreciación.

Los siguientes argumentos bíblicos sustentan esta declaración:

Punto 1) Segunda venida:

1° Evento: “Hermanos, queremos que sepan lo que va a suceder con los muertos para que no estén tristes como los demás, que no tienen esperanza. Creemos que Jesús murió y resucitó, y de igual manera, Dios hará que todos aquellos que murieron y que creían en Jesús resuciten para estar con él. Lo que anunciamos ahora es un mensaje del Señor. Los que estemos vivos cuando regrese el Señor, nos iremos con él, pero los que ya hayan muerto irán antes de los que estén vivos. El Señor mismo vendrá de los cielos. En ese momento dará su orden con voz de mando, de arcángel, sonará la trompeta de Dios y los que hayan muerto en Cristo resucitarán primero. Luego, nosotros los que estemos vivos en ese momento, subiremos a las nubes con los resucitados para encontrarnos con el Señor en el aire, y así estaremos con el Señor para siempre. Anímense entonces unos a otros con estas palabras.” (1 Tesalonicenses 4. 13-18) (PDT).

2° Evento: En esos días, la señal del Hijo del hombre se verá en el cielo. Entonces todas las familias de la tierra llorarán y verán al Hijo del hombre que vendrá sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.” (Mateo 24. 30) (PDT).

 Punto 2) Resurrecciones:

La primera resurrección: “Así como la muerte llegó a la humanidad por medio de un hombre, también por medio de un hombre llega la resurrección. Así como Adán trajo la muerte a todos, Cristo nos traerá vida a todos nosotros. Pero todos deben ser resucitados en cierto orden. Primero fue Cristo y luego, cuando Cristo regrese, serán resucitados también los que pertenecen a él. Después vendrá el fin, cuando Cristo acabará con todos los gobernantes, las autoridades y los poderes y entregará el reino a Dios Padre. Pues Cristo debe reinar hasta que todos los enemigos estén bajo su poder.” (1 Corintios 15. 21-25) (PDT); “Hermanos, queremos que sepan lo que va a suceder con los muertos para que no estén tristes como los demás, que no tienen esperanza. Creemos que Jesús murió y resucitó, y de igual manera, Dios hará que todos aquellos que murieron y que creían en Jesús resuciten para estar con él. Lo que anunciamos ahora es un mensaje del Señor. Los que estemos vivos cuando regrese el Señor, nos iremos con él, pero los que ya hayan muerto irán antes de los que estén vivos. El Señor mismo vendrá de los cielos. En ese momento dará su orden con voz de mando, de arcángel, sonará la trompeta de Dios y los que hayan muerto en Cristo resucitarán primero. Luego, nosotros los que estemos vivos en ese momento, subiremos a las nubes con los resucitados para encontrarnos con el Señor en el aire, y así estaremos con el Señor para siempre. Anímense entonces unos a otros con estas palabras. (1 Tesalonicenses 4. 13-18) (PDT); Los demás muertos no volvieron a vivir hasta que terminaron los mil años. Esta es la primera resurrección. Afortunados y santos los que participan en la primera resurrección porque ellos serán librados de la segunda muerte. Ellos serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él por mil años.” (Apocalipsis 20. 5-6) (PDT).

La segunda resurrección: “Después, vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él. Los cielos y la tierra desaparecieron. Vi enfrente del trono a los muertos, grandes y pequeños. El libro de la vida estaba abierto junto con otros libros. Los muertos fueron juzgados por sus obras, las cuales estaban escritas en los libros. El mar, la Muerte y el Hades dejaron salir a los muertos que había en ellos y todos fueron juzgados por sus obras. Luego, la Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego, que es la segunda muerte. El que no tenía su nombre escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego.” (Apocalipsis 20. 11-15) (PDT).

Punto 3) Los juicios:

El tribunal de Cristo: “Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.” (Romanos 14. 10-12); “la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.  Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.” (1 Corintios 3. 13-15); “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” (2 Corintios 5. 10).

El Gran Trono Blanco: Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.” (Apocalipsis 20. 11-12); “Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.” (Apocalipsis 20. 15).

 

  indice

 

*****

 

12. Creo en la vida eterna.

Con este artículo de fe, El CREDO completa su declaración acerca de lo que Dios ha determinado como objetivo final para todos sus redimidos: la vida eterna. Bendita esperanza para aquellos que hemos depositado nuestra fe en la doctrina más grande que nos ha sido dada a conocer: LA DOCTRINA DEL PADRE, propósito que fue revelado en SU PALABRA (la Biblia); primeramente por medio de la Ley, los Profetas y los Salmos en el ANTIGUO TESTAMENTO; y a su tiempo, predicada por el mismo Señor Jesucristo a través de SU EVANGELIO, en el NUEVO TESTAMENTO.

Dice al respecto el escritor de la “Carta a los Hebreos”: Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.” (Hebreos 1. 1-2).

Ahora bien, si meditamos este pasaje, veremos cómo, mediante esta introducción se nos da a conocer el plan que Dios ha dispuesto soberanamente para la creación y re-creación de los cielos y la tierra. Para ello, esta epístola como la que se envió a los Gálatas, desarrollan un solo tema del principio al fin debido a los incidentes que las motivaron: el peligro de la apostasía. La primera, se dirige a los judíos cristianos que deseaban volver al judaísmo; y la segunda, a los gentiles cristianos que eran influenciados por los misioneros judaizantes que presionaban para que también se mezclase la observancia a la Ley con la fe. Por lo cual, el motivo de ambas, fue confirmar la suficiencia de Cristo como “el cordero de Dios” para consumar el anticipado decreto.

En la carta a “los Hebreos”, las palabras claves son: “mejor” o “más excelente”. En la carta a “los Gálatas” el tema es “el evangelio de la gracia” y “la justificación por fe”. Es decir que en ambas misivas, de una forma u otra, se admite que para la expiación de los pecados, todas las glorias del viejo régimen, destacando el ritual levítico, eran muy necesarias bajo el Antiguo Pacto; de hecho, fue ordenada por Dios. Pero también se enseña que el ceremonial litúrgico, tenía sólo un sentido simbólico y preparatorio de lo que habría de cumplirse plenamente bajo el Nuevo Pacto en la persona del Señor Jesucristo que, mediante su sangre derramada, no solamente quitó los pecados y nos reconcilió con Dios por medio del arrepentimiento, sino que también nos compró para Él, dándonos “la potestad de ser hechos hijos de Dios” para toda la eternidad.

Así que, fundamentándonos en LAS ESCRITURAS, y siguiendo la cronología de un solo tema de la misma manera como se hizo en las cartas a los “Hebreos” y “Gálatas”, abordaremos este último artículo haciendo un repaso de pasajes que nos hablan de la eternidad del hombre, desde Génesis a Apocalipsis:

- “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1. 1) en forma perfecta para su propia gloria.

- “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” (Génesis 1. 26). Concluida la creación, el Trino Dios formó al hombre (varón y hembra) a su imagen; pero, como “Dios es Espíritu” (Juan 4. 24), el pasaje está indicando que la semejanza es respecto a la parte inmaterial. Es decir que, de todos los seres vivientes sólo el hombre recibió un espíritu o conciencia para ejercer  su soberanía sobre todo lo creado en la Tierra; y que al hacerlo, piense y juzgue conforme a la semejanza del gran “YO SOY”.

- “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.” (Génesis 2. 7). Este pasaje da por tierra todos los argumentos materialistas, cientificistas y evolucionistas. Más aún, también a las especulaciones de los filósofos griegos, cuya cultura perdura hasta el día de hoy entre algunos “sabios de este mundo”, quienes sostienen que el hombre es un ser compuesto de dos partes: cuerpo (soma) y alma (psique). Cuando en realidad, el hombre no pertenece a ninguna escala biológica; es único. Según Las Escrituras, Dios formo al hombre de tres componentes: cuerpo (polvo de la tierra), las evidencias muestran que todos los elementos que lo componen son los mismos que los de la tierra; alma (psique) o vida natural del cuerpo, parte inmaterial, asiento de los elementos sensibles y de la personalidad; y espíritu (pneuma) viento, relacionado con (pneo) respirar, soplar: “y sopló en su nariz”. Este componente no lo poseen los animales; y es la parte donde se asientan el conocimiento de Dios y el instinto de adoración, como así también la abstracción, la meditación, y otras emociones tales como amor, odio, culpa y placer.   

- “Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él. Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.” (Eclesiastés 3. 10-11). Estas palabras certifican una vez más que el hombre no pertenece a la escala superior del reino animal, desciende directamente de Dios. A tal punto que le ha otorgado vida eterna, condición que fue concedida a la especie humana y no ninguno de sus “Ascendientes” de la escala animal; pues ellos fueron formados conforme a su mandato cuando dijo: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie” (Génesis 1. 24).

- “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.” (Génesis 3. 1). Las palabras claves de este pasaje son: “¿Conque Dios os ha dicho?” Este argumento tan simple como vulgar, le ha dado a satanás un resultado estupendo a través de todos los tiempos. Duda que, una vez sembrada en el corazón del hombre, logra que se pierda para toda la eternidad.

- “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.” (Génesis 3. 19). Este fue el castigo que merecieron nuestros primeros padres y que toda su descendencia recibió como única herencia.

- “Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.” (1 Corintios 15. 21). Cuando Dios Aplicó el castigo que mereció la desobediencia, también el perdón para a todos los que confían a lo que Él ha dicho (prometido).

- “y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.” (Eclesiastés 12. 7). De la misma manera que Dios nos prestó un cuerpo material e inmaterial, también nos dio un espíritu para que habitemos este Mundo. Pero, por causa del pecado, el cuerpo vuelve a la tierra hasta su resurrección y el espíritu vuelve a Dios para que en su momento sean juzgados; ya sea para salvación o condenación.

- “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3. 16). Aquí se demuestra que la voluntad de Dios es que ninguno se pierda; la responsabilidad del hombre consiste en obedecer lo que Dios ha dicho para salvación, o aceptar la duda que el maligno sembró en el corazón del hombre desde el principio para perdición: “¿Conque Dios os ha dicho?”.

- “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.” (Juan 3. 36). El camino que nos permite alcanzar la vida eterna es por medio de la fe, “no por obras para que nadie se gloríe”.

- “… la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos; Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.” (Salmo 103. 17-18). La promesa de Dios, según su misericordia es, salvación y vida eterna inmerecida; pero es sólo para todo genuino creyente; es decir, para: “los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra”. Y como la oferta es “desde la eternidad y hasta la eternidad”, es obvio que La salvación no se pierde como aseguran algunos “creyentes”.

- “… porque yo vivo, vosotros también viviréis” (Juan 14. 18).

 

Confirmado con Las Escrituras que la resurrección de los muertos y la vida eterna es una realidad. En este punto es oportuno hacer una salvedad muy importante sobre estos dos fundamentos. Por un lado, estamos los que creemos en estas grandes promesas; y por otro, los que no creen en absoluto. Pero, más allá de creer o no, lo cierto es que la resurrección y la vida eterna son sólo para los creyentes fieles.

Para los “religiosos”, lo mismo que para el resto de los mortales no creyentes, la resurrección es para juicio y condenación; lo que Dios llama, “la muerte segunda”. Dicho en otras palabras, la condenación es la vida eterna en estado de sufrimiento consciente: “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25. 41); " Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga” (Mateo 13. 41-43); “Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” (Apocalipsis 20. 15).

Por eso es necesario repetir una y otra vez que la promesa de vida eterna no es para todos aunque algunas religiones prometan lo contrario. El evangelio es muy preciso, de la misma manera que nos revela que no todos se salvarán, también promete que no todos se perderán. Esta determinación no es caprichosa o arbitraria; pues Su Palabra expone muy claramente, como para que un niño la pueda entender, que de todos los que están perdidos por causa del pecado, aun antes de nacer, algunos se salvarán para vida eterna ¡Por pura gracia! Escrito está: “Ustedes fueron salvos gracias a la generosidad de Dios porque tuvieron fe. No se salvaron a sí mismos, su salvación fue un regalo de Dios. La salvación no es algo que ustedes hayan conseguido, pues nadie puede decir que se salvó a sí mismo. Nosotros somos obra de Dios, creados en Jesucristo para realizar las buenas obras que Dios ya planeó de antemano para que nos ocupáramos de ellas” (Efesios 2. 8-10) (PDT); por lo cual, como la salvación y la vida eterna no es para todos, también dice explícitamente, para quienes no es esta oferta.

- No es para los incrédulos:

“Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto;  en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.” (2 Corintios 4. 3-4).

- No es para los que perseveran en el pecado:

“No se dejen engañar. Ustedes bien saben que los que hacen lo malo no participarán en el reino de Dios. Me refiero a los que tienen relaciones sexuales prohibidas, a los que adoran a los ídolos, a los que son infieles en el matrimonio, a los afeminados, a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, a los ladrones, a los que siempre quieren más de lo que tienen, a los borrachos, a los que hablan mal de los demás, y a los tramposos. Ninguno de ellos participará del reino de Dios.” (1 Corintios 6. 9-10) (TLA).

- No es para “creyentes” hipócritas o religiosos:

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?” Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!” (Mateo 7. 21-23) (NVI).

 

  indice

 

*****

 

 

Amén.

Amén es una palabra que se trasladó sin modificación (transliteración) del hebreo al griego y posteriormente al latín. Se encuentra 79 veces en Las Escrituras y cuando es pronunciada por Dios, equivale a “así es” y “así será”; en cambio, cuando es dicha por los hombres indica “así sea”.

Conocido su significado, debe tenerse en cuenta que cuando se dice amén, no debe ser en forma reiterativa y sin sentido como si fuese una cantinela; pues, dicha expresión, tiene un significado muy solemne cuando se aplica a la Palabra de Dios, dado que está expresando: conformidad a una disposición y buena voluntad para someterse a ella.

Ahora bien, si observamos el amén con que termina EL CREDO DE LOS APÓSTOLES, podremos notar que tiene el mismo espíritu del Apóstol Juan cuando concluye el relato de su conversación con el Señor después de haber recibido la Revelación: ¡Estén alerta porque vengo pronto! Traeré conmigo la recompensa que cada cual merece por lo que ha hecho. Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin. Afortunados los que lavan sus ropas para tener derecho a comer del árbol de la vida y entrarán por las puertas de la ciudad. Afuera de la ciudad quedarán los perversos: los que practican la brujería, los que cometen pecados sexuales, los asesinos, los que adoran falsos dioses y todos a los que les gustan e inventan mentiras. Yo, Jesús, he enviado a mi ángel para que les cuente todo esto a las iglesias. Soy el descendiente de la familia de David, soy la brillante estrella de la mañana. El Espíritu y la novia del Cordero dicen: «¡Ven!» Que todos los que escuchen también digan: «¡Ven!» Que todo el que tenga sed y quiera, venga y beba gratis del agua de la vida. Tenga cuidado todo el que escuche las palabras de la profecía de este libro. A quien le añada algo, Dios le añadirá a él las plagas escritas en este libro. Si alguien le quita algo a las palabras de la profecía de este libro, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa que se nombran aquí. Jesús, el que da testimonio de que estas palabras son ciertas, dice: «Sí, vengo pronto». Amén. ¡Ven, Señor Jesús!

Que el generoso amor del Señor Jesús esté con todos.” (Apocalipsis 22. 12-21). (PDT).

 

  indice

 

**********

 

Conclusión final:

Antes de comenzar la exposición sobre el CREDO DE LOS APÓSTOLES, en el sub-título del encabezamiento se insinuó si la persona que lo recita, sabe lo que realmente está declarando al pronunciar esta confesión de fe.

Seguidamente, después de la introducción y varias consideraciones al respecto se justificaron cada uno de los doce artículos de fe, solamente con Las Escrituras. Pues, EL CREDO, no tiene otro fundamento que no sea únicamente la DOCTRINA DEL PADRE revelada en SU PALABRA (la Biblia). Sólo allí, es donde el Trino Dios se revela a los hombres en la plenitud de su majestad como único y verdadero; diciendo: “¡Que todo el mundo me busque para la salvación! Porque yo soy Dios; no hay otro” (Isaías 45. 22).

Ahora bien, siendo La Escritura, aparte del Espíritu Santo, el único medio por el cual Dios se da a conocer. El punto es: ¿En qué Dios debe creer el hombre, para tener la posibilidad de conocerlo y adorarlo como el único Dios verdadero, de acuerdo a su ordenanza? ¿En el Dios de la Biblia? O ¿Un dios fabricado subjetivamente? O ¿En el dios que le ofrecen, las distintas “religiones” hecho nada más que para satisfacer múltiples necesidades a cambio de promesas? ¡¡CUIDADO!! “No den lugar al diablo” que es el “padre de la mentira”como le llamó el Señor Jesús.

El pasaje de Isaías 45. 22, es bien explícito, cuando Dios dice que todos los hombres deben buscarlo para salvación, es un mandamiento que emana de SU SOBERANÍA. Buscar o fabricarse otros dioses y adorarlos, es idolatría además de inútil porque “no hay otro Dios”.

 

*****

 

 

Ruego que Dios, el Padre glorioso de nuestro Señor Jesucristo, les dé el Espíritu, fuente de sabiduría, quien les revelará la verdad de Dios para que la entiendan y lleguen a conocerlo mejor. Pido que Dios les abra la mente para que vean y sepan lo que él tiene preparado para la gente que ha llamado. Entonces podrán participar de las ricas y abundantes bendiciones que él ha prometido a su pueblo santo.” (Efesios 1. 17-18).

 

 

DOMINGO ANTONIO FERNÁNDEZ

“Piensa en lo que te digo y el Señor te ayudará a entenderlo” (2 Timoteo 2.7) (PDT).

 

 

 

Los cinco principios sobre los que se sustenta la Iglesia del Señor; han sido fielmente observados en EL CREDO DE LOS APÓSTOLES.

Estos son:

* SOLA SCRIPTURA (Solo por la Escritura)

* SOLA GRATIA (Solo por Gracia “Libre Gracia Soberana”)

* SOLO CHRISTUS (Solo Por Cristo)

* SOLA FIDE (Solo por medio de la Fe)

* SOLI DEO GLORIA (Solo a Dios La Gloria)

 

 

___________________________________________________________________

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

* Para fundamentar esta DECLARACIÓN, se ha recurrido sólo a Las Sagradas Escrituras como única autoridad de fe.

* Las distintas versiones utilizadas según la variada cantidad de pasajes citados, fueron para lograr una mejor comprensión de acuerdo al lenguaje actual.

* Como en este comentario se ha usado generalmente la versión Reina Valera 1960 cuya abreviatura sería (RVR 1960), no se ha puesto su sigla correspondiente como referencia. En cambio, cuando se han citado otras versiones, al final de la cita se ha colocado sus siglas en caso de una eventual consulta.

 

- La Biblia de las Américas (LBLA).

- Dios Habla Hoy (DHH).

- Nueva Versión Internacional (NVI).

- Palabra de Dios para Todos (PDT).

- Traducción en Lenguaje Actual (TLA).

 

  volver